coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


La roca
agosto 3, 2012, 6:01 pm
Filed under: Exégesis | Etiquetas: , ,

… Aunque un hombre se convierta en rey o se convierta en mendigo, seguirá teniendo los mismos ojos negros o grises, la misma boca prudente o indiscreta, las mismas manos; entre la persistencia de la naturaleza en cada uno y la variedad sin medida de los encuentros, nuestra historia pasa como una laminadora, recibiendo en cada momento la doble huella…

… De suerte que, aunque no se puedan cambiar las naturalezas, igual que no se pueden alisar los cabellos rizados, puede uno, sin embargo, fiarse de las naturalezas. Es más, porque no se pueden cambiar las naturalezas es por lo que uno se puede fiar de ellas. Quien desciende hasta ahí alcanza la roca. Y el poder de un César o de un Alejandro procedía sin duda principalmente de que amaban las diferencias, sin reprocharle jamás al olmo que no diese peras.

Alain


1 comentario so far
Deja un comentario

Somos los que somos y siempre seremos lo que hacemos… No existe nada más que la pureza de esencia…. eso corresponde a nos…

Comentario por David Egas




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: