coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


Todo es posible.
junio 21, 2011, 12:15 am
Filed under: Poesía | Etiquetas: , ,

Hoy celebro el septuagésimo cuarto aniversario de mi abuelo materno, don Bolívar Oswaldo Proaño (de los Ríos) López. Tengo la dicha de aún tenerlo conmigo, digo la dicha, pues de él: de sus aciertos y sus errores he aprendido (y sigo haciéndolo) a ser hombre y como fuente vivificante de sangre de mi sangre es el recordatorio perenne de la estipe hispánica e indiana que se acentó en Quito hace casi cinco siglos para hacer Patria, eso que ya no se hace más en nuestros días (los Proaño tenemos el honor de ser de las familias fundadoras y hacedoras de Quito y del Ecuador).  Con él siempre he mantenido una relación muy especial de afecto y respeto mutuo; siempre admiré su estoicismo, su austeridad espartana y su acendrado don de la palabra. Su genialidad (que muchas veces raya en la locura como en mí) es intrínseca a su prosapia. Ahora lo recuerdo con este su magnífico verso que me dedicara en mi cumpleaños vigésimo segundo, sin duda el mejor regalo que recibí en aquella ocasión:

TODO ES POSIBLE[1]

 No poseo la belleza de la perfección, la fuerza de la sabiduría, la mirada amplia del conocimiento.

Solo poseo el suave susurro de la esperanza.

___

 El hombre no es otra cosa que su proyecto y solo existe en la medida en que lo realiza.

Si las semillas sembradas en tierra negra pueden convertirse en rosas,

¡Qué no llegará a ser el corazón del hombre en su largo camino hacia las estrellas!

___

Solo las pasiones, las grandes pasiones elevan el alma a las grandes cosas.

Ni un dios podría convertir en derrota la victoria de un hombre sobre sí mismo.

___

¡Señor!, concédeme el desear siempre, más de lo que alcanzo.

Cada uno es artífice de su propia ventura.

La felicidad nace como las rosas de las espinas y los trabajos.

 

 

Bolívar Proaño, Stockbridge, Septiembre 9 de 2007


[1] Recibí estas letras insertas en una carta manuscrita –todavía habemos quienes nos comunicamos por este medio- que me enviara mi abuelo a mi residencia de Buenos Aires.