coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


Los números de 2012
diciembre 30, 2012, 7:47 pm
Filed under: Uncategorized

Toda mi gratitud a mis lectores en todo el mundo, más de un cuarto de millón de visitantes a mis artículos en los diferentes blogs donde he escrito en los últimos 3 años, 257.087 visitas -a la fecha- para ser exacto, decenas de miles, más de 75.000 (setenta y cinco mil) en 2012, quintuplicando las cifras del año pasado. Viviremos. No hay duda. ¡Viviremos!

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

19,000 people fit into the new Barclays Center to see Jay-Z perform. This blog was viewed about 75.000 times in 2012. If it were a concert at the Barclays Center, it would take about 4 sold-out performances for that many people to see it.

Haz click para ver el reporte completo.



García Moreno, en tres versiones

A la historia no la hay que rechazar ni defenderla, hay que asumirla. Como país estamos (o deberíamos estar) llegando a una madurez socio-política-histórica, dejando el maniqueísmo a un lado y comprendiendo que el Ecuador es resultado del aporte de muchos, esencialmente de su pueblo, representado en sus grandes hombres, comprendiendo que García Moreno y Alfaro fueron grandes hombres y grandes ecuatorianos. La Patria no debe enemistarlos, debe honrarlos.

Diario El Comercio publicó el día de ayer -en su versión impresa y digital-, sábado 29 de diciembre de 2012, la nota “García Moreno, en tres versiones” que comparto en el enlace: http://www.elcomercio.com/cultura/personaje-Gabriel_Garcia_Moreno-historia_0_837516262.html ; es evidente lo parcializado de la misma, en todo caso es sumamente llamativo que la mayor parte de esta se refiera al libro que edité en conjunto con la Fundación Jesús de la Misericordia durante este año, por primera vez en Ecuador: “Vida de don Gabriel García Moreno” del argentino Manuel Gálvez, y aún así, ni siquiera se me nombra.

ggm_tresversiones_elcomercio

Es lamentable que el articulista desconozca historia y se ponga a escribir sobre ella, un dato lo demuestra: Santiago Estrella Garcés, el periodista, dice de García Moreno: “Era un “tiranuelo” –así lo llamaba Juan Montalvo”, afirma; Montalvo no llamaba “tiranuelo” a García Moreno, el literato ambateño sentenció lo siguiente del “loco”; en su “Ensayo Joya Literaria” afirma: “Para lo que ha sucedido en el Ecuador después de la muerte de García Moreno, yo de buena gana le hubiera dejado la vida al GRAN TIRANO (así, “gran tirano”, no “tiranuelo”)… de buena gana”. En el “Desperezo del Regenerador” se encuentra: “¡García Moreno! ¡Qué hombre! Este sí: ¡qué Hombre! (Hombre con mayúscula y entre signos de admiración, lo que para quienes conocemos y hemos leído la pluma de Montalvo, sabemos que es un elogio extremo) ¡Nacido para grande hombre, sujeto de grande inteligencia, tirano sabio, jayán de valor y arrojo increíbles, invencionero, ardidoso, rico en arbitrios y expedientes, imaginación socorrida, voluntad fuerte, ímpetu vencedor”. Finalmente dirá: “tirano excelso, con toda la excelsitud de su grandeza. Talento, saber, honradez, valor, energía inquebrantable de carácter, suyos son. No tuvo precedente en América”.

Para finalizar, vale decir que el libro de Juan Ortiz García ni siquiera vale ser comentado como historia, puesto que es una novela fantasiosa, producto de un resentimiento familiar que hasta el día de hoy persiste en el autor y donde se reflejan las mentiras inventadas en torno a García Moreno décadas después de su muerte. Ortiz olvida lo que uno de los personajes de su novela dijo de García Moreno -lo que no evita que le haga decir lo que nunca dijo-: El Dr. Luis Felipe Borja. Aun siendo hijo de una de las principales víctimas, y enemigo él mismo de García Moreno, sin embargo afirmó: “Uds. saben de quién soy yo hijo y cuáles son mis ideas (liberal-radical). Pues, si para bien de la Patria, me fuera a mí dado resucitar a alguno de nuestros próceres para que la volviera a regenerar, no a otro resucitara que a García Moreno.”

¡Más historia y menos periodismo desinformador!

Francisco Núñez del Arco



LA QUEMA DE JUDÍO, VIUDAS Y AÑOS VIEJOS

LA QUEMA DE JUDÍO, VIUDAS Y AÑOS VIEJOS

vía: http://www.ecuadorprofundo.com/


Durante la época colonial era costumbre que las gentes se divirtieran en las fiestas religiosas, que por su número, solemnidad e importancia, constituían una de las principales ocupaciones del vecindario. En Ciudavieja nadie se perdía las ceremonias del 12 de Febrero, día de la Virgen de la Candelaria, que se celebraba en forma por demás ostentosa. Desde las seis de la mañana había misas solemnes con la asistencia de tres sacerdotes en la iglesia de la “Pura y limpia Concepción de María”, luego rezaban oraciones especiales y el templo no quedaba vacío en ningún momento, hasta que bien entrada la tarde, cuando los últimos rayos de sol se ponían en el horizonte y las sombras anunciaban la noche, salía una inmensa procesión portando espermas encendidas por la calle Ancha o Rocafuerte, daba la vuelta por los numerosos callejones del vecindario y regresaba por el malecón con rezos y cantos. A las nueve se dispersaba la concurrencia entre gritos y estallidos de cohetería, quedando en el corazón de todos, el grato recuerdo de que también ese año, la “Virgencita de la Candelaria” había tenido lo suyo.

Con la independencia se fue perdiendo esta vistosa costumbre y al final quedó relegada para que negros y esclavos, pardos y mestizos bebieran el día de la Candelaria en los arrabales de la Iglesia de la Concepción y propiamente en los terrenos aledaños de las quintas Pareja, Medina y Roditti, hasta que el Incendio Grande del 5 y 6 de Octubre de 1896 arrasó la Iglesia y el barrio. Allí se quemó la imagen de la Virgen que dicen que era tan milagrosa como antigua, orgullo y ornato del puerto, y como a nadie se le ocurrió reponerla el terreno pasó al Cuerpo de Bomberos que lo ha destinado para local de la planta Proveedora de Agua.

También era costumbre en Ciudavieja quemar al Judío en Semana Santa como castigo por la muerte de Cristo. Cada miércoles santo se realizaba la “Procesión Morada”, así llamada por el color de las ropas que anunciaban el duelo de los días siguientes; partía del templo de los Dominicanos y tomaba por la calle Ancha hacia el Sur, atravesando los tres esteros que existían en los contornos. Muchos caballeros entonaban cantos y letanías de un lejano sabor andaluz, los más callaban reverencialmente y, todos avanzaban a redoble de tambores con sus cajas destempladas en señal de pena y vergüenza. Al final de la calle torcían hacia el Malecón y de regreso se abrían en las casas las ventanas y las señoras se asomaban de riguroso luto. Cuando todos llegaban a la plazoleta central de Ciudavieja se colgaba de una rama del más corpulento árbol al judío del año, como se llamaba a un muñeco de trapo y aserrín con la cara pintarrajeada y comenzaba el “Auto de Fe” o juicio del Judío, donde había de todo, desde los que hacían de Corchetes o Alguaciles custodiando al muñeco para que no escape, hasta los impecables jueces que dictaban la condena, mientras la muchedumbre espectaba el sainete y oía los discursos bulliciosamente, pidiendo a gritos el castigo del culpable, que pronto ardía en la hoguera de leños, mientras la gente bailaba y brincaba en sus contornos, disfrutando de la luz y claridad del fuego.

Esta quema era simbólica y anunciaba el triunfo de la religión católica y el principio del Jueves Santo o de Dolor por los padecimientos de Nuestro Señor en el Huerto de los Olivos y era común en toda Europa. En Holanda la suplantaron con la quema del español, matando en efigie a Fernando Alvarez de Toledo, Duque de Alba, Gobernador que se portó muy malo con ellos en el siglo XVI.

El judío del Año se quemó en Guayaquil hasta bien entrado el siglo XX, cuando dejó de practicarse la quema por culpa de la migración europea, que no apreciaba debidamente esta muestra de nuestro folklore religioso. Entonces, nuevas ideas reemplazaron a las tradicionales y vino la quema de los muñecos del año y simplemente de los “Años Viejos” como ahora se llaman y son igualmente de trapo y aserrín, con caretas que han reemplazado a las caras pintarrajeadas del antaño. Estos muñecos se queman a las doce de la noche de cada 31 de Diciembre, en medio del reventón de cohetes y camaretas y como seña de despedida de un año más que se va.

Sin embargo de un tiempo acá han salido las llamadas Viudas, hombres vestidos de mujer que se menean y pierden su hombría. Los simplones al verlas se ríen y las viudas se menean más y así, en este carnaval de sexo, las pandillas de ladronzuelos chinean a los más bobos, en medio de la jarana. Por algo la Intendencia ha tenido que prohibir a las viudas, que no son folklore ni nada por el estilo, que en este puerto de gente macha los hombres son bravos y las mujeres más aún; me refiero a las suegras claro está, que las otras son femeninas y dóciles, buenas y cariñosas, sí señor.

(NOTA: NO necesariamente se comparte la totalidad de lo expresado en el artículo)



Crónica de una negligencia anunciada

Crónica de una negligencia anunciada

vía: ecuadorhispano.blogspot.com

El día 6 de diciembre del presente año, el diario El Comercio publicó una infografía titulada “Con el caballo, la pólvora y la religión, España conquistó a la cultura Quitu, nuestros ancestros”. La misma demostró ser tendenciosa, poco académica en el sentido de contrastar datos y fuentes (no basta con mencionar a dos personas si ambas son de la misma ideología) y muy ligera, diríase que superficial en el mejor de los casos.
Varios estudiosos de la historia, algunos académicos y otros aficionados, pero todos comprometidos con su estudio serio, decidimos poner un escrito de rectificación, educado pero firme, con argumentos, al casi pasquín publicado por dicho diario. Nuestra carta de rectificación fue remitida el 8 de diciembre, y entonces empezó una serie de llamadas telefónicas y correos electrónicos para saber qué fue de su suerte. Lo último que supimos, en virtud de los correos de una señorita llamada Jenny Martínez, fue que cayó en manos de un señor llamado Dimitri Barreto, quien iba a revisarla y consultar con otros historiadores sobre el contenido de nuestro texto. Me pregunto por qué no fueron tan cautos con la infografía, que a todas luces fue objeto de un análisis mucho más simplista y descuidado, si acaso lo hubo. Finalmente, el día 17 de diciembre le escribí por última vez a Jenny Martínez, pidiéndole que me indique si aun había interés en nuestro pedido de rectificación, dado que, cada día que pasa, dicho pedido pierde más y más sentido, porque ya nadie recordará la infografía que nos motivó a redactarlo. Y bueno, seguimos esperando una respuesta, que al parecer jamás llegará.
Dado que no nos han dado un espacio, ni han tenido la voluntad de rectificar su tendenciosa y direccionada infografía, que ahonda de forma desvergonzada en algunos lugares comunes, que por comunes no dejan de ser errados a la luz del estudio histórico, señores de El Comercio, permítanme decirles lo siguiente:
Leo su diario todos los días, de algo sirve. Y aunque rechazo la política gubernamental de acoso a la prensa privada, debo rendirme, al menos en este caso, a lo evidente: cuando no se trata de defender sus intereses corporativos, de gremio, de grupo; cuando sus intereses no están directamente afectados, no tienen NINGÚN empacho en plegar servilmente al discurso oficial, porque eso es lo que han hecho al darle espacio a la misma gente, Juan Paz y Miño y Felipe Ogaz, voceros de la visión oficialista de “descolonización cultural”, de rechazo a todo aquello que no sea parte de su “nueva” visión de la historia, manoseada hasta encajar en los cánones de la “revolución” política (léase ideologización). Basta mencionar lo que han hecho con la figura de Eloy Alfaro. Apenas en ese caso, el más obvio, dieron la cara, para defender sus propios editoriales de hace 100 años. ¿Y las demás falsedades emitidas por este gobierno y sus voceros para desdibujar la historia a su antojo? Esas, caballeros, esas han callado o han plegado a ellas, porque simplemente, no se han sentido afectados. Y quienes nos dimos el tiempo para pedirles una rectificación, volvemos a hacerlo, aunque no les interese actuar. Ojalá tengan la decencia de hacerlo en algún momento.
Eduardo Daniel Crespo Cuesta

Para quienes interese, este es el enlace a la infografía:
http://www.elcomercio.com/quito/Infografia-religion-Espana-conquisto-Quitu_ECMFIL20121206_0002.pdf

Finalmente, el texto de nuestro pedido:

“Quito, 8 de diciembre de 2012
Señores
Diario El Comercio
Ciudad.-
De nuestras consideraciones:
Por medio de la presente, los abajo firmantes, estudiosos de la Historia tanto desde el campo académico como aficionado, algunos dedicados a la docencia universitaria y autores de publicaciones investigativas, deseamos mostrar, con cortesía pero firmeza, nuestro rechazo a la infografía por ustedes publicada el día 6 del presente mes, en la página 2 de su diario, alusiva a la fundación española de la ciudad de San Francisco de Quito. En la misma, titulada “El legado de la conquista es el mestizaje”, se lee en una segunda línea, a modo de subtítulo: “Con el caballo, la pólvora y la religión, España conquistó a la cultura Quitu, nuestros ancestros”.
Dicho encabezado, hay que decirlo, es inexacto:
1)      Las fuerzas españolas doblegaron a la oposición inca y sus aliados, de ningún modo al general de la población de estas tierras. Como señalan  Galo Ramón Valarezo y Tamara Estupiñán Viteri, entre otros, gran parte de la población indígena comarcana de Quito apoyó a Belalcázar en contra de la presencia inca, representada en Rumiñahui. La población quitu, en todo caso, fue sometida décadas atrás por los conquistadores incas.
2)      No solo los quitus son los antepasados de los quiteños.  De acuerdo a la información presentada por Cristóbal Landázuri, Pablo Núñez, Juan Fernando Regalado y Luis Alberto Revelo en su obra “Sociedad y política en Quito” (Quito: FONSAL, 2010), para el año 1779 el 67.71% de la población de las parroquias urbanas de la ciudad de Quito era blanca, ya sea peninsular o en su mayoría criolla. La población indígena para ese mismo año era del 26.56%, y la población negra del 5.73%. Descartar este tipo de información incide en un aumento del desconocimiento de nuestras raíces, del hecho de que en esta ciudad la conquista no significó únicamente la violencia que, al parecer y de acuerdo a la infografía, sería lo más representativo de la huella española. Los vecinos españoles, numerosísimos como se acaba de señalar, son también parte de la herencia quiteña que compartimos todos.
3)      El uso de la religión en el encabezado se encuentra injustificado, ya que en el texto que sigue jamás vuelve a ser mencionada, lo que representa un uso inadecuado de un término a fin de captar la atención del lector, al cual de ninguna manera se le explica qué papel jugó la religión (la evangelización) en el proceso de conquista.
Dicho lo anterior, los abajo firmantes mucho les agradeceremos la publicación de esta y la rectificación pertinente. Es menester recordar la importancia e impacto de textos como el indicado y publicado por ustedes, ya que los mismos pueden incidir, como en este lamentable caso, negativamente en el reconocimiento de nuestro pasado y nuestras raíces. Si como señala la infografía, “el legado de la conquista es el mestizaje”, el Quito pluricultural e inclusivo tantas veces evocado en estos tiempos, merece un estudio más serio, profundo y desapasionado de nuestras herencias diversas.
Atentamente,
Eduardo Daniel Crespo Cuesta, MA
Eduardo Enrique Crespo Guarderas, Arquitecto
David Francisco Egas Yerovi
Alvaro R. Mejía Salazar, Mg
Francisco Núñez Proaño, Historiador”


Navidad, fe y devoción en el mundo : Mundo : La Hora Noticias de Ecuador, sus provincias y el mundo

A propósito de Navidad:

“Para Francisco Núñez Proaño, historiador e investigador, esta celebración fue pagana en sus inicios. “La primera evidencia la encontramos en Egipto, posiblemente en el año 200 d.C. La adopción del 25 de diciembre y su universalización fueron paulatinas. Recién para el siglo VII se generaliza en la sociedad cristiana”, agrega.”

Pueden leer el artículo completo en La Hora:

Navidad, fe y devoción en el mundo : Mundo : La Hora Noticias de Ecuador, sus provincias y el mundo.



Los principios para un día lleno de luz

Los principios para un día lleno de luz

amanecer_pichincha

 

– Orden: El Orden es el principio y la cúspide de cada día; orden en la actividad, en el pensamiento y en el desarrollo del día (incluso en la manera de respirar). Así el cuadrado se integra al círculo y no viceversa; las leyes de los cielos rigen a las leyes de la tierra, el cuerpo se integra al espíritu, la mujer al hombre y la luna al sol.

– Personalidad, libertad y fidelidad: El antiguo principio -sé tú mismo- es una base fundamental para la libertad eminente del ser; actuar, pensar y meditar por uno (sin alienamientos de ningún tipo en absoluto) siguiendo las leyes fundamentales basadas al orden primordial. Vivir plenamente dominando las ataduras de la vida moderna -ser libre es mucho más que una idea es una manera de obrar en el día, interior y de manera exterior-. Caminar sobre y jamás bajo -ni a través- del prisma de las pasiones; al momento que uno se deja arrebatar por los impulsos de los sentimientos, esto ocasiona un desequilibrio en la balanza interna del ser (el yin se sobrepone al yang, o en otras palabras la humanidad o materia se sobrepone sobre a la espiritualidad) somos una mezcla integra y equilibrada de los dos principios fundamentales del universo. Sobriedad en la actitud, serenidad en el corazón y prudencia en la palabra. Fidelidad a uno mismo por sobre todas las cosas; y si se encuentra a algo superior al cual serle fiel pues sea la entrega y la obra completa a esta misma superioridad. La virtud no persigue recompensa.

-Ejercicio: Si el cuerpo y la mente no se ejercitan nunca se podrá acceder al espíritu, si un músculo u órgano no tienen actividad se atrofian, si la mente no se usa se nubla. Y si no se tiene contacto con el área espiritual no se obtendrá ningún efecto trascendente. El ejercicio de estos tres cuerpos es importante para el crecimiento y el avance en el camino.

-La dualidad: Saber discernir entre la naturaleza de cada cosa que camina sobre esta tierra, que viaja en el universo y que existe en la parte más íntima de cada uno y así saber cómo aplicar estos principios no solo en el cuerpo, pero por sobre todo en el alma y así en el espíritu. El equilibrio sea para los tres mundos.

Santiago Núñez del Arco



Sobre la libertad
diciembre 11, 2012, 11:00 am
Filed under: Sigue tu corazón | Etiquetas: ,

LIBERTAD