coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


Romper los mitos de la “historia” oficial es destruir el mito de la sociedad actual
julio 7, 2016, 5:07 pm
Filed under: Francisco sin tierra, Uncategorized | Etiquetas: , ,

Romper los mitos de la “historia” oficial es destruir el mito de la sociedad actual. La ruptura con los mitos de la sociedad concreta en la que vivimos es la única forma de establecer un profundo e incondicional lazo con nosotros mismos y con cada una de las personas que nos rodean, con todo lo que nos parecía ajeno, inanimado e irreal. No tenemos nada que pagar a la sociedad actual, no le debemos nada. Romper los mitos de la “historia” y de la sociedad, libera los tabúes, convenciones y prohibiciones sociales, vitales, pero sobre todo las prohibiciones incorporadas a los conceptos y al pensamiento. Es una liberación respecto del dogma, de la creencia, de la incertidumbre y de la teoría. Es asumir la realidad tal cual es. Es asumirnos tal cual somos. Sumergirnos en lo real con todo nuestro cuerpo/mente. Dejamos de interpretar, empezamos a experimentar. Empezamos a vivir lo que somos, nuestra vida se convierte en una transmisión, en una corriente viva, en la tradición misma. Somos la tradición. Continuamos siendo lo que somos. Es una cadena de mujeres y hombres que nos arriesgamos en lo real, sin adornos, dejando de estar sometidos a las limitaciones ilusorias a la que el ser social nos ha supeditado. Asumir la realidad es encerrarnos en nuestra propia carne, en nuestros propios huesos, en nuestra propia sangre. Encerrarnos para salir el momento en que nuestro corazón se abra a identificarse con nosotros mismos.



“Alemania busca el rastro nazi en Ecuador” o los medios y las repercusiones internacionales de mi libro (IV)

Estimados lectores:

Actualmente han iniciado las repercusiones internacionales de mi libro “El Ecuador y la Alemania Nazi”.

Comparto a continuación los artículos, notas y programas más relevantes de los medios internacionales (prensa, radio y televisión) sobre lo que está sucediendo ahora en Alemania , Ecuador, Europa, América y el mundo a partir de mi investigación.

Valga aclarar que yo soy responsable nada más de lo que he escrito, no de las interpretaciones que los medios o cualquier particular o inclusive que cualquier Estado pueda darle a mi última obra o solamente a una parte de ésta.

El diario El País de España en su edición digital del sábado 4 de abril de 2015 publicó el artículo “Alemania busca el rastro nazi en Ecuador”, donde se incluye parte de una entrevista que me fuera realizada:

http://internacional.elpais.com/internacional/2015/04/03/actualidad/1428096570_317425.html

“Se buscan oficiales nazis en Ecuador”, Blasting News – España, sábado 4 de abril de 2015:

http://es.blastingnews.com/internacionales/2015/04/se-buscan-a-oficiales-nazis-en-ecuador-00334457.html

No incluyo los reportes de la mayoría de medios locales donde se menciona la noticia pero no se me nombra directamente, exceptuando los dos siguientes:

Ecuador Inmediato, sábado, 04 de abril de 2015, replica a El País, “Alemania busca el rastro nazi en Ecuador”:

http://ecuadorinmediato.com/index.php?module=Noticias&func=news_user_view&id=2818779119&umt=alemania_busca_rastro_nazi_en_ecuador

El Universo, domingo, 05 de abril de 2015, “Investigadores alemanes, tras pista de nazis en Ecuador”:

http://www.eluniverso.com/noticias/2015/04/05/nota/4735416/investigadores-alemanes-tras-pista-nazis-pais

Teleamazonas (Ecuador), emitió el siguiente reportaje en su noticiero 24 Horas de las noches el martes, 07 de abril de 2015, “Se investigará la huella del nazismo en Ecuador”, ver el vídeo en el enlace siguiente:

http://www.teleamazonas.com/index.php/noticias/3059-se-investigara-la-huella-del-nazismo-en-ecuador

 Especial de TLV1 (Argentina, jueves, 09 de abril de 2015) – “El Ecuador y la Alemania Nazi” con Francisco Núñez del Arco Proaño y la excelente conducción de Juan Manuel Soaje Pinto:

En el siguiente enlace pueden leer el reportaje que el día sábado, 11 de abril, publicó el periódico Perfil de Argentina sobre mi libro y mi labor. De paso comenzamos la promoción internacional de mi siguiente obra: “Quito fue España: Historia del realismo criollo”; “Nazis y populistas en Latinoamérica: una relación estrecha”:

http://www.perfil.com/elobservador/Nazis-y-populistas-en-Latinoamerica-una-relacion-estrecha-20150411-0054.html

“Partidos políticos seducidos por las ideas del Führer”: http://www.perfil.com/elobservador/Partidos-politicos-seducidos-por-las-ideas-del-Fuhrer-20150411-0055.html

Con los titulares del periódico digital estadounidense GlobalPost del domingo, 12 de abril de 2015, siguió el recorrido internacional de lo que todo el mundo ha estado hablando estos días: el Ecuador y la Alemania Nacionalsocialista más conocida como Nazi… Notemos, que es un medio de amplia circulación e influencia en Estados Unidos, por lo mismo, leer con criterio el artículo para el cual fui entrevistado y que pone énfasis apenas en algunos asuntos y aspectos específicos de mi investigación y sus resonancias… ¡Ustedes saben! ¡Ya están grandes para pensar por sí mismos! En todo caso me quedo con la siguiente cita: ” “Germany was a country that was always culturally very respected and influential in Ecuador,” Nuñez del Arco said. “It held great prestige here, while there was a strong resentment of the US and the UK, perhaps because of a kind of Hispanic-Catholic nationalism.” “

“Germany’s Nazi hunters are heading to Ecuador”:

http://www.globalpost.com/article/6512875/2015/04/11/nazi-hunters-head-ecuador 

Finalmente, por ahora, el lunes, 13 de abril de 2015, en Radio W de Colombia me entrevistaron Claudia Palacios desde Colombia y Rafael Manzano desde Madrid:

“El rastro de oficiales nazis que conduce de Alemania a Ecuador”, escuchar audio a continuación:

http://www.wradio.com.co/escucha/archivo_de_audio/el-rastro-de-oficiales-nazis-que-conduce-de-alemania-a-ecuador/20150413/oir/2715705.aspx 

Nunca está de más recordarles que saquen sus propias conclusiones.

¡Seguimos!

Francisco Núñez del Arco Proaño



“Contribución a la historia” o los medios y mi primer libro (III)

Estimados Lectores:

Finalmente el desenlace en medios a propósito de “El Ecuador y la Alemania Nazi”:

Según la revista dominical especializada Artes, de diario La Hora de los domingos 23 y 30 de marzo de 2014, mi libro es, o mejor dicho, fue, hasta que se agotó, el cuarto más vendido en el Ecuador, y el primero en ventas de autor ecuatoriano. Grata sorpresa.

mas_vendidos_2014_1

mas_vendidos_2014

 

Diario La Hora de Quito publicó el viernes 4 de abril de 2014 un fotoreportaje sobre la presentación de mi libro el pasado jueves 13 de marzo, en su sección Vida Social con el título “Contribución a la historia”, donde señala: “El libro ‘El Ecuador y la Alemania nazi, los secretos de una relación ocultada’, tuvo su presentación en Libri Mundi. Un gran número de invitados asistió al lanzamiento de la obra.” Fotografías cortesía de La Hora:

6_alex-emmanouilidis--miriam-salas--diego-moscoso-y-miriam-dur-5-2014043013944-52ace5093a23aa3e0137fdc93177c2b4

Alex Emmanouilidis, Miriam Salas, Diego Moscoso y Miriam Durán.

5_marcelo-salgado-y-diego-paladines--4-2014043013944-c99c4dca14dea461ffdebcfeaadc5d66

Marcelo Salgado y Diego Paladines.

4_patricio-cuesta--daniel-crespo-cuesta-y-ruth-cobo--3-2014043013944-8fff15871973c2e95c406b54135b1898

Patricio Cuesta, Daniel Crespo Cuesta y Ruth Cobo.

3_sebastian-donoso-y-pedro-steiner--2-2014043013944-2df4bf7e928ca6eb124c43f746e9d2a0

Sebastián Donoso y Pedro Steiner.

2_augusta-proano--giannina-rovayo-y-fatima-meza--1-2014043013944-a2886b3c416b1d2c938159ac99fdeedc

Augusta Proaño, Giannina Rovayo y Fátima Meza.

1_diego-moscoso--francisco-nunez-de-larco-autor-del-libro-y--0-2014043013944-ab865ae049e233b7e03be563e13c42ee

Diego Moscoso, Francisco Núñez del Arco -autor del libro- y David Egas.

 

 Nota de la revista Cosas, edición Ecuador, de abril de 2014 (N° 270) sobre la presentación en su sección “Eventos y cosas”:

COSAS_ABRIL_2014

Como siempre, saquen sus propias conclusiones.

Francisco Núñez del Arco Proaño



“Un capítulo pro nazi que ha sido ignorado” o los medios y mi primer libro (II)

Estimados lectores:

Continúan las repercusiones en medios escritos de comunicación masivos y observatorios comunicacionales sobre la publicación de mi primer libro “El Ecuador y la Alemania Nazi. Los secretos de una relación ocultada”.

En el informe “El Silencio Asfixiante. La Libertad de Expresión en el Ecuador en 2013” se menciona el intento de censura previa de mi obra y los problemas relacionados con esto: http://issuu.com/leyinconveniente/docs/el_silencio_asfixiante/20

El día de hoy, domingo 09 de febrero de 2014, diario El Comercio publica el siguiente reportaje sobre mi investigación (lamentablemente no mencionan directamente el título del libro aunque me mencionan a mí y a mi trabajo), el artículo a esta hora ha sido reproducia por Radio Macas (http://www.radiomacas.com/2014/02/09/la-sorprendente-relacion-entre-ecuador-y-la-alemania-nazi/), copio y pego el contenido del mismo a continuación. Como siempre, lean el libro, lean el artículo y saquen sus propias conclusiones:

Un capítulo pro nazi que ha sido ignorado

VÍA EL COMERCIO: http://especiales.elcomercio.com/2014/planetaIdeas/Febrero09/index.php?sec=ideas&cat=historia#!historia

Documentos que se han hecho públicos hablan de una sorprendente relación entre el Ecuador con la Alemania nazi. Un debate sobre el tema está pendiente.

09 febrero 2014.

El Ecuador pudo haber tenido una relación mucho más cercana al nacismo alemán de lo que la historia oficial ha dicho. Esta aparente empatía se revela en un estudio histórico recientemente publicado en el que, entre otras cosas, se dice que en la segunda mitad de los años 30 del siglo pasado, el Ecuador pudo haber recibido incluso créditos de la Alemania nazi respaldados por fondos secuestrados a judíos que habían huido de ese país.

La revelación surge de una serie de documentos históricos recopilados en una publicación hecha por Francisco Núñez del Arco que, sin duda, abre el debate sobre si ciertos hechos que pueden resultar vergonzosos deben ser investigados. Estos documentos, de los cuales algunos reposan en los archivos de la Cancillería, incluyen una correspondencia entre los gobiernos ecuatorianos anteriores a la Segunda Guerra Mundial con el gobierno alemán, y hablan de la entrega de créditos para el Gobierno ecuatoriano, que podrían haber alcanzado los USD 34 millones al cambio actual.

Se trata, sin duda, de evidencias de una relación que ha sido prácticamente ignorada por la historiografía ecuatoriana y que suscitan un ineludible debate ético. ¿El Estado ecuatoriano fue cómplice de un episodio ignominioso como la persecución a los judíos al aceptar esos fondos del Gobierno alemán?

La investigación de Núñez, que no oculta cierta simpatía por el alineamiento ecuatoriano con el Tercer Reich, incluye hechos como un Decreto ordenando la expulsión de los judíos del Ecuador por parte del gobierno del general Alberto Enríquez Gallo, hoy figura reverenciada por muchos sectores de la llamada izquierda. La publicación revela además correspondencia oficial de figuras históricas como la del entonces canciller Julio Tobar Donoso, con inequívocas muestras de antisemitismo. Los créditos de los que habla la investigación se negociaron entre 1936, 1937 y 1938 y fueron en spermarks -papeles emitidos por el Gobierno alemán de entonces- sobre cuentas bloquedas de judíos alemanes que habían tenido que salir de su país.

Uno de los créditos fue otorgado para la construcción del ferrocarril entre Quito y Esmeraldas, del cual solo se construyeron 10 kilómetros. La mayor parte del crédito se habría dilapidado por parte de la empresa constructora llamada Scotoni, dice el investigador.

Esta correspondencia diplomática habla en diciembre de 1937 de otro crédito por 250 000 spermarks para la Caja del Seguro de Empleados y Obreros. Otro de los préstamos aparece para la compra de implementos agrícolas. El autor calcula que los préstamos alcanzaron, en total, USD 2 millones de entonces, que calculados al valor actual representarían cerca de USD 34 millones .

Según la investigación, estos papeles eran depositados en una cuenta especial a nombre del Gobierno del Ecuador en el Banco Alemán de Divisas en Berlín, desde donde se realizaban las operaciones de compra de insumos y demás relacionados. También eran negociados no oficialmente en bolsas europeas, como la de Ámsterdam.

¿El Ecuador recibió entonces dinero robado por los nazis a los judíos? La simple idea resulta escalofriante y plantea irremediablemente el debate sobre si se debe revisar la historia ecuatoriana de ese período.

Esta supuesta cercanía ideológica entre Ecuador y la Alemania nazi aparece también en una circular de la Cancillería de diciembre de 1938, firmada por el entonces canciller Julio Tobar Donoso y dirigida a un cónsul en Europa, en la que pide que no se otorgue visado a los judíos a no ser que lleven consigo USD 5 000.

En la circular, que tiene cinco páginas y que está clasificada como confidencial, se dice al cónsul que “no puede pasar desapercibido a usted el hecho indiscutible de que el judío, por tradición, por temperamento y por constitución biológica, es reacio a las labores del campo y aun a la actividad industrial. Es comerciante; y en este campo haría gravísima competencia al elemento nacional”.

En otro párrafo sostiene que “por el porvenir étnico, económico y moral de la Nación, recomiendo a usted tomar todas las precauciones posibles y la máxima escrupulosidad, al visar el pasaporte de un extranjero que perteneciere a esta raza”. Para el historiador Carlos Landázuri es indudable que quienes han escrito la historia del Ecuador lo han hecho desde la óptica de los vencedores y que por eso han preferido ver para otro lado en este tema. Es claro, sostiene, que había un fuerte nazismo y una gran simpatía con la Alemania de entonces lo que se explica, entre otras cosas, por las características racistas de ciertos sectores de la sociedad ecuatoriana que también tenían una idea sobre la supremacía de los blancos. El antisemitismo, sostiene, era un sentimiento muy fuerte en la Europa de entonces y por herencia se transmitió a la América hispana. Ese antisemitismo incluso tenía ciertas raíces religiosas, pues para muchos católicos de aquella época los judíos seguían siendo los culpables de la muerte de Jesús.

Según Landázuri es necesario investigar la historia. Sin embargo, dice que estos hechos deben ser analizados desde una perspectiva que tome en cuenta las circunstancias que se vivían en ese tiempo. En aquella época, sostiene, no había mayor idea de los horrores que significaría para la humanidad el régimen de Hitler, a quien se lo veía como un gran líder capaz de organizar a una Alemania que había sido humillada en la Primera Guerra Mundial. Además, Alemania como potencia industrial ejercía gran fascinación en ciertos sectores sociales y por extensión en los gobiernos.

Pero hay visiones distintas sobre el tema. Alex Schlenker, cineasta e investigador del tema, tiene dudas de que el Ecuador de entonces no haya sabido ya sobre la persecución a los judíos que los nazis comenzaron a hacerla de forma sistemática desde 1936. Le luce extraño que esas noticias no hubieran llegado al Ecuador cuando ya había comunicaciones avanzadas. Schlenker piensa que la historiografía debe hurgar en este tema pues es necesario para toda sociedad identificar la matriz de los comportamientos colectivos que se perpetúan y que de hecho se han perpetuado en el Ecuador, como el segregamiento y la marginación.

“Hay que mirar esa historia y decir qué pasó, incluso para curar heridas”, sostiene Schlenker.

Martín Pallares. Editor
mpallares@elcomercio.com



“UN LIBRO INCÓMODO” O LOS MEDIOS Y MI PRIMER LIBRO (I)

Estimados lectores:

Para cerrar el año hago el siguiente recuento de las repercusiones en medios escritos de comunicación masivos y observatorios comunicacionales sobre la publicación de mi primer libro “El Ecuador y la Alemania Nazi. Los secretos de una relación ocultada”, así como de la polémica que se generó a raíz de su presentación (cancelada, todavía por realizarse) con el Ministerio de Cultura:

Hitler espectacular (diario “Hoy”, Quito): http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/hitler-espectacular-595384.html

Historiador denuncia censura previa (diario “El Comercio”, Quito): http://www.elcomercio.com/cultura/Historiador-denuncia-censuraPrevia-libro-presentacion-FranciscoNunez-MinisterioDeCultura-PacoVelasco_0_1034296580.html

Coqueteando con la esvástica: (revista “Plan V”, Quito): http://www.planv.com.ec/culturas/coqueteando-con-la-esvastica

Autor de libro denuncia intento de censura previa: (Fundamedios, Quito): http://www.fundamedios.org/monitoreo-de-libertades/alertas/autor-de-libro-denuncia-intento-de-censura-previa

Ecuador: Book about Ecuador’s relations with nazis pulled from international book fair (Article 19, Londres, Reino Unido): http://www.article19.org/resources.php/resource/37384/en/artist-alert:-november-2013

Un libro incómodo (revista “Vistazo”, Guayaquil, 5 de diciembre de 2013):

libro_incomodo

Como siempre, que cada uno de ustedes saque sus propias conclusiones.

Francisco Núñez del Arco Proaño



Historiador denuncia censura previa

Diario “El Comercio” publica este día la siguiente nota sobre los sucedido con mi libro: http://www.elcomercio.com/cultura/Historiador-denuncia-censuraPrevia-libro-presentacion-FranciscoNunez-MinisterioDeCultura-PacoVelasco_0_1034296580.html

 
Historiador denuncia censura previa

Redacción Cultura Viernes 22/11/2013
 
En los últimos días, el historiador Francisco Núñez del Arco, presidente del Instituto Ecuatoriano de Cultura Hispánica, ha denunciado un acto de censura previa a cargo del Ministerio de Cultura y Patrimonio. El titular de esa cartera, Paco Velasco, desmiente esa acusación. Según Núñez del Arco, el Ministerio solicitó la revisión del texto ‘El Ecuador y la Alemania Nazi – Los secretos de una relación ocultada’ debido a “que habían recibido una denuncia” que asegura que el libro “realiza una apología del nazismo”. Así consta en su blog coterraneus.wordpress.com. El libro iba a ser presentado el miércoles 27 de noviembre, a las 12:00, en el marco de la Feria Internacional del Libro Quito 2013, pero debido a una decisión de la casa editorial JG, con quien Núñez del Arco editó la publicación, se ha pospuesto para una próxima fecha. En una entrevista con este Diario, el ministro Velasco confirmó la solicitud realizada a Núñez. Luego de la revisión del texto, y tras una entrevista con Javier Gálvez, de la Editorial JG, Velasco dice que dispuso la presentación y difusión del libro bajo la responsabilidad de editorial y su autor. Gálvez, por su parte, asegura que la cancelación la presentación del libro de responde a “motivos de tranquilidad”. Y puntualizó que en el texto no se realiza apología alguna del nazismo y solo se exponen varios documentos que hablan de la relación entre Ecuador y la Alemania nazi.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: http://www.elcomercio.com/cultura/Historiador-denuncia-censuraPrevia-libro-presentacion-FranciscoNunez-MinisterioDeCultura-PacoVelasco_0_1034296580.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com



García Moreno, en tres versiones

A la historia no la hay que rechazar ni defenderla, hay que asumirla. Como país estamos (o deberíamos estar) llegando a una madurez socio-política-histórica, dejando el maniqueísmo a un lado y comprendiendo que el Ecuador es resultado del aporte de muchos, esencialmente de su pueblo, representado en sus grandes hombres, comprendiendo que García Moreno y Alfaro fueron grandes hombres y grandes ecuatorianos. La Patria no debe enemistarlos, debe honrarlos.

Diario El Comercio publicó el día de ayer -en su versión impresa y digital-, sábado 29 de diciembre de 2012, la nota “García Moreno, en tres versiones” que comparto en el enlace: http://www.elcomercio.com/cultura/personaje-Gabriel_Garcia_Moreno-historia_0_837516262.html ; es evidente lo parcializado de la misma, en todo caso es sumamente llamativo que la mayor parte de esta se refiera al libro que edité en conjunto con la Fundación Jesús de la Misericordia durante este año, por primera vez en Ecuador: “Vida de don Gabriel García Moreno” del argentino Manuel Gálvez, y aún así, ni siquiera se me nombra.

ggm_tresversiones_elcomercio

Es lamentable que el articulista desconozca historia y se ponga a escribir sobre ella, un dato lo demuestra: Santiago Estrella Garcés, el periodista, dice de García Moreno: “Era un “tiranuelo” –así lo llamaba Juan Montalvo”, afirma; Montalvo no llamaba “tiranuelo” a García Moreno, el literato ambateño sentenció lo siguiente del “loco”; en su “Ensayo Joya Literaria” afirma: “Para lo que ha sucedido en el Ecuador después de la muerte de García Moreno, yo de buena gana le hubiera dejado la vida al GRAN TIRANO (así, “gran tirano”, no “tiranuelo”)… de buena gana”. En el “Desperezo del Regenerador” se encuentra: “¡García Moreno! ¡Qué hombre! Este sí: ¡qué Hombre! (Hombre con mayúscula y entre signos de admiración, lo que para quienes conocemos y hemos leído la pluma de Montalvo, sabemos que es un elogio extremo) ¡Nacido para grande hombre, sujeto de grande inteligencia, tirano sabio, jayán de valor y arrojo increíbles, invencionero, ardidoso, rico en arbitrios y expedientes, imaginación socorrida, voluntad fuerte, ímpetu vencedor”. Finalmente dirá: “tirano excelso, con toda la excelsitud de su grandeza. Talento, saber, honradez, valor, energía inquebrantable de carácter, suyos son. No tuvo precedente en América”.

Para finalizar, vale decir que el libro de Juan Ortiz García ni siquiera vale ser comentado como historia, puesto que es una novela fantasiosa, producto de un resentimiento familiar que hasta el día de hoy persiste en el autor y donde se reflejan las mentiras inventadas en torno a García Moreno décadas después de su muerte. Ortiz olvida lo que uno de los personajes de su novela dijo de García Moreno -lo que no evita que le haga decir lo que nunca dijo-: El Dr. Luis Felipe Borja. Aun siendo hijo de una de las principales víctimas, y enemigo él mismo de García Moreno, sin embargo afirmó: “Uds. saben de quién soy yo hijo y cuáles son mis ideas (liberal-radical). Pues, si para bien de la Patria, me fuera a mí dado resucitar a alguno de nuestros próceres para que la volviera a regenerar, no a otro resucitara que a García Moreno.”

¡Más historia y menos periodismo desinformador!

Francisco Núñez del Arco



Crónica de una negligencia anunciada

Crónica de una negligencia anunciada

vía: ecuadorhispano.blogspot.com

El día 6 de diciembre del presente año, el diario El Comercio publicó una infografía titulada “Con el caballo, la pólvora y la religión, España conquistó a la cultura Quitu, nuestros ancestros”. La misma demostró ser tendenciosa, poco académica en el sentido de contrastar datos y fuentes (no basta con mencionar a dos personas si ambas son de la misma ideología) y muy ligera, diríase que superficial en el mejor de los casos.
Varios estudiosos de la historia, algunos académicos y otros aficionados, pero todos comprometidos con su estudio serio, decidimos poner un escrito de rectificación, educado pero firme, con argumentos, al casi pasquín publicado por dicho diario. Nuestra carta de rectificación fue remitida el 8 de diciembre, y entonces empezó una serie de llamadas telefónicas y correos electrónicos para saber qué fue de su suerte. Lo último que supimos, en virtud de los correos de una señorita llamada Jenny Martínez, fue que cayó en manos de un señor llamado Dimitri Barreto, quien iba a revisarla y consultar con otros historiadores sobre el contenido de nuestro texto. Me pregunto por qué no fueron tan cautos con la infografía, que a todas luces fue objeto de un análisis mucho más simplista y descuidado, si acaso lo hubo. Finalmente, el día 17 de diciembre le escribí por última vez a Jenny Martínez, pidiéndole que me indique si aun había interés en nuestro pedido de rectificación, dado que, cada día que pasa, dicho pedido pierde más y más sentido, porque ya nadie recordará la infografía que nos motivó a redactarlo. Y bueno, seguimos esperando una respuesta, que al parecer jamás llegará.
Dado que no nos han dado un espacio, ni han tenido la voluntad de rectificar su tendenciosa y direccionada infografía, que ahonda de forma desvergonzada en algunos lugares comunes, que por comunes no dejan de ser errados a la luz del estudio histórico, señores de El Comercio, permítanme decirles lo siguiente:
Leo su diario todos los días, de algo sirve. Y aunque rechazo la política gubernamental de acoso a la prensa privada, debo rendirme, al menos en este caso, a lo evidente: cuando no se trata de defender sus intereses corporativos, de gremio, de grupo; cuando sus intereses no están directamente afectados, no tienen NINGÚN empacho en plegar servilmente al discurso oficial, porque eso es lo que han hecho al darle espacio a la misma gente, Juan Paz y Miño y Felipe Ogaz, voceros de la visión oficialista de “descolonización cultural”, de rechazo a todo aquello que no sea parte de su “nueva” visión de la historia, manoseada hasta encajar en los cánones de la “revolución” política (léase ideologización). Basta mencionar lo que han hecho con la figura de Eloy Alfaro. Apenas en ese caso, el más obvio, dieron la cara, para defender sus propios editoriales de hace 100 años. ¿Y las demás falsedades emitidas por este gobierno y sus voceros para desdibujar la historia a su antojo? Esas, caballeros, esas han callado o han plegado a ellas, porque simplemente, no se han sentido afectados. Y quienes nos dimos el tiempo para pedirles una rectificación, volvemos a hacerlo, aunque no les interese actuar. Ojalá tengan la decencia de hacerlo en algún momento.
Eduardo Daniel Crespo Cuesta

Para quienes interese, este es el enlace a la infografía:
http://www.elcomercio.com/quito/Infografia-religion-Espana-conquisto-Quitu_ECMFIL20121206_0002.pdf

Finalmente, el texto de nuestro pedido:

“Quito, 8 de diciembre de 2012
Señores
Diario El Comercio
Ciudad.-
De nuestras consideraciones:
Por medio de la presente, los abajo firmantes, estudiosos de la Historia tanto desde el campo académico como aficionado, algunos dedicados a la docencia universitaria y autores de publicaciones investigativas, deseamos mostrar, con cortesía pero firmeza, nuestro rechazo a la infografía por ustedes publicada el día 6 del presente mes, en la página 2 de su diario, alusiva a la fundación española de la ciudad de San Francisco de Quito. En la misma, titulada “El legado de la conquista es el mestizaje”, se lee en una segunda línea, a modo de subtítulo: “Con el caballo, la pólvora y la religión, España conquistó a la cultura Quitu, nuestros ancestros”.
Dicho encabezado, hay que decirlo, es inexacto:
1)      Las fuerzas españolas doblegaron a la oposición inca y sus aliados, de ningún modo al general de la población de estas tierras. Como señalan  Galo Ramón Valarezo y Tamara Estupiñán Viteri, entre otros, gran parte de la población indígena comarcana de Quito apoyó a Belalcázar en contra de la presencia inca, representada en Rumiñahui. La población quitu, en todo caso, fue sometida décadas atrás por los conquistadores incas.
2)      No solo los quitus son los antepasados de los quiteños.  De acuerdo a la información presentada por Cristóbal Landázuri, Pablo Núñez, Juan Fernando Regalado y Luis Alberto Revelo en su obra “Sociedad y política en Quito” (Quito: FONSAL, 2010), para el año 1779 el 67.71% de la población de las parroquias urbanas de la ciudad de Quito era blanca, ya sea peninsular o en su mayoría criolla. La población indígena para ese mismo año era del 26.56%, y la población negra del 5.73%. Descartar este tipo de información incide en un aumento del desconocimiento de nuestras raíces, del hecho de que en esta ciudad la conquista no significó únicamente la violencia que, al parecer y de acuerdo a la infografía, sería lo más representativo de la huella española. Los vecinos españoles, numerosísimos como se acaba de señalar, son también parte de la herencia quiteña que compartimos todos.
3)      El uso de la religión en el encabezado se encuentra injustificado, ya que en el texto que sigue jamás vuelve a ser mencionada, lo que representa un uso inadecuado de un término a fin de captar la atención del lector, al cual de ninguna manera se le explica qué papel jugó la religión (la evangelización) en el proceso de conquista.
Dicho lo anterior, los abajo firmantes mucho les agradeceremos la publicación de esta y la rectificación pertinente. Es menester recordar la importancia e impacto de textos como el indicado y publicado por ustedes, ya que los mismos pueden incidir, como en este lamentable caso, negativamente en el reconocimiento de nuestro pasado y nuestras raíces. Si como señala la infografía, “el legado de la conquista es el mestizaje”, el Quito pluricultural e inclusivo tantas veces evocado en estos tiempos, merece un estudio más serio, profundo y desapasionado de nuestras herencias diversas.
Atentamente,
Eduardo Daniel Crespo Cuesta, MA
Eduardo Enrique Crespo Guarderas, Arquitecto
David Francisco Egas Yerovi
Alvaro R. Mejía Salazar, Mg
Francisco Núñez Proaño, Historiador”


Historia del Ecuador para tontos

Historia del Ecuador para tontos (en pocos párrafos)

La leyenda cuenta que…

– ¡Perdón!

La historia dice que durante milenios las comunidades aborígenes del territorio del actual Ecuador prehispánico vivieron en perfecta y sacrosanta armonía con su entorno y entre ellos, es decir no existía nada malo, eran seres prácticamente perfectos ajenos a los errores y vicios modernos, eran buenos salvajes o mejor, eran ángeles. También cuenta que todos eran buenos, buenos, buenos, o sea que tenían tres golpes de bondad.

El Ecuador por milenios ya fue Ecuador, aunque recién se formó en 1830 nos dicen los especialistas de este pasado mistérico…  Y bueno, aunque se mataban, comían y sacrificaban entre ellos, eso en realidad no importaba dado que eran buenos. ¡Claro! No existía la democracia, ni las libertades que reclaman sus supuestos sucesores del siglo XXI, de hecho se vivían auténticos totalitarismos absolutistas en los grados civilizatorios más avanzados en la organización y en el tiempo como en los Incas por ejemplo. Y aunque estos llegaron al final de la época indígena, y literalmente invadieron Quito, forzando a migrar a miles de indios y aniquilando otros miles, fueron en muchos casos los más buenos entre los buenos… tan buenos eran que por ejemplo masacraban a los vencidos en ocasiones como Yahuarcocha (de donde le quedó el nombre al Lago de Sangre imbabureño). Y de estos buenos entre los buenos surgió Atahualpa por ejemplo, que en su bondad infinita prendió una guerra civil a su imperio y acabo matando a su hermano a fin de demostrar quién eran más bueno. Pero bueno, en realidad eso no importa porque todos eran buenos, buenos, buenos.

Después de esta época de bondad absoluta, pasó lo que peor podía haber pasado, llegaron desde Europa los españoles, lo más malos de los malos, o sea los malos, malos, malos, con un triple golpe de maldad.  Eran algo así como los nazis de entonces, todos sádicos, todos enfermos, todos ladrones y miserables asesinos sin excepción alguna, ¡alguna! Es decir, todos demonios. Además venían de lo peor de España, y aunque acá en América las diferencias sociales en la época  anterior en realidad no importaban ni deberían importar hoy en día, claro, menos para los Monarcas Absolutos indígenas y para su sociedad estratificada. Eso al parecer les afectó mucho a los buenos, buenos, buenos, que no solo eran buenos sino mejores que los malos, malos, malos. Estos españoles malos fueron apoyados en su conquista del continente por una buena cantidad de buenos, que no querían tanto al resto de buenos, seguramente por alguna bondad que les habían hecho en el pasado. Y eran tan malos estos malos, que trajeron a nuestro continente la escritura, los libros, la navegación a gran escala, la medicina y el arte occidental, las ciudades, las universidades, las ideas como la de individuo y persona así como los conceptos de libertad y libre albedrío y hasta la democracia, ¡Jesús! – a este también lo trajeron los malos- ¡Qué malos que eran estos españoles! Y eran tan malos que exterminaron a todos los indios -o sea a los buenos- que pudieron a su paso, tan así que al día de hoy cuando uno sale a una calle de Quito, Guayaquil, Cuenca o cualquier otra ciudad del país, no se ve uno solo… sólo se ven blancos, de ojos claros, pelo rubio y alta estatura, anglosajones casi , uno diría… Notemos acá la diferencia de lo que pasó con los ingleses -buenos entre los malos- y sus descendientes en Estados Unidos, donde por el contrario no exterminaron ni redujeron a nadie, allí uno puede ver millones de indios en sus calles, de hecho un 50% de la población gringa es india, aunque un 25% son cholos, o sea indios no aceptados como tales y que viven en ciudades, y cuando uno visita… uhmmm, digamos Boston, no deja de ver los indios a millares surgir. Y fueron tan malos los españoles que a los buenos quienes no mataron, se acabaron mezclando con ellos y ellas, al punto que descendientes de los monarcas aztecas e incas viven en Europa hace siglos.

Y tres siglos de oscuridad colonial tuvimos que soportar, eran tan pero tan oscura la colonia, que construyeron horrores como el centro histórico de Quito, por el cual algún despistado nos declaró Patrimonio Cultural de la Humanidad, y tan oscura fue que en el medio de esta surgió una de esas luces raras llamada Ilustración, que aunque en la oscuridad colonial no se podía ni leer, extrañamente muchos leían cosas que después utilizaron contra los malvados españoles que se llevaron todos nuestros utensilios de cocina, o sea el oro y creerán que hasta ahora no lo devuelven. En estos tres siglos que van del XVI al inicio del XIX en realidad no hay nada relevante que contar, y sí, es verdad que los malos invirtieron en América más de lo que se llevaron a Europa, pero eso en realidad no importa, pues todo fue salvajismo y oscuridad colonial… así que nos vamos a los buenos, o digamos al rescate de lo bueno…

Allá cuando comenzaba el siglo XIX, algunos hijos y nietos de los malos, como Bolívar, Montúfar y otra cantidad ingente de patriotas, de pronto y por arte de magia se convirtieron en buenos… ¡Claro! Descendían de quienes habían conquistado y expoliado el continente, pero eso en realidad no importaba dado que ahora eran buenos a pesar de que querían mantener las instituciones de los malos como la esclavitud y la Monarquía, así se diferenciaron de los malos que pasaron de estar en toda América a tan solo en la península Ibérica. Y utilizaron ideas que habían traído los malos, como la libertad y la república para promover sus propósitos, plenamente buenos y autóctonos como vemos… Tan buenos fueron nuestros próceres y patriotas que no solo se deshicieron del pesado y humillante yugo español , sino que nos fundaron flamantes repúblicas oligárquicas y bananeras, administradas por los descendientes de los malos que ya para entonces eran buenos ¡Alabado sea Dios!… ¡ah! Y también había uno que otro malo que apoyó a los buenos para que esparcieran su bondad en la Independencia. Y por el otro lado también hubo los históricamente buenos, o sea los indios -y hasta negros-, que por el contrario, cegados por los malos y por sus Instituciones como la República de Indios y las tierras comunales se unieron con los malos españoles para no dejar que los buenos les hicieran libres y  les regresaran a la edad de piedra…  Los buenos andaban tan despistados en ese entonces, que 600 indios cuzqueños de los más buenos lucharon contra Sucre en Pichincha… al final estos por meterse con los malos también acabaron perdiendo y el bueno de Bolívar les quitó sus tierras, derechos y demás privilegios que les habían dado los malos.

Aquí vale hacer un paréntesis aclaratorio. En realidad no solo los españoles eran y son malos, no, de hecho lo son todos los blancos, especialmente los europeos, exceptuando a los próceres de la Independencia, a Inglaterra -desde siempre-, a Francia después de 1789, a los Estados Unidos cuando conviene y a Rusia entre 1917 y 1989, mejor dicho la Unión Soviética. Y claro como estos eran buenos, buenos, así, con solo dos golpes de bondad, no les quedó de otra que ayudar a los buenos de este lado en su lucha contra los malos. Por ejemplo: Inglaterra fue tan buena que nos ayudó a liberarnos de los malos. ¡Claro! Nos auxilió desinteresadamente por pura bondad y eso de la deuda externa que nos impusieron con intereses usurarios y todo y que nos condenó a una esclavitud financiera de la cual aún no podemos liberarnos del todo fue una mera coincidencia que beneficio a los buenos de los ingleses y nos jodió a los buenos de los ecuatorianos… como vemos todos buenos. La bondad de los ingleses se ha demostrado en su pulcritud a lo largo y ancho de mundo, como cuando le declararon la guerra a China porque les quitó el tráfico de opio. También Francia fue muy buena en 1789, tan buena que guillotinaron a miles de malos de su propia gente, y sus “inmortales principios”: libertad, igualdad y fraternidad se los importó a Ecuador para que los buenos también pudieran decapitar y desorejar a los malos con este lema en nuestras tierras. Los Estados Unidos a veces son buenos, como cuando han peleando contra los malos alemanes en dos ocasiones, en otras son malos como cuando bombardean Hiroshima -en la misma guerra contra los alemanes- o invaden Irak. La Unión Soviética también fue un modelo de bondad, digno de imitar como todos los anteriores, frente a la maldad intrínseca de digamos Alemania -casi tan malos como España-, que aunque los soviéticos exterminaron a más de 60 millones de humanos y reprimieron y encerraron en gulags a otros tantos, nunca dejaron de ser buenos.

Volvamos al Ecuador del siglo XIX: Gracias al cielo, la bondad había vuelto a triunfar en la Independencia y de hecho esa bondad nos ha llegado hasta nuestros días, no es tan buena como la bondad de los indios prehispánicos, pero no hay mal, o mejor dicho bien que por mal no venga.  En el medio de tanta bondad independentista y mientras los indios buenos eran sometidos la explotación de los nuevos buenos criollos con su invento republicano, a la vez que se mataban entre ellos por el poder -atributo máximo de la bondad-, surgió una figura tiránica y malvada en esencia y en escena. Después de los españoles es el más malo, y ese se llamó Gabriel García Moreno. Tan tirano y tan malo fue García Moreno que fue el primero que quiso liberar las mentes y los cuerpos de los buenos indios -que habían sido sometidos a la más vil servidumbre por el bueno de Bolívar-, y de las buenas mujeres, y de los buenos niños y de los buenos estudiantes, etc.… tan malo fue que evitó que el país se dividiera entre los nuevos malos, o sea el Perú y Colombia… y tan malo fue que dejó a un país en orden, paz, estabilidad y prosperidad económica y social y con un sitial entre las naciones del mundo -buenas y malas-… así de malo era y por eso le mataron.

¡Chuta! Hablando del Perú…  Es verdad que los próceres buenos lucharon por una Patria Grande y Unida, desuniendo lo que ya estaba unido, y es verdad que todos somos pueblos hermanos, por tanto todos somos buenos, pero claro, entre los buenos siempre debe haber algún malo y para los buenos ecuatorianos algunos del bando de los malos fueron por mucho tiempo  los indios del Sur, los peruanos. ¡Sí! Esos peruanos que eran buenos cuando los Incas pero que con el tiempo y a pesar de ser hermanos y tan indios como nosotros -fundamentalmente buenos- ya se habían hecho malos por obra y gracia de no sabemos bien quien, porque usualmente muchos actores del teatro llamado historia actúan tras bastidores.

Como todos sabemos, nosotros, por supuesto, tenemos nuestros propios holocaustos -igual o más malvado que el de los judíos- ; comenzando el realizado por España, siguiendo con la  guerra de Independencia y los malvados realistas -algún historiador ecuatoriano incluso llegó a comparar a los negros del Real de Lima con los nazis de la SS-; incrementándose con el proto-fascista Gabriel García Moreno. Estos holocaustos se han alimentado con el accionar de los malos. Frente al atraso, el oscurantismo, la tiranía y la barbarie primero española, después realista, más tarde conservadora-terrorista y garciana, y más recientemente la de los nazis de ARNE, solo nos han podido salvar los buenos.

Después de la maldad, tiranía y neo-barbarie garciana, vino el más bueno después de Bolívar y los indios, o sea Eloy Alfaro allá a finales del XIX y comienzos del XX; y don Eloy -este también hijo de un malvado español- con su liberalismo -bueno por venir de Francia pos 1789-  fue tan bueno que se alió a los buenos de adentro: o sea a la oligarquía, y con los buenos de afuera: o sea a los Estados Unidos e Inglaterra para introducir el buen capitalismo al Ecuador, ese capitalismo que ahora es malo pero que entonces era bueno, es decir, así nos hizo una gran bondad.  Y fue tan bueno don Eloy que les prometió a los indios buenos el oro y el moro… pero por supuesto, como era buen político sabía que los buenos políticos ofrecen hasta que la meten y una vez metida, olvidan lo prometido. Y fue tan bueno que utilizó el buen terror liberal contra los resabios de maldad colonial y garciana que aun quedaban, desangrando al país con los métodos más buenos a digna imitación de la buena Francia revolucionaria. Finalmente el bueno de Alfaro se acabó peleando con otra facción de los buenos para dividirse el poder -todo entre los buenos- y por eso le arrastraron… pobre del buen do Eloy…

Ya en el XX las cosas quedaron más claras… a partir del liberalismo, el súmmum de la bondad, se impidió que cualquier malo volviera a mandar en el país, a través de los métodos más buenos de la época, como el fraude electoral, los fusilamientos, los golpes de Estados y las guerras civiles. Esto duró prácticamente la totalidad del siglo XX, claro, con algún que otro cambio de poder entre los buenos que se dividían el país, así a veces hubo buenos liberales, otras buenos militares al servicio de la magnífica CIA, algún conservador-liberal  o sea no tan malo, y hasta cierto izquierdoso -bueno en extremo-  y en el medio de todo esto fuimos sucumbiendo a la estructura del buen capitalismo que  nos había traído el buen don Eloy. Y de pronto -y esas son las cosas que uno no acaba de entender puesto que no es graduado en Europa ni en Estados Unidos ni en la FLACSO como lo son los buenos indigenistas y progresistas- el capitalismo que era bueno se hizo malo y el neo-liberalismo se hizo aún peor, a diferencia de su papacito el viejo y buen liberalismo… como para entonces (década de 1990) el capitalismo y el neoliberalismo ya eran malos por llevarse con malas amistades, nos jodieron a los buenos ecuatorianos de nuevo en el desastre bancario de 1999…

Desde allí han venido más buenos, que siguen reivindicando los principios de los buenos, o sea sus principios que ya han sido utilizados con mucha bondad en este país… desde un cholo coronel que amaba a los buenos gringos hasta… hasta nada más, pues el resto es demasiado cercano en el tiempo como para ser historia. Ya en unos años veremos si lo que está pasando ahora es bueno, bueno o malo, malo. ¿Quién sabe que hasta pueda ser que alcance el grado de bueno, bueno, bueno de los indios o el malo, malo, malo de los españoles?

Gracias a la razón, se impuso frente a las eras de retroceso de los malos españoles y relacionados su superación con la santa democracia de los buenos -idea inventada y traída por los malos europeos-; con la ciencia -también invento de los malos- y su apéndice el progreso -otra de esas cosas que vinieron de la malvada Europa- primero con la independencia, después con el liberalismo alfarista y sus hijos radicales y neoliberales, y hoy por hoy…  bueno, hoy por hoy que estamos en el 2012 este cuento, colorín colorado, se termina como terminan todos los cuentos…

–  ¡Ay! ¡Chuta! ¡Disculparán nomás queridos lectores de nuevo como al principio, es que uno que no es especialista a veces se confunde entre los cuentos y la historia y por eso mismo escribe como escribe!

Esta historia se termina como todas las historias donde los protagonistas y vencedores son los buenos…

¿Y vivieron felices para siempre?

Por Francisco Núñez del Arco      



12 de octubre, Día de la Hispanidad

12 de octubre, Día de la Hispanidad

vía: http://ecuadorhispano.blogspot.com/

Nuevamente llega el 12 de Octubre, día que en las últimas décadas ha dejado de ser un motivo de orgullo, de real integración y conciencia de nuestra cultura común entre los pueblos hispanos. En HispanoamEérica, la ideologización, la reinterpretación interesada de la historia con fines políticos y una reafirmación identitaria las más de las veces pobremente argumentada, han separado aun más a los pueblos que conformamos este particular espacio civilizatorio dentro del marco de la civilización occidental. Somos quizá el área geográfica más rica, diversa y tristemente dividida de Occidente.
No deja de ser paradójico que quienes más llenan su discurso de palabras como “la Patria Grande”, sean quienes menos aprecien una realidad indiscutible: la identidad común que nace de 300 años de historia compartida, y 500 desde que empezó la andadura de nuestro Nuevo Mundo, nuevo porque sobre la base de las diversas civilizaciones indoamericanas se prodigó el fundente civilizatorio occidental, mediterráneo y español, sin el cual jamás habríamos llegado a ser lo que hoy somos: hispanoamericanos, más allá de que a algunos guste o disguste, que unos lancen loas y otros lo aborrezcan.
La historia nos enseña que un proceso así, donde dos civilizaciones se encuentran, jamás ha sido equitativo ni simétrico: hubo mucho que lamentar, sí; pero poco reparamos en aquello que nos debería enorgullecer: una lengua común; una cultura común con preciosas variantes regionales y de país a país; una historia con hitos gloriosos poco conocidos (la derrota de la mayor armada jamás reunida hasta ese momento, británica, durante el asedio de Cartagena de Indias, en 1741); y un largo etcétera. La verdadera integración no empieza por acuerdos comerciales, cumbres presidenciales o rechazo consensuado a las políticas de uno u otro país: empieza cuando se desechan los chauvinismos parroquianos, los nacionalismos armados desde el Estado y la urgencia política de justificar la codicia de las élites de nuestros países en el siglo XIX a través de la historia oficial. Empieza cuando dejamos de ver cada uno un árbol y vemos el bosque en el cual Hispanoamérica cobra sentido.
Leamos un fragmento de las palabras de quien por muchos es considerado el ecuatoriano más ilustre, el General Eloy Alfaro, pronunciadas durante su breve pero iluminado discurso del 10 de agosto de 1906, día de la inauguración del monumento a la independencia, que hoy adorna el centro de la Playa Mayor de Quito, la Plaza Grande:
[…] La festividad que aquí nos ha reunido, es, no solo un testimonio de gratitud y admiración a los Mártires del 10 de agosto, sino una verdadera renovación del día más glorioso de nuestra historia; de ese día en que, proclamada la libertad de un mundo se complemento [sic] la obra gigantesca de Colón abriéndole nuevos y vastísimos horizontes a la humanidad.
Terminada la magna lucha prevalecieron los sentimientos de fraternidad entre peninsulares y latinoamericanos: y el Ecuador fue la primera de las naciones emancipadas que, movida de filial afecto busco [sic] la reconciliación con la madre patria. Ni de esta, ni de nuestros padres la culpa del formidable duelo que dio por resultado la independencia: España siguió la senda del extraño derecho de gentes de aquella época; y la América, sin tiempo, llegado el momento de su emancipación, resolvió conquistarla con la espada. Cada cual luchó por sus ideales; y el triunfo y la gloria de los americanos, probaron al mundo que eran también dignos hijos de la heroica madre de los Cides y de los Velardes. España nos dio cuanto podía darnos, su civilización; y, apagada ya la tea de la discordia, hoy día, sus glorias son nuestras glorias, y las más brillantes páginas de nuestra historia, pertenecen a la historia española.

Eloy Alfaro

Años después, el ilustre quiteño Don Luciano Andrade Marín, en su obra La lagartija que abrió la calle Mejía, escribiría estas palabras acerca del antedicho discurso pronunciado por Alfaro:
El general Eloy Alfaro, empero que casi nunca pronunciaba discursos, en esta vez, de su corto discurso dijo estas preciosas palabras que nunca antes habían oído nuestroschauvinistas del patrioterismo.
Como parte del acto de inauguración del monumento a la independencia, del cual se ha rescatado el discurso de Alfaro, otro quiteño de cepa, Don Manuel María Sánchez, leyó su poema Ofrenda a España, en el cual dice:
La América, tu América sentía,
de tu arrojo heredera,
Aquellas rebeldías singulares
que hicieron inmortal
la audacia ibera.
Y ya núbil y fuerte
Y libre ya.
Podía en su suelo formar nuevos hogares,
Disponer; a capricho,
De su suerte.
Algo esencial hemos perdido en el camino, del pensamiento de estos ecuatorianos que nos precedieron, que más allá de la separación política, tenían claro el ideal de la identidad común. Lástima que su potencial siga siendo eso, el potencial de una región que aun no despierta del separatismo.
Espero que esto llame a la reflexión y a la memoria.
¡Feliz día de la Hispanidad!
Notas:
Las palabras de D. Eloy Alfaro, D. Luciano Andrade Marín y D. Manuel María Sánchez, las he tomado de:
–          Ortiz Crespo, Alfonso y otros (2006), Nuestro día Sol: una mirada al Monumento de la Independencia en sus cien años, Quito, FONSAL / Alcaldía Metropolitana de Quito.
Este texto y en particular, las palabras de Alfaro, me fueron revelados años atrás por mi esposa, María Gabriela Arteaga Vizcarra, durante la redacción de su tesis de Maestría. Mi gratitud a ella por este venturoso hallazgo.
Eduardo Daniel Crespo Cuesta
Quito, 11 de octubre de 2012