coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


LIMA

LIMA

(En un tiempo pasado me hubieran acusado de peruanófilo)

La entrada principal de la Casa de Osambela Oquendo en el centro histórico de Lima. Esta casa es sede de las Academias de Historia, Peruana de la Lengua, Nacional de Medicina, Peruana de Derecho, Nacional de Ciencias, Peruana de Ingeniería y la Organización de Estados Iberoamericanos.

Esta ciudad fue centro por siglos y periferia de la modernidad en postreros tiempos. Rendirle homenaje “is a must”.  Y… en fin… ¡Las comparaciones son odiosas! ¡Pero son necesarias! Curiosamente combina la serenidad de Quito y el ajetreo de Guayaquil, Quito con mar y Guayaquil con historia ,y no solo eso; en sus formas, en sus rostros y en su ser no excluye las posibilidades de Behemot y de  Leviatán… es una Buenos Aires realizada; no produjo los extremismos de la talasocracia, ni del geocentrismo… tan solo trató de mantener su estatus de Sede y en ello  se llevó al Perú y a buena parte de  la América del Sur. Pude darme cuenta de aquello ayer mientras admiraba el mar desde la sana elevación del malecón de Miraflores. Si la plenitud es la acumulación de todas las experiencias posibles, entonces escuchar el sonido del mar chocando contra la tierra en medio del extremo occidental de esta urbe no es más que un punto hacia esta. Maravillante son sus años de historia, espléndido su legado… florecer en medio del desierto, dominándo a este y junto a la mar océana recrear las gracias de los Reinos celestes. Son los signos de la sangre, son los símbolos de la Tradición, es La Ciudad de los Reyes.

Y si, yo soy quiteño (desde hace diez generaciones) y con orgullo puedo decir:

¡VIVA LIMA! !VIVAMOS NOS!

por Francisco Núñez Proaño

Los radicales sonidos de Lucha Reyes en la creación de María Isabel “Chabuca” Granda y Larco.



De marqueses, represión y caudillos. Historia secreta de América -3-

“Ser es defenderse”

Ramiro de Maeztu

 

Como mencioné en el post anterior: Hace un tiempo tenía la mala costumbre de querer expresar mi opinión histórica -en este caso- libremente como lo consagra la Constitución y los Derechos Humano y demás instrumentos internacionales a través de los medios de expresión masivos como los diarios… claro está dada la “completa” abertura que tenía en ellos… tan solo me publicaron un par de cartas y nada más… en este post publico tres cartas dirigidas a EL COMERCIO relacionadas a la historia del Ecuador, la última fue publicada a mediados de agosto de 2009 en EL COMERCIO (no existe  más el enlace de la publicación); las otras dos nunca fueron publicadas, sin embargo, de una obtuve respuesta del historiador implicado en ella como se verá más adelante, debido a que incluyo su respuesta. Antes de que caigan en el olvido prefiero colgarlas y difundirlas ahora libremente en mi blog (claro está para quien quiera leerlas, nadie está obligado):

Juan Pío María Torcuato de Montúfar y Larrea, Marqués de Selva Alegre, "Su Alteza Serenísima" como le titulara la Suprema Junta del 10 de Agosto de 1809

Juan Pío María Torcuato de Montúfar y Larrea, Marqués de Selva Alegre, "Su Alteza Serenísima" como le titulara la Suprema Junta del 10 de Agosto de 1809

Enviada el 10 de febrero de 2010:

De marqueses y sus descendientes.

Señor director:

En el artículo “El santo del 10 de Agosto y la revolución” de 2009-12-21 el historiador Juan Paz y Miño Cepeda afirma y cito:
“…es posible conocer algo más sobre los descendientes de Juan Pío Montúfar, Marqués de Selva Alegre y quien fuera el primer presidente de la Junta Soberana que se instaló en Quito el 10 de Agosto de 1809. Me refiero a don Alfonso Bullón de Mendoza, VII Marqués de Selva Alegre y descendiente de Juan Pío Montúfar, quien nació en Madrid, tiene nacionalidad española y ha cumplido ya los 86 años….” y lo reitera así: “También gracias a don Alfonso Bullón de Mendoza hoy conocemos del certificado de defunción de su antepasado Juan Pío Montúfar”. Concluyendo con una interesante descripción del actual Marqués de Selva Alegre

En esas líneas el destacado historiador comete un error al afirmar que don Alfonso Bullón de Mendoza sea descendiente del II Marqués de Selva Alegre, Juan Pío María Torcuato de Montúfar y Larrea – “Su Alteza Serenísima” como le titulara la Suprema Junta del 10 de Agosto de 1809-, pues de hecho la línea directa de sucesión se extinguió en España a finales del siglo XIX, y entonces una rama colateral a principios del siglo XX -1914 para ser exacto- reclamó dicho titulo en la persona de doña Beatriz de Mendoza y Esteban Ramírez de Arellano y Fernández del Pozo VI Marquesa de Selva Alegre, la madre de don Alfonso Bullón de Mendoza,  quien hubo de probar el entronque con el primer Marqués por medio de una hermana de este: María Teresa de Montúfar y Frasso. Así el actual Marqués no desciende ni del primero, mucho menos del segundo Marqués; como el mismo lo atestigüara al historiador Eric Beerman en el año 1980.

Los únicos descendientes -si bien no directos por rama masculina- de los dos primeros marqueses somos ecuatorianos por medio de doña Rosa Montúfar y Larrea, y entre los cuales se cuentan varios destacados personajes de la vida pública del país; entre ellos Juan y Carlos Aguirre Montúfar ambos ministros de don Gabriel García Moreno, o en tiempos más recientes el ex presidente de la República León Febres-Cordero Rivadeneyra.

Aunque fuera de tiempo (casi dos meses desde la publicación del artículo, que sin embargo lo acabo de leer recién ahora) sin duda, mas sabiendo que me encuentro amparado, en el derecho a la libre expresión, en el derecho a la réplica y en el derecho de corregir un error histórico seguramente bien intencionado y por descuido. Espero la publicación de este carta en su influyente medio de comunicación.

Atentamente,

Francisco Núñez Proaño

Respuesta del destacado historiador Juan José Paz y Miño Cepeda, recibida el 11 de febrero de 2010:

Señor:

Francisco Núñez Proaño

Acabo de leer su interesante nota. Al respecto creo oportuno indicar lo siguiente:

1.       El artículo que envié a El Comercio se tituló “Un descendiente de Juan Pío Montúfar”. En el periódico cambiaron de titular colocando aquel “El santo del 10 de Agosto y la revolución” que no se de dónde se sacaron. Hablé con el editor y me explicó que hubo una falla interna de titulación, expresándome sus disculpas por ello.

2.       En el artículo aclaro que me baso en la información proporcionada por Ramiro Gavilanes, un ecuatoriano dedicado a los asuntos culturales y que trabaja en la embajada del Ecuador en Madrid. Incluso anticipo que uso parte del texto que él mismo me enviara.

3.       Si don Alfonso Bullón de Mendoza no es descendiente de Juan Pío Montúfar es para mí una nueva sorpresa, tanto como la que fue conocer que él asumía ser el descendiente.

No me corresponde aclarar el asunto genealógico. Y me parece que su nota contribuye a aclarar el asunto histórico, aunque tampoco puedo negar la información que se me proporcionó, pues conozco a Ramiro Gavilanes y el texto y los documentos que él me envió sirvieron para respaldar mi artículo.

Su carta seguramente servirá para dar más luces sobre nuestra historia.

Con un cordial saludo,

Juan Paz y Miño

___

Enviada el 19 de agosto de 2009:

De la “Gestapo Criolla”.

Señor director,

En la sección  cartas a la dirección del día de la fecha (miércoles 19 de agosto), la señora Lucía S. De Rios afirma: “ ‘el baldazo de agua fría’ nos vino del mensaje del Presidente: la creación de una ‘Gestapo criolla’. Esto es propio de todos los gobiernos absolutistas y en el fondo denota gran inseguridad. Pasó en la revolución francesa, de pronto todos recelaban de todos y se creó la era del terror. Nunca hemos vivido una experiencia así y no vamos a darle gusto, Sr. Presidente.”

Se equivoca aquí la mentada señora al decir que nunca hemos vivido una experiencia así; el Ecuador vivió  una experiencia similar al “terror” durante la revolución francesa, o similares en otros gobiernos totalitarios, la misma se produjo durante el régimen liberal totalitario de Eloy Alfaro, en dónde los abusos, torturas, atropellos y muertes fueron pan de cada día para el país. A manera de ejemplo son tristemente recordados a este respecto los abusos del Intendente General de Policía de la época, Modesto A. Peñaherrera, quién inicio propiamente la época de nuestro terror el 18 de Septiembre de 1895, cuando envió escolta armada a que redujeran a prisión al doctor Camilo Ponce Ortiz, con la orden ultrajadora de que se le condujera amarrado ante la presencia del caudillo liberal, que curioso, deseaba conocerle personalmente. Al presentarse Ponce ante Alfaro, lo único que acertó a decir este  último fue: “Agradezca usted que todavía tenga la cabeza en sus hombros”.

Tampoco es verdad que  los “comités de defensa de la Revolución”  que propugna  Rafael Correa pudieran ser el primer intento de una “Gestapo criolla”. También durante el inicio del totalitarismo liberal, Abelardo Moncayo (uno de los asesinos de García Moreno), quien junto a varios otros “librepensadores” recomendaban “un sano terror”, creó la primera policía secreta del país “para defensa de la revolución”, durante su función como Ministro del Interior y de Policía entre 1897 y 1901. Es aquí dónde se implementan los primeros salones de tortura de la historia republicana del Ecuador. Contaban con métodos avanzadísimos para la época, por ejemplo; “shocks” eléctricos que eran aplicados a las víctimas opositoras al gobierno.

Tendremos que esperar a ver si la “revolución ciudadana” es digna sucesora  también  en este aspecto de la revolución liberal.

Francisco Núñez Proaño

___

Esta carta fue publicada a mediados de agosto de 2009 en la sección editorial del diario capitalino EL COMERCIO (el enlace a la publicación no existe más). Por prudencia firmé como Mauro N. Proaño, debido a que era funcionario público por entonces. Enviada el 11 de agosto de 2010:

La frase de Alfaro, no es de Alfaro.

Señor director,

El desconocimiento de Rafael Correa es atrevido y  muy sorprendente para  alguien tan educado como él, pero el desconocimiento más sorprendente es la de la gente de la calle que no reconoce ni entiende de los propios símbolos de la historia ecuatoriana, su historia. Esto se demuestra con el plagio descarado seguramente producto de algún asesor mal asesorado que rebuscó en internet frases del héroe de la “revolución ciudadana”, Eloy Alfaro; y encontró una, solo que el problema es que la misma no es de este. En el discurso de posesión del día de ayer (2009-08-10) Correa dijo literalmente: “IV.-  LOS EJES DE LA REVOLUCION” “El Viejo Luchador (Alfaro) decía algo que creemos debe ser invocado ahora, en este tiempo en el que la Revolución Ciudadana se hace carne en cada ecuatoriano: cuando un pueblo despierta, cada palabra es una esperanza, cada paso es una victoria”. (Extraído del sitio en internet de la presidencia). Una gran expresión sin duda, solo que la misma no la pronunció el caudillo liberal, sino que la escribió el dos veces presidente de la república don Gabriel García Moreno cuando ejercía su último período presidencial, y a quien tan veladamente atacó durante su cansino discurso. Ahora parece que ya ni del plagio se salvan los opuestos a Correa.

Mauro N. Proaño



Dos opiniones.

Hace un tiempo tenía la mala costumbre de querer expresar mi opinión libremente como lo consagra la Constitución y los Derechos Humano y demás instrumentos internacionales a través de los medios de expresión masivos como los diarios… claro está dada la “completa” abertura que tenía en ellos… tan solo me publicaron un par de cartas y nada más… en este post publico dos cartas dirigidas a EL COMERCIO que nunca fueron publicadas y que antes de que caigan en el olvido prefiero colgarlas y difundirlas ahora libremente en mi blog (claro está para quien quiera leerlas, nadie está obligado):

Arte urbano en Quito. Lugar: Plaza Churchill

Enviada el 11 de febrero de 2010:

Churchill, Dresde y Quito.

Señor director:

Este Sábado 13 de Febrero se conmemoran los 65 años de uno de los crímenes más brutales de la historia de la humanidad: el bombardeo de la ciudad Alemana de Dresde, ciudad abierta, denominada entonces por la Cruz Roja Internacional como “ciudad hospital” sin ningún tipo de protección u objetivo militar, y en la que murieron en unos pocos minutos mas de 150 mil personas (cifras oficiales) de 30 países diferentes, mismas que  se habían refugiado en esta ciudad abierta.

El reconocido historiador alemán (Doctor Honoris Causa de la Universidad de Ámsterdam) Jörg Friedrich en su obra “El Incendio” (Editorial Taurus, México, 2005, pp. 343 y siguientes) nos dice sobre este bombardeo: “Esta fue por otra parte la versión moderada de los ataques bacteriológicos y con gas que Churchill pretendía ejecutar en 60 ciudades alemanas… La ciudad sobre la que se desató el Thunderclap estaba bien retirada y era tan insignificante para esta guerra que había sido ignorada durante cuatro años y medio… El plan de exterminio forjado… se convirtió en un arma efectiva… A diferencia de lo sucedido en Hamburgo o en Kassel, a partir de entonces las operaciones con número de muertos de cinco cifras se provocaban intencionadamente… El ataque número uno caza a las personas en los refugios. El ataque número dos les quita protección y los abandona. La capacidad de protección de los sótanos se agota a las dos horas. Bajo un barrio ardiendo, los sótanos no pueden preservar la vida durante más tiempo, y aquel que se vuelve a refugiar bajo tierra después de segundo ataque seguramente no saldrá nunca. Los que intentan protegerse al aire libre, también fracasan, como ocurrió con los que buscaron el amparo del Gran Jardín de Dresde. Esta es la lógica del procedimiento del exterminio masivo.”

Sigue leyendo



Jörg von Frundsberg, führt uns an

En homenaje a Carlos V del Sacro Imperio Romano Germánico y I de Castilla, emperador de América, benefactor y protector de las Indias Occidentales y de la Ciudad de los Reyes: Lima:

Jörg von Frundsberg, führt uns an,

Tra la la la la la la,

Der die Schlacht gewann,
Lerman vor Pavia.

Kaiser Franz von Frankenland,
Tra la la la la la la,
Fiel in des Frundsbergs Hand,
Lerman vor Pavia.

Alle Blümlein standen rot,
Tra la la la la la la,
Heißa, wie schneit der Tod,
Lerman vor Pavia.

Als die Nacht am Himmel stund,
Tra la la la la la la,
Trommel und Pfeif’ ward kund,
Lerman vor Pavia.

Und der euch dies Liedlein sang,
Tra la la la la la la,
Ward ein Landsknecht genannt,
Lerman vor Pavia.

 

 



Un ecuatoriano dijo: Belisario Quevedo.

Un ecuatoriano dijo: Belisario Quevedo.

Estatua ecuestre de Don Francisco Pizarro en Lima (alguna vez)

Hace pocos días me encontraba  caminando por el centro histórico de Lima, buscando con ansías la estatua ecuestre de Francisco Pizarro que había podido ver por última vez en mi última estadía en esta ciudad, entonces ya estaba relegada al bajo del Rímac detrás del Palacio que lleva su nombre, fue imposible encontrarla. Quería una foto con ella , que lamentablemente no había podido obtenerla anteriormente. Pregunté a unos desorientados militares que no pudieron responderme y más adelante un policía pudo quitarme la incognita de la desaparición de tan magna obra; había sido removida “por razones políticas” definitivamente de la ciudad, la habían llevado al departamento de Huancayo hacia el oriente peruano, a ocho horas por tierra de Lima.

Al parecer para las “ideas” “progres” que brillan y están de moda en nuestros tiempos la estatua del fundador de la Ciudad de los Reyes es inaceptable… claro “¡cómo es posible conmemorar la memoria de quien exterminó el continente!” pensará mas de uno. Desagradecidos pensé yo, y se me vinieron a la mente las oportunas  palabras de un sociólogo e historiador ecuatoriano acerca del español y su obra en América,  se destacó este intelectual en el primer cuarto del siglo XX, librepensador, que de vivir en estos días, habría sido considerado hombre de izquierda, me refiero a Belisario Quevedo, hombre culto e inteligente, que procuró volcar sus conocimientos a sus alumnos del Instituto Nacional Mejía en Quito; y con esto inauguro esta nueva sección de mi blog “Un ecuatoriano dijo”. Aquí las palabras en homenaje a la Ciudad de los Reyes y a su fundador Don Francisco Pizarro, relegado de las plazas pero no de la verdad:

“Los españoles habían salido hacía siglos de la barbarie y entrado en la civilización; seguían la religión de Cristo, que ennoblece al hombre al amparo de la caridad y confraternidad, profesaban la monarquía, condenaban los sacrificios humanos y hasta la esclavitud, siquiera teóricamente; consideraban a sus reyes que, aun cuando consagrados por Dios, eran hombres de la misma naturaleza que los demás, y a los individuos como dueños y señores  de una esfera de acción voluntaria y libre de toda imposición del Estado. Nuestros antepasados los europeos reconocían el derecho de propiedad individual, practicaban el comercio con otros países en buques de vela, cultivaban las ciencias por el acicate de la necesidad o de la curiosidad desinteresada, dilucidaban los grandes problemas filosóficos… se usaban el papel y la imprenta; y se discutía; había escuelas y universidades, se conocían la lira, el arpa, el órgano, el vidrio, los relojes y la moneda; los calendarios de terminaban de hacer sobre un cómputo de la carrera de la tierra; tenían la brújula, la pólvora; el hierro era desde hacia tiempo poderoso auxiliar para el comercio, la industria y las artes… construían la bóveda, el arco y la teja”.

“Habían producido desde los más antiguos tiempos obras supremas de belleza en pintura, escultura y arquitectura; también literatura…”

“La raza india, rojiza, lampiña, de pelo lacio; la otra blanca, esbelta, barbada. La una, y ésta era tal vez la más grande diferencia, en un grado de cultura definitivamente estancada que había dado de sí cuanto podía dar, que había encadenado al germen de todo progreso, las facultades individuales, y quitado el espíritu de renovación; la otra raza, en cambio, en pleno desarrollo, en ejercicio constante de una potencia espiritual, cada vez mayor, llena de gérmenes vivos y esperanzas de ampliación y crecimiento”[1].


[1] Belisario Quevedo: Compendio de Historia Patria.



Japón

En estos momentos terribles por los que atraviesa el Imperio del Sol Naciente: Japón, no puedo menos que expresar mi completa solidaridad con ese honorable y aguerrido pueblo que ha sabido sobrevivir a las marejadas de la historia y que renacerá como ya lo ha hecho antes y ante desastres y enemigos mucho mayores.

Nadie lo ha expresado mejor que el Soberano del Trono del Crisantemo:

“Espero desde el fondo de mi corazón que la gente, mano a mano, se trate con misericordia y supere estos tiempos difíciles”,

“Espero, sinceramente, que el pueblo podrá superar este momento desafortunado cuidándose los unos a los otros”

Y juntos oremos por la ayuda divina para ese Imperio:

ORACIÓN POR JAPÓN

“Rezo para que las labores de los socorristas progrese rápidamente y que la vida de la gente mejore, aunque sólo sea un poco, y darles esperanzas para iniciar la reconstrucción.”

– El emperador de Japón Akihito. Líder y guía verdadero del Japón.

 



Imperatrix America et Mater Dei

Imperatrix America et Mater Dei

Imperatrix America et Mater Dei. Virgen de Guadalupe con águila bicéfala y escudo Vaticano. Publicada por Miguel Sánchez en 1648.

Dice la epístola de la misa de la Inmaculada Concepción de la Virgen:

“El Señor me tuvo consigo al principio de sus obras, desde el comienzo, antes que criase cosa alguna (por tanto increada). Desde la eternidad fue predestinada, y antes que fuese hecha la tierra. Aun no existían los abismos, y yo ya había sido concebida. Aun no habían brotado las fuentes de las aguas; aun no estaba asentada la pesada mole de los montes; antes de que hubiese collados yo había ya nacido. Aun no había hecho la tierra. Cuando Él extendía los cielos, estaba yo con Él; cuando con ley fija y valla encerraba los abismos; cuando arriba consolidaba el firmamento, y ponía en equilibrio los manantiales de agua; cuando circunscribía al mar en sus términos, y  ponía ley a sus olas para que no traspasasen sus linderos; cuando asentaba los cimientos de la tierra, con Él estaba yo concertándolo todo”.

Se trata aquí, evidentemente, de la esencia de las cosas, y de los seres en parte materiales como tú o yo. Y en efecto nos enseña la Letanía que la Virgen  es el Vaso que contiene el espíritu de las cosas: Vas spirituale. También es la Sede Sapientiae, Sede de la Sabiduría. Es la Luna que recibe generosamente los rayos del Sol y los conserva en su seno. Es la dispensadora de la sustancia pasiva que anima el espíritu solar. María es pues la forma, el Sol, Dios Padre, es el espíritu vital; de la unión de estos dos principios resulta la materia viva (Nos)… sometida a las vicisitudes de las leyes de mutación y continuidad. Y surge entonces Jesús, el espíritu encarnado, el fuego que toma cuerpo en las cosas, tal como las conocemos aquí abajo:

Y EL VERBO SE HIZO CARNE Y HABITÓ ENTRE NOSOTROS.

De aquí, la necesidad de estudiar la semántica de lo anterior. La Biblia nos dice que María, madre de Jesús, era de la rama de Jese. Ahora, la palabra hebrea Jes significa el fuego, el Sol, la divinidad. Ser de la rama de Jese equivale a ser de la raza del Sol, del fuego. Como la materia tiene su origen en el fuego solar, el mismo nombre de Jesús se nos presenta en su esplendor original y divino: fuego, Sol, Dios. Por tanto, ser de la raza de la virgen, es ser de cimiente y ascendencia divina directa.

Y existen solo dos razas enfrentadas por siempre: La Raza de la Víbora y la Raza de Imperatrix America et Mater Dei, es decir, la raza de los hombres aves.

¿A cuál perteneces tú?

Por Francisco Núñez Proaño



¿Carlos IV: Emperador de las dos Américas? Historia secreta de América -2-

¿Carlos IV: Emperador de las dos Américas?

 

Estatua ecuestre de Carlos IV en la ciudad de México

Estatua ecuestre de Carlos IV en la ciudad de México

Producto de mis recientes lecturas surgió esta interrogante en mí. Ninguno de los monarcas de la Corona de Castilla que gobernaron el extenso y multisecular Imperio Hispano –del cual somos herederos, pésele a quien le pese-[1] denomináronse como emperadores, ni siquiera Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico, pues este –como todos sus sucesores- aunque de hecho era emperador –con carácter supranacional- de todos sus dominios en los cinco continentes, de derecho era tan solo emperador del Sacro Imperio en el centro de Europa; de Castilla era su Rey así como del resto de sus territorios, incluyendo las “islas del mar océano, tierra firme e indias occidentales”, América. Isabel y Fernando, Juana, Felipe I, Carlos I, Felipe II, Felipe III, Felipe IV, Carlos II, Felipe V, Luis I, Fernando VI, Carlos III, y Fernando VII, todo ellos fueron de facto emperadores y de derecho Reyes de las Españas y de las Indias[2] -sin contar el resto de sus dominios en Europa y demás continentes-, pero ninguno emperador de jure.

Carlos IV de Borbón sería entonces el único monarca de la Corona de Castilla que haya figurado como emperador oficialmente. Según lo resuelto en el artículo 12 del tratado secreto de Fontainebleau, del 27 de octubre de 1807 entre España y la Francia napoleónica; a Carlos IV se le reconocería lo siguiente: “S.M. el Emperador de los franceses, Rey de Italia, se obliga a reconocer a S.M. Católica Rey de España como Emperador de las dos Américas quando todo esté preparado para que S.M. pueda tomar este título, lo que puede ser, o bien a la paz general, o más tarde dentro de tres años”[3]. Vale entonces desglosar el artículo:

  1. S.M. el Emperador de los franceses, Rey de Italia, se obliga a reconocer a S.M. Católica Rey de España como Emperador de las dos Américas: El reconocimiento si bien es externo formalmente, la iniciativa es interna al ser un tratado bilateral. Por tanto, el título imperial era buscado por  Carlos IV, mas ¿con qué fines? Mera vanidad, no lo creemos, de hecho era el gobernante de todo el extenso imperio en América, ahora reluce el hecho de que el título imperial vaya de la mano de las “dos Américas” –la septentrional por la Nueva España y la meridional por los países de la América del Sur-.
  2. quando todo esté preparado para que S.M. pueda tomar este título, lo que puede ser, o bien a la paz general: Qué incognita tremenda por decir lo menos, qué significa “quando todo esté preparado”, ¿es acaso el presagio de la partida de la familia real hacia América, dónde proclamarían el Imperio?[4], ¿es la entrega de la península por completo a Napoleón? ¿La paz general, es la pax napoleónica?
  3. o más tarde dentro de tres años. ¿Previsión maquiavélica o completo desconocimiento del futuro próximo de parte y parte?

Y he aquí la interrogante, si nos apegamos estrictu sensu a lo que se detalla en este artículo, Napoleón se obliga a reconocer a Carlos IV como “emperador de las dos Américas”, el carácter americano del título es evidente aquí; y dice que cuando todo esté preparado –lo que conlleva otra interrogante aún mayor, debido que hace deducir la instalación del Imperio en América[5] (independencia propulsada por la misma monarquía en otras palabras). Y aquí hay harto material para los leguleyos quiteños en particular y ecuatorianos en general que les encanta perderse en definiciones y en detallitos, debido a que la paz general no se concretó, al haber invadido Napoleón alevosamente España y al haberse fenecido el plazo de los tres años, pues para octubre de 1810 Carlos IV no era más Rey de España y menos emperador de las dos Américas.

Pero… desde el punto de vista legal, el tratado en su momento y hasta que no fue revocado tuvo pleno valor. Entonces ¿Carlos IV fue el único monarca de las Españas y las Indias que pudo ostentar el título  de emperador de las dos Américas?

Y aquí pensaran muchos, ¿y esto a mí que me importa?, ciudadano ecuatoriano o de dónde sea en la América del siglo XXI… pues debería importarle mucho, pues es su historia, por tanto es parte de su ser y ya entrando en el campo del “what if?” o de la ucronía, es decir en el infinito universo de las posibilidades no realizadas al menos en este plano, podemos pensar que de haberse concretado la idea de tener a Carlos IV como emperador de las dos Américas, hoy en día estaríamos viviendo en un reino subsidiario de un Imperio Americano centrado en este continente tan especial y tan extraño llamado América, donde todo es posible.  Y dentro de estas posibilidades Carlos IV, a lo largo de los siglos, fue de facto y de jure el único emperador de las dos Américas –incluyendo este antiguo y conocido Reino de Quito-.

Por Francisco Núñez Proaño


[1] ¡Después de todo estás leyendo este artículo en castellano!

[2]Hispaniarum et Indiarum Rex, como reza la leyenda en latín. Ni siquiera el usurpador José I Bonaparte, más conocido como Pepe Botellas se atrevió a proclamarse emperador.

[3] Tratado secreto de Fontainbleau, del 27 de octubre de 1807, citado en Ramos Pérez Demetrio, Entre el Plata y Bogotá. Cuatro Claves de la emancipación ecuatoriana, Ediciones de Cultura Hispánica, Madrid, 1978, pág. 63

[4] Recuérdese el caso brasileño, donde la familia real portuguesa huyó al Brasil, que pasó de Reino Unido a Imperio independiente poco después con Pedro I del Brasil.

[5] Quiere decir esto que previsto un plan para el traslado de Carlos IV a América, ¿deberíamos reconocer a este entonces como precursor de la independencia? Pero esta es materia de un otro artículo.



Historia Secreta de América -1- Entrevista a Francisco Núñez Proaño y a Daniel López

Queridos lectores,

En este blog también divulgaré mis entrevistas, textos, teorías, pensamientos e incluso mis divagaciones históricas -aunque dedicaré una sección particular a puras y duras ucronías- en la sección que he denominado Historia Secreta de América. Inauguro la misma con la primera entrevista sobre historia que realizaran Daniel López y a mí (ambos miembros fundadores de la Sociedad de Estudios Históricos del Ecuador y presidente de la misma el primero) en el programa radial Café 106Serie Tanques de Pensamiento Compromiso con la Historia 2010 de la emisora Multimedios 106 de Quito en Julio del año pasado (2010),  relacionada al bicentenario del 02 de Agosto de 1810 y sus consecuencias:

Entrevista

o bien descargas por separado

Parte 1

Parte 2

Debemos resaltar y agradecer la labor que viene realizando el programa Café 106 dirigido por Patricio Tinajero en su intensa labor de difusión  y esclarecimiento histórico:

Un hecho cruento que marcó una ruptura

Daniel López, Presidente de la Asociación de Estudios Históricos del Ecuador y Francisco Núñez, miembro de esta institución, analizan los sucesos del 02 de agosto de 1810 y sus repercusiones, tanto para su momento histórico, como para la actualidad. Destacan que es un hecho que marca definitivamente la ruptura entre España y América, pues se impregna de un modo cruento la memoria de los habitantes de la Audiencia de Quito. Luego de este suceso, era inminente el deseo de independencia.

Resaltan además que fue una masacre que desarticuló totalmente el movimiento patriota quiteño y nos privó de los principales líderes que hubieran podido conducir a la Audiencia hacia un proceso republicano mucho más consistente que el que vivimos luego.

Café 106

http://www.multimedios106.com/



Cavalcare la Tigre

Cavalcare la Tigre

(Cabalgar el tigre)

Al gran Barón romano.

 

El felón es su símbolo

la traición su emblema

un nombre lleva esta

el tigre es la bestia

 

Se entronó como hodierna

enseñoreándose como hidra

surgió como materia

la bestia disolutiva

 

Me excede la ruda fiera

enfrentarme no puedo

como la serpiente astuto seré

cabalgarla hasta que muera

 

Vive en Mí, vive en el mundo

la cabalgaré en ambos frentes

ante mí perecerá

el tigre es Mi bestia

 

Sangre y fuego, su único tributo

Nestro espíritu eterno, Nuestra única verdad

sangre y fuego, Nuestra única justicia

Nuestro espíritu eterno, la  batalla final

 

El tigre ha de agotar su fiera carrera

habrá de volverse papel

un día el papel veré

solo allí el agotamiento creyere

 

Encenderemos la sagrada pira

en donde el  papel se consuma

en donde el agotamiento termine

por nuestra mano de justicia hablará nuestra raza

 

El espíritu aprisionado entonces

se emitirá sobre la tierra

La faz renovada, el orden restaurado

la edad aúrea sobre la tierra

 

 

Por Francisco Núñez Proaño