coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


LA DISPERSIÓN DE HISPANOAMÉRICA

Hispanoamérica por dentro

LA DISPERSIÓN DE HISPANOAMÉRICA

Por Jorge Luna Yepes

(Vértice)

Aparecido en “COMBATE”, diario-órgano de Acción Revolucionaria Nacionalista Ecuatoriana -ARNE,

Quito, Marzo de 1953.

Hispanoamérica vive la dispersión, desde el rompimiento histórico con la metrópoli.

Un ironista llamó a estos pueblos, “los Estados desunidos del Sur”, basado en esta dispersión, fruto de la falta de solidaridad entre sus componentes.

Mientras otros países han tratado de unirse, unificando sus leyes, sus tradiciones, su idioma, Hispanoamérica ha ido en busca de elementos de desunión, creando situaciones ficticias, distrayendo la atención hacia objetivos diversos de los fines auténticos de su historia.

Los esfuerzos por logar la unidad han sido vanos.

Un siglo de historia ha servido para resquebrajar la geografía y poner la venda en los ojos de todos.

Los próceres lucharon denodadamente por conseguirla y sólo pudieron acelerar la acción desintegradota de las nacientes ambiciones de los nacientes partidos.

El pasado y el porvenir de Hispanoamérica han estado en manos de los antagonismos artificiales sostenidos por los interese extranjerizantes y usureros.

Hispanoamérica ha sido una de las víctimas propiciatorias de la usura internacional, del colonialismo sin bandera.

Sus fuentes de unidad han recibido los golpes repetidos, incesantes, de la intriga sistemática, el ataque atentatorio de su soberanía.

Sin planes concretos, sin esfuerzo coordinado entre sus defensores, presenta el panorama lleno de desolación y escepticismo.

Hispanoamérica ha vivido de espaldas a su historia. Ha buscado su inspiración en realidades extrañas, desconociendo sus orígenes reales.

No ha faltado la voz solitaria de señalamiento de los problemas que confronta, pero se ha ahogado al ser arrastrada por corrientes que trataban de desconocer su peculiar fisonomía.

La dispersión hispanoamericana ha invadido todos los campos, o mejor dicho la invención de todos los campos ha originado su dispersión.

Los últimos resortes humanos, las últimas vinculaciones espirituales, últimas no por su valor sino por jerarquía suprema, han cedido el paso a nuevas y audaces expresiones.

Una encrucijada llena de incógnitas y revelaciones encierra lecciones para su futuro.

La exigencia es, por tanto, de retornar hacia la unidad  fortalecedora, hacia la unidad salvadora.

Esta es la antítesis de su dispersión.

(Nota: No necesariamente comparto la totalidad de lo expresado en el artículo. F.M.N.P)



LAS PIEDRAS LABRADAS

Hispanoamérica por dentro

LAS PIEDRAS LABRADAS

Por Jorge Luna Yepes

(Vértice)

Aparecido en “COMBATE”, diario-órgano de Acción Revolucionaria Nacionalista Ecuatoriana -ARNE,

Quito, Marzo de 1953.

Vista de la nave central de la catedral Primada de América (1521-1541). Santo Domingo – República Dominicana

En frase profunda y esperanzada un escritor contemporáneo, con unción llena de vida, el acto de fe en las obras inmortales de su estirpe: “Creo en la virtud de las piedras labradas, y en que el espíritu que las talló vuelve a infundirse en el país de sus canteros, escultores y maestros de obras, si no ha perdido totalmente la facultad de merecerlo”.

Es acto de fe profunda en las piedras labradas, que es como decir en la espiritualización de la materia, equivale a defender la perdurabilidad de la cultura y de las instituciones a través de las manifestaciones superiores del arte, de un arte transplantado para poner las bases humanas de la conquista organizadora de costumbres, como Grecia en los períodos de su generoso esplendor, cuando las lanzas de sus conquistadores llegaron a las tierras ubérrimas del Oriente.

Hernán Cortés y Pizarro y Sebastián de Benalcázar y Ercilla y Orellana, y tantos otros nombres que la historia nos recuerda, verdaderos césares de nuestra edad, buscaron la perpetuación de sus hazañas en la mente acogedora de los artistas que a cada paso iban imprimiendo su sello de su paternidad.

Las tierras de Hispanoamérica, renovadas por la ágil interpretación del arte meridional europeo, liberadas de la pesadez fetichista de los Incas, encuentran nuevos cauces para el desahogo de su personalidad.

Las “piedras labradas” son las bases para la unificación del pensamiento de Hispanoamérica.

El arte de México como el arte de Quito, con sus iglesias y sus cuadros llenos de plasticidad espectral, constituyen el lazo de claridad y serenidad entre la conquista y el derecho.

Cuando existen términos de comparación conciliadora en los terrenos del arte es fácil simplificar las relaciones entre los individuos y las naciones.

Su poder de convicción invade el campo de la mente y el corazón y prepara el camino para el entendimiento mutuo.

Esto es lo que ha sucedido en Hispanoamérica.

El barroco meridional, con su claridad mediterránea, transplantado al continente americano es hoy símbolo vinculador entre todos los países que tuvieron y tienen una historia común.

Es la elocuencia de las piedras labradas que nos ‘hablan con el lenguaje amigo de nuestra identidad en la materia y en el espíritu’.

Las piedras labradas son la vigencia real de nuestra posición de avanzada victoriosa en perenne vigilancia ante los ataques contra la solvencia moral de nuestros pueblos.

El arte como manifestación espiritual, como manifestación sublimadora de nuestras aspiraciones es hoy signo de nuestro reconocimiento, de nuestra comprensión recíproca.

Es el acto de fe “en la virtud de las piedras labradas”.

(Nota: No necesariamente comparto la totalidad de lo expresado en el artículo. F.M.N.P)



El Revisionismo Histórico

El Revisionismo Histórico 

Lcdo. Fernando Pareja (Corresponsal de viaje)

 

Aparecido en “COMBATE”, diario-órgano de Acción Revolucionaria Nacionalista Ecuatoriana – ARNE,

Quito, Jueves 2 de Abril de 1953.

Solamente cuando se logra conocer en detalle ciertos hechos históricos del mundo y en particular de nuestra América, justificaremos la acusación que han hecho algunos historiadores y políticos a determinadas sectas obscuras y a las logias internacionales para las que  poco ha preocupado la dignidad de los hombres ni la soberanía de los países.

Muy fácil les fue emprender una tarea unitaria de desprestigio y de calumnia en contra de gobernantes y de instituciones que no fueran de su agrado o que por lo menos no se prestaron para enjuagues vergonzosos. Tal como ayer y valiéndose de la “prensa amarilla”, de los grupos minoritarios que atrevidamente se autocalifican de “opinión pública” no tuvieron empacho en calumniar, en boicotear y en asesinar al espíritu popular que actuaba detrás de esos hombres y de esas entidades.

El drama estuvo muy bien preparado. La campaña tenía que hacerse unitariamente y en todas las latitudes. No era el hombre, no era la entidad. Les interesaba el pueblo. Acallar el grito espontáneo del pueblo que repercutía por medio de la honradez y de la eficacia. Y lo que se hizo, por ejemplo, con nuestro ilustre mandatario Gabriel García Moreno, cohesionador milagroso de la unidad nacional y restaurador de nuestro Tricolor Nacional, también se ha hecho con en otros países de América, tal el caso del ilustre mandatario argentino Juan Manuel de Rosas, que pese a la ingerencia capitalista protestante de Inglaterra, logró mantener unidas las provincias del Plata insurreccionadas por el oro extranjero para disgregarse y ser luego más fácil presa de la sed imperialista. Tal es el caso de Francisco Solano López en el Paraguay que prefirió llevar su país al sacrificio a entregarse maniatado a la garra explotadora.

Y sin embargo a esta clase de hombres, a estos forjadores de sus respectivas nacionalidades, por consigna secreta, por imposición de sectas se los ha calificado de “tiranos”, se los ha hecho odiar internacionalmente como a fantasmas y como a sanguinarios, todo claro está gracias a la “educación laica” implantada por el masonismo para desfigurar el alma de nuestros pueblos de esencia cristiana y para debilitar nuestra personalidad y entrar al “saqueo” de nuestras posibilidades económicas, una vez internamente nos hemos encontrados divididos.

Mientras tanto, a agentes de esta traición a la Patria, sobre el pretexto de haber dizque dado libertad para la ecuación, haber implantado el matrimonio civil y otras medidas disolventes del espíritu eminentemente cristiano que impera en nuestras familias, se les ha levantado monumentos y han sido las “fundaciones” internacionales que al unísono han calificado de ilustres mandatarios a quienes, claro está, sirviendo fines siniestros ya comenzaron el entreguismo a los imperialismos económico e ideológico.

Nada raro es que el capitalismo haya presentado el primer acto de drama de miseria, de pobreza espiritual, no solo de la pobreza y esterilidad de la tierra, como dice C. Vigil, sino de esterilidad de las almas; que ese liberalismo jacobino que hoy trata de levantar cabeza en Ecuador y en otros países en donde ha perdido posiciones la masonería se encuentre empeñado en abrir paso el “capitalismo de estado y de la clase de los capataces” como es el comunismo. Es que el capitalismo y el comunismo vienen de una misma madre, están orientados hacia un mismo fin funesto. Por eso su actuación unitaria en el fondo. Por eso el alzamiento robusto de las nacionalidades que no quieren la imposición ni de uno ni de otro.

Justificada está desde ya la revisión histórica en la que se encuentran empeñados algunos países  americanos, como el Paraguay, Chile, Argentina, Ecuador, etc. Sacar del olvido o de la desfiguración a valores nacionales que fueron pisoteados  por las logias, en complicidad con gobernantes y entidades nacionales, y acabar con tantos ídolos que internacionalmente se nos ha hecho venerar y que hasta hoy se evoca en nuestras escuelas como “dioses” o como “salvadores de la Patria”.

 

Mendoza, Marzo 28 de 1953. 

(Nota: No necesariamente comparto la totalidad de lo expresado en el artículo. F.M.N.P)



Jorge Salvador Lara: Mi homenaje

Jorge Salvador Lara

Con la pena del camarada perdido recibí la noticia de la muerte de Jorge Salvador Lara esta mañana mientras me encontraba en la Academia Nacional de Historia del Ecuador, de la cual él era su Director Honorario Vitalicio. Considero que más allá de cualquier consideración previa, Jorge Salvador Lara fue de los pocos y auténticos patriotas que tuvo el Ecuador durante el siglo XX. Me solidarizo con su familia. Me uno a las oraciones por su alma y su eterno descanso y lamento la pérdida de un hombre valioso en múltiples sentidos, desde su acción en lo político hasta su trascendencia intelectual, histórica, cultural y académica. Al valiente ARNISTA se le recordará siempre. ¡Qué Dios perdone sus faltas y lo acoja en su gloria! ¡Paz en su tumba!

Reproducir su poesía de juventud militante es el mejor homenaje que puedo darle:

CANCIÓN DE GUERRA Y DE VICTORIA

Alegre voy al campo de batalla
alzando al cielo el rojo pabellón.
Fuego tendrá mi grito de victoria,
lumbre la noche, vida la pasión…
___
Sin quebrar la sonrisa en mis labios…
Sin que tiemble, en el pecho, el corazón,
¡adelante! ¿Qué importa la metralla?,
la granada, o el tanque, o el cañón?
___
¡Corran ya llamarada de mi sangre!
¡Entonen mis heridas su canción…!
No hay fatiga ni sed en la esperanza:
no habrá derrota si confío en Dios…

___
¡A vencer! A vencer en el combate…
Lejos queden la muerte y el dolor…
Ya prendidas están en mis pupilas
la luz del alba, el triunfo y el amor…
___
Florecerán grandeza la victoria,
sol la sonrisa, vida la ilusión,
cuando la paz, con sus marciales gritos
venga trayendo luz al corazón.

Jorge Salvador Lara

CAMINO INTERIOR DEL ESTANDARTE

Por las verdes heridas de mis ojos
desangrados de insomnios en la espera,
con sus marciales pasos mi bandera
vendrá, encendida en fulgores rojos.
___

Desafiaré la muerte y los abrojos
que prenden de dolores la trinchera
por llevarla en mis venas prisionera
hasta rendir a su rival de hinojos.
___

Por libertarla me ha de herir la brisa
para clavar, alegre, contra el cielo
reflejos escarlata de su gloria.
___

Y en mi lucha final, una sonrisa
desplegará mi sangre sobre el suelo
como roja proclama de victoria.

Jorge Salvador Lara

Estas poesias aparecen en “Cuaderno del combatiente”, Editorial Moderna, Quito, 1959, Publicaciones cultura popular del Movimiento ARNE – Acción Revolucionaria Nacionalista Ecuatoriana, No 12. Estos versos son obra de su juventud militante.

Jorge Salvador Lara (1926-2012): Escritor, historiador, catedrático, diplomático y jurisconsulto nacido en la ciudad de Quito. El Dr. Jorge Salvador Lara sirvió al Ecuador desempeñando diferentes cargos públicos y privados. Ha sido catedrático universitario, fue Cónsul del Ecuador en Lima, Diputado al Congreso Nacional por la provincia de Pichincha, y Canciller de la República en dos ocasiones: La primera durante el gobierno del señor Clemente Yerovi, y más tarde durante la dictadura del Consejo Supremo de Gobierno que presidió el Calm. Alfredo Poveda Burbano. Por su contribución a las letras y la historia fue llamado al seno de los más importantes organismos nacionales y extranjeros como la Casa de la Cultura Ecuatoriana, el Ateneo Ecuatoriano, la Academia Ecuatoriana de la Lengua, la Sociedad Bolivariana del Ecuador, el Instituto Ecuatoriano de Cultura Hispánica, la Academia Nacional de Historia, de la cual fue hasta su muerte Director Honorario Vitalicio; el Instituto de Cultura Hispánica de Madrid, el Instituto Hispano-Ruso-Americano de Derecho Internacional, la Sociedad Paraguaya de Investigaciones Históricas, la Sociedad de Investigaciones Históricas de Guayaquil, la Asociación Argentina de Derecho Internacional y muchas más. Además fue Cronista de la Ciudad de Quito. Militó en su juventud en ARNE- Acción Revolucionaria Nacionalista Ecuatoriana, más tarde formó parte del Partido Conservador.

Un enlace relacionado: QUITO Y EL EMPERADOR CARLOS V POR JORGE SALVADOR LARA