coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


TABULA RASA
julio 28, 2015, 10:17 pm
Filed under: Entropía, Exégesis, Francisco sin tierra, Metapolítica, Sigue tu corazón | Etiquetas:

TABULA RASA

tabula_rasa

Un año más transcurre, y con ello una serie de hechos y eventos de carácter mundial, regional y nacional nos hacen reafirmar con absoluta vehemencia de que el mundo y la civilización moderna ni siquiera sospecha de la magnitud de su decadencia; se ha llegado a un estado tal de cosas que lo ÚNICO que podemos avizorar con seguridad es su DESTRUCCIÓN TOTAL, para que se configure la conocida frase de borra y va de nuevo- Tabula Rasa.

Uno de los autores tradicionales más significativos del siglo pasado fue el francés René Guénón, quien en su célebre obra titulada “La Crisis del Mundo Moderno” cuya primera edición data de 1921, señalaba pormenorizadamente cada uno de los aspectos en los cuales radicaba la decadencia propia del mundo moderno.

En este sentido, vale hacer una aclaración respecto a lo que entendemos por mundo moderno, pues puede tomar cierta confusión y prestarse a equívocos. Cuando nos referimos al mundo moderno, y su respectiva crisis y decadencia, no lo hacemos respecto de la presente época, contemporánea si se quiere, o quizás a la de los últimos siglos. La modernidad representada no como algo temporal sino como un alejamiento del Principio, y representada en sentido amplio por el materialismo, ha estado latente desde miles de años atrás, desde los orígenes de la existencia del hombre, dos visiones han estado presentes en el mundo, la Tradicional y la Moderna.

A pesar de que en las sociedades o civilizaciones tradicionales existían ciertas corrientes modernas, éstas eran superadas por el espíritu de la Tradición, dicho de otro modo primaba la Tradición por sobre la modernidad.

Las distintas tradiciones existentes en el mundo hablan de edades o períodos en las que se desarrolla el ciclo del hombre (En la doctrina Hindú se conoce como Manvantara), así: un período o Edad de Oro correspondiente a las sociedades divinas, celestiales; una Edad de Plata; una Edad de Bronce, y una Edad de Hierro u Oscura (Los hindúes la conocen con el nombre de Kali-Yuga), período que estamos viviendo.

Guenon habla de los inicios del mundo Moderno (Edad Oscura) y se remonta hace seis mil años atrás, época en la que las civilizaciones comienzan a padecer de ciertos factores que van oscureciendo el camino a la verdad: la sabiduría la poseen unos pocos y ésta sabiduría no humana de a poco va perdiendo su esencia, el fuego originario comienza a debilitarse, sostiene.

Sin embargo, el citado autor francés señalaba de que a pesar de tener la edad oscura ya miles de años de existencia, surgían “enderezamientos” propiciados, como decía Julius Evola, por grandes movimientos transformadores de la faz del mundo, tendientes todos ellos a restablecer el orden tradicional. Salvo contadas excepciones, en los últimos siglos la regla general ha sido la prevalencia de la modernidad por sobre la Tradición, lo que nos hace pensar que la caída y decadencia del mundo Moderno tocará fondo, si es que ya no lo ha hecho.

No existe campo en el presente mundo cuya esencia no esté subvertida: la política, la economía, la ciencia, la religión, todas ellas responden a la naturaleza del hombre moderno, del hombre de la raza fugaz, el materialismo; sus fines no son otros que la búsqueda del ansiado “progreso”, la satisfacción de los placeres, el hedonismo.

Rechazamos cualquier intento enmascarado propiciado por miles de grupos que enarbolan la bandera del cambio de “sistema” sea político, económico, jurídico, etc. Estos siempre parten de una visión material, igualitaria, plebeya, baja de la vida, desconociendo cualquier otra realidad y principio superior. Vivimos pues, en palabras de nuestro autor, en los signos de los tiempos.

¿La destrucción de la civilización del mundo moderno será universal? Todo parece indicar que sí, dudamos que Oriente atraviese una crisis superficial como señalaba Guenón, y más bien avizoramos que el germen moderno arrastrará por completo a Oriente, aunque esto le tome un arduo trabajo, pues constituye, a perjuicio de algunos, el último baluarte de la Tradición.

En ningún momento pretendemos insinuar que la destrucción total del mundo moderno implique una atenuación o desaparición del espíritu Tradicional, ya que como bien lo señalaba Guenón éste es superior a la muerte., mientras que lo moderno es efímero. Ni siquiera el afirmar que en los actuales momentos la llama de la Tradición se haya apagado, pues ésta arde en las almas y espíritus de quienes luchamos, como decía Evola, desde todas las latitudes de la tierra, en una batalla sin precedentes, siendo sus portadores.

Quienes afirmamos la primacía del espíritu por sobre la materia, la Tradición por sobre la Modernidad, no podemos hacer mas que escoger entre 2 vías: la acción o la contemplación.

Corresponde pues, como vía válida para la trascendencia la Acción encaminada en los tiempos actuales ya no a la Creación sino a la Destrucción, la misma que dará lugar al nacimiento a una nueva civilización, bajo un nuevo período o edad (Edad Áurea). Para la segunda vía (contemplación) corresponde una profunda ascesis, sobreviviendo sin desfallecer, asumiendo siempre el hombre de la Tradición los valores tradicionales: honor, fidelidad, verdad. ¡NOSOTROS NO MORIREMOS!

Por el Castigo que te mereces


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: