coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


MAYA, LA REALIDAD ES UNA ILUSIÓN, LA IGNORANCIA DE LA VERDADERA REALIDAD
agosto 11, 2015, 11:35 pm
Filed under: Entropía, Exégesis, Sigue tu corazón | Etiquetas: , ,

MAYA, LA REALIDAD ES UNA ILUSIÓN, LA IGNORANCIA DE LA VERDADERA REALIDAD

maya

Maya es una palabra sánscrita que significa ilusión. Es ilusorio todo cuanto tiene principio y tiene fin por mucho que dure, sólo es real lo inmutable y eterno, el Absoluto, la Causa suprema. El universo visible no es más que una gran ilusión, puesto que tiene principio y fin y está envuelto en incesantes cambios.

Sin embargo, este doble concepto de lo real y lo ilusorio se ha exagerado hasta límites morbosos e incongruentes, por no distinguir lo relativo y lo absoluto. Sin esta previa distinción se pierde el entendimiento, se enferma la voluntad, desfallece el ánimo y cae el hombre en la honda charca del falso y morboso misticismo de abominar el mundo y la carne con la pretendida intención de que el espíritu recobre su perdida pureza y dignidad. Para nuestra conciencia vigílica, la que tiene conocimiento de la existencia de las cosas, para la que percibe con los cinco sentidos todo cuanto percibimos no es ilusorio sino real y muy real para nosotros. Lo que percibimos nos afecta realmente. El sol que nos alumbra, el planeta en el que vivimos, las ordinarias vicisitudes de nuestras vidas, no son ciertamente ilusorios para nuestra consciencia vigílica, son indudables realidades.

Pero por otra parte consideremos que ese mismo sol que nos alumbra se apagará un momento sin dejar chispa de su luz; que los astros podrán girar en sus órbitas por millones de años, pero también desaparecerán; y nuestro planeta tampoco es eterno, también llegará el instante de su desintegración.

Lo mismo cabe para nuestra personalidad. Penas y alegrías sólo son reales mientras las experimentamos. El placer y el dolor sólo tienen realidad mientras los sentimos. Una vez pasados es como si no hubiesen existido. La vida misma parece un sueño cuando se la mira en retrospectiva y ni hablar cuando se la ve hacia el futuro, pasado y futuro no existen. Mas, en medio de todas estas emociones, permanece en algunos la personalidad, la conciencia del “yo soy yo”, que nunca deja de ser para nosotros una realidad que podría elevarse hasta el Yo absoluto.

Por lo tanto, lo ilusorio, lo mayávico se ha de entender en comparación con el Absoluto, con lo que no se altera, ni se muda, ni se cambia, aunque su eterna unidad se manifieste en la diversidad del mundo objetivo y de los seres que lo pueblan. En las manifestaciones creadas del Principio increado.

Maya es la ignorancia de la verdadera realidad. Consiste en creer que nuestra perecedera individualidad con sus necesidades fisiológicas, sus encontradas emociones y mutables pensamientos es nuestro verdadero ser, sin considerar que el cuerpo ha de morir inevitablemente, que las emociones son pasajeras por mucho que duren, que los pensamientos varían, aunque nos parezcan firmes e inmutables en tal o cual convencimiento que el devenir se encargará de quebrantar.

La ignorancia forja la ilusión de que el universo objetivo existe por sí mismo y que ha de existir eternamente y que desde toda la eternidad existió tal como lo percibimos ahora, aun cuando sabemos que ha tenido principio y tendrá fin, y cuando el fin del universo llegue será como si nunca hubiese existido, mientras que la energía divina, la Causa suprema, el Absoluto permanece sempiternamente entre la emanación y la disolución de los sucesivos universos.

La ignorancia y el orgullo ciegan al hombre en sus vanos logros para que no vea el aspecto subjetivo de la vida, de modo que sólo ve el universo material, lo objetivo.

Pero cuando el real conocimiento abre los ojos del espíritu, ve el hombre ambos aspectos, el subjetivo y el objetivo y vive entonces en el mundo de lo real a pesar de vivir en el mundo de las transitorias relaciones.

Es necesario para no ser víctimas de la ilusión  que la visión de la realidad absoluta gobierne y guíe nuestra relación con el mundo objetivo. Si mantuviéramos la mente tan solo fija en el aspecto material de la vida nos acarrearíamos indecibles sufrimientos e insatisfacciones.

Nuestras actividades materiales deben estar guiadas por la iluminación del espíritu, con la plena certeza de lo que estamos haciendo ha de servir para nuestro adelanto en el sendero de la perfección. Se debe conciliar lo subjetivo y lo objetivo, se debe conciliar lo espiritual y lo material, se debe conciliar el mundo interior y el mundo exterior. De esta conciliación armonía de ambos mundos deriva el goce de la vida terrena para el adelanto de nuestra trascendencia. Sin dicha conciliación, están en perpetua guerra el espíritu y la carne, lo subjetivo y lo objetivo, de donde proceden los sufrimientos, penas, dolores, enfermedades, tribulaciones y asperezas cuyo saludable rigor acaba por despertarnos al conocimiento de la realidad de la vida.

La conciliación y armonía de lo espiritual y material, de lo subjetivo y objetivo, no significa como le parece al misticismo malsano y morboso, una componenda entre Dios y Satanás, hablando en términos cristianos, no es como se dice vulgarmente, encender una vela a San Miguel y otra al Diablo, sino por el contrario espiritualizar lo material en vez de desecharlo por abominable, someter lo objetivo, rendir lo relativo al dominio de lo absoluto, hacer del cuerpo y del mundo externo nuestros esclavos y servidores, en vez de esclavizarnos a ellos, en una palabra: vencer la ilusión y vivir en el mundo de lo real, de la eterna unidad en medio de la transitoria y relativa complejidad.

MAYA, LA REALIDAD ES UNA ILUSIÓN.


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: