coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco


El Revisionismo Histórico

El Revisionismo Histórico 

Lcdo. Fernando Pareja (Corresponsal de viaje)

 

Aparecido en “COMBATE”, diario-órgano de Acción Revolucionaria Nacionalista Ecuatoriana – ARNE,

Quito, Jueves 2 de Abril de 1953.

Solamente cuando se logra conocer en detalle ciertos hechos históricos del mundo y en particular de nuestra América, justificaremos la acusación que han hecho algunos historiadores y políticos a determinadas sectas obscuras y a las logias internacionales para las que  poco ha preocupado la dignidad de los hombres ni la soberanía de los países.

Muy fácil les fue emprender una tarea unitaria de desprestigio y de calumnia en contra de gobernantes y de instituciones que no fueran de su agrado o que por lo menos no se prestaron para enjuagues vergonzosos. Tal como ayer y valiéndose de la “prensa amarilla”, de los grupos minoritarios que atrevidamente se autocalifican de “opinión pública” no tuvieron empacho en calumniar, en boicotear y en asesinar al espíritu popular que actuaba detrás de esos hombres y de esas entidades.

El drama estuvo muy bien preparado. La campaña tenía que hacerse unitariamente y en todas las latitudes. No era el hombre, no era la entidad. Les interesaba el pueblo. Acallar el grito espontáneo del pueblo que repercutía por medio de la honradez y de la eficacia. Y lo que se hizo, por ejemplo, con nuestro ilustre mandatario Gabriel García Moreno, cohesionador milagroso de la unidad nacional y restaurador de nuestro Tricolor Nacional, también se ha hecho con en otros países de América, tal el caso del ilustre mandatario argentino Juan Manuel de Rosas, que pese a la ingerencia capitalista protestante de Inglaterra, logró mantener unidas las provincias del Plata insurreccionadas por el oro extranjero para disgregarse y ser luego más fácil presa de la sed imperialista. Tal es el caso de Francisco Solano López en el Paraguay que prefirió llevar su país al sacrificio a entregarse maniatado a la garra explotadora.

Y sin embargo a esta clase de hombres, a estos forjadores de sus respectivas nacionalidades, por consigna secreta, por imposición de sectas se los ha calificado de “tiranos”, se los ha hecho odiar internacionalmente como a fantasmas y como a sanguinarios, todo claro está gracias a la “educación laica” implantada por el masonismo para desfigurar el alma de nuestros pueblos de esencia cristiana y para debilitar nuestra personalidad y entrar al “saqueo” de nuestras posibilidades económicas, una vez internamente nos hemos encontrados divididos.

Mientras tanto, a agentes de esta traición a la Patria, sobre el pretexto de haber dizque dado libertad para la ecuación, haber implantado el matrimonio civil y otras medidas disolventes del espíritu eminentemente cristiano que impera en nuestras familias, se les ha levantado monumentos y han sido las “fundaciones” internacionales que al unísono han calificado de ilustres mandatarios a quienes, claro está, sirviendo fines siniestros ya comenzaron el entreguismo a los imperialismos económico e ideológico.

Nada raro es que el capitalismo haya presentado el primer acto de drama de miseria, de pobreza espiritual, no solo de la pobreza y esterilidad de la tierra, como dice C. Vigil, sino de esterilidad de las almas; que ese liberalismo jacobino que hoy trata de levantar cabeza en Ecuador y en otros países en donde ha perdido posiciones la masonería se encuentre empeñado en abrir paso el “capitalismo de estado y de la clase de los capataces” como es el comunismo. Es que el capitalismo y el comunismo vienen de una misma madre, están orientados hacia un mismo fin funesto. Por eso su actuación unitaria en el fondo. Por eso el alzamiento robusto de las nacionalidades que no quieren la imposición ni de uno ni de otro.

Justificada está desde ya la revisión histórica en la que se encuentran empeñados algunos países  americanos, como el Paraguay, Chile, Argentina, Ecuador, etc. Sacar del olvido o de la desfiguración a valores nacionales que fueron pisoteados  por las logias, en complicidad con gobernantes y entidades nacionales, y acabar con tantos ídolos que internacionalmente se nos ha hecho venerar y que hasta hoy se evoca en nuestras escuelas como “dioses” o como “salvadores de la Patria”.

 

Mendoza, Marzo 28 de 1953. 

(Nota: No necesariamente comparto la totalidad de lo expresado en el artículo. F.M.N.P)


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 335 seguidores

%d personas les gusta esto: