coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


LA BURGUESÍA HA MARCADO NUESTRA ÉPOCA O UNA DISPUTA QUE NO NOS CORRESPONDE
enero 12, 2015, 1:18 pm
Filed under: Metapolítica | Etiquetas: , , ,

LA BURGUESÍA HA MARCADO NUESTRA ÉPOCA O UNA DISPUTA QUE NO NOS CORRESPONDE: Cada aspecto del mundo actual está marcado profundamente por la impronta burguesa. Al leer los periódicos, ver la televisión, ir al cine, leer un libro, asistir a un concierto o una presentación cultural, atender una propuesta socio-política -los conceptos de familia, matrimonio y propiedad vigentes son los de la burguesía-, “educarse” en un colegio o en una universidad, sin importar la tendencia ideológica de quienes estén por detrás -incluyendo todo el espectro de la izquierda a la derecha con minúscula-, somos testigos de como la idiosincrasia burguesa genera el material de cada uno de estos “productos” -todo es comprable y vendible-, condicionando así las tendencias y necesidades creadas de la gente. Obviemos el hecho de que géneros literarios como la novela son netamente burgueses, o que los periódicos mismos también son el resultado de las necesidades burguesas, o que peor todavía, el igualitarismo social y político es la bandera de la burguesía -la izquierda, también burguesa, la recoge de allí- contra todo lo que es más que ella. Quienes nos encontramos por sobre y por fuera las aspiraciones burguesas tenemos un “mercado” -utilicemos los términos economicistas burgueses usados desde Smith hasta Marx- limitadísimo que no responde a nuestras exigencias y necesidades reales, así muchas veces por confusión o debilidad tenemos que plegar al consumo de materiales y servicios culturales y político-sociales inferiores a nuestros anhelos y expectativas, producidos por la burguesía. En lo social el snobismo se ha confundido con lo aristocratizante, en lo político el nacionalismo ha plagado la mente de muchos opuestos de la burguesía, aún cuando las naciones han sido el principal medio de expansión y afirmación de la burguesía. Discriminación es una palabra tabú en nuestra época, utilizada como caballo de batalla en las lides políticas y socio-culturales, sin embargo, la burguesía ha discriminado históricamente -y sigue discriminando- las preferencias políticas, sociales y culturales de cualquier otro grupo social, basados en el mito de la individualidad a pesar de su propia actuación gregaria. Su “clase” -para seguir utilizando términos burgueses- ha infectado a todas las demás, así la baja pretende con su propia producción ascender al nivel burgués -V.g. reggaeton-, y la alta, que en nuestros países es el resultado histórico de la mimetización de la burguesía, se ha confundido plenamente con ésta -dando por resultado las oligarquías nacionales-. Ante todo esto, existe una disputa interna en el proceso de transformación y acomodamiento de nacientes capaz burguesas que están reemplazando a anteriores en varios países de la región, del continente (Ecuador, Bolivia, Argentina, Venezuela). Muchos que han pretendido oponerse a la burguesía participan plenamente de ésta disputa, sin darse cuenta que no les pertenece, que no les corresponde si en verdad quieren oponerse y derrotar a la burguesía. Como en mi caso, me encuentro fuera de esa realidad y de ese mundo. Mi disputa es en contra de cualquier forma de burguesía que pretenda seguir fijando los límites de la acción política, por tanto humana y sobre humana asimismo. Dejarse encandilar por disputas ajenas es propio de obtusos que terminan beneficiando a la lógica de crecimiento, mantenimiento y expansión de un tercero. Ya lo dije alguna vez, a la burguesía no se la combate con proletariado, mucho menos con disidencias burguesas, se la combate con aristocracia. Una aristocracia que se reconoce por sobre los límites propios, por sobre las fronteras nacionales, ideológicas, y hasta de estirpe muchas veces.

Simpliciter Francisco 

“El dinero, no la máquina, hace avanzar la racionalización del mundo. El dinero sujeta a la circulación mercancías e individuos a sus propios imperativos, así como la Tierra y la naturaleza habían sujetado previamente al campesino a sus ritmos. ‘Pero la Tierra es algo real y natural; el dinero es algo abstracto y artificial, una mera categoría como la virtud’ en el pensamiento de la Ilustración. Sin raíces en la esencia humana, el dinero amenaza con establecer una dictadura de la informidad personal sobre el mundo estructurado y personal de la aristocracia, la ‘materialización de la sangre y la raza, un ser (que se encuentra) en la forma más completa que se pueda concebir’. El precursor histórico de la inteligencia moderna, el contratipo de la aristocracia y el campesinado, fue el sacerdocio. Hundido en abstracciones como se encontraba, Spengler se refiere al sacerdocio como un ‘ser sin raza… independiente de la tierra, atemporal, ahistórico’.” – Jeffrey Herf en y sobre Oswald Spengler: Antinomías burguesas, conciliaciones reaccionarias.


1 comentario so far
Deja un comentario

Gracias

Date: Mon, 12 Jan 2015 18:18:10 +0000 To: wilsonluna2012@hotmail.es

Comentario por Wilson Luna Gmez




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: