coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


Los principios para un día lleno de luz

Los principios para un día lleno de luz

amanecer_pichincha

 

– Orden: El Orden es el principio y la cúspide de cada día; orden en la actividad, en el pensamiento y en el desarrollo del día (incluso en la manera de respirar). Así el cuadrado se integra al círculo y no viceversa; las leyes de los cielos rigen a las leyes de la tierra, el cuerpo se integra al espíritu, la mujer al hombre y la luna al sol.

– Personalidad, libertad y fidelidad: El antiguo principio -sé tú mismo- es una base fundamental para la libertad eminente del ser; actuar, pensar y meditar por uno (sin alienamientos de ningún tipo en absoluto) siguiendo las leyes fundamentales basadas al orden primordial. Vivir plenamente dominando las ataduras de la vida moderna -ser libre es mucho más que una idea es una manera de obrar en el día, interior y de manera exterior-. Caminar sobre y jamás bajo -ni a través- del prisma de las pasiones; al momento que uno se deja arrebatar por los impulsos de los sentimientos, esto ocasiona un desequilibrio en la balanza interna del ser (el yin se sobrepone al yang, o en otras palabras la humanidad o materia se sobrepone sobre a la espiritualidad) somos una mezcla integra y equilibrada de los dos principios fundamentales del universo. Sobriedad en la actitud, serenidad en el corazón y prudencia en la palabra. Fidelidad a uno mismo por sobre todas las cosas; y si se encuentra a algo superior al cual serle fiel pues sea la entrega y la obra completa a esta misma superioridad. La virtud no persigue recompensa.

-Ejercicio: Si el cuerpo y la mente no se ejercitan nunca se podrá acceder al espíritu, si un músculo u órgano no tienen actividad se atrofian, si la mente no se usa se nubla. Y si no se tiene contacto con el área espiritual no se obtendrá ningún efecto trascendente. El ejercicio de estos tres cuerpos es importante para el crecimiento y el avance en el camino.

-La dualidad: Saber discernir entre la naturaleza de cada cosa que camina sobre esta tierra, que viaja en el universo y que existe en la parte más íntima de cada uno y así saber cómo aplicar estos principios no solo en el cuerpo, pero por sobre todo en el alma y así en el espíritu. El equilibrio sea para los tres mundos.

Santiago Núñez del Arco


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: