coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


¿LOS PRINCIPIOS REPUBLICANOS DE AMÉRICA?
agosto 25, 2014, 6:20 pm
Filed under: Historia secreta América | Etiquetas: , , , , ,

“[…] América no verá la paz sino el día en que se aparte del grito popular de la igualdad; […] porque aunque no hay mejor defensor que yo de las libertades y derechos del género humano, cosa que he probado consagrando a su adquisición mi fortuna y los mejores años de mi vida, debo confesar que este país no se encuentra en situación para ser gobernado por el pueblo, lo que, debemos convenir, es mucho mejor en teoría que en práctica. No hay país más libre que Inglaterra bajo una monarquía bien ordenada: Inglaterra es la envidia de todas las naciones del mundo y el ejemplo que todas deberían desear seguir al formar una nueva Constitución o gobierno. De todos los países es tal vez Sud América el menos a propósito para los gobiernos republicanos, porque su población la forman indios y negros, más ignorantes que la raza vil de los españoles, de la que acabamos de emanciparnos. Un país que se encuentra representado y gobernado por pueblos semejantes, no puede ir sino a la ruina. NOSOTROS NO TENEMOS OTRO RECURSO SINO RECURRIR A INGLATERRA PARA PEDIRLA SOCORRO, y usted no solamente tiene mi permiso, sino que también mi suplica de llevar esta conversación al conocimiento del Gobierno de S.M. Británica y someter la materia a su consideración. […] Usted puede decir que yo, bajo el punto de vista de principios generales, no he sido nunca enemigo de las monarquías, sino que, por el contrario, las considero esenciales para la respetabilidad y bienestar de los nuevos Estados; y que si el Gobierno británico llegase a proponer el establecimiento de un gobierno regular, esto es, de una monarquía o monarquías en el Nuevo Mundo, encontrará en mí un promotor firme y constante de esas ideas, y en un todo pronto y dispuesto a sostener el soberano que Inglaterra propusiese colocar y sostener en el trono. Yo sé que se ha dicho que yo deseo hacerme rey; pero esto es dudoso que sea así. Yo no aceptaría la corona para mí, porque cuando vea a éste país hacerse feliz bajo un gobierno bueno y firme, me retiraré de nuevo a la vida privada. Repito a usted que si yo puedo servir para secundar los deseos y propósitos del Gobierno británico para llevar a buen fin este deseado objeto, estoy a sus órdenes. […] ¡Cuán infinitamente más respetable es la nación de ustedes gobernada por su rey, lores y comunes, que aquella que orgullosa de una igualdad, brinda poca cosa al bien del Estado. […]” -Simón Bolívar, en carta del capitán Malling a lord Melville, primer lord del almirantazgo; Chorrillos, 18 a 20 de marzo de 1825. Archivo del Foreign Office, Gobierno inglés, Perú, 1825, N° 6. (El archivo del Foreign Office en Londres es el sueño del investigador independiente hecho realidad)


bolivar_mano
A todo esto valga agregar lo que señaló el lugarteniente de navío francés Chauchepont, en informe a su gobierno en junio de 1826: “La democracia no tiene atractivos para las clases ricas ni para el pueblo de este país. Lo que se llama pueblo es todavía demasiado estúpido para comprender teorías sofísticas con que quieren hacerle soberano.”

Y así nos fue.


5 comentarios so far
Deja un comentario

Señor:
En mundo globalizante como el nuestro, los seres instruidos, educados y con valores, están dejando al margen calificativos
del tipo que ud, utiliza contra los españoles. Creo vislumbrar se
refiere a un pasado histórico que, afortunadamente, es Historia
Sí nosotros, los españoles, tuvieramos que rememorar los efectos griegos, fenicios, cartagineses, romanos, hunos, ván-
dalos, alanos, godos, visigodos, etc.,etc. y, por último, la domi-
nación árabe desde el año 711 hasta 1492 (conquista de Gra-
nada, último reducto) es decir,casi 800 años. ¿Ponemos algún
calificativo?.¿Desea hacer alguna aclaración de lo acontecido
desde 1822 a 2006 en su querido y admirado país?.
Señor, para Ud. deseo Feliz Año 2015, respetuosamente.

Comentario por Manolo

Estimado señor:

Creo que no se ha dado cuenta que el texto de esta publicación es una cita de Simón Bolívar, no es mío, como bien refiere el entrecomillado y el nombre del autor de la cita al final de la misma.

Valga reflexionar sobre la misma y sobre sus consecuencias efectivas, desastrosas para nuestro continente.

Le saluda un hispanista de corazón,

Francisco Núñez del Arco

Comentario por coterraneus

Señor:
Me dí cuenta perfectamente del “ENTRECOMILLA-
DO” y de ser una cita y nombre del autor que,como
como ud. comprueba, no le dedico comentario algu
no por respeto cristiano a las almas que ya no es–
tan en este mundo; ahora bien, ello no es impedi–
mento para estar de acuerdo con su deducción de
“relexionar sobre la misma y sus consecuencias…”
No obstante, si como dice ser “un hispanista de co
razón”, no sólo basta serlo, también hace falta pa–
recerlo y, sobre esta cualidad, el entrecomillado –es una colaboración necesaria para proseguir per-
sistiendo en lo divulgado allá por 1821 y,hoy se si-
ga citando, nada más y nada menos, por un hispa-
nista de corazón.
Le saludo con mi mayor agrado.
A.Morales.-

Comentario por Manolo

Estimado señor:

La primera forma de ser hispanistas es conociendo nuestra historia.

¿Cómo pretendemos saber lo que hicieron nuestros “libertadores” si, según usted, ni siquiera podemos citarlos?

La cita sola es una denuncia de la anglofilia enferma que profesaba Bolívar y cuando invito a que saquen conclusiones es en relación a esto, a las repercusiones que a los Estados americanos se les vinieron encima por esta adhesión a Gran Bretaña.

¿Desde cuándo citar equivale a estar de acuerdo?

Que Bolívar se exprese de una u otra forma contra España, contra él mismo -España no es solamente la península señor, ese es un gran error nada hispanista-, denota muchas cosas y es deber histórico conocer esos dichos.

No seamos obtusos.

En cualquier examen crítico de un episodio histórico se cita el pensamiento de sus actores.

Vamos muy mal si pretendemos conocer y revisar la historia, si no podemos ir directamente a los documentos de entonces o evitar citas, sin importar el contenido de estas.

Francisco

Comentario por coterraneus

Señor:
Le debo aclarar no ser hispanista de corazón como ud. dice ser; en cambio sí soy español y, además de serlo he servido
a mi Nación en los momentos dificiles de la admirada, interna–
cionalmente, transición española.
Desde la lejanía de mi obtuso conocimiento, no he citado ni me
he identificado cómo HISPANISTA; simplemente que no es de —
recibo el acudir al insulto, aunque sea “ENTRECOMILLADO” de
un alma que no está en este mundo, pero que sí lo utiliza otra que lo está, con la enorme deferencia de más de 190 años. O sea que, con todos mis respetos, nadie está en el derecho de –
definirse hispanista, cuando es corazón lo que prevalece en su
respuesta. Ud. se está refiriendo a ser “hispanista de corazón”
porque tiene una preparación y conocimientos muy concretos –
de una etapa cortisíma de independencia y replubicanismo. Pe-
ro los hechos se acabaron el 24 de Mayo de 1822. Desde esta
fecha hasta la actualidad, estariamos dialogando de otra histo–
ria. Por tanto, le situaría más como historiador que como “hispa
nista de corazón”.
Señor, ud. perdone, jamás he escrito que citar sea equivalente a estar de acuerdo. Aunque metaforicamente “no seamos obtu-
sos”, al menos el que suscribe comprueba cual es la deferencia
entre lo uno y lo otro. “Nuetra historia”, será la suya y ahí le en-
cajo más como historiador que como hispanista, aunque a pe- –
sar de confesarse de corazón.
Señor, ud. tambien transquibe, en el entrecomillado -España no es solamente la península ibérica señor, ese es un gran error —
nada hispanista-. Si se refiere a aquellos hechos históricos de
la época, efectivamente, estoy de acuerdo en que España NO –
ERA solamente la península ibérica, además lo eran las tierras
descubiertas. Hoy día la realidad es muy otra y, que casualidad,
muy pocos hispanistas aluden a otros imperios de la época,que
fueron actores de la obra. Efectivamente, no soy hispanista,lue-
go no puedo cometer errores de lo mismo. Cómo humano, he co
metido y aún realizo errores, pero involuntarios y sin ánimo de –
denigrar. No trato de conocer profundamente y revisar la histo–
ria, eso queda para quienes se dedican a esta interesante ma–
teria; la mía, sin dedicarme a élla, por vocación y satisfacción —
personal e inquietud por el saber, es la de penalista. Lo cual —quiera decir estar instruído en el Derecho Penal Internacional o
pertenecer a la Corte Penal Internacional. Parecida diferencia —
entre un hispanista y un historiador, por un decir, se pudiera. De
todas formas, mi admiración, profundo reconocimiento y respe–
to por éllos: LOS HISPANISTAS e HISTORIDORES.
Reciba un cordial saludo.

A.Morales

Comentario por Manolo




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: