coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


EL PROBLEMA NO ES EL DINERO, EL PROBLEMA ES EL CRECIMIENTO DESCONTROLADO DE IMBÉCILES
mayo 20, 2015, 11:45 am
Filed under: Debate, Exégesis, Metapolítica | Etiquetas: , ,

EL PROBLEMA NO ES EL DINERO, EL PROBLEMA ES EL CRECIMIENTO DESCONTROLADO DE IMBÉCILES: El rasgo más repugnante de nuestro momento histórico es la democratización de cada aspecto del devenir humano. Existe desde hace siglos –justo desde el irrumpimiento del capitalismo moderno- una controversia en torno a las propiedades intrínsecas del dinero, sin embargo es un debate estéril, debido a que éste no es más que una herramienta, como lo podría ser un destornillador, un martillo o un cuchillo. No cabe juicio moral entonces sobre si el dinero es bueno o malo –o positivo o negativo, mejor-, sería como debatir si un martillo es bueno o malo, puesto que puede servir para construir como también para matar a alguien a martillazos en la cabeza, por ejemplo, y se si quisiera ahondar también sería debatible en su último uso si fue “bueno” o “malo”. El gran problema de nuestro tiempo es la proliferación y la democratización de la imbecilidad, la masificación de los imbéciles y su aceptación como normalidad. Tal es así, que con las drogas vemos como su uso masivo va degradando en su conjunto a las sociedades humanas, mas en otro momento histórico, su uso adecuado por una capa específica de una sociedad significaba un equilibrio permanente del conjunto –la democratización de las drogas, no su uso, es otro de los problemas actuales. Con el dinero sucede lo mismo, no es un problema en sí, EL PROBLEMA ES QUE LA RIQUEZA SE ESTÁ DEMOCRATIZANDO CADA VEZ MÁS (las ideologías políticas que propugnan la redistribución de la riqueza antes que el perfeccionamiento del ser en todas las capas sociales, son parte principal de ésta problemática catastrófica). Una fortuna en un Habsburgo servía para fundar un Imperio, por ejemplo, hoy una fortuna en cualquier hijo de vecino que la adquirió o heredó por los medios que fuere sirve para que se abra una cuenta de Instagram y suba fotos de sus imbecilidades en una permanente búsqueda de afirmación externa o para que, en el mejor de los casos, viva bien junto a su prole y congéneres imbéciles, dejando demasiados de éstos regados por el mundo. La raíz del inconveniente es ontológica. Una mula con patines de hielo no pasará de ser una mula con patines de hielo, por el contrario, un campeón olímpico con patines de hielo será un campeón olímpico. Vivimos una especie de contra selección natural. Así, por poner una cifra cualquiera, 10 millones de dólares para un cualquiera serán 10 millones desperdiciados en una vida que nunca valió ser vivida, en una vida para el basurero de la existencia con todo el legado negativo y expansivo del detritus que deja; en cambio, 10 millones de dólares para un señor, significarían por lo menos la expansión de sus potencialidades y perfeccionamiento si no el incendio total del mundo tal como lo conocemos. Pero existen cosas que no se compran, la sangre y su espíritu inherente es la más importante de todas ellas.

instagram_imbeciles