coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


A mí me criaron así.

A mí me criaron así.

“My favorite anecdote involved an exchange during the English Civil War between a Puritan general and a Royalist general. The Puritan general chided his enemy counterpart, saying, “your troops drink and whore.” The Royalist general replied, “Aye, they do, for they are men. But your troops are full of Pride and Rebellion, which are the sins of demons.”

A mí me criaron aprendiendo a amar a Dios, a la Patria y a la Sangre.

A mí me criaron hablando siempre la verdad así doliera y ofendiera a quien sea.

A mí me criaron enseñándome que la fidelidad[1] es virtud máxima del hombre, a ser leal conmigo mismo.

A mí me criaron para confrontar los problemas y dar la cara sin rehuir nunca.

A mí me criaron llamando las cosas por su nombre: A las fishficas se les dice fishficas, a los ladrones se les dice ladrones, y a las ratas se les dice ratas.

A mí me criaron enseñándome que el honor es un bien supremo del hombre, que ni a Dios pertenece.

A mí me criaron enseñándome que la palabra dada vale oro, y que hay que llevarla hasta las últimas consecuencias.

A mí me criaron para ser altivo y digno en donde estuviere, sin agachar la cabeza ni callarme la boca ante nadie ni nada.

A mí me criaron admirando a Velasco Ibarra porque a pesar de haber sido 5 veces presidente de la república, tenía que darle la vuelta a los cuellos de sus camisas.

A mí me criaron enseñándome que las cosas se hacen bien o no se hacen.

A mí me criaron para ir por todo o por nada, las medias tintas no son válidas para un hombre que se precia de ser hombre.

Y por esto mismo también me enseñaron a vivir sin mojigaterías, ni hipocresías, ni doble moral; pues siendo hombres y mujeres quienes me criaron, también supe de ellos sus defectos y sus virtudes y así:

Yo me crié escuchando a uno de mis abuelos contándome de cómo tenía que ir a sacar a mi bisabuelo de los mejores cabarets de Quito cuando mi bisabuela lo necesitaba.

Yo me crié atendiendo a otro de mis abuelos mientras me narraba como se había gastado la plata en sus vicios masculinos y haciéndolo siempre de frente sin querer ocultarlo a nadie.

Yo me crié aprendiendo a tomarme un trago, a lanzar un golpe y a pegar un tiro cuando es necesario.

Yo me crié sabiendo que todos somos falibles y perfectibles.

Yo me crié conociendo que esos hombres de vicios masculinos y de entereza viril, venían de familias que habían dado su vida por la Patria; entregando plata, bienes y personas para las causas que ellos consideraban justas, muchas veces enfrentadas entre sí.

Yo me crié con la conciencia clara que debo mostrar lo que soy donde estoy y como sea,  enalteciendo mis virtudes y corrigiendo mis defectos y fallas.

Yo me crié sabiendo que uno nace y muere solo, y que uno solo se debe a Dios y a uno mismo, porque al final de los días, el mayor juez de mí seré yo mismo.

Y a mí me criaron haciéndome saber que no puedo juzgar a los hombres en su fuero íntimo, pero que si puedo y debo juzgar sus acciones para bien y para mal, para reprobarlas o para admirarlas.

Vivimos en una sociedad pacata, mojigata e hipócrita, dada de liberal o liberada en donde poner en práctica las formas como me criaron no solo que generan polémica, sino que escandalizan, provocan rechazo y miedo. Nunca seré, ni seremos como el resto.  Ante esto debo decir: A mí me criaron así y se la aguantan.

Por Francisco Núñez Proaño.    


[1] Fidelidad a quién soy, a quienes y a lo que me debo por sobre todo. Fidelidad a quien es cada uno. Agradecería que se ahorren comentarios sobre la fidelidad burguesa – sexual y relacionados etc.


3 comentarios so far
Deja un comentario

Si al resto les molesta y la VERDAD les duele,entonces no son libres ….poreque la VERDAD te hace LIbre.
Y si tienes un CORAZON integro no debes nada a nadie.!!!!

Comentario por Augusta Proaño.

En gran parte, de acuerdo. No en lo de los “vicios masculinos” y la violencia, que nunca llevan a nada más que al egoísmo. Eso sí, estoy de acuerdo en preferir la frontalidad a la mojigatería.

felicitaciones

Comentario por Pedrito Músico Psicólogo Católico

Asi es Francisco. Mi palabra vale oro y mis amigos son mi sangre. Nuestra estirpe no debe morir, Humano fiel hasta la muerte. Somos los caballeros y los reyes.

Comentario por Vinicio Velasco




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: