coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


“ENDOWMENT FUND” PARA LA HISPANIDAD

El que quiera oír, que oiga… Lo importante es que esta idea sea recogida por alguien algún momento:

“ENDOWMENT FUND” PARA LA HISPANIDAD

Estimados amigos hispánicos e hispanistas: Un “endowment fund”, sepan disculpar el anglicismo, es un fondo establecido por una institución en el que se aporta con fines específicos para operaciones con propósitos específicos. Los retiros de éste son específicamente para esos propósitos. Este tipo de fondos financieros son usualmente utilizados por organizaciones sin fines de lucro, como universidades, institutos culturales, hospitales, etc., y se basan en donaciones y aportes de los socios de la institución.

A qué viene todo esto. Y bueno, es una propuesta de proyecto que seguro será de su interés. No tengo el gusto de conocerles en persona, pero todos nosotros compartimos el ideal de la Hispanidad y en nuestra medida hemos luchado por aquel.

No me quiero extender, así que seré simple, liso y llano: La vía política y casi cualquier otra está agotada para nosotros de casi cualquier forma en este punto de la decadencia global, es decir dentro del sistema del Estado-nación inscrito en el sistema-mundo de la globalización hacia el Nuevo Orden Mundial, desde México a Argentina, pasando por España, y por supuesto Ecuador, mi país, mi patria chica. Así, nuestra única solución es crear nuestro propio medio de supervivencia y perpetuación contra más de dos siglos de mentiras y putrefacción de nuestra gente. Es decir, crear nuestro propio Estado (a quien le interese profundizar puede leer este artículo mío:https://coterraneus.wordpress.com/…/del-fin-del-estado-naci…/ ). El primer paso para esto es adquirir tierras y crear primero una comunidad, y posteriormente extender los territorios y las comunidades, una vez que el núcleo fundacional sea capaz de auto-sustentarse y expandirse. Tal como Pelayo en Covadonga, tenemos una reconquista por delante.

Para esto, señores, necesitamos dinero. Seamos realistas. El fondo propuesto es el adecuado para un proyecto de este tipo. El mismo debe funcionar como una sociedad empresarial, donde los socios aporten anualmente una cuota y a su vez seamos capaces de recolectar donaciones de terceros de todos los montos, de ser posible grandes donaciones de potentados económicos que puedan estar interesados en la defensa de la Hispanidad, si existieran, de ser necesario en el discurso debemos vincular sus intereses económicos a nuestro objetivo. Miles, quizá decenas y cientos de miles de hispanistas hay en el mundo, debemos buscarlos a todos ellos mediante las vías virtuales que facilitan las cosas hoy por hoy, específicamente mediante una sola página web que aglutine el proyecto, dándole el nombre que deba tener, para así ofrecerles el servicio del proyecto. Como casi nadie, por muy convencido que esté, da nada a cambio de nada, debemos ofrecer servicios específicos a cambio de las donaciones y la sociedad: una revista virtual cuyo costo es prácticamente nulo, para quienes aporten un básico, y para los “socios mayoritarios” por utilizar jerga capitalista, debemos ofrecerle ser parte plena del proyecto, con ocupación de la tierra, del feudo venidero.

Es decir, necesitamos accionistas, y sé que suena extremadamente capitalista esto último, pero es necesario movernos así, no podemos ser ilusos, que esa ilusión nos ha costado siglos desperdiciados. No todos podrán ir a vivir una vida así, por cuestiones familiares, sociales, personales, etc., incluyendo quizá algunos de ustedes, pero cuando lo concretemos sabrán que por lo menos tienen un lugar donde refugiarse entre los suyos de la modernidad que se cae a pedazos. Aprendamos de nuestros enemigos: la solidaridad, la paciencia y la planificación con décadas, siglos inclusive, son su fortaleza.

Finalmente, para que no se crea que yo pueda tener intereses económicos en una idea así, estoy convencido de que un tercero que no sea yo en un tercer país, que no sea Ecuador, es quien deba ser nombrado administrador del fondo, quien debe tener un sueldo para poder llevar adelante la tarea administrativa del fondo, del cual por supuesto deberá rendir cuentas permanentemente. El fondo, el proyecto y su ejecución deberá estar dirigido por una Junta –de la cual por supuesto seríamos los fundadores- que sea la que tome las decisiones en todos los casos, jamás el administrador. A mí se me ocurre que Argentina, el país más hispánico de América con disponibilidad de espacio despoblado y un Estado débil (o quizá España), o Bolivia por su situación y circunstancias estratégicas, son un buen lugar para establecer el fondo e iniciar la ejecución del proyecto a partir de un monto base señalado al cual deberemos llegar, quizá 100 mil dólares es una buena base, para la compra de las tierras. También parte del fondo podría servir para publicaciones de divulgación y para la formación de un “think tank” capaz de influir en el entorno en beneficio nuestro, sin embargo, pienso que debemos tener un perfil bajo. Más allá de dar a conocer esto públicamente, como lo será.

En fin, es tan sólo una idea, pero de ideas se ha forjado la historia del Hombre.

Francisco sin tierra

“Cataluña fue una de las regiones de España más tradicionalista. He aquí el estandarte, cubierto de gloria, de los zuavos carlistas catalanes de la guerra de 1873. Defendiéndole murieron sucesivamente cinco oficiales de las fuerzas de la tradición.” Y ASÍ TERMINA TODO, HASTA LA MÁS TRADICIONALISTA DE LAS REGIONES DE LAS ESPAÑAS

“Cataluña fue una de las regiones de España más tradicionalista. He aquí el estandarte, cubierto de gloria, de los zuavos carlistas catalanes de la guerra de 1873. Defendiéndole murieron sucesivamente cinco oficiales de las fuerzas de la tradición.” Y ASÍ TERMINA TODO, HASTA LA MÁS TRADICIONALISTA DE LAS REGIONES DE LAS ESPAÑAS



COSME LÓPEZ Y OTROS – LOS PRIMEROS QUITEÑOS EN EUROPA

COSME LÓPEZ Y OTROS – LOS PRIMEROS QUITEÑOS EN EUROPA

HuamanPoma2_criollos

Parte de la visión sesgada y unilateral del proceso histórico que significó la Conquista y el Poblamiento de las Indias Occidentales o América por parte de la Corona de Castilla, es creer que no existió intercambio humano de un continente a otro, sino solamente “ocupación” del uno (Europa) por sobre el otro (lo que sería América). En términos actuales, la movilidad humana desde América hacia Europa desde el primer momento del proceso histórico mencionado fue muy amplia y hasta ahora muy poco estudiada y comprendida. Se ven criollos y mestizos de todos los rincones conquistados ir y venir por el Atlántico y de un lado a otro de América (numerosos son, por ejemplo, los conquistadores mestizos de América del Sur, demostrativamente véase el caso de Buenos Aires, donde casi la totalidad de sus fundadores y primeros pobladores eran mestizos biológicos aunque europeos culturalmente hablando, idos desde el Paraguay – Valga recordar que las primeras generaciones de mestizos americanos, lo vemos en México como en el Paraguay, siempre fueron considerados castellanos o hispanos como sus padres), dejando en muchos casos descendencia en ambos lados del Océano. Me remitiré en este caso, como es evidente, a mi Reino o Provincia ultramarina de la Monarquía Hispánica: Quito.

La villa de San Francisco de Quito fue asentada el 6 de diciembre de 1534 en el actual emplazamiento de la ciudad, siendo la capital de su provincia hispana homónima por casi tres siglos. Apenas poco más 20 años después, en 1555, es decir en la primera generación de criollos y mestizos quiteños y quitenses (quiteño, gentilicio de los nacidos en San Francisco de Quito; quitense, gentilicio de los naturales de la provincia, después Real Audiencia de Quito), se tiene la constancia documental del primer quiteño en tierras europeas, de la Castilla peninsular: Cosme López, “vecino y natural de Quito, hijo de Diego López y de Leonor de Andía, soltero” y por supuesto, mozo todavía, quien además se disponía a volver a Quito para entonces. Además se distingue a los siguientes en la documentación disponible en el Archivo General de Indias: En 1557 están en la Península los hermanos Ruy Gómez de la Cámara y Martín Rojas, “naturales de Quito, vecinos de Antequera”, mestizo el primero, hijos del conquistador Alonso de Gómez Adalid y de Leonor Palla (india noble) el primero; y criollo el segundo, hijo de Inés de Rojas. También evidenciamos así que si bien el mestizaje se produjo desde el primer momento, el criollaje también, en la primera generación posterior a la conquista nacieron criollos –hijos de padre y madre europeos en América-, desmintiendo así varios puntos de la Leyenda Negra, como la supuesta ausencia total de mujeres en la Conquista, ni hablemos de las familias completas que se trasladaron en la décadas posteriores desde los Reinos Peninsulares a los Ultramarinos.

El 29 de diciembre de 1557 Juan de Rioja, “de color mestizo” pasa a la “Provincia de Quito, por ser natural de ella”, desconociendo desde cuando había estado en la Península. Para 1559 consta la presencia de Francisco Bernardo de Quirós en Sevilla –quien ya estaba en la Península por lo menos desde antes de 1556-, “natural de San Francisco de Quito”, que para la fecha era servido por un criado peninsular, Alonso Pérez.

Así comprobamos la presencia de al menos cinco quiteños y quitenses en los reinos peninsulares en la inmediata y primera generación posterior a la conquista. En casos como el de la Isla Española, los casos se cuentan por centenas, debido a  lógicas cuestiones cronológicas para el momento.

Se encuentran, así mismo, otros (por lo menos 3) “vecinos de San Francisco de Quito” en éste primer cuarto de siglo posterior a la fundación de la ciudad en Europa, sin embargo al no señalar si son o no naturales de la misma, no se puede consignar su presencia aquí.

Francisco Núñez del Arco Proaño



LAS VENAS ABIERTAS DE AMÉRICA LATINA: REVISANDO SUS FUENTES – I PARTE

Ha muerto Eduardo Galeano en días pasados, el mayor teórico del indigenismo progresista de la América Latina, que no Hispana, del siglo XX.

Junto a un grupo de ecuatorianos estudiosos de la historia, preparamos hace pocos meses un trabajo sobre las fuentes de la principal y más reconocido obra del uruguayo: “LAS VENAS ABIERTAS DE AMÉRICA LATINA”. A continuación comparto la primera parte del mismo, para su conocimiento y difusión:

Las-Venas-Abiertas-de-America-Latina

LAS VENAS ABIERTAS DE AMÉRICA LATINA: REVISANDO SUS FUENTES – I PARTE (AUTOR: GRUPO MULTIDISCIPLINARIO DE ESTUDIOS HISTÓRICOS ECUATORIANOS)

Según el muy difundido libro “Las Venas Abiertas de América Latina” del uruguayo Eduardo Germán María Hughes Galeano, España en su historia multi-continental fue una nación saqueadora, inmoral y sus habitantes y gobiernos peninsulares lo fueron de la misma manera.

Cabe destacar, sin embargo, algo interesante acerca de los autores citados en sus fuentes. Desde su 1era hasta su 50ma cita bibliográfica.

Gonzalo Fernández de Oviedo (1478 – 1557), cronista español, con una obra extensa de varios tomos enciclopédicos, de la cual el autor tomó una sola frase.

La Leyenda e Historia de Potosí Colonial del siglo XVI y XVII
(6 fuentes):

1) Gonzalo Fernández de Oviedo (1478 – 1557), una sola frase.

2) Luis Capoche (1547 – ?) Español. (Publicación de 1585).

3) Nicolás de Martínez Arzanz y Vela (?-?) (¿Bolivia?) (Publicación de 1705)

4) Pedro Vicente Cañete y Domínguez (1749 – 1816). Paraguayo. (Publicación de fines del siglo XVIII).

5) Jaime Molins, argentino. (Publicación de 1882)

6) Vicente G. Quesada, (1830 – 1913) argentino. (Publicación de 1890).

Para continuar con la historia de Potosí de los siglos XVIII y XIX, usa 4 fuentes:

1) D. Joseph Ribera Bernárdez, Descripción breve de la muy noble y leal ciudad de Zacatecas (Obra de 1732)

2) Luis Marmolejo (1834 – 1885), sacerdote e historiador mexicano. (Obra de 1883)

3) José María Luis Mora Lamadrid (1794 – 1850) (Obra de 1836)

4) Luis Chávez Orozco (1901- 1996) (Obra de 1937)

Para la historia colonial de Potosí, de los siglos XVIII y XIX, el autor menciona información respecto a distintos momentos que transcurrieron a lo largo de los dos siglos, para lograr una obra difuminada (algo parecido al estilo de los pintores impresionistas franceses).

Y para hablar pasajes extensos y panorámicos sobre la historia del período colonial de Potosí , menciona a dos autores modernos y contemporáneos:

1) Gustavo Adolfo Otero Vértiz (1896 – 1958). (Obra de 1958). Varios párrafos de su obra.

2) Fernando Carmona de la Peña (1924 – 2001). (Obra de 1968). Varios párrafos de su obra.

Autores modernos y contemporáneos, según su origen, el cual nos habla sobre su pensamiento:

Franceses

Henri Lorin (1866 – 1932), geógrafo, sociólogo y diputado francés.

Roland Émile Mousnier (1907– 1993), historiador francés que realizó estudios comparativos entre civilizaciones.

Jacqueline Beaujeu-Garnier (1917 – 1995) fue una geógrafa francesa. Una de las principales geógrafas feministas del siglo XX.

Italia

Antonello Gerbi (1904 – 1976), historiador italiano y economista.

Antonello Gerbi, de origen hebreo, auspiciado por la fundación Rockefeller para sus estudios en Londres, Berlín y Viena, trabajó en la Banca Comercial Italiana. En 1938 lo transfirieron al Banco Italiano de Lima, donde escribió La Disputa del Nuevo Mundo, libro de historia sobre el Perú.

España

José María Ots Capdequí (1893–1975) historiador español del Derecho, especialmente del Derecho colonial en América, también denominado Derecho Indiano.

Catalanistas

Luis Nicolau D’Olwer (1888 – 1961), político español de ideología catalanista y republicana.

Jaume Vicens Vives (1910 – 1960) historiador español del catalanismo del siglo XX.

Uruguayos

Daniel Vidart, (1920), antropólogo uruguayo y escritor.

Guillermo Vázquez Franco (1924), profesor de historia uruguayo e investigador.

Bolivianos

Gustavo Adolfo Otero Vértiz (1896 – 1958), escritor boliviano de sátira, drama y novela, pasando por la sociología, ciencia política, geografía e historia.

Enrique Finot (1891 – 1952), escritor boliviano, historiador, político y diplomático.

Mexicanos

Miguel León-Portilla (1926), filósofo mexicano e historiador, experto en materia del pensamiento y la literatura náhuatl.

Luis Chávez Orozco (1901- 1996), fue un profesor mexicano, sindicalista, funcionario público e historiador.

José María Luis Mora Lamadrid (1794 – 1850), fue un sacerdote mexicano , político, ideólogo e historiadordel siglo XIX.

Fernando Carmona de la Peña (1924 – 2001), mexicano Licenciado en la Escuela Nacional de Economía (ENE), UNAM.

Estadounidenses

Earl J. Hamilton (1899-1989), historiador estadounidense.

Paul A. Baran (1910 – 1964), economista ruso – norteamericano, conocido por sus puntos de vista marxistas.

Lewis U. Hanke (1905 – 1993), historiador estadounidense, hispanista e hispanoamericanista.

Británicos

Hacquetta Hawkes (1910 – 1996), arquéologa británica y escritora

John Lynch (1927), profesor británico emérito de Historia Latinoamericana en la Universidad de Londres.

Sir John Huxtable Elliott (1930), historiador británico eminente.

Paul Thompson (1935), historiador oral británico. Profesor de Investigación en la Universidad de Essex.

Josiah Condier (1789–1855), editor británico del periódico abolicionista El Patriota y de la enciclopedia geográfica El Viajante Moderno.

Henry F. Dobyns, etnohistoriador, británico.

Brasil

Darcy Ribeiro (1922 –1997), antropólogo brasileño. Ministro de Educación en Brasil.

Promotor de reformas universitarias en Brasil, Chile, Perú, Venezuela, México y Uruguay, al abandonar el país al golpe de estado de Brasil en 1964.

Darcy Ribeiro basa su obra citada, Las Américas y la Civilización, en la de:

Arnold Joseph Toynbee (1889 – 1975), historiador británico.

Argentinos

Jaime Molins, argentino. (Publicación de 1882)

Vicente G. Quesada, (1830 – 1913) argentino. (Publicación de 1890).

Jorge Abelardo Ramos Gurtman (1921-1994), político argentino, historiador y escritor , creador de la corriente política e ideológica llamada la “Izquierda Nacional” (con influencia intelectual en Argentina, Uruguay, Bolivia y Chile).

Sergio José Bagú Bejarano (1911 – 2002). Periodista argentino, abogado, historiador y sociólogo. Ocupa un lugar destacado entre los pensadores de América Latina en el siglo XX y dentro del marxismo latinoamericano.

Marxistas alemanes

Ernest Ezra Mandel (1923– 1995), revolucionario alemán y teórico del Marxismo.

André Gunder Frank (1929 – 2005) fue un economista y sociólogo alemán y uno de los creadores de la teoría de la dependencia en los 60, considerándose él mismo como un neomarxista y economista radical.

Comentario

Como podemos evidenciar, los autores contemporáneos y modernos citados en esta obra provienen de distintas nacionalidades. De los más de 30 autores modernos y contemporáneos citados, no es de sorprenderse que solo haya tres autores españoles. Un jurista de las Indias y dos ideólogos independentistas catalanistas.

Tampoco es de sorprenderse que el libro recoja, desde su 1ra hasta su 50ma cita, apenas una sola frase de un cronista español de la conquista de América: Gonzalo Fernández de Oviedo (1478 – 1557), que tiene una obra cuasi enciclopédica; Pero, aun así, el autor de este libro ha decidido escoger solo una frase.

La fuentes primarias se obvian u omiten directamente.

No se encuentra en la bibliografía ningún catedrático hispanista, defensor de la Monarquía Universal Hispánica (por mencionar a este punto de vista histórico y académico, que existe).

De los autores europeos citados en la bibliografía de la obra: desde la 1ra hasta la 50ma cita, de 30 de ellos, seis son británicos, tres son estadounidenses, tres son franceses, tres son españoles (siendo dos de ellos independentistas catalanistas), dos son alemanes (marxistas) y uno es judeo-italiano.

De los autores latinoamericanos (desde la 1ra hasta la 50ma cita), cuatro son argentinos, cuatro son mexicanos, dos son bolivianos, dos son uruguayos y uno es brasileño.

Encontramos autores con marcadas tendencias políticas, como las del marxismo teórico. Particularmente, dos autores alemanes de esa línea, un economista estadounidense y dos políticos argentinos de dicha línea socio-política.

En las fuentes bibliográficas de los británicos y de Darcy Ribeiro, de Brasil, encontramos la tendencia del enciclopedismo británico (valga la redundancia), pues, probablemente, los británicos son los que han modelado los lineamientos generales de la Historia Universal, sobre todo para lo que se enseña de Historia en Latinoamérica.

También encontramos autores decisivamente influyentes en el pensamiento académico universitario de Hispanoamérica (que, como ya mencionamos, sus raíces bien podrían venir de la doxología que los británicos han ejercido sobre la historia; pues no olvidemos que la ubicación del meridiano de Greenwhich fue una decisión aplicada a todo el mundo, pero decidida, valga la redundancia, solo por los británicos).

Un ejemplo de un autor académicamente influyente, a revisar:

– Darcy Ribeiro, de Brasil.

Fue Ministro de Educación de su país e hizo reformas universitarias en Chile, Perú, Venezuela, México y Uruguay.

¿En qué consistieron esas reformas universitarias en tantos países latinoamericanos?

Sorprende (o tal vez no) que, de los autores latinoamericanos citados, la mayoría sean argentinos y mexicanos de marcada alineación política de izquierda.



Los Núñez del Arco: Un caso de poder político criollo americano en la Monarquía Universal Hispana y el fundamentalismo chauvinista historiográfico ecuatoriano. Una breve reflexión.

Los Núñez del Arco: Un caso de poder político criollo americano en la Monarquía Universal Hispana y el fundamentalismo chauvinista historiográfico ecuatoriano. Una breve reflexión.

La vida es como un arco; el alma es como una flecha; el espíritu absoluto como la diana a traspasar.

Sabrá el lector disculpar lo largo del título de esta sucinta nota -que más parece propio del siglo XVI que del XXI y que tan solo adolece de dedicatoria que en su momento tendrá- y la cantidad de adjetivaciones usadas en el mismo, todas las cuales son necesarias, sin embargo, a fin de delimitar el objeto de estas líneas.

Como ya señalé en otra oportunidad, es mito usual y extendido en la ideas y en la historiografía americana  -particularmente en la ecuatoriana- oficial y oficiosa, aquel que dice que los criollos durante la  mal llamada colonia, la Monarquía Universal Hispana o el Imperio, fueron excluidos de toda forma de poder político y de mando. Dentro de este prejuicio de base ideológica liberal chauvinista, se enmarca la interpretación simple y superficial que la historiografía ecuatoriana, intencionadamente o no, ha dado a la participación de los Núñez del Arco en varios episodios de la historia política de la Real Audiencia de Quito. A manera de demostrativa siguen dos casos concretos.

Alonso Núñez del Arco y Aguiriano, genearca de los Núñez del Arco del actual Ecuador y de los Núñez de Riobamba y Quito específicamente[1], hijo de peninsular y criolla panameña, nacido en Panamá en 1701 -criollo por tanto-, y quien se asentó posteriormente en la Real Audiencia de Quito. General de los Reales Ejércitos, Corregidor de Riobamba de 1742 a 1744, Corregidor de Otavalo de 1750 a 1751. En 1732 casó en Riobamba con doña María Josefa Dávalos y Morán de Buitrón, nacida por 1717 en Quito y muerta en su ciudad de nacimiento el 12 de noviembre de 1774 a los 62 años de edad, hija del segundo matrimonio (1705) del Maestre de Campo y Capitán de los Ejércitos del Rey -así como latifundista-, Nicolás Dávalos Villagómez (también Dávalos-Sotomayor Villagómez) nacido en Quito en 1682, con doña Leonor Morán de Buitrón o Butrón, nacida en Guayaquil (hija del General Agustín Buitrón, Corregidor de Riobamba en 1712). En 1738-39 fueron vecinos de Santa Bárbara en Quito[2].

Si bien la información que precede la proporciona el reconocido historiador y genealogista quiteño Fernando Jurado Noboa en su obra citada, el mismo autor, olvidando sus propias líneas y cayendo en el prejuicio historiográfico impuesto por generaciones de historiadores chauvinistas fanáticos, en testimonio oral me expresó que Alonso Núñez del Arco “como todo corregidor en la colonia, era peninsular”[3].

Figura mucho más polémica y conocida en la historia nacional es la de Ramón Núñez del Arco, sin embargo jamás abordado e investigado en la forma adecuada y objetiva por su acendrado realismo, nieto de Alonso, trascendió a la historia, mejor dicho, a la historiografía ecuatoriana, como el “malvado” “español” que elaboró el Informe sobre la subversión de Quito de 1809 para que sus partícipes fueran castigados por las autoridades competentes. En efecto, en 1813 concluía su célebre “Informe del Procurador General, Síndico personero de la ciudad de Quito, Ramón Núñez del Arco”[4].

En el libro “Mujeres de la revolución de Quito”, Sonia Salazar Garcés y Alexandra Sevilla Naranjo, anotan que:

El español Ramón Núñez del Arco, elaboró un Informe detallado en el que dio cuenta de la situación y ‘filiación’ de todos los personajes que estaban de algu­na manera ligados al gobierno de la Audiencia. Aparecen en él los funcionarios públicos, de correos, religiosos, soldados, de acuerdo a la dependencia o profesión que ejercían y califica individualmente a cada uno de los personajes nombrados en relación a su actuación durante la Revolución de Quito. En el documento Núñez del Arco describe, como en un diccionario, cada una de las calificaciones que atribuye a los personajes.[5]

Cuando señalan como español a Ramón Núñez del Arco, se incurre en un error grave de interpretación, nuevamente debido al prejuicio que la historiografía chauvinista ecuatoriana ejerce sobre los historiadores e investigadores nacionales. Ramón bien fue español, como todos los súbditos de la Corona Española en ambos lados del Atlántico y aún más allá, no obstante, la referencia a su calidad de español desde la perspectiva[6] histórica ecuatoriana, se refiere a que era peninsular, nacido en Europa. Y este es el lamentable hilo conductor de la “lógica histórica” con todos los realistas, es decir: realista = español-peninsular.

Ramón Núñez del Arco señala sobre sí mismo en el numeral 106 de su propio informe lo siguiente: “Procurador general, d. Ramón Núñez del Arco, criollo, realista fiel.”[7] No extraña esta declaración de criollaje, debido a que él había nacido en Quito en 1764[8], hijo del riobambeño Joaquín Juan Núñez del Arco y Dávalos, y nieto del panameño Alonso, era tercera generación de Núñez del Arco en América; además de haber sido Procurador Síndico de la ciudad de Quito, también fue Administrador de Aguardientes y como es evidente, realista ferviente. De hecho, toda su familia agnada y cognada (Joaquín Gutiérrez y Juan José Torcuato Guerrero y Matheu, entre estos) mantuvo una decidida postura realista.

Vale hacer la comparación genealógica en este caso con Juan Pío Montúfar Larrea, la cabeza visible y prominente de la Junta Suprema del 10 de agosto de 1809. Juan Pío también había nacido en Quito en 1758 y era hijo de un español peninsular, el primer marqués de Selva Alegre, funcionario español y presidente de la Real Audiencia de Quito, a todo lo cual, siendo primera generación en América, a nadie se le ha ocurrido calificar como “español” a Montúfar Larrea[9]. La diferencia fundamental entre ambos radica en el realismo del primero y en la insurgencia del segundo, hecho que ha merecido que los historiadores ecuatorianos desconozcan (y muchos condenen al olvido), a propósito o no, la calidad y condición de criollo y quiteño que poseía Núñez del Arco.

Agravado por partida doble el prejuicio en el caso de Ramón, al haber sido realista y además funcionario público con poder político, como su abuelo Alonso, en la visión sesgada de la interpretación histórica ecuatoriana, jamás pudieron haber sido criollos ninguno de los dos.

Después de terminada la Gran Guerra Civil de Secesión Hispanoamericana, también conocida como Guerra de Independencia, Núñez del Arco con buena parte de su familia, como muchas otras realistas, tuvieron que soportar el peso de ser del bando de los vencidos, correlativamente venidos a menos, empero leales a sus principios irrenunciables de fidelidad a lo que consideraban merecía esta.

Como siempre, que cada uno de ustedes saque su propia conclusión.

Francisco Núñez del Arco


[1] Archivo Particular del Autor (A.P.A.)

[2] Jurado Noboa, Fernando, Los secretos del poder socioeconómico: el caso Dávalos, SAG, Quito, 1992, pág. 142

[3] Entrevista a F.J.N., 2012-11-15

[4] Lo publicó Isaac J. Barrera en 1940 en el Boletín de la Academia Nacional de Historia del Ecuador, con el título “Los hombres de agosto”. También apareció como separata del Boletín el mismo año.

[5] Salazar Garcés, Sonia; Sevilla Naranjo, Alexandra, Mujeres de la Revolución de Quito, FONSAL, Quito, 2009, Pág.75, nota 41

[6] La RAE define a esta palabra como: Apariencia o representación engañosa y falaz de las cosas.

[7] Los hombres de agosto, separata del Boletín de la ANHE, Litografía e Imprenta Romero, Quito, 1940, pág. 14.

[8] A.P.A.

[9] Ramón Núñez del Arco se refiere así sobre Montúfar en su informe: “188.- Don Juan Pío Montúfar, Marqués de Selva Alegre, Caballero de la Real y Distinguida Orden de Carlos III, autor de las insurrecciones, que meditó desde el año 1794. Presidente en la primera (junta) con título de Alteza Serenísima. En la segunda Vicepresidente, como se hizo igualmente elegir para el poder Ejecutivo en la Independencia. En suma, hombre caviloso, intrigante y causa de la ruina de Quito, y trastorno de toda la América. Toda su familia insurgente y pésima. Salió él solo para Loja por su elección bajo palabra de honor, sin siquiera haberse presenciado al jefe.”



Crónica de una negligencia anunciada

Crónica de una negligencia anunciada

vía: ecuadorhispano.blogspot.com

El día 6 de diciembre del presente año, el diario El Comercio publicó una infografía titulada “Con el caballo, la pólvora y la religión, España conquistó a la cultura Quitu, nuestros ancestros”. La misma demostró ser tendenciosa, poco académica en el sentido de contrastar datos y fuentes (no basta con mencionar a dos personas si ambas son de la misma ideología) y muy ligera, diríase que superficial en el mejor de los casos.
Varios estudiosos de la historia, algunos académicos y otros aficionados, pero todos comprometidos con su estudio serio, decidimos poner un escrito de rectificación, educado pero firme, con argumentos, al casi pasquín publicado por dicho diario. Nuestra carta de rectificación fue remitida el 8 de diciembre, y entonces empezó una serie de llamadas telefónicas y correos electrónicos para saber qué fue de su suerte. Lo último que supimos, en virtud de los correos de una señorita llamada Jenny Martínez, fue que cayó en manos de un señor llamado Dimitri Barreto, quien iba a revisarla y consultar con otros historiadores sobre el contenido de nuestro texto. Me pregunto por qué no fueron tan cautos con la infografía, que a todas luces fue objeto de un análisis mucho más simplista y descuidado, si acaso lo hubo. Finalmente, el día 17 de diciembre le escribí por última vez a Jenny Martínez, pidiéndole que me indique si aun había interés en nuestro pedido de rectificación, dado que, cada día que pasa, dicho pedido pierde más y más sentido, porque ya nadie recordará la infografía que nos motivó a redactarlo. Y bueno, seguimos esperando una respuesta, que al parecer jamás llegará.
Dado que no nos han dado un espacio, ni han tenido la voluntad de rectificar su tendenciosa y direccionada infografía, que ahonda de forma desvergonzada en algunos lugares comunes, que por comunes no dejan de ser errados a la luz del estudio histórico, señores de El Comercio, permítanme decirles lo siguiente:
Leo su diario todos los días, de algo sirve. Y aunque rechazo la política gubernamental de acoso a la prensa privada, debo rendirme, al menos en este caso, a lo evidente: cuando no se trata de defender sus intereses corporativos, de gremio, de grupo; cuando sus intereses no están directamente afectados, no tienen NINGÚN empacho en plegar servilmente al discurso oficial, porque eso es lo que han hecho al darle espacio a la misma gente, Juan Paz y Miño y Felipe Ogaz, voceros de la visión oficialista de “descolonización cultural”, de rechazo a todo aquello que no sea parte de su “nueva” visión de la historia, manoseada hasta encajar en los cánones de la “revolución” política (léase ideologización). Basta mencionar lo que han hecho con la figura de Eloy Alfaro. Apenas en ese caso, el más obvio, dieron la cara, para defender sus propios editoriales de hace 100 años. ¿Y las demás falsedades emitidas por este gobierno y sus voceros para desdibujar la historia a su antojo? Esas, caballeros, esas han callado o han plegado a ellas, porque simplemente, no se han sentido afectados. Y quienes nos dimos el tiempo para pedirles una rectificación, volvemos a hacerlo, aunque no les interese actuar. Ojalá tengan la decencia de hacerlo en algún momento.
Eduardo Daniel Crespo Cuesta

Para quienes interese, este es el enlace a la infografía:
http://www.elcomercio.com/quito/Infografia-religion-Espana-conquisto-Quitu_ECMFIL20121206_0002.pdf

Finalmente, el texto de nuestro pedido:

“Quito, 8 de diciembre de 2012
Señores
Diario El Comercio
Ciudad.-
De nuestras consideraciones:
Por medio de la presente, los abajo firmantes, estudiosos de la Historia tanto desde el campo académico como aficionado, algunos dedicados a la docencia universitaria y autores de publicaciones investigativas, deseamos mostrar, con cortesía pero firmeza, nuestro rechazo a la infografía por ustedes publicada el día 6 del presente mes, en la página 2 de su diario, alusiva a la fundación española de la ciudad de San Francisco de Quito. En la misma, titulada “El legado de la conquista es el mestizaje”, se lee en una segunda línea, a modo de subtítulo: “Con el caballo, la pólvora y la religión, España conquistó a la cultura Quitu, nuestros ancestros”.
Dicho encabezado, hay que decirlo, es inexacto:
1)      Las fuerzas españolas doblegaron a la oposición inca y sus aliados, de ningún modo al general de la población de estas tierras. Como señalan  Galo Ramón Valarezo y Tamara Estupiñán Viteri, entre otros, gran parte de la población indígena comarcana de Quito apoyó a Belalcázar en contra de la presencia inca, representada en Rumiñahui. La población quitu, en todo caso, fue sometida décadas atrás por los conquistadores incas.
2)      No solo los quitus son los antepasados de los quiteños.  De acuerdo a la información presentada por Cristóbal Landázuri, Pablo Núñez, Juan Fernando Regalado y Luis Alberto Revelo en su obra “Sociedad y política en Quito” (Quito: FONSAL, 2010), para el año 1779 el 67.71% de la población de las parroquias urbanas de la ciudad de Quito era blanca, ya sea peninsular o en su mayoría criolla. La población indígena para ese mismo año era del 26.56%, y la población negra del 5.73%. Descartar este tipo de información incide en un aumento del desconocimiento de nuestras raíces, del hecho de que en esta ciudad la conquista no significó únicamente la violencia que, al parecer y de acuerdo a la infografía, sería lo más representativo de la huella española. Los vecinos españoles, numerosísimos como se acaba de señalar, son también parte de la herencia quiteña que compartimos todos.
3)      El uso de la religión en el encabezado se encuentra injustificado, ya que en el texto que sigue jamás vuelve a ser mencionada, lo que representa un uso inadecuado de un término a fin de captar la atención del lector, al cual de ninguna manera se le explica qué papel jugó la religión (la evangelización) en el proceso de conquista.
Dicho lo anterior, los abajo firmantes mucho les agradeceremos la publicación de esta y la rectificación pertinente. Es menester recordar la importancia e impacto de textos como el indicado y publicado por ustedes, ya que los mismos pueden incidir, como en este lamentable caso, negativamente en el reconocimiento de nuestro pasado y nuestras raíces. Si como señala la infografía, “el legado de la conquista es el mestizaje”, el Quito pluricultural e inclusivo tantas veces evocado en estos tiempos, merece un estudio más serio, profundo y desapasionado de nuestras herencias diversas.
Atentamente,
Eduardo Daniel Crespo Cuesta, MA
Eduardo Enrique Crespo Guarderas, Arquitecto
David Francisco Egas Yerovi
Alvaro R. Mejía Salazar, Mg
Francisco Núñez Proaño, Historiador”


12 de octubre, Día de la Hispanidad

12 de octubre, Día de la Hispanidad

vía: http://ecuadorhispano.blogspot.com/

Nuevamente llega el 12 de Octubre, día que en las últimas décadas ha dejado de ser un motivo de orgullo, de real integración y conciencia de nuestra cultura común entre los pueblos hispanos. En HispanoamEérica, la ideologización, la reinterpretación interesada de la historia con fines políticos y una reafirmación identitaria las más de las veces pobremente argumentada, han separado aun más a los pueblos que conformamos este particular espacio civilizatorio dentro del marco de la civilización occidental. Somos quizá el área geográfica más rica, diversa y tristemente dividida de Occidente.
No deja de ser paradójico que quienes más llenan su discurso de palabras como “la Patria Grande”, sean quienes menos aprecien una realidad indiscutible: la identidad común que nace de 300 años de historia compartida, y 500 desde que empezó la andadura de nuestro Nuevo Mundo, nuevo porque sobre la base de las diversas civilizaciones indoamericanas se prodigó el fundente civilizatorio occidental, mediterráneo y español, sin el cual jamás habríamos llegado a ser lo que hoy somos: hispanoamericanos, más allá de que a algunos guste o disguste, que unos lancen loas y otros lo aborrezcan.
La historia nos enseña que un proceso así, donde dos civilizaciones se encuentran, jamás ha sido equitativo ni simétrico: hubo mucho que lamentar, sí; pero poco reparamos en aquello que nos debería enorgullecer: una lengua común; una cultura común con preciosas variantes regionales y de país a país; una historia con hitos gloriosos poco conocidos (la derrota de la mayor armada jamás reunida hasta ese momento, británica, durante el asedio de Cartagena de Indias, en 1741); y un largo etcétera. La verdadera integración no empieza por acuerdos comerciales, cumbres presidenciales o rechazo consensuado a las políticas de uno u otro país: empieza cuando se desechan los chauvinismos parroquianos, los nacionalismos armados desde el Estado y la urgencia política de justificar la codicia de las élites de nuestros países en el siglo XIX a través de la historia oficial. Empieza cuando dejamos de ver cada uno un árbol y vemos el bosque en el cual Hispanoamérica cobra sentido.
Leamos un fragmento de las palabras de quien por muchos es considerado el ecuatoriano más ilustre, el General Eloy Alfaro, pronunciadas durante su breve pero iluminado discurso del 10 de agosto de 1906, día de la inauguración del monumento a la independencia, que hoy adorna el centro de la Playa Mayor de Quito, la Plaza Grande:
[…] La festividad que aquí nos ha reunido, es, no solo un testimonio de gratitud y admiración a los Mártires del 10 de agosto, sino una verdadera renovación del día más glorioso de nuestra historia; de ese día en que, proclamada la libertad de un mundo se complemento [sic] la obra gigantesca de Colón abriéndole nuevos y vastísimos horizontes a la humanidad.
Terminada la magna lucha prevalecieron los sentimientos de fraternidad entre peninsulares y latinoamericanos: y el Ecuador fue la primera de las naciones emancipadas que, movida de filial afecto busco [sic] la reconciliación con la madre patria. Ni de esta, ni de nuestros padres la culpa del formidable duelo que dio por resultado la independencia: España siguió la senda del extraño derecho de gentes de aquella época; y la América, sin tiempo, llegado el momento de su emancipación, resolvió conquistarla con la espada. Cada cual luchó por sus ideales; y el triunfo y la gloria de los americanos, probaron al mundo que eran también dignos hijos de la heroica madre de los Cides y de los Velardes. España nos dio cuanto podía darnos, su civilización; y, apagada ya la tea de la discordia, hoy día, sus glorias son nuestras glorias, y las más brillantes páginas de nuestra historia, pertenecen a la historia española.

Eloy Alfaro

Años después, el ilustre quiteño Don Luciano Andrade Marín, en su obra La lagartija que abrió la calle Mejía, escribiría estas palabras acerca del antedicho discurso pronunciado por Alfaro:
El general Eloy Alfaro, empero que casi nunca pronunciaba discursos, en esta vez, de su corto discurso dijo estas preciosas palabras que nunca antes habían oído nuestroschauvinistas del patrioterismo.
Como parte del acto de inauguración del monumento a la independencia, del cual se ha rescatado el discurso de Alfaro, otro quiteño de cepa, Don Manuel María Sánchez, leyó su poema Ofrenda a España, en el cual dice:
La América, tu América sentía,
de tu arrojo heredera,
Aquellas rebeldías singulares
que hicieron inmortal
la audacia ibera.
Y ya núbil y fuerte
Y libre ya.
Podía en su suelo formar nuevos hogares,
Disponer; a capricho,
De su suerte.
Algo esencial hemos perdido en el camino, del pensamiento de estos ecuatorianos que nos precedieron, que más allá de la separación política, tenían claro el ideal de la identidad común. Lástima que su potencial siga siendo eso, el potencial de una región que aun no despierta del separatismo.
Espero que esto llame a la reflexión y a la memoria.
¡Feliz día de la Hispanidad!
Notas:
Las palabras de D. Eloy Alfaro, D. Luciano Andrade Marín y D. Manuel María Sánchez, las he tomado de:
–          Ortiz Crespo, Alfonso y otros (2006), Nuestro día Sol: una mirada al Monumento de la Independencia en sus cien años, Quito, FONSAL / Alcaldía Metropolitana de Quito.
Este texto y en particular, las palabras de Alfaro, me fueron revelados años atrás por mi esposa, María Gabriela Arteaga Vizcarra, durante la redacción de su tesis de Maestría. Mi gratitud a ella por este venturoso hallazgo.
Eduardo Daniel Crespo Cuesta
Quito, 11 de octubre de 2012


APOYAR AL INDIGENISMO, UN DEBER.

DE UN PROYECTO ANTERIOR CON PLENA VIGENCIA:

27.06.10

APOYAMOS AL INDIGENISMO

 

Tienen razón los indigenistas en gritar a los cuatro vientos que deberíamos volver a vivir en un “sistema indígena de vida, anterior al arribo de los españoles a América”.

Antes de la llegada de los sionistas, no existía usura, tasas de interés o especulación. Los pueblos que habitaban lo que ahora es nuestro Ecuador vivían bajo un IMPERIO. Con todas las características del mismo:

1.       Un emperador supremo que sirve de unión entre el pueblo y la divinidad.

2.       Una sociedad dividida en castas.

3.       Un pueblo con sentido de jerarquía y respeto.

4.       Fronteras definidas como medio de conservación de la identidad.

5.       El comercio servía al hombre y no al revés.

6.       El bien común primaba por sobre el individual.

7.       El desprecio por la vida y la eterna búsqueda de ideales trascendentes.

8.       Una casta sacerdotal por debajo de la casta guerrera.

9.       El derecho de mandar sobre el pueblo conquistado.

10.   Penas terribles contra quienes atenten al bien común.

11.   Valores definidos y nada de ambigüedades demagógicas y acomodaticias.

Lógicamente hay muchas más, aunque éstas sean las más importantes.

¡Todos conocemos que tuvimos un EMPERADOR llamado ATAHUALPA, un imperio llamado QUITO!

Vivíamos un sano régimen tradicional, que por su naturaleza milenaria y ancestral; garantizaba la calidad de vida –y muerte- de la gente. Existen amanecidos historiografistas que pretenden hacernos creer que antes de la conquista, este territorio era un paraíso comunista o socialista. ¡Nada más lejos de la verdad! ¡Los hechos hablan por sí mismos! La Historia se puede falsificar en libros, mas no en la memoria. Y es por eso que aquel régimen imperial es la única vía en que esta tierra puede volver a ser el gigante del pasado; dado que si sumamos el aporte que la VERDADERA cultura europea puede hacer, el potencial es infinito.

El camino a la reconstrucción del imperio exige una VERDADERA REVOLUCIÓN, y nada de amaneradas “revoluciones ciudadanas”. Solo el sacrificio lleva a la gloria y la superación de la pseudo república en que vivimos es el primer paso. El segundo es saber reconocer a la ÉLITE ESPIRITUAL que debe guiar y de la cual la figura del EMPERADOR debe ser reconocida por su gente.

¡El camino está trazado por los dioses, es trabajo de los héroes saber caminarlo hasta la gloria!

Felo