coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


El negro no se equivocaba: No me den Cholo que Mande

No me den Cholo que Mande

 

No me den cholo que mande,

no me den blanco sin plata,

no me den negro elegante,

ni mujer hermosa, beata.

Esa fingida humildad

con que el serrano obedece

al punto desaparece

si le dan autoridad:

Exige puntualidad,

apura al chico y al grande;

no hay mirada que lo ablande

ni sudor que lo doblegue…

Aunque la hambruna me llegue

no me den cholo que mande.

El rico venido a menos

-llamado aquí “blanco pobre”-

es un tipo sin un cobre

que finge bolsillos llenos.

Odia los bienes ajenos

porque el ayuno lo mata.

Al fin estira la pata

recordando sus blasones…

Si me han de mandar patrones,

no me den blanco sin plata.

El negro, futre palé,

a su raza desestima,

se hecha lo que gana encima

y se luce en el “Café”.

Francamente, yo no sé,

a que viene tal desplante:

Si no usa desodorante

ni le dura limpio cuello,

así, con falso resuello,

no me den negro elegante.

No me den hombre que llore,

ni me den mujer que jure,

no me den chino que cure,

ni médico que enamore.

Soltera que descolore,

ni casada siempre en bata;

cura que dé serenata,

ni estudiante con “bluyín”.

Ni fea con camarín,

ni mujer hermosa, beata.

Pero por lo que Dios más quiera,

no me den cholo que MANDE!

Nicomedes Santa Cruz

 RELACIONADO: QUITO LA FALSA


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: