coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


NOSOTROS NO LO CELEBRAMOS

PARA QUE TE INFORMES:

NADA QUE CELEBRAR EL 24 DE MAYO: “La situación de Flores en el sur, se hizo más problemática por la existencia de fuertes sentimientos pro-hispánicos entre algunas personas de la anterior Audiencia de Quito. LA LEALTAD A ESPAÑA NO DESAPARECIÓ CON LA DERROTA DE LAS FUERZAS VIRREINALES EN EL PICHINCHA. Tampoco tranquilizaban al Ecuador las opresivas exacciones de dinero y propiedades llevadas a cabo por el Libertador y sus segundos mientras se preparaban para invadir al Perú en 1822-23. EL GENERAL SUCRE ADIMITÍA QUE LA IRRITANTE CONDUCTA DE SUS SOLDADOS Y LA IMPOSICIÓN DE FUERTES IMPUESTOS HACÍAN SENTIRSE A LOS ECUATORIANOS  COMO EN “TERRITORIO CONQUISTADO”… Para las fuerzas bolivarianas, el sur era poco más que una región a la que había que explotar para apoyar las continuas campañas militares contra el ejército realista del Perú. En sus esfuerzos por completar la liberación del Perú, Bolívar y sus subordinados procuraban enganchar hasta el último recluta disponible y extraer hasta el último peso de esa apesadumbrada tierra. Tan duras medidas provocaron resentimientos contra los “libertadores” del norte, y PROVOCABAN DUDA EN LA MENTE DE LOS PATRIOTAS ECUATORIANOS SOBRE LAS BENDICIONES QUE HABÍA TRAÍDO LA INDEPENDENCIA… Otra fuente de fricción fue la  POLÍTICA DE BAJOS ARANCELES O “LIBRE COMERCIO” MANTENIDA PORLA GRAN COLOMBIA, la misma que permitía que los textiles BRITÁNICOS de bajo precio inundaran aquellos mercados que anteriormente habían sido abastecidos por los obrajes serranos.” –Mark Van Aken.

ESTO SIGNIFICÓ LA INDEPENDENCIA, VASALLAJE HACIA INGLATERRA: “Aceptando las exigencias británicas dentro de los rumbos trazados por Bolívar” el 18 de abril de 1825 se firmó entre los plenipotenciarios de Gran Bretaña y la Gran Colombia el Tratado de Amistad, Comercio y Navegación, “que no difiere sustancialmente” de los tratados celebrados ese mismo año por las Provincias Unidas del Río de la Plata y Chile, y más tarde por Perú y México con la gran potencia talasocrática. Para cuando el Ecuador se constituyó como un Estado “soberano” separado de la Gran Colombia en 1830, ya tenía normadas sus relaciones exteriores, comerciales y políticas, en condiciones de exclusividad con Inglaterra, aún antes de dotarse de su norma fundamental, de su primera Constitución.

El acta de independencia de Quito del 29 de mayo de 1822 comienza con estas palabras: “En la ciudad de San Francisco de Quito, capital de las provincias del antiguo reino de este nombre”… y continúa más adelante: “…roto todos los lazos que por cualesquiera motivos ideales ligaron estas provincias a la Península”. Se habla de REINO y de PROVINCIAS, NUNCA DE COLONIAS.

QUITO FUE CONQUISTADO Y NO LIBERADO EL 24 DE MAYO DE 1822: El capacitado historiador guayaquileño Jaime Rodríguez denominaría acertadamente al proceso de separación e independencia forzada por parte de las tropas bolivarianas como “la conquista del Reino de Quito”. Los 3000 mil efectivos que ganaron la Batalla del Pichincha eran mayormente soldados reclutados en Colombia, Venezuela e Inglaterra como correspondía al ejercito multinacional que había armado Bolívar, sin embargo no se encontraban quiteños en el mismo.
Julio Albi explica el siguiente dato fundamental acerca de la batalla de Pichincha:
“El Ejército realista, en la que sería su última batalla en el reino de Quito, estaba formado sobre todo por americanos. Los jinetes procedían todos del reclutamiento local (criollos y quiteños por tanto). En cuanto a los infantes, el batallón de Tiradores de Cádiz era ‘casi todo de europeos… y los otros Cuerpos españoles o realistas, compuestos de americanos’ ”
Ingleses versus quiteños: Papel destacado en esta batalla fue el protagonizado por el Batallón Albión, compuesto es su totalidad por británicos.

Wilfrido Loor habla: “Engreído con el espíritu de su siglo, González Suárez, no se dio cuenta de que el hijo de España se adaptó al medio geográfico y social de su tiempo para vivir de realidades, y el hijo de la República se independizó de ese medio para vivir con la teoría de cuatro soñadores que hicieron de América la tierra propicia de las revoluciones…”

Carlos Enrique Lasso Cueva dice: “LA INDEPENDENCIA…!Sangre derramada en vano, por el interés de Inglaterra de apoderarse de los recursos naturales de estas tierras, y de su comercio, que eran monopolizados por España. La “gesta” de Bolívar según Alfonso Rumazo costó 600.000 vidas. Gente inmolada en aras de las potencias mercantiles europeas de las que Bolívar era representante y agente. La tesis fue imponer la separación de España que impedía ese libre comercio. No fue una guerra popular reclamando conquistas sociales. Fue la clase dominante criolla, la oligarquía sudamericana, la interesada en “independizarse” para poder hacer y deshacer a su antojo, sin el impedimento de ciertas leyes españolas. Roto el vínculo con España, la gente del estado llano, las masas populares, quedaron en manos de esta clase dominante criolla que empezó a gobernar a la maldita sea, pero en su exclusivo beneficio. La gente sencilla jamás se involucró en la guerra de independencia, pues les daba lo mismo que ganara uno u otro bando, ya que sabían que “era una pelea entre blancos” y que no importa quien ganara, su suerte siempre iba a ser la de Caín cuando dios lo maldijo. las levas atroces de Bolívar en cada ciudad y pueblo eran sangrientas, espantosas, porque nadie quería servir a ninguna de las dos causas. A la fuerza los hombres jóvenes eran incoporados a la milicia. A servir a la causa burguesa y británica del libre comercio.”

VAE VICTIS

La historia la escriben los vencedores

___

NOSOTROS NO LO CELEBRAMOS

Se aproxima el 24 de mayo, y, como siempre, todo recuerdo y mención del hecho ocurrido hace ya 190 años se remite a unas pocas ceremonias y la versión oficial que trata del tema. Estoy hablando por  supuesto de la Batalla de Pichincha. La mal llamada “guerra de la independencia”(guerra civil hispanoamericana), impuso, gracias a la propaganda que los medios de desinformación controlada por los liberales, a la historia del Ecuador, la idea de que nuestras fiestas “patrias” deben celebrarse en los días en que las fuerzas de la subversión liberal-masónica al servicio de Gran Bretaña.  Así, fechas como el 9 de octubre, el 24 de mayo, el 3 de noviembre entre otras, son feriados nacionales. Y bien, me estoy preguntando: ¿Para qué cuestionar tan excelsas fechas que tan solo nos recuerdan la gloria y victoria de esas revoluciones? Muy simple, y a la vez complejo. No quiero tomar, queridos lectores, demasiado tiempo, sí, en cambio, informar de a poco el porqué, desde un punto de vista revisionista de la historia (que es lo que siempre se trata de hacer, ver las versiones de los dos lados y sacar conclusiones) de negar el título de fiestas, y mucho menos de “patrias”.

Planteado el objetivo de estas líneas, procedemos a “deshuesar” en poquísimas líneas el pavo.

El 24 de mayo, llamada “batalla de la Independencia”, se dio por diversas circunstancias que es preciso revisar de a poco. Ya abierto el canal de fuego de las fuerzas liberales comandadas por Bolívar, el general Antonio José de  Sucre se dispuso a “liberar” al Reino de Quito, en manos de las fuerzas leales al Imperio desde 1812. Así, el 23 de mayo llega por el sur, precisamente el Valle de los Chillos, escala las laderas del Pichincha para poder al día siguiente lanzar un ataque arrollador sobre la ciudad. Aymerich presenta batalla y Sucre vence. Quito es “liberada” por la camarilla de Bolívar y lo que se llamaba “Reino de Quito” es sometido a las fuerzas neo-coloniales del títere venezolano. Pero Quito, esa ciudad bastión de la lealtad a España, sumergida en sangre lo que algunos historiadores llamaron la “revolución de los Marqueses” de 1809, era un bastión del Imperio Español. El craso error que nadie ha querido entender, o mejor, más que error llamemos le “dato”, es que Quito había sido saqueada en 1810 por las tropas realistas de Lima. Por ello, el 24 de mayo, que lejos de ser una fecha que se deba conmemorar como “patria”, fué la respuesta de Quito a las tropas virreinales del Perú. Es que en sí la actitud de los quiteños para con la Patria grande había desembocado en esta actitud de  odio al virreinato de la Nueva Castilla porque el momento en que se dio la represión de 1810 contra los Marqueses y nobles criollos rebelados en la capital de la Audiencia, las tropas virreinales, los “zambos” de Lima(tropas negras al servicio del Virrey), no solo que habían aniquilado a los subversivos, si no que cometió el error terrible el mando español de que la ciudad fuera saqueada, sometida al pillaje de los afro-indios del Perú, que poco perdonaron aquel fatídico día de 1810. En este sentido, el  odio de Quito no era ni mucho menos contra la Patria Grande, si no contra la guarnición del Virrey del Perú que se había metido en la ciudad a sangre y fuego. Quito tuvo su venganza, a un precio terrible, pues su libertad, tan bien mantenida y estabilizada con el Imperio, se rompería, y tendrían que pasar 40 años antes de que otro hispánico y americano a la vez de pensamiento restaurara a Quito a su estabilidad, ya para ese momento llamada “Ecuador”. Más aún, terrible resulta analizar los hechos que llevaron a la revuelta del 9 de octubre. José Joaquín de Olmedo, León de Febres-Cordero, Escobedo, etc., demás canallas que, imbuidos por el iluminismo franco-inglés, se levantaron ese día contra el Imperio. Pero ese levantamiento fue más allá de lo que pudo ser una mera servidumbre asumida por la aristocracia de Guayaquil. No, fue más allá, pues los infames del 9 de octubre transportaron a su revuelta, acaecida sin sangre y con mucha complicidad de los peninsulares residentes en Guayaquil, impusieron a esta ciudad, el puerto de Quito, el espíritu mercantilista imperial-chauvinista de  Inglaterra.  De ahí que hasta el día de hoy, con sus justas y honrosas, muy honrosas excepciones, el puerto de Guayaquil siempre se caracterizó por su ideología-mejor llamémosla manera de vida- siempre dispuesta al comercio y a la admiración del sistema anglosajón. No nos extrañemos, queridos lectores, entonces de ver que en Guayaquil, desde que las suciedades de la mal llamada “independencia”, haya sido siempre la cuna y morada del liberalismo y de su hijo directo, el marxismo.

Entonces nos preguntamos: Si esas no son nuestras fiestas patrias, ¿Cuáles lo son?

Será fácil entonces analizar nuestra historia, y entender que el comienzo de Quito, Quito como entidad imperial, como estado orgánico, Quito, ahora llamada Ecuador, es sin dudar la  Audiencia. Que el Reino de Quito haya existido antes no es más que la reivindicación para que nuestra tierra sea llamada la Audiencia de Quito. Pero el Reino, siendo lo que fue, el Reino fundado por los Quitus, poseía el optimismo, pero desconocía el espíritu y la voluntad, que nuestros padres españoles trajeron. Por eso, la  Audiencia, que fue la unión del Reino de Quito con Castilla la Grande, constituyó el culminar de la empresa hispánica, y a la vez el fin del antiguo Reino, y con ello nació el Quito auténtico. Que no nos equivoquemos al volver a ver al escudo de Quito el porqué bajo el yelmo español, yace el blasón castellano(Castilla, tierra de Castillos) entre dos montes (la cordillera oriental y la occidental), pues Quito ERA CASTILLA EN LOS ANDES. Por ello, el día en que el Reino dio paso a la Audiencia, ese día Quito, es decir Ecuador, comenzó a existir. Y por ello, el 6 de diciembre, si no es por ser el día más importante, debería ser uno de los más importantes de la nación, pues cuando el gran capitán Sebastián de Benalcázar fundó la Villa de San Francisco de Quito, ese día fuimos patria por primera vez. Europa y  América se habían unido en uno solo, trascendieron las dos patrias continentales, y España y Quito fueron uno. Quito existe desde entonces, y no nos referimos, queridos lectores, a la ciudad, pues no somos de carácter regionalista, más sí Quito como país. Muchos harán oídos sordos a esto, y sobre todo los costeños, imbuidos del espíritu anglosajón mercantilista que sus antepasados (con honrosas excepciones) impusieron a las generaciones venideras, se opondrán. Por qué nos extrañamos ahora que Guayaquil, como dijo Rafael Correa en uno de sus comentarios más acertados, esté luchando por su independencia si “parece ser que anhelan su verdadera patria- Miami”? Es que es el problema existe hoy por hoy. Quito es el pensamiento tradicional e hispánico, Guayaquil es el pensamiento anglosajón mercantilista (por supuesto estoy hablando del Quito tradicional, y no del actual, que de ninguna manera puede llamarse “tradicional”).

Queridos lectores, con esto finalizamos. Que muchos de los que nos lean nos quieran quemar en la neo-inquisición democrática por no comulgar con las ideas bolivarianas-alfaristas-liberales-neoizquierdistas (así de largo y absurdo es este pensamiento) nos tiene muy sin cuidado. Porque, si no revisamos hasta nuestras propias fechas de fiesta, entonces queridos lectores, no avanzamos.

¡Felices Fiestas! (?) ¡A todos!

¡Y que vuelva ya Benalcázar!

Por Carlos D. Trueba



¿SABÍAS ESTO DE ELOY ALFARO, “EL MEJOR ECUATORIANO”?

¿SABÍAS ESTO DE ELOY ALFARO, “EL MEJOR ECUATORIANO”?

“Alfaro todo lo atropellaba, congresos, concejos municipales, instituciones e individuos: convertía el presidio  en habitación de sus adversarios y malquerientes: la verdad andaba prófuga y la voz ahogada de los conservadores estallaba en descargas de fusilería. ¡Qué tiempos aquellos! No parecía sino que la libertad política se la habían conquistado para sí cuatro ambiciosos sobre la ruina de las libertades públicas… se deportaba liberales y conservadores a las playas centro-americanas, el presidio estaba lleno y un soplo de horror trágico pasaba por la frente de los ecuatorianos… Es Vivar que cae de bruces en las puertas del cementerio de San Diego; es Guillén que implora compasión en el patio de la Intendencia de Cuenca; es Tello, que triste y desesperadamente proclama su inocencia en el Malecón de Guayaquil; es el P. Emilio Moscoso, que rueda herido por la bala asesina a los pies del crucifijo en el colegio de los jesuitas de Riobamba; es el pobre clérigo Eudoro Maldonado, que se revuelca en estancia solitaria moribundo y congojoso; son los que murieron de nostalgia y hambre en las playas centro-americanas; los que hallaron su tumba en la costa ecuatoriana, víctimas de la fiebre amarilla; los vapuleados de Cuenca, los desorejados de Tulcán, los torturados de Quito, los asesinados en Guangoloma… Perdón, pobres sombras”.

Manuel J. Calle, liberal partícipe de la revolución de 1895, en Hombres de la revuelta.

_________

Analicemos objetivamente las distintas facetas de Alfaro, expuestas en los siguientes temas, cuya información ha sido tomada tanto de páginas web y libros de admiradores como de detractores.

ALFARO Y LOS “DERECHOS HUMANOS” –  ATROCIDADES:

• En el cementerio de San Diego, el notable periodista conservador Víctor León Vivar daba el adiós a los restos mortales de Pablo Herrera, académico de la Lengua. Cuando abandonaba el cementerio, fue cazado entre las tumbas por soldados alfaristas y acribillado a balazos.

• En 1883, en las guerrillas de la “Restauración” contra Veintemilla, como en 1884, en la Revolución de los Chapulos contra Caamaño, Alfaro cometió desmanes y asesinatos en Manabí y Esmeraldas. En uno de aquellos episodios Alfaro asaltó el vapor Huacho, donde hizo una carnicería impresionante.

• A los vencidos en Taya, las tropas de Alfaro, en acto de ferocidad, mutilaron las orejas.

• En 1906, asesinó a dos adversarios: los generales Antonio Vega Muñoz y Emilio María Terán, el primero conservador y el segundo liberal… Vega Muñoz fue derrotado por el general liberal Ulpiano Páez en Azuay. Prisionero, llegaba a Cuenca en una mula vieja y coja, para escarnio, cuando lo obligaron a bajar para que entre a pie, y entonces le suicidaron (dispararon).

• Los motines contra el gobierno de Alfaro se sometieron, por su orden, a sangre y fuego, incluso mediante fusilamientos prohibidos por su propia Constitución.

• Ese mismo Diciembre (1906), el batallón “Vargas Torres” saqueó la ciudad de Loja con la connivencia de las autoridades alfaristas locales, quedando el hecho totalmente impune.

• El 25 de abril de 1907, una manifestación de estudiantes de Quito, culminó en dolorosa masacre. La guardia pretoriana de Alfaro asesinó a los estudiantes disparando contra ellos a boca de jarro.

• A los periodistas y opositores presos les daban baños de agua helada, en la fría madrugada de Quito. Un periodista de apellido San Martín murió de pulmonía por ello.

• También les aplicaban las torturas llamadas “Trapiche Franco”: llenar el cuerpo de torniquetes muy apretados, y “Cepo Pérez”: colgar a la víctima de los testículos.

• Son tristemente recordados a este respecto los abusos del Intendente General de Policía de la época, Modesto A. Peñaherrera, quién inicio propiamente la época de nuestro terror (así como Francia tuvo el suyo con su revolución liberal) el 18 de Septiembre de 1895, cuando envió escolta armada a que redujeran a prisión al doctor Camilo Ponce Ortiz, con la orden ultrajadora de que se le condujera amarrado ante la presencia del caudillo liberal, que curioso, deseaba conocerle personalmente. Al  presentarse Ponce ante Alfaro, lo único que acertó a decir este  último fue: “Agradezca usted que todavía tenga la cabeza en sus hombros”.

• Durante el inicio del totalitarismo liberal, Abelardo Moncayo (uno de los asesinos de García Moreno), quien junto a varios otros “librepensadores” recomendaban “un sano terror”, creó la primera policía secreta del país “para defensa de la revolución”, durante su función como Ministro del Interior y de Policía entre 1897 y 1901. Es aquí dónde se implementan los primeros salones de tortura de la historia republicana del Ecuador. Contaban con métodos avanzadísimos para la época, por ejemplo; “shocks” eléctricos que eran aplicados a las víctimas opositoras al gobierno.

___

ALFARO Y LA “DEMOCRACIA”:

“No vamos a perder con papelitos (votos) lo que hemos ganado con los fusiles.” Eloy Alfaro

Escuchemos al Historiador y Cronista de Quito, Dr. Jorge Salvador Lara, Director Honorario Vitalicio de la Academia Nacional de Historia:

“No obstante, difícilmente podrá figurar como paladín de las libertades, pues históricamente consta que Alfaro -cuyo doctrinarismo liberal fue, por lo demás, nebuloso, personalista y romántico- aherrojó en nombre de la libertad todas las libertades y conculcó en nombre de su partido todos los derechos: persiguió a sus enemigos, les hizo encarcelar y torturar, les confinó o desterró.

Clausuró periódicos, empasteló imprentas, incineró libros y documentos históricos. Fusiló como el que más y bajo su régimen murieron asesinados connotados políticos de la oposición, permitió penas infamantes, hizo disolver a balazos las manifestaciones contrarias; coaccionó al Congreso con barras asalariadas de garroteros; su guardia pretoriana asesinó estudiantes disparando contra ellos a boca de jarro…

Persiguió a la Iglesia; suprimió las misiones en el oriente amazónico, vanguardia de la patria ecuatoriana, dejando el campo abierto al avance sureño que no se hizo esperar; encarceló sacerdotes, desterró prelados, permitió vejámenes a la jerarquía metropolitana, profanaciones de templos, sacrilegios, asesinatos de religiosos, todo ello sin castigar jamás a los sayones.

Confiscó propiedades privadas.

Propició el fraude electoral entronizado desde entonces durante decenios.

Quebrantó las leyes cuantas veces quiso, incluso la propia Constitución liberal. Impuso como normas el machete y el garrote.

En fin, encarnó corregido y aumentado el militarismo de Urbina, Robles y Veintemilla, sólo que fue más arbitrario, más prepotente, más antidemocrático y dictatorialista que aquéllos…”.

• Alfaro nunca ganó una elección, siempre subió al poder por golpe de estado.

• En 1895 encarceló a los redactores del periódico La Ley.

• En 1896 en Quito, la represión a los conservadores fue durísima: la Universidad y sus profesores fueron ultrajados y los periódicos, clausurados.

• En las elecciones para la Asamblea Constituyente que se reunió en Guayaquil el 9 de octubre de 1896, casi todos los elegidos fueron liberales y gobiernistas. Hubo fraude.

___

ALFARO Y LA IZQUIERDA SOCIALISTA:

 “Alfaro fue la materialización del capitalismo bancario naciente, de la economía de exportación de la zona litoral, de la política burguesa recién nacida, con el sentido liberal que es, históricamente, su expresión y su forma.” Leopoldo Benites Vinueza en Ecuador, drama y paradoja.

___

ALFARO Y LA EDUCACIÓN:

Decretó que la enseñanza primaria pública sea obligatoriamente LAICA: prohibido hablarles a los niños de Dios.

Gabriel García Moreno, el 8 de Noviembre de 1871, había expedido la Ley de Instrucción Pública, que ordenaba que la educación primaria sea OBLIGATORIA Y GRATUITA. Alfaro sólo añadió: laica.

Los religiosos ya no podían ser profesores en las escuelas públicas.

Asimismo, quedó prohibida la ayuda gubernamental a los establecimientos educativos particulares (en aquella época, todos católicos), que quedaron sujetos al poder despótico de los colegios laicos oficiales.

En 1900 dispuso que los Colegios Católicos no puedan recibir exámenes y conferir títulos de bachiller.

La educación laica en la siguiente generación produjo marxistas, comunistas y socialistas y no liberales.

___

LA PERSONALIDAD DE ALFARO:

Sus estudios consistieron en instrucción primaria en su lugar natal: fue educado a saltos, con un profesor privado de contabilidad. Careció, por lo tanto, de estudios académicos serios. Sus biógrafos lo tildan de buen hijo, esposo fiel y buen padre de familia.

No fumaba, no bebía, no era libertino.

“Jamás defraudó un centavo del fisco en beneficio propio, aunque solía hacerse el de la vista gorda ante las tropelías sin cuento y sin cuenta de sus partidarios. Era manisuelto en extremo, no sólo con lo suyo sino hasta con lo del Estado. No gustaba adular a nadie, pero le deleitaba que le adularan”. Dr. Jorge Salvador Lara.

___

LA MUERTE DE ALFARO:

Los admiradores actuales de Alfaro dicen que Alfaro fue un “mártir” de sus ideales.

La Real Academia define el vocablo martirio como: (Del lat. martyrium): Muerte o tormentos padecidos por causa de religión, ideales, etc.

Entonces, para que Alfaro fuese mártir, debió morir a manos de los conservadores o la Iglesia.

Pero Alfaro murió a manos de liberales, por lo tanto, su muerte debe tipificarse más bien como “traición” no como “martirio”.

De su muerte, dice el Dr. Jorge Salvador Lara, que las arbitrariedades de Alfaro le hicieron granjearse:

“…el rechazo y el odio de sus propios copartidarios. Todo esto explica, quizá en algo, su muerte salvaje y brutal a manos de sus carceleros liberales…”.

Fue apresado por orden de su coideario liberal, el Presidente Dr. Carlos Freile Zaldumbide. Quien ejecutó la orden fue el general liberal Leonidas Plaza Gutiérrez, de quien Alfaro dijo: “Plaza es un soldado desleal y no tiene ideas políticas”.

La guerra a muerte entre las facciones liberales culminó en sangre y tragedia el 28 de enero de 1912, con el asesinato de Eloy Alfaro.

En la turba enloquecida que asaltó la cárcel de Quito, estaban personas del pueblo que odiaban a Alfaro por haber causado tantos muertos y lisiados con sus levantamientos militares, torturas y represiones.

___

OBRA QUE ERRÓNEAMENTE SE ATRIBUYE A ALFARO:

• La libertad de los indios del Concertaje: prisión y trabajo por deudas.

Gabriel García Moreno, como senador por Pichincha en el Congreso de 1857, ya había luchado por la abolición del tributo a los indios. Pero quienes efectivamente liberaron a los indios del Concertaje fueron:

a)El Dr. Alfredo Baquerizo Moreno, quien elegido Presidente de la República en 1916, abolió en 1918 el Concertaje y la prisión por deudas.

b) El Dr. Víctor Manuel Peñaherrera Espinel, jurista autor de la “Ley de Jornaleros” o de Abolición del Concertaje, presentada al Congreso el 28 de Junio de 1918.

• El ferrocarril costa-sierra: Alfaro sólo terminó lo que Gabriel García Moreno había empezado.

Sin embargo, su construcción en el tramo de “LA NARIZ DEL DIABLO” ha sido muy criticada por expertos extranjeros, pues se construyó fuera de toda lógica ingenieril. Levantar ese tramo, tomó un año de inquebrantable trabajo a un costo de más de un millón de sucres cotizados en alrededor de dos sucres por dólar de la época y cientos de vidas de trabajadores que fueron enterrados en fosas comunes, en un improvisado cementerio olvidado, en el Kilómetro 106 de Naranjapata.

(Opinión del redactor: ¿Por qué entonces hacer pasar por allí el ferrocarril? Me atrevo a decir que porque se pensaba que el tesoro de Atahualpa escondido por Rumiñahui estaba allí: el tesoro de Nicsag, enterrado en la quebrada de dicha población, y pensaron encontrarlo a punta de explosiones en las laderas. Las más autorizadas versiones sobre este fabuloso tesoro las trae el doctor Silverio Torres, de Sibambe y el indígena Gregorio Boina, de Nicsag).

Más tarde se le acusó de vivir en Lima vendiendo los bonos del ferrocarril.

• La canalización de Guayaquil:

“Solamente en 1910 tuvimos agua potable y en la década del 20, se empezó la canalización”. Guayaquil y 450 años, Elías Muñoz Vicuña, Revista Diners N° 62 Ecuador, Julio de 1987. Alfaro murió en 1912, así que difícilmente pudo hacer la canalización de Guayaquil.

• El Conservatorio Nacional de Música:

El 3 de Mayo de 1870, el Presidente Gabriel García Moreno creó en Quito el Conservatorio Nacional de Música, bajo la dirección del músico francés Antonio Neumane, quien compuso la música de nuestro Himno Nacional.

Clausurado en la presidencia de Ignacio de Veintemilla, fue simplemente refundado en 1900, en la presidencia de Eloy Alfaro.

• Los Colegios Normales Juan Montalvo para varones y Manuela Cañizares para mujeres:

Fueron fundados por Leonidas Plaza.

• El Colegio Militar:

Fue fundado por Vicente Rocafuerte en 1838 como “Escuela Militar”. El presidente Gabriel García Moreno lo reorganizó en 1869, aumentando las materias: Historia, Lógica, Idiomas y Matemáticas, con el nombre de “Escuela Práctica de Cadetes”. “Con el asesinato del Presidente García Moreno, el 6 de agosto de 1875, la Escuela perdió a su mayor y entusiasta forjador”. María Antonieta Vásquez Hahn, “El Palacio de la Exposición”, Quito, 1989.

En 1892 reorganizó la Escuela el Presidente Luis Cordero.

En 1899, lo que Eloy Alfaro hizo fue cambiarle el nombre a “Colegio Militar”.

En 1912, el Colegio se trasladó al edificio de la Escuela de Artes y Oficios de señoritas pobres, de la Asociación de las Señoras de la Caridad, de Quito, del que arbitrariamente se había apropiado el gobierno de Alfaro con motivo de necesitar el local en préstamo para la Exposición Internacional de 1909.

• El monumento a los Héroes del 10 de agosto de 1809:

Fue planificado en 1892 por el Presidente Luis Cordero; encargando el diseño a un hermano salesiano de apellido Minghetti. Alfaro solamente lo inauguró.

Sigue leyendo



Alfaro: La masa pedía su sangre. Historia secreta de América -18-

Nota preliminar y advertencia (si este blog no es de tu agrado… lo mejor que puedes hacer es simplemente no leerlo): Escribí el siguiente artículo por pedido de una revista quiteña. Este debía haber sido publicado en forma impresa el año pasado; mas por distintas razones finalmente no lo fue. Lo publico íntegramente como debió haber sido impreso (sin notas al pie de página, etc., por requerimiento editorial), sin añadirle ni quitarle nada, por cuestiones de espacio no incluí el primer asesinato y arrastre de Pedro Montero en Guayaquil (25 de enero de 1912), así como tampoco los antecedentes históricos de los arrastres -tradición de los liberales ecuatorianos-.

Debemos meditar y reflexionar sin prejuicios -históricos, políticos, ideológicos- de por medio. Buscando acercarnos lo más posible a la verdad. El resto viene por añadidura. El problema del liberalismo-alfarista histórico ecuatoriano es que no tuvo nada de liberal. Al pueblo lamentablemente se lo mantiene ignorante, con un fin claro: La historia oficial nos envenenó con falsos conceptos que se prestaron a todas las interpretaciones y que solo sirvieron a los dueños del poder, esta es el instrumento del poder: “Quien controla el pasado controla el futuro. Quien controla el presente controla el pasado”. (George Orwell).

Ahora concordante con el próxima 100° aniversario de la muerte de Eloy Alfaro (28 de enero de 1912) lo publico por este medio para todos ustedes dilectos lectores:


Alfaro: La masa pedía su sangre

Alfaro siendo recibido por los banqueros guayaquileños en Guayaquil el 18 de junio de 1895

En 1895 se instala en el Ecuador una feroz dictadura liberal pluto-oligárquica. Es cuando el capitalismo hace su entrada triunfal al país. La dominación liberal radical tuvo todos los caracteres de un régimen totalitario dirigido por Alfaro, que según el historiador Rodolfo Pérez Pimentel  “Tuvo talento comercial y varías veces hizo fortuna pero la gastó en aras del ideal liberal radical masónico.” La oligarquía creó una fuerza pública del mismo espíritu que impedía de hecho y con medidas sangrientas toda reacción, no solo de lo no liberales, sino aún de liberales que no estaban en la línea de la camarilla dominante, beneficiando sólo a quiénes rendían pleitesía al poder; este sistema acabó por poner frente a frente al régimen y a la enorme mayoría del país.

El presidente Emilio Estrada murió el 21 de diciembre de 1911 y asumía el poder Carlos Freile Zaldumbide. En Guayaquil  Pedro Montero desconoció a las autoridades y pedía el regreso de Alfaro -quien había jurado nunca más intervenir en asuntos políticos-, arribó desde Panamá el 4 de Enero de 1912 a Guayaquil. La guerra civil era inevitable.  Una  buena parte del país pedía la cabeza de Alfaro y el gabinete constitucional de Freile Zaldumbide designó a los Generales Plaza y Julio Andrade directores de la Guerra. En la costa Flavio Alfaro tomó el mando de las fuerzas radicales, que enfrentadas a las serranas en Huigra, Naranjito y Yaguachi, sufrieron aplastantes derrotas en medio de ríos de sangre y carnicería.

Alfaro viejo, casi decrépito, no encontraba soluciones, ni siquiera atinó a salir de Guayaquil cuando la situación se tornó perdida. Todos los responsables fueron capturados por Plaza y Andrade. El 26 fueron sacados sin miramientos a Durán para que tomaran el tren hacia Quito, para de allí ser conducidos al Panóptico por orden del gobierno.

Carlos Freile Zaldumbide, en telegrama desde Quito a Guayaquil  del 23 de Enero de 1912, al General Leónidas Plaza y publicado en los diarios  La Constitución, El Comercio y La Prensa decía: “Los Sres. Ministros y yo hemos acordado que a esos presos se les remita a esta capital con las seguridades debidas y bajo responsabilidad de algún Jefe de prestigio, pues la Nación entera reclama al gobierno el inmediato castigo de los que sin ningún motivo han ensangrentado la República solo por satisfacer sus mezquinas y bastardas ambiciones … En este momento todo el pueblo de Quito, congregado bajo las ventanas de mi casa solicita a gritos que a los presos se les traslade a esta capital para su juzgamiento”.

¿Quiénes clamaban la muerte del caudillo liberal, quiénes pedían su sangre? ¿La curuchupalidad acaso? No, de hecho el único medio de comunicación que no pidió la cabeza de Alfaro fue El Ecuatoriano, órgano del Partido Conservador; sus coidearios liberales exigían venganza a través de sus periódicos: “Nada de compasión. Las víctimas que han caído en el campo de batalla  no han merecido compasión… La vida de cada uno de los ecuatorianos caídos en Huigra, Yaguachi o Guayaquil vale tanto como la vida de Eloy Alfaro… ante la muerte de un hombre vale tanto como otro cualquiera…”  decía El Grito del Pueblo Ecuatoriano N° 150. Toda la prensa liberal, guayaquileña en  gran parte, pensaba de la misma forma: La Prensa periódico del liberalismo placista titulaba el 11 de Enero de 1912, “LA VIBORA EN CASA. Esta es la víbora que tenemos entre nosotros, oh! Ecuatorianos, y a esta víbora es preciso triturarla”.

28 de enero de 1912, día espantoso: El Intendente de Policía trata con González Suárez, sobre como intervenir cuando el pueblo se diera cuenta de la llegada de Alfaro y sus compañeros, siendo claro que tomaría actitud hostil porque habiendo perdido padres, hijos, hermanos, parientes y amigos en la injusta lucha, se encontraban indignados, y exacerbados además, por la prensa pública que clamaba castigo.

Alfaro fue asesinado en el Panóptico junto al resto de prisioneros que habían liderado la revolución, desde allí la masa enfurecida comenzó el arrastre. Una mujer golpeaba furiosa la cabeza de Alfaro, gritando “¡Me la pagaste indio verdugo!” – “No hagas eso” le dice un padre Bravo, y ella alza la cabeza para mirar al atrevido que le censura y dice: “Ud. no ha perdido marido ni hijo, yo sí.”

Miguel A. González,  testigo presencial de los hechos relata: “Y vimos desfilar  primero el cadáver de Coral; luego, el de Flavio Alfaro, que pasaban por delante de Palacio y descendían por frente de la Catedral. Por la esquina Municipal ingresaron los cuerpos de Páez y de Serrano”.  Los cadáveres de Medardo y Flavio Alfaro son llevados hasta la casa  de una alfarista, que decía tener relación con los espíritus, para que los resuciten.

Y sigue: “El cadáver  de Alfaro que entraba a la plaza por la esquina del cuartel de artillería… ocasionaba estampida general…pequeño cuerpo ceniciento… apenas cubierto con deshilos de la desgarrada ropa, con dos correas atadas al cuello…¡Qué espectáculo!… Con ávido ojos vimos en la cabeza de Alfaro, el rozar del cuero cabelludo  en los adoquines de la calle, que hacía subir o bajar las facciones de aspecto leproso; dibujábase en esos movimiento singulares, siniestras expresiones: era ya  la impresión reveladora de un Ay! Lanzado con angustioso dolor al abrirse la boca ensuciada con basuras del suelo, o era, al desplegarse  los labios sanguinolentos, el remedo de una risa desvergonzada. Cuando los nervios, la piel de la cara, por las contracturas  del occipital frontal, se estiraban hacia atrás, abríanse los ojos despavoridos, marcado en el semblante espantoso gesto, como de gemido, por su expulsión de la tierra… por la carrera acelerada que emprendieron los arrastradores de esa carne revolteada, pasando otra vez por el pie de la grada redonda de la Catedral, con griterías y vivas espantables, sin tiempo para desviar el cadáver de la curva, chocó la cabeza en el primer peldaño, por cuyo violento golpe, reventóse el cráneo en el undécimo sillar, haciendo de los sesos repugnante aspersión por el contiguo albañal (cloaca).” Y hasta hubo algunos que jugaron pelota con los testículos de los arrastrados. Después serían incinerados en El Ejido.

Así terminó la gran tragedia del 28 de Enero de 1912, pero la política de Alfaro no terminó en esas piras: El liberalismo siguió conculcando las libertades públicas. El pensamiento oficial, totalitario y dogmático que ha imperado en las últimas décadas en nuestro país y en el mundo, nos ha impedido formaros una visión integral de los sucesos históricos y políticos del pasado distante y reciente. Y es así como nos situamos en nuestro pequeño país, con una historia tan manipulada y tan falseada que muchas veces es hasta increíble entender lo que en verdad fue y no lo que nos lo pintaron; bien vale calificarla de “sui generis”, o mejor aún de “anti-historia” -una grande y prolongada mentira- en palabras de Jorge Luna Yepes.

Por Francisco Núñez Proaño

Addendum: Increíble como la izquierda endiosa a Alfaro, padre del capitalismo ecuatoriano: ¡Estultos! en 1895 capitalismo = progresismo = izquierda. “Alfaro fue la materialización del capitalismo bancario naciente, de la economía de exportación de la zona litoral, de la política burguesa recién nacida, con el sentido liberal que es, históricamente, su expresión y su forma.” -Leopoldo Benites Vinueza