coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


¿Cómo sabes qué clase de rey tengo dentro de mí como compañero?
junio 5, 2015, 11:32 am
Filed under: Poesía | Etiquetas: , , , , ,

4.2.7

¿Cómo sabes qué clase de rey tengo dentro de mí como compañero?

¿Dónde encontrar a Mawlānā? Una visita a Konya muestra que la verdadera casa del maestro del amor Divino no es una ciudad, ni un país, ni ningún otro sitio sobre la tierra, sino los corazones de aquellos que están sedientos del vino del amor.

Más allá de las ideas de actuar bien y actuar mal, se extiende un campo. Allí nos encontraremos.
Más allá de las ideas de actuar correcta o incorrectamente, existe un campo. Y es allí donde me reuniré contigo.
Mucho más allá de las ideas de lo que está mal y de lo que está bien, hay un lugar. Te conoceré allí.
No pruebes una mirada sobre mi dorado rostro, porque tengo piernas de hierro.

¿Por qué debo buscarlo?
Soy el mismo, soy como él.
Su esencia habla a través de mí.
¡Me he estado buscando!

-Yalal ad-Din Muhammad Rumi, maestro persa de la traidicón Sufí, siglo XIII



LA ABERRANTE CULTURA DEL TWEET

LA ABERRANTE CULTURA DEL TWEET

twitter-logo

Vivimos inmersos en la cultura del tweet, un mundo donde toda reflexión sobre un evento dura 140 caracteres. Y esa es la profundidad máxima a la que llega nuestra limitada capacidad de análisis.

Es por esta razón, por nuestra impotencia a la hora de valorar y juzgar por nosotros mismos el volumen de información al que estamos sometidos, que la propia información que nos es transmitida lleva incorporada la opinión que debemos tener sobre ella, es decir, aquello que deberíamos pensar tras realizar una valoración profunda de los hechos.

Es decir, el emisor de la información le ahorra amablemente al receptor el esfuerzo de tener que pensar.

Ese es el procedimiento que utilizan los grandes medios de comunicación y en un mundo con individuos auténticamente pensantes sería calificado de manipulación y lavado de cerebro.

¿De qué nos sirve saber la verdad sobre cualquier asunto relevante si no reaccionamos, por más graves que sean sus implicaciones?

En la sociedad actual, saber la verdad ya no significa nada.

Informar de los hechos que verdaderamente acontecen, no tiene ninguna utilidad real. Es más, la mayoría de la población ha llegado a tal nivel de degradación psicológica que, la propia revelación de la verdad y el propio acceso a la información refuerzan aún más su incapacidad de respuesta y su atonía mental.

Por eso no tengo twitter y ni siquiera debería tener facebook, pero así son las miserias huamanas.

la foto(9)