coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


NOSOTROS NO LO CELEBRAMOS

PARA QUE TE INFORMES:

NADA QUE CELEBRAR EL 24 DE MAYO: “La situación de Flores en el sur, se hizo más problemática por la existencia de fuertes sentimientos pro-hispánicos entre algunas personas de la anterior Audiencia de Quito. LA LEALTAD A ESPAÑA NO DESAPARECIÓ CON LA DERROTA DE LAS FUERZAS VIRREINALES EN EL PICHINCHA. Tampoco tranquilizaban al Ecuador las opresivas exacciones de dinero y propiedades llevadas a cabo por el Libertador y sus segundos mientras se preparaban para invadir al Perú en 1822-23. EL GENERAL SUCRE ADIMITÍA QUE LA IRRITANTE CONDUCTA DE SUS SOLDADOS Y LA IMPOSICIÓN DE FUERTES IMPUESTOS HACÍAN SENTIRSE A LOS ECUATORIANOS  COMO EN “TERRITORIO CONQUISTADO”… Para las fuerzas bolivarianas, el sur era poco más que una región a la que había que explotar para apoyar las continuas campañas militares contra el ejército realista del Perú. En sus esfuerzos por completar la liberación del Perú, Bolívar y sus subordinados procuraban enganchar hasta el último recluta disponible y extraer hasta el último peso de esa apesadumbrada tierra. Tan duras medidas provocaron resentimientos contra los “libertadores” del norte, y PROVOCABAN DUDA EN LA MENTE DE LOS PATRIOTAS ECUATORIANOS SOBRE LAS BENDICIONES QUE HABÍA TRAÍDO LA INDEPENDENCIA… Otra fuente de fricción fue la  POLÍTICA DE BAJOS ARANCELES O “LIBRE COMERCIO” MANTENIDA PORLA GRAN COLOMBIA, la misma que permitía que los textiles BRITÁNICOS de bajo precio inundaran aquellos mercados que anteriormente habían sido abastecidos por los obrajes serranos.” –Mark Van Aken.

ESTO SIGNIFICÓ LA INDEPENDENCIA, VASALLAJE HACIA INGLATERRA: “Aceptando las exigencias británicas dentro de los rumbos trazados por Bolívar” el 18 de abril de 1825 se firmó entre los plenipotenciarios de Gran Bretaña y la Gran Colombia el Tratado de Amistad, Comercio y Navegación, “que no difiere sustancialmente” de los tratados celebrados ese mismo año por las Provincias Unidas del Río de la Plata y Chile, y más tarde por Perú y México con la gran potencia talasocrática. Para cuando el Ecuador se constituyó como un Estado “soberano” separado de la Gran Colombia en 1830, ya tenía normadas sus relaciones exteriores, comerciales y políticas, en condiciones de exclusividad con Inglaterra, aún antes de dotarse de su norma fundamental, de su primera Constitución.

El acta de independencia de Quito del 29 de mayo de 1822 comienza con estas palabras: “En la ciudad de San Francisco de Quito, capital de las provincias del antiguo reino de este nombre”… y continúa más adelante: “…roto todos los lazos que por cualesquiera motivos ideales ligaron estas provincias a la Península”. Se habla de REINO y de PROVINCIAS, NUNCA DE COLONIAS.

QUITO FUE CONQUISTADO Y NO LIBERADO EL 24 DE MAYO DE 1822: El capacitado historiador guayaquileño Jaime Rodríguez denominaría acertadamente al proceso de separación e independencia forzada por parte de las tropas bolivarianas como “la conquista del Reino de Quito”. Los 3000 mil efectivos que ganaron la Batalla del Pichincha eran mayormente soldados reclutados en Colombia, Venezuela e Inglaterra como correspondía al ejercito multinacional que había armado Bolívar, sin embargo no se encontraban quiteños en el mismo.
Julio Albi explica el siguiente dato fundamental acerca de la batalla de Pichincha:
“El Ejército realista, en la que sería su última batalla en el reino de Quito, estaba formado sobre todo por americanos. Los jinetes procedían todos del reclutamiento local (criollos y quiteños por tanto). En cuanto a los infantes, el batallón de Tiradores de Cádiz era ‘casi todo de europeos… y los otros Cuerpos españoles o realistas, compuestos de americanos’ ”
Ingleses versus quiteños: Papel destacado en esta batalla fue el protagonizado por el Batallón Albión, compuesto es su totalidad por británicos.

Wilfrido Loor habla: “Engreído con el espíritu de su siglo, González Suárez, no se dio cuenta de que el hijo de España se adaptó al medio geográfico y social de su tiempo para vivir de realidades, y el hijo de la República se independizó de ese medio para vivir con la teoría de cuatro soñadores que hicieron de América la tierra propicia de las revoluciones…”

Carlos Enrique Lasso Cueva dice: “LA INDEPENDENCIA…!Sangre derramada en vano, por el interés de Inglaterra de apoderarse de los recursos naturales de estas tierras, y de su comercio, que eran monopolizados por España. La “gesta” de Bolívar según Alfonso Rumazo costó 600.000 vidas. Gente inmolada en aras de las potencias mercantiles europeas de las que Bolívar era representante y agente. La tesis fue imponer la separación de España que impedía ese libre comercio. No fue una guerra popular reclamando conquistas sociales. Fue la clase dominante criolla, la oligarquía sudamericana, la interesada en “independizarse” para poder hacer y deshacer a su antojo, sin el impedimento de ciertas leyes españolas. Roto el vínculo con España, la gente del estado llano, las masas populares, quedaron en manos de esta clase dominante criolla que empezó a gobernar a la maldita sea, pero en su exclusivo beneficio. La gente sencilla jamás se involucró en la guerra de independencia, pues les daba lo mismo que ganara uno u otro bando, ya que sabían que “era una pelea entre blancos” y que no importa quien ganara, su suerte siempre iba a ser la de Caín cuando dios lo maldijo. las levas atroces de Bolívar en cada ciudad y pueblo eran sangrientas, espantosas, porque nadie quería servir a ninguna de las dos causas. A la fuerza los hombres jóvenes eran incoporados a la milicia. A servir a la causa burguesa y británica del libre comercio.”

VAE VICTIS

La historia la escriben los vencedores

___

NOSOTROS NO LO CELEBRAMOS

Se aproxima el 24 de mayo, y, como siempre, todo recuerdo y mención del hecho ocurrido hace ya 190 años se remite a unas pocas ceremonias y la versión oficial que trata del tema. Estoy hablando por  supuesto de la Batalla de Pichincha. La mal llamada “guerra de la independencia”(guerra civil hispanoamericana), impuso, gracias a la propaganda que los medios de desinformación controlada por los liberales, a la historia del Ecuador, la idea de que nuestras fiestas “patrias” deben celebrarse en los días en que las fuerzas de la subversión liberal-masónica al servicio de Gran Bretaña.  Así, fechas como el 9 de octubre, el 24 de mayo, el 3 de noviembre entre otras, son feriados nacionales. Y bien, me estoy preguntando: ¿Para qué cuestionar tan excelsas fechas que tan solo nos recuerdan la gloria y victoria de esas revoluciones? Muy simple, y a la vez complejo. No quiero tomar, queridos lectores, demasiado tiempo, sí, en cambio, informar de a poco el porqué, desde un punto de vista revisionista de la historia (que es lo que siempre se trata de hacer, ver las versiones de los dos lados y sacar conclusiones) de negar el título de fiestas, y mucho menos de “patrias”.

Planteado el objetivo de estas líneas, procedemos a “deshuesar” en poquísimas líneas el pavo.

El 24 de mayo, llamada “batalla de la Independencia”, se dio por diversas circunstancias que es preciso revisar de a poco. Ya abierto el canal de fuego de las fuerzas liberales comandadas por Bolívar, el general Antonio José de  Sucre se dispuso a “liberar” al Reino de Quito, en manos de las fuerzas leales al Imperio desde 1812. Así, el 23 de mayo llega por el sur, precisamente el Valle de los Chillos, escala las laderas del Pichincha para poder al día siguiente lanzar un ataque arrollador sobre la ciudad. Aymerich presenta batalla y Sucre vence. Quito es “liberada” por la camarilla de Bolívar y lo que se llamaba “Reino de Quito” es sometido a las fuerzas neo-coloniales del títere venezolano. Pero Quito, esa ciudad bastión de la lealtad a España, sumergida en sangre lo que algunos historiadores llamaron la “revolución de los Marqueses” de 1809, era un bastión del Imperio Español. El craso error que nadie ha querido entender, o mejor, más que error llamemos le “dato”, es que Quito había sido saqueada en 1810 por las tropas realistas de Lima. Por ello, el 24 de mayo, que lejos de ser una fecha que se deba conmemorar como “patria”, fué la respuesta de Quito a las tropas virreinales del Perú. Es que en sí la actitud de los quiteños para con la Patria grande había desembocado en esta actitud de  odio al virreinato de la Nueva Castilla porque el momento en que se dio la represión de 1810 contra los Marqueses y nobles criollos rebelados en la capital de la Audiencia, las tropas virreinales, los “zambos” de Lima(tropas negras al servicio del Virrey), no solo que habían aniquilado a los subversivos, si no que cometió el error terrible el mando español de que la ciudad fuera saqueada, sometida al pillaje de los afro-indios del Perú, que poco perdonaron aquel fatídico día de 1810. En este sentido, el  odio de Quito no era ni mucho menos contra la Patria Grande, si no contra la guarnición del Virrey del Perú que se había metido en la ciudad a sangre y fuego. Quito tuvo su venganza, a un precio terrible, pues su libertad, tan bien mantenida y estabilizada con el Imperio, se rompería, y tendrían que pasar 40 años antes de que otro hispánico y americano a la vez de pensamiento restaurara a Quito a su estabilidad, ya para ese momento llamada “Ecuador”. Más aún, terrible resulta analizar los hechos que llevaron a la revuelta del 9 de octubre. José Joaquín de Olmedo, León de Febres-Cordero, Escobedo, etc., demás canallas que, imbuidos por el iluminismo franco-inglés, se levantaron ese día contra el Imperio. Pero ese levantamiento fue más allá de lo que pudo ser una mera servidumbre asumida por la aristocracia de Guayaquil. No, fue más allá, pues los infames del 9 de octubre transportaron a su revuelta, acaecida sin sangre y con mucha complicidad de los peninsulares residentes en Guayaquil, impusieron a esta ciudad, el puerto de Quito, el espíritu mercantilista imperial-chauvinista de  Inglaterra.  De ahí que hasta el día de hoy, con sus justas y honrosas, muy honrosas excepciones, el puerto de Guayaquil siempre se caracterizó por su ideología-mejor llamémosla manera de vida- siempre dispuesta al comercio y a la admiración del sistema anglosajón. No nos extrañemos, queridos lectores, entonces de ver que en Guayaquil, desde que las suciedades de la mal llamada “independencia”, haya sido siempre la cuna y morada del liberalismo y de su hijo directo, el marxismo.

Entonces nos preguntamos: Si esas no son nuestras fiestas patrias, ¿Cuáles lo son?

Será fácil entonces analizar nuestra historia, y entender que el comienzo de Quito, Quito como entidad imperial, como estado orgánico, Quito, ahora llamada Ecuador, es sin dudar la  Audiencia. Que el Reino de Quito haya existido antes no es más que la reivindicación para que nuestra tierra sea llamada la Audiencia de Quito. Pero el Reino, siendo lo que fue, el Reino fundado por los Quitus, poseía el optimismo, pero desconocía el espíritu y la voluntad, que nuestros padres españoles trajeron. Por eso, la  Audiencia, que fue la unión del Reino de Quito con Castilla la Grande, constituyó el culminar de la empresa hispánica, y a la vez el fin del antiguo Reino, y con ello nació el Quito auténtico. Que no nos equivoquemos al volver a ver al escudo de Quito el porqué bajo el yelmo español, yace el blasón castellano(Castilla, tierra de Castillos) entre dos montes (la cordillera oriental y la occidental), pues Quito ERA CASTILLA EN LOS ANDES. Por ello, el día en que el Reino dio paso a la Audiencia, ese día Quito, es decir Ecuador, comenzó a existir. Y por ello, el 6 de diciembre, si no es por ser el día más importante, debería ser uno de los más importantes de la nación, pues cuando el gran capitán Sebastián de Benalcázar fundó la Villa de San Francisco de Quito, ese día fuimos patria por primera vez. Europa y  América se habían unido en uno solo, trascendieron las dos patrias continentales, y España y Quito fueron uno. Quito existe desde entonces, y no nos referimos, queridos lectores, a la ciudad, pues no somos de carácter regionalista, más sí Quito como país. Muchos harán oídos sordos a esto, y sobre todo los costeños, imbuidos del espíritu anglosajón mercantilista que sus antepasados (con honrosas excepciones) impusieron a las generaciones venideras, se opondrán. Por qué nos extrañamos ahora que Guayaquil, como dijo Rafael Correa en uno de sus comentarios más acertados, esté luchando por su independencia si “parece ser que anhelan su verdadera patria- Miami”? Es que es el problema existe hoy por hoy. Quito es el pensamiento tradicional e hispánico, Guayaquil es el pensamiento anglosajón mercantilista (por supuesto estoy hablando del Quito tradicional, y no del actual, que de ninguna manera puede llamarse “tradicional”).

Queridos lectores, con esto finalizamos. Que muchos de los que nos lean nos quieran quemar en la neo-inquisición democrática por no comulgar con las ideas bolivarianas-alfaristas-liberales-neoizquierdistas (así de largo y absurdo es este pensamiento) nos tiene muy sin cuidado. Porque, si no revisamos hasta nuestras propias fechas de fiesta, entonces queridos lectores, no avanzamos.

¡Felices Fiestas! (?) ¡A todos!

¡Y que vuelva ya Benalcázar!

Por Carlos D. Trueba



Secret History of Ecuador

Lectores todos:

Comparto con ustedes la traducción al inglés de este artículo “Historia Secreta del Ecuador”  publicado en el la revista Barranco número 4.

Pueden suscribirse en este link a la revista: http://www.barrancoaddiction.com/  y revisar su contenido en la versión digital de la misma en este otro: http://issuu.com/jgggo/docs/barranco4

Secret History of Ecuador

Photo by Gabriel González. (Model: Francisco Núñez Proaño as Bolívar)

By Francisco Núñez Proaño

Translated by Carlos Daniel Trueba

Three cases:

Her manner was quite dense, she looked like a great lady, or any “ñapanga”,  she used to dance the minuet with equal perfection as the “cachuca” (Cacan). She became a recluse in a convent and soon after a lover kidnapped her.She was married to an English doctor and, as soon as the opportunity arose, she left him. She was known for being sexually liberated and having straight pants like men. A lesbian, orgiastic and  zoophilic and not only a hero but precursor of the GLBT movement … “the crazy” Some called her : “You have to know that she never left a slave girl … She was the shadow of her owner, perhaps … also the lover of his mistress “Who I am adducing to is no other than the” Liberator of the Libertador “Manuelita Sáenz . She was an active, methodical and passionate women: she became the favorite corduroy of Simon, “the loving foster” , she took care of the Libertador in every political action performed. She freaked out for Bolivar, once brutally scratching him because of an earring found in his bed. Among the wonders of She-colonel, we can remember an spectacular bacchanal in the Tequendama, “he or she” knew how to fight alone with men of weapons and state (including the Admiral Illingwonrth), drunk to the point almost killed by excessive and exacerbation of their senses: Manuelita at the edge of the ravine, “she was dangerously gesturing … Dr. Cheyne realized the dangers in which this drunk and crazy woman was in, since she caught herself on a tree by rolling a magnificent long braids to her left arm of the unwise who seemed determined to jump into the void. “

Bolivar once dispatched his beloved Manuelita to Ecuador, who, after landing in Guayaquil departed to Quito accompanied by an escort of 4 Grenadiers chosen by herself, among the best men in the squad and marched in short days, “no other maid stood by her side”  and five days later she reached her hometown. An indiscretion by Brigadier allowed the incidents and their erotic nature to be known. ” Then, Bolívar asked her to leave with her husband. “She loved animals and owned a cub … One morning I visited Manuelita, who had not risen yet, I went to the bedroom and saw a terrifying scene, the bear was lying on her mistress, with his horrible claws resting on her breasts “…” You see, Manuela said, showing her breasts, I’m not hurt. ” She said: “It is a proven friend, but a faithless and infidel lover.” Her life was eccentric … She never tried to hide the lightness of her actions : we were her confessors and adored her. Bolivar idolized and envied her to excess. ” We owe Jean-Baptiste Boussingault these quotes.

The Colombian Historian Isidoro Medina says that “the Libertador” was “a depressive maniac with genocidal tendencies”. Lets see one of his most obscure episodes in which Bolivar showed no mercy. “On February 1st, the Spanish general Boves moved towards Caracas along with his cavalry divisions. The Patriot Campo Elias tries to stop them in La Puerta, but he is defeated. When Bolivar gets the news, he summons his troops in Valencia. Then, in La Guaira, full of prisoners and with few soldiers, he decides that the only path left is to execute them all (the prisioners) including those who were sick. Arismendi, so frightened of the great massacre that was about to take place there, refuses to obey Bolivar; he challenges the order, but the Libertador insist that all prisoners should be executed, with no mercy for anyone“. We know these testimonies from the same Bolivar, in his last letter to general Juan Jose Flores, first president of Ecuador. “You know that I have commanded for 20 years these armies, and of these quests I have received little reward. The American continent cannot be governed from our side.  Those who make a revolution are trying to harvest in the sea. The only thin left to do in the American continent is to emigrate. This country (Colombia) will fall into the hands of a bloodthirsty mob, who will later be dominated by small tyrants of all colors and races. The Europeans would not dare to reconquer us, devoured by the ferocity and the crimes of this war. If there is a place in the world in which we could go back to the original chaos of early times of manking, that would be the Americas.

The diplomatic relationships established between Ecuador and the Axis powers, with special emphasis with Nazi Germany, were from the beginning more than friendly. That is the case of Federico Páez, who, in a unique action made by a president around the world, refused, through the Chancellery in a session of the Society of Nations,  to promote sanctions against Germany, because of the “violation” of the “Dictate” of Versailles, and finally beheaded the process by not assisting to the rest of the sessions in Geneva. Moreover, Dr. Páez “surprisingly” recognized and cheered the 1930´s Italian invasion of Ethiopia, supporting the Fascist Italian government. Der Fuhrer agrees with Ecuador, too, when he wrote: It will be my most sincere efforts to cooperate between Ecuador and Germany”. Adolf Hitler to Jose María Velasco Ibarra, ex President, in a letter dated november 1934.

Manuelita Saenz a sexopath, Bolivar bipolar and genocidal? Did Ecuador support the nazis and the fascist? It is difficult to accept these facts, specially when we are accustomed to a history that looks like a comic rather than a reality: Godly characters, superheroes’ like, more idolized by fans than by critics and historians: certified myths to help those who control the power to have their justification to be there, alongside with fear and ignorance or in fake understanding and learning. That is the suppor of modern official history, a history that supports the myth of society, of modern society. What is important in history and essential of its processes is lost in the lines of school texts, where teachers and educators preach about heroes who never existed and teach a history according to those who won. A revision and a resistance to those false historical thesis that have been taught like dogmas is required in order to understand what we are. Official history poisoned us with false concepts that were useful to those who had million interpretations and which helped only to those handling power. History is an instrument of power. “He who controls the past controls the future: he who controls the present controls the past” George Orwell.



Historia Secreta del Ecuador. HISTORIA SECRETA DE AMÉRICA -14-.

Lectores todos:

Comparto con ustedes este artículo publicado en el último número de la revista Barranco.

Pueden suscribirse en este link: http://www.barrancoaddiction.com/  y revisar su contenido en la versión digital de la misma en este otro: http://issuu.com/jgggo/docs/barranco4

Historia Secreta del Ecuador 

Por Francisco Núñez Proaño.

 

Fotografía de Gabriel González.

Tres casos:

Su manera de ser era bien densa; lucía como una gran señora, o como una “ñapanga” cualquiera; bailaba con igual perfección el minuet o la “cachuca” (el cancán). Reclusa en un convento y secuestrada por un amante poco después.

Casada con un médico inglés a quien abandonó a penas se presentó la oportunidad, conocida por liberada sexual y por tener bien puesta los pantalones. Lesbiana, zoofílica y orgiástica, no solo heroína y prócer sino precursora de los movimientos GLBT…“la loca” le decían algunos: “Hay que saber que ella nunca se separaba de una joven esclava… Ella era la sombra de su ama; tal vez también… la amante de su ama” A quien aduzco no es ni más ni menos, que la “Libertadora del Libertador”: Manuelita Sáenz…

Mujer activa, metódica y apasionada; se enseñoreó como la preferida del pana Simón, “la amante tutelar”, cuidaba del Libertador en cada acción política que realizaba. Llegó a enloquecer por Bolívar, en una ocasión lo arañó brutalmente por un arete encontrado en su lecho. Entre las hazañas de la coronel recordamos una espectacular bacanal en el salto del Tequendama, “él o ella” supo batirse sola con hombres de Estado y de armas (entre ellos el almirante Illingwonrth), borracha hasta el extremo casi muere por el exceso y la exacerbación de sus sentidos: Manuelita al filo del barranco, “de pie… haciendo gestos muy peligrosos… el doctor Cheyne comprendió el peligro que corría esta loca y bebida mujer, se prendió a un árbol mientras enrollaba a su brazo izquierdo las largas y magnificas trenzas de la imprudente que parecía resuelta a saltar al vacío”.

Bolívar en una ocasión despachó a su querida Manuelita al Ecuador, quien al desembarcar en Guayaquil partió hacia Quito acompañada de una escolta de 4 granaderos escogidos por ella misma, entre los mejores parecidos del escuadrón; marcharon en jornadas cortas, “sin otra sirvienta que su mulata y en cinco días llegó a su ciudad natal. Una indiscreción del brigadier hizo que se conocieran los incidentes eróticos del camino”. Entonces, Bolívar le pidió que se fuera con su marido. “Ella adoraba los animales y era dueña de un osezno…Una mañana hice una visita a Manuelita y como no se había levantado todavía, tuve que entrar a la alcoba y vi una escena aterradora, el oso estaba tendido sobre su ama, con sus horribles garras posadas en sus senos”…“Vea Ud., decía Manuelita, mostrándome sus pechos, no estoy herida”. Se dijo de ella: “es un amigo seguro, pero una amante infiel”.  Su vida fue excéntrica… “Nunca intentó esconder la ligereza de sus actos; éramos sus confesores y la adorábamos. Bolívar la idolatraba y la celaba al exceso.” Le debemos a Jean Baptiste Boussingault estas citas.

El historiador colombiano Isidoro Medina afirma que “el Libertador” era maníaco depresivo con tendencias genocidas. Veamos uno de los más tétricos episodios protagonizado por Bolívar, donde no mostró piedad alguna: “El primero de febrero de 1814, el realista Boves tomó rumbo a Caracas con su caballería…El patriota Campo Elías intenta detenerlos en La Puerta… es derrotado. Bolívar, al ser informado de este acontecimiento, concentra sus tropas en Valencia… Entonces, en La Guaira, llena de prisioneros y pocas tropas, decide que el único camino es el fusilamiento, incluido el de los enfermos. Arismendi, aterrorizado por la magnitud de la masacre que se iba a perpetrar a instancias de Bolívar, amenaza con no cumplir la orden, pero el Libertador insiste en que todos deben ser fusilados, sin perdón para nadie.” Nos da él mismo testimonio de sus humores en su última carta al general Flores, primer presidente del Ecuador: “V. sabe que yo he mandado 20 años y de ellos no he sacado más que pocos resultados ciertos. La América es ingobernable para nosotros. 2°. El que sirve una revolución ara en el mar. 3°. La única cosa que se puede hacer en América es emigrar. 4°. Este país caerá infaliblemente en manos de la multitud desenfrenada, para después pasar a tiranuelos casi imperceptibles, de todos los colores y razas. 5°. Devorados por todos los crímenes y extinguidos por la ferocidad, los europeos no se dignarán conquistarnos. 6°. Sí fuera posible que una parte del mundo volviera al caos primitivo, este sería el último período de la América.” Y Daniel O’ Leary, su edecán nos describe sus síntomas bipolares: “Su aspecto, cuando estaba de buen humor, era apacible, pero terrible cuando irritado: el cambio era increíble”.

Las relaciones del Ecuador con las potencias del Eje, sobre todo con la Alemania Nacionalsocialista fueron más que amistosas, desde un primer momento. Tal es así que durante el gobierno de Federico Páez en un acto casi insólito en el mundo, la Cancillería ecuatoriana -la única en América-  presidiendo la Asamblea y Consejo de la Sociedad de Naciones se negó a promover sanciones contra Alemania  por el quebrantamiento del “Dictado” de Versalles y finalmente dejó descabezado el consejo al no asistir más a las sesiones en Ginebra, de igual “sorprendente” manera reconoce y avala la invasión de Etiopía por parte de la Italia fascista, apoyando formalmente al gobierno italiano en este hecho. El Führer lo corrobora: “Serán mis sinceros esfuerzos de mantener y estrechar las relaciones entre nuestros países”. Adolf Hitler se refería así en una carta a José María Velasco Ibarra, de noviembre de 1934.

¿Manuelita Sáenz sexópata? ¿Bolívar bipolar y genocida?  ¿El Ecuador apoyó a los nazis y a los fascistas? Difícil de asimilarlo para los acostumbrados a una historia que más se asemeja a una historieta que a la realidad: personajes endiosados e idolatrados más por clubes de fans que por críticos; mitos afianzados en el poder, el miedo y la ignorancia o en la falsa ilustración… tal es el sustento de la historia oficial que a su vez sustenta el mito de la sociedad actual. Lo esencial de la historia y de sus procesos se pierden en los oropeles de los textos de colegio donde enseñan de héroes que no existieron y de una historia escrita para el gusto de los vencedores. Una revisión y una resistencia a las tesis históricas tradicionales se hacen necesarias para una comprensión plena de lo que somos. La historia oficial nos envenenó con falsos conceptos que se prestaron a todas las interpretaciones y que solo sirvieron a los dueños del poder, esta es el instrumento del poder: “Quien controla el pasado controla el futuro. Quien controla el presente controla el pasado”. (George Orwell).