coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


Carl Schmitt desfigurado
diciembre 16, 2013, 8:52 pm
Filed under: Metapolítica, Opinión, Política | Etiquetas: , , , ,

Lamentable el artículo de opinión “En plan Schmitt” de Diego Pérez Ordóñez del día de ayer, domingo 15 de diciembre de 2013, en su sección editorial. Yo no soy abogado, ni jurista, ni pretendo serlo (a diferencia del señor Pérez que es abogado y docente universitario, lo cual hace más lamentable su análisis), pero soy un incansable lector de la obra de Carl Schmitt y tengo la autoridad de conocedor de la misma para reprobar los errores y los horrores vertidos en dicho artículo. Puesto que lo más preocupante es que hagan análisis y críticas del pensamiento de Schmitt sin haber leído sus obras, como lo demuestra el señor Pérez con sus afirmaciones basadas en el desconocimiento o peor todavía, en la mala interpretación, de haber leído a Schmitt y no sobre él.

Comienza el señor Pérez su análisis sobre Carl Schmitt con un argumento ad-hominem, atacando al autor alemán y no a su trabajo cuando afirma “Aunque al final del día los servicios secretos y las altas cúpulas alemanas (¿cuáles son estas “altas cúpulas”?) lo consideraran algo menos que un trepador y una especie de intruso, Carl Schmitt terminó por imponerse como la mente jurídica del nacionalsocialismo.” Vamos mal desde el principio, el señor Pérez debería leer “Teología Política” y el debate-reflexión que generó ese texto de Schmitt a nivel intelectual no sólo alemán, sino europeo, para que se atreva a hablar de “trepador” y de “altas cúpulas”.

Dice que Schmitt era “un reaccionario a pie juntillas”, y como prueba de ellos sería su teoría decisionista, que más que teoría fue un análisis substancial (este sí un análisis) de la realidad histórica y de su tiempo en Europa: “soberano es el que decide” sentenció, y los hechos históricos reales, comprobados y comprobables le dan la razón, no la teoría “ilustrada” impracticable. Para los mal intencionados, aclarar que países como Estaos Unidos o los mismos europeos “ilustrados” son Estados con fuerte decisión política extra parlamentaria y extra “democrática”, siendo el primero gobernado por la oligarquía plutocrática que ha impuesto en el poder a casi todos los presidentes que ha tenido esa potencia y que no hesita en tomar decisiones dictatoriales fuera de la constitución y la ley estadounidenses, sólo a manera de ejemplos valga mencionar los siguientes: Abraham Lincoln fue dictador o dictatorial en buena parte de su período, desde las decisiones para la guerra con la Confederación en adelante; Roosevelt, Kennedy y Bush/Obama entre otros permanentemente han utilizado poderes dictatoriales supraconstitucionales y supralegales, en el caso de Roosevelt: las órdenes de encierro en campos de concentración de ciudadanos estadounidenses (ni hablar de los extranjeros en el resto de América) por su mero origen étnico (japoneses) durante la II Guerra Mundial; en el caso de Keneddy las órdenes para movilizar poder nuclear contra la Unión Soviética en Cuba en el caso de la crisis de los mísiles; y en el caso de Bush y Obama las órdenes para recolectar información privada de sus propios ciudadanos, y se podría seguir por supuesto.

“Schmitt también era aficionado de la doctrina de la confrontación constante”, prosigue: “se le atribuye la frase (en todo caso, la idea es exacta) de que el enemigo es quien está en contra de mi posición…” Aquí es cuando es claro que el señor Pérez nunca leyó o entendió a Schmitt, diciendo que para el autor alemán el enemigo político es cualquiera que esté en desacuerdo. Se olvida o desconoce de la distinción entre el hostis (enemigo político o público) y el inimicus (enemigo personal), vital para comprender la esencia del amigo-enemigo en el concepto de lo político (saber ubicar al hostis para asegurar la supervivencia propia).

Una de las obras fundamentales de Carl Schmitt es “El Concepto de lo Político”, en donde define claramente lo político y el hostis, y siempre que lo hace se refiere a Política de Estado y entre Estados, no a política interna del Estado, de hecho para Schmitt la Política como tal sólo se da entre Estados y es allí donde se hace válido el concepto de hostis (enemigo político). Desbaratando por completo la siguiente afirmación del articulista: “Creía, por tanto, en un régimen político sin ambages ni zonas grises: el sentido de la política debe ser la confrontación invariable, la pelea permanente, la aplicación de la dicotomía amigo-enemigo como uno de los valores supremos. Como consecuencia de lo anterior, el Estado debe ser un ente intenso, que conozca todo, que se meta en todo, que regule todo, que no deje nada fuera de su zona de influencia. Solo el Estado total, propietario de la verdad y de la polémica, podrá ser capaz de superar al viejo liberalismo y de instaurar un sistema que se base en la popularidad y en la vigilancia.”

Tan fuera de la posición schimittiana se halla esta aseveración no sólo por lo dicho, sino además porque se considera que con el hostis fuera de lo político hasta se puede ser amigo, a diferencia del inimicus que es un enemigo personal y no estatal.

Finalmente, su último párrafo es tendencioso, puesto que más allá de lo acertado o no de lo expresado en ese, no solo Schmitt sostenía lo que llama “democracia aclamativa” “basada en el carisma”; ya el sociólogo Max Weber, también alemán, mucho antes que Schmitt calificó a una de las formas de poder democrático como carismática.

El realismo en la obra de Schmitt y la contundencia de sus postulados han creado análisis, como el caso del señor Pérez, imprecisos e injustos. Razón por la cual cabe sentenciar, a manera de colofón, que para leer a Schmitt hay que despojarse de los prejuicios progresistas que afectan a muchos infectos de corrección política.

Esa es la derecha ecuatoriana y después ellos mismos se sorprenden que la izquierda esté donde está.

Es lamentable la “intelectualidad” ecuatoriana que se quedó con Rousseau o con Marx, con realidades de hace dos y más siglos en otro continente.

Les saluda atentamente un hombre más allá de la izquierda y de la derecha.

Francisco Núñez del Arco Proaño

 

PS. El señor Pérez no pone su correo electrónico en el artículo, tan sólo su cuenta de twitter, como yo no tengo twitter y como 140 caracteres no permiten decir todo lo que acá se ha dicho, agradecería a los comedidos que nunca faltan, le hagan llegar estas líneas.


1 comentario so far
Deja un comentario

VAYA MI FELICITACIÓN. MUY ACERTADO ARTÍCULO.

Comentario por Leandro




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: