coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


Intervención de Alvaro R. Mejía Salazar en el acto de presentación de la primera edición ecuatoriana de la obra “Vida de don Gabriel García Moreno” del historiador argentino Manuel Gálvez.

Intervención de Alvaro R. Mejía Salazar –abogado, historiador y docente de la Universidad Andina Simón Bolivar, Sede Ecuador y de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, Quito– en el acto de presentación de la primera edición ecuatoriana de la obra “Vida de don Gabriel García Moreno” del historiador argentino Manuel Gálvez. San Francisco de Quito, 30 de agosto de 2012.

……………………..

Francisco Núñez Proaño, Álvaro Mejía Salazar y Vicente Bolaños durante la presentación del libro “Vida de don Gabriel García Moreno” de Manuel Gálvez.

 

Señor Francisco Núñez Proaño, responsable de la primera edición ecuatoriana de la obra “Vida de don Gabriel García Moreno”, del historiador argentino Manuel Gálvez.

Señor Vicente Bolaños, representante de la Fundación “Jesús de la Misericordia”, institución que ha asumido la importante tarea de editar el libro que esta noche presentamos.

Señoras y señores.

La historia oficial es escrita por los vencedores y esto comporta que inevitablemente existan sesgos en ella. En ocasiones tales sesgos pueden llegar hasta a tolerarse, pero en otras, resultan totalmente  inadmisibles. Este último es el caso del Ecuador, en lo que a la figura del Dr. Gabriel García Moreno se refiere.

Tratado por la historia oficial de los vencedores liberales como un monstruo sanguinario y un fanático ciego, la memoria de este gran hombre ha debido y debe soportar la más grande injusticia en la difusión y conocimiento de la historia patria. Injusticia que principalmente obedece a que los textos escolares y colegiales, así como la formación normalista, se han inspirado en aquellas versiones de los historiadores oficiales de corte liberal extremo. ¿Qué quién redactó las páginas oficiales sobre García Moreno en las que se inspiraron dichos textos? Pues Roberto Andrade, uno de los que disparó varias veces al cuerpo de García Moreno –no al aire, como falsamente se ha escrito– mientras Cornejo Astorga y otros lo sostenían por la espalda y Lemos Rayo le asestaba machetazos. Roberto Andrade se dedicó, auspiciado por sus amigos liberales, a escribir libro tras libro injuriando la figura de García Moreno con el sólo objeto de salvar su imagen ante la posteridad. Esa historia sobre García Moreno señoras y señores, sólo fue escrita con el ánimo de justificar a toda costa la participación directa en un crimen.

En contraposición  a este tipo de versiones oficiales, están los hechos objetivos que caracterizan la auténtica figura de Gabriel García Moreno, mismos que al no poder ser controvertidos, han sido comúnmente relegados por los historiadores oficiales. Por ello, la tarea de dar a conocer la figura real y completa del mandatario ecuatoriano más importante del siglo XIX no sólo es saldar una deuda con él, sino principalmente con nuestra historia y así lo debemos comprender. De allí que sin exageración ni elogio, los esfuerzos de Francisco Núñez Proaño para que el libro “Vida de don Gabriel García Moreno” vea nuevamente la luz, ha sido y es una labor patriótica.

Respecto del libro en sí mismo, desde su primera edición en 1942, recibió la crítica de los adeptos liberales quienes lo calificaron como una mera oda al presidente García Moreno. Estas críticas eran de esperarse: Unos estuvieron movidos por el ánimo de justificar el crimen –hijos, nietos y demás descendientes de los asesinos, que hasta hoy en día pretenden limpiar o al menos esconder la sangre de las manos de sus antepasados–, otros movidos por la formación parcializada que recibieron y otros, con el ánimo de mantener a la figura de García Moreno como el chivo expiatorio de los excesos del liberalismo. Francisco y Señores Editores, las críticas vendrán… parafraseando al Quijote de Orson Wells: Los perros ladrarán también en esta ocasión, eso únicamente significará que van avanzando.

Más allá de las críticas, este libro también recibió décadas atrás bastos reconocimientos y apertura en importantes círculos académicos e intelectuales, lastimosamente no recibió el apoyo oficial para que sus páginas fueran conocidas por el gran público y ese, considero yo, constituye el gran reto de esta primera edición ecuatoriana. Nuestro pueblo debe conocer a García Moreno en su auténtica dimensión y Gálvez así lo presenta, expone por completo la vida de este gran hombre, el camino que tuvo que recorrer hasta llegar legítimamente a la primera magistratura del Estado, las circunstancias que rodearon la toma de sus decisiones políticas –aún las polémicas–, cómo modernizó la educación y la llevó a la población marginada, a la mujer, al indio, como realizó obras para la protección y el cuidado de los huérfanos, menesterosos y prostitutas, como se ocupó de mejorar y modernizar la salud, como trajo desarrollo económico a la nación y como a él se debe la existencia del actual Estado Ecuatoriano que estuvo a punto de desaparecer en la crisis de 1859.

Esta publicación se trata entonces, señoras y señores, de la búsqueda y difusión de la verdad histórica, una tarea muy compleja cuando es necesario destruir en el ideario común falsedades enraizadas gracias a obras tan discutibles como “El Santo del Patíbulo” de Benjamín Carrión o “Se que vienen a matarme” de Alicia Yánez, libros herederos de las obras de Roberto Andrade  y Roberto Agramonte, que en el caso de Carrión buscaba fines políticos y en el caso de Yánez, simplemente la exacerbación del morbo y el aprovechamiento de la falta de conocimientos históricos de nuestro pueblo, para lograr infamemente un best seller. El reto de difundir la verdad de nuestra historia, la verdad sobre García Moreno, está planteado y nos corresponde a quienes la conocemos o nos dedicamos a su búsqueda, seguir el ejemplo de Gálvez, Núñez Proaño y la casa editorial, y pasar así del discurso, a las acciones.

Señoras y señores.


3 comentarios so far
Deja un comentario

Tuve la suerte de estar en la presentación del libro y escuchar este gran discurso… Felicitaciones Álvaro y Francisco, son pasos pequeños pero necesarios para poner en el lugar que le corresponde (ni más, ni menos) a Don Gabriel García Moreno.

Comentario por Carlos Peña Moreno

Satanizar a los personajes que hicieron historia, pertenezcan a cualquier ideología, religión o cultura, es vana ignorancia. Incluso para alimentar nuestros ideales individuales y colectivos, tenemos la responsabilidad de conocer todas las versiones.

Comentario por sylvia garcía

[…] […]

Pingback por Anónimo




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: