coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


“Contribución a la historia” o los medios y mi primer libro (III)

Estimados Lectores:

Finalmente el desenlace en medios a propósito de “El Ecuador y la Alemania Nazi”:

Según la revista dominical especializada Artes, de diario La Hora de los domingos 23 y 30 de marzo de 2014, mi libro es, o mejor dicho, fue, hasta que se agotó, el cuarto más vendido en el Ecuador, y el primero en ventas de autor ecuatoriano. Grata sorpresa.

mas_vendidos_2014_1

mas_vendidos_2014

 

Diario La Hora de Quito publicó el viernes 4 de abril de 2014 un fotoreportaje sobre la presentación de mi libro el pasado jueves 13 de marzo, en su sección Vida Social con el título “Contribución a la historia”, donde señala: “El libro ‘El Ecuador y la Alemania nazi, los secretos de una relación ocultada’, tuvo su presentación en Libri Mundi. Un gran número de invitados asistió al lanzamiento de la obra.” Fotografías cortesía de La Hora:

6_alex-emmanouilidis--miriam-salas--diego-moscoso-y-miriam-dur-5-2014043013944-52ace5093a23aa3e0137fdc93177c2b4

Alex Emmanouilidis, Miriam Salas, Diego Moscoso y Miriam Durán.

5_marcelo-salgado-y-diego-paladines--4-2014043013944-c99c4dca14dea461ffdebcfeaadc5d66

Marcelo Salgado y Diego Paladines.

4_patricio-cuesta--daniel-crespo-cuesta-y-ruth-cobo--3-2014043013944-8fff15871973c2e95c406b54135b1898

Patricio Cuesta, Daniel Crespo Cuesta y Ruth Cobo.

3_sebastian-donoso-y-pedro-steiner--2-2014043013944-2df4bf7e928ca6eb124c43f746e9d2a0

Sebastián Donoso y Pedro Steiner.

2_augusta-proano--giannina-rovayo-y-fatima-meza--1-2014043013944-a2886b3c416b1d2c938159ac99fdeedc

Augusta Proaño, Giannina Rovayo y Fátima Meza.

1_diego-moscoso--francisco-nunez-de-larco-autor-del-libro-y--0-2014043013944-ab865ae049e233b7e03be563e13c42ee

Diego Moscoso, Francisco Núñez del Arco -autor del libro- y David Egas.

 

 Nota de la revista Cosas, edición Ecuador, de abril de 2014 (N° 270) sobre la presentación en su sección “Eventos y cosas”:

COSAS_ABRIL_2014

Como siempre, saquen sus propias conclusiones.

Francisco Núñez del Arco Proaño



“Un capítulo pro nazi que ha sido ignorado” o los medios y mi primer libro (II)

Estimados lectores:

Continúan las repercusiones en medios escritos de comunicación masivos y observatorios comunicacionales sobre la publicación de mi primer libro “El Ecuador y la Alemania Nazi. Los secretos de una relación ocultada”.

En el informe “El Silencio Asfixiante. La Libertad de Expresión en el Ecuador en 2013” se menciona el intento de censura previa de mi obra y los problemas relacionados con esto: http://issuu.com/leyinconveniente/docs/el_silencio_asfixiante/20

El día de hoy, domingo 09 de febrero de 2014, diario El Comercio publica el siguiente reportaje sobre mi investigación (lamentablemente no mencionan directamente el título del libro aunque me mencionan a mí y a mi trabajo), el artículo a esta hora ha sido reproducia por Radio Macas (http://www.radiomacas.com/2014/02/09/la-sorprendente-relacion-entre-ecuador-y-la-alemania-nazi/), copio y pego el contenido del mismo a continuación. Como siempre, lean el libro, lean el artículo y saquen sus propias conclusiones:

Un capítulo pro nazi que ha sido ignorado

VÍA EL COMERCIO: http://especiales.elcomercio.com/2014/planetaIdeas/Febrero09/index.php?sec=ideas&cat=historia#!historia

Documentos que se han hecho públicos hablan de una sorprendente relación entre el Ecuador con la Alemania nazi. Un debate sobre el tema está pendiente.

09 febrero 2014.

El Ecuador pudo haber tenido una relación mucho más cercana al nacismo alemán de lo que la historia oficial ha dicho. Esta aparente empatía se revela en un estudio histórico recientemente publicado en el que, entre otras cosas, se dice que en la segunda mitad de los años 30 del siglo pasado, el Ecuador pudo haber recibido incluso créditos de la Alemania nazi respaldados por fondos secuestrados a judíos que habían huido de ese país.

La revelación surge de una serie de documentos históricos recopilados en una publicación hecha por Francisco Núñez del Arco que, sin duda, abre el debate sobre si ciertos hechos que pueden resultar vergonzosos deben ser investigados. Estos documentos, de los cuales algunos reposan en los archivos de la Cancillería, incluyen una correspondencia entre los gobiernos ecuatorianos anteriores a la Segunda Guerra Mundial con el gobierno alemán, y hablan de la entrega de créditos para el Gobierno ecuatoriano, que podrían haber alcanzado los USD 34 millones al cambio actual.

Se trata, sin duda, de evidencias de una relación que ha sido prácticamente ignorada por la historiografía ecuatoriana y que suscitan un ineludible debate ético. ¿El Estado ecuatoriano fue cómplice de un episodio ignominioso como la persecución a los judíos al aceptar esos fondos del Gobierno alemán?

La investigación de Núñez, que no oculta cierta simpatía por el alineamiento ecuatoriano con el Tercer Reich, incluye hechos como un Decreto ordenando la expulsión de los judíos del Ecuador por parte del gobierno del general Alberto Enríquez Gallo, hoy figura reverenciada por muchos sectores de la llamada izquierda. La publicación revela además correspondencia oficial de figuras históricas como la del entonces canciller Julio Tobar Donoso, con inequívocas muestras de antisemitismo. Los créditos de los que habla la investigación se negociaron entre 1936, 1937 y 1938 y fueron en spermarks -papeles emitidos por el Gobierno alemán de entonces- sobre cuentas bloquedas de judíos alemanes que habían tenido que salir de su país.

Uno de los créditos fue otorgado para la construcción del ferrocarril entre Quito y Esmeraldas, del cual solo se construyeron 10 kilómetros. La mayor parte del crédito se habría dilapidado por parte de la empresa constructora llamada Scotoni, dice el investigador.

Esta correspondencia diplomática habla en diciembre de 1937 de otro crédito por 250 000 spermarks para la Caja del Seguro de Empleados y Obreros. Otro de los préstamos aparece para la compra de implementos agrícolas. El autor calcula que los préstamos alcanzaron, en total, USD 2 millones de entonces, que calculados al valor actual representarían cerca de USD 34 millones .

Según la investigación, estos papeles eran depositados en una cuenta especial a nombre del Gobierno del Ecuador en el Banco Alemán de Divisas en Berlín, desde donde se realizaban las operaciones de compra de insumos y demás relacionados. También eran negociados no oficialmente en bolsas europeas, como la de Ámsterdam.

¿El Ecuador recibió entonces dinero robado por los nazis a los judíos? La simple idea resulta escalofriante y plantea irremediablemente el debate sobre si se debe revisar la historia ecuatoriana de ese período.

Esta supuesta cercanía ideológica entre Ecuador y la Alemania nazi aparece también en una circular de la Cancillería de diciembre de 1938, firmada por el entonces canciller Julio Tobar Donoso y dirigida a un cónsul en Europa, en la que pide que no se otorgue visado a los judíos a no ser que lleven consigo USD 5 000.

En la circular, que tiene cinco páginas y que está clasificada como confidencial, se dice al cónsul que “no puede pasar desapercibido a usted el hecho indiscutible de que el judío, por tradición, por temperamento y por constitución biológica, es reacio a las labores del campo y aun a la actividad industrial. Es comerciante; y en este campo haría gravísima competencia al elemento nacional”.

En otro párrafo sostiene que “por el porvenir étnico, económico y moral de la Nación, recomiendo a usted tomar todas las precauciones posibles y la máxima escrupulosidad, al visar el pasaporte de un extranjero que perteneciere a esta raza”. Para el historiador Carlos Landázuri es indudable que quienes han escrito la historia del Ecuador lo han hecho desde la óptica de los vencedores y que por eso han preferido ver para otro lado en este tema. Es claro, sostiene, que había un fuerte nazismo y una gran simpatía con la Alemania de entonces lo que se explica, entre otras cosas, por las características racistas de ciertos sectores de la sociedad ecuatoriana que también tenían una idea sobre la supremacía de los blancos. El antisemitismo, sostiene, era un sentimiento muy fuerte en la Europa de entonces y por herencia se transmitió a la América hispana. Ese antisemitismo incluso tenía ciertas raíces religiosas, pues para muchos católicos de aquella época los judíos seguían siendo los culpables de la muerte de Jesús.

Según Landázuri es necesario investigar la historia. Sin embargo, dice que estos hechos deben ser analizados desde una perspectiva que tome en cuenta las circunstancias que se vivían en ese tiempo. En aquella época, sostiene, no había mayor idea de los horrores que significaría para la humanidad el régimen de Hitler, a quien se lo veía como un gran líder capaz de organizar a una Alemania que había sido humillada en la Primera Guerra Mundial. Además, Alemania como potencia industrial ejercía gran fascinación en ciertos sectores sociales y por extensión en los gobiernos.

Pero hay visiones distintas sobre el tema. Alex Schlenker, cineasta e investigador del tema, tiene dudas de que el Ecuador de entonces no haya sabido ya sobre la persecución a los judíos que los nazis comenzaron a hacerla de forma sistemática desde 1936. Le luce extraño que esas noticias no hubieran llegado al Ecuador cuando ya había comunicaciones avanzadas. Schlenker piensa que la historiografía debe hurgar en este tema pues es necesario para toda sociedad identificar la matriz de los comportamientos colectivos que se perpetúan y que de hecho se han perpetuado en el Ecuador, como el segregamiento y la marginación.

“Hay que mirar esa historia y decir qué pasó, incluso para curar heridas”, sostiene Schlenker.

Martín Pallares. Editor
mpallares@elcomercio.com



“UN LIBRO INCÓMODO” O LOS MEDIOS Y MI PRIMER LIBRO (I)

Estimados lectores:

Para cerrar el año hago el siguiente recuento de las repercusiones en medios escritos de comunicación masivos y observatorios comunicacionales sobre la publicación de mi primer libro “El Ecuador y la Alemania Nazi. Los secretos de una relación ocultada”, así como de la polémica que se generó a raíz de su presentación (cancelada, todavía por realizarse) con el Ministerio de Cultura:

Hitler espectacular (diario “Hoy”, Quito): http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/hitler-espectacular-595384.html

Historiador denuncia censura previa (diario “El Comercio”, Quito): http://www.elcomercio.com/cultura/Historiador-denuncia-censuraPrevia-libro-presentacion-FranciscoNunez-MinisterioDeCultura-PacoVelasco_0_1034296580.html

Coqueteando con la esvástica: (revista “Plan V”, Quito): http://www.planv.com.ec/culturas/coqueteando-con-la-esvastica

Autor de libro denuncia intento de censura previa: (Fundamedios, Quito): http://www.fundamedios.org/monitoreo-de-libertades/alertas/autor-de-libro-denuncia-intento-de-censura-previa

Ecuador: Book about Ecuador’s relations with nazis pulled from international book fair (Article 19, Londres, Reino Unido): http://www.article19.org/resources.php/resource/37384/en/artist-alert:-november-2013

Un libro incómodo (revista “Vistazo”, Guayaquil, 5 de diciembre de 2013):

libro_incomodo

Como siempre, que cada uno de ustedes saque sus propias conclusiones.

Francisco Núñez del Arco Proaño



Historiador denuncia censura previa

Diario “El Comercio” publica este día la siguiente nota sobre los sucedido con mi libro: http://www.elcomercio.com/cultura/Historiador-denuncia-censuraPrevia-libro-presentacion-FranciscoNunez-MinisterioDeCultura-PacoVelasco_0_1034296580.html

 
Historiador denuncia censura previa

Redacción Cultura Viernes 22/11/2013
 
En los últimos días, el historiador Francisco Núñez del Arco, presidente del Instituto Ecuatoriano de Cultura Hispánica, ha denunciado un acto de censura previa a cargo del Ministerio de Cultura y Patrimonio. El titular de esa cartera, Paco Velasco, desmiente esa acusación. Según Núñez del Arco, el Ministerio solicitó la revisión del texto ‘El Ecuador y la Alemania Nazi – Los secretos de una relación ocultada’ debido a “que habían recibido una denuncia” que asegura que el libro “realiza una apología del nazismo”. Así consta en su blog coterraneus.wordpress.com. El libro iba a ser presentado el miércoles 27 de noviembre, a las 12:00, en el marco de la Feria Internacional del Libro Quito 2013, pero debido a una decisión de la casa editorial JG, con quien Núñez del Arco editó la publicación, se ha pospuesto para una próxima fecha. En una entrevista con este Diario, el ministro Velasco confirmó la solicitud realizada a Núñez. Luego de la revisión del texto, y tras una entrevista con Javier Gálvez, de la Editorial JG, Velasco dice que dispuso la presentación y difusión del libro bajo la responsabilidad de editorial y su autor. Gálvez, por su parte, asegura que la cancelación la presentación del libro de responde a “motivos de tranquilidad”. Y puntualizó que en el texto no se realiza apología alguna del nazismo y solo se exponen varios documentos que hablan de la relación entre Ecuador y la Alemania nazi.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: http://www.elcomercio.com/cultura/Historiador-denuncia-censuraPrevia-libro-presentacion-FranciscoNunez-MinisterioDeCultura-PacoVelasco_0_1034296580.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com



CANCELACIÓN DE LA PRESENTACIÓN DE MI LIBRO
CANCELACIÓN DE LA PRESENTACIÓN DE MI LIBRO:

Estimados todos: Aduciendo razones de seguridad, basados en una “denuncia” anónima ante el ministerio de cultura -de la cual no se quiere revelar nombres ni información del supuesto grupo que está detrás de esta- se ha logrado la cancelación de la presentación de mi libro en la Feria Internacional del Libro Quito 2013, por decisión unilateral del editor, la cual no comparto, aduciendo razones de seguridad y otros motivos, los cuales tampoco comparto, que estaba planificada para el próximo miércoles 27 de noviembre de 2013 a las 12h00 del mediodía. Es una vergüenza este hecho, puesto que la cancelación de la presentación se ha conseguido con subterfugios desde el anonimato de un supuesto grupúsculo desconocido, la cual, claro está, no consiento de ninguna forma.

El temor a los hechos históricos no deja de ser alarmante en un país que se jacta de sus libertades.

Hace muchos años creía, ingenuamente, que la investigación y comprobación científica de la verdad, de la verdad histórica específicamente, eran suficientes para cambiar al hombre y enderezar su rumbo desviado las más de las veces por las falsedades de nuestro pasado, ya sea tanto individual como colectivamente. Los años de investigación documental, bibliográfica y de campo así como la demostración o la aproximación a los hechos históricos mediante esta, hacen posible la realización personal de un individuo, mas no la de una comunidad, debido fundamentalmente a que la historia -sin que suene a cliché o a pesar de ello- la escriben los vencedores.

Soy un convencido de que el cambio cultural es la única forma de cambiar un país, a un continente y al mundo entero de veras, la historia me lo ha demostrado, sin embargo, y retomando mi ingenuidad pasada, ese cambio no es posible desde el aislamiento de lo bajo o de los niveles inferiores de influencia en relación al poder. Antes de comprenderlo me empeñé por casi tres lustros en mostrar mis descubrimientos que contenían la verdad o al menos parte de esta al común de la gente, con sincero deseo y anhelo de que ellos la tomaran y utilizaran para su propio bien y mejora interna, para que finalmente se proyectara en un cambio, en una superación externa y común. Me equivoqué de la manera más rotunda en este empeño. La cultura en los momentos actuales donde un totalitarismo del pensamiento ha invadido cada rincón del ser, solo puede y debe ser cambiada desde el poder. El poder ha se ser combatido desde el poder. Al hombre habrá que enseñarle a ser libre nuevamente.

El libro no ha sido prohibido, al menos por ahora, así que estará disponible en el stand de Editorial JG en la señalada Feria del Libro.

Se me ha solicitado que esté presente ese día para firmar la obra para los posibles interesados en esto, cosa que por supuesto no haré de ninguna forma después de haber tenido que pasar por este ultraje.

Me siento indignado, ofendido y ultrajado con este tipo de situaciones que afrentan no sólo a mi dignidad como persona, sino y sobre todo como investigador histórico y como un buscador incesante de la verdad.

Por ahora no tengo planificado realizar otra presentación en ningún otro lugar.

Se comunicará de ser el caso, nueva fecha y lugar idóneo de la presentación con posibles participantes calificados para un conversatorio al respecto. El libro será viralizado mediante internet en su debido momento.

Finalizo estas líneas con la conclusión de mi libro:
Lectores todos: Que cada uno de ustedes, saque su propia conclusión.

Francisco Núñez del Arco Proaño
Quito, miércoles 20 de noviembre de 2013. (15:22)



CENSURA PREVIA, INTIMIDACIÓN OFICIAL, LIBERTAD DE PENSAMIENTO Y LIBERTAD DE EXPRESIÓN

COMUNICADO

CENSURA PREVIA, INTIMIDACIÓN OFICIAL, LIBERTAD DE PENSAMIENTO Y LIBERTAD DE EXPRESIÓN

No puede existir libertad de expresión donde no existe libertad de pensamiento.

Tras más de 5 años de investigación documental, bibliográfica y de campo he escrito mi primer libro histórico titulado “El Ecuador y la Alemania Nazi – Los secretos de una relación ocultada”, que será presentado el miércoles 27 de noviembre a las 12:00m en la Feria Internacional del Libro Quito 2013.

El pasado viernes 15 de noviembre mi editor me informó que ese día se comunicó telefónicamente con él Daniela Fuentes, funcionaria del Ministerio de Cultura; de la información que poseo la señora es Subsecretaria de Emprendimientos Culturales, quien le manifestó que habían recibido una “denuncia” sobre que estaba por publicar un libro que realizaba apología del “nazismo” y que sería presentado en la señalada feria, por lo cual el ministro se encontraba muy preocupado. Hecho que el Ministerio de Cultura no podía permitir. A pesar de que nadie ha leído el libro, estrictamente histórico, fuera de las personas relacionadas en el proceso editorial, ya han prejuzgado su contenido.

La funcionaria le señaló a mi editor que requería revisar el libro para prácticamente aprobarlo y permitir su presentación en la Feria del Libro, es decir ejercer censura previa (El Diccionario de la Real Academia define a la censura previa como “Examen y aprobación que anticipadamente hace el censor gubernativo de ciertos escritos antes de darse a la imprenta” o en este caso a la presentación y distribución, dado que no pudieron impedir su publicación). Ante esto mi editor me pidió autorización para remitirles el libro en PDF, a lo que accedí en primer momento por buena voluntad como es lógico, antes de asesorarme legalmente.

Inmediatamente recurrí a la asesoría legal, llegando a concluir que:

1)      De ser real la “denuncia” que ha llegado donde ellos, llámese aviso o llamado de atención, deberían especificarnos quién la hizo, no pueden actuar bajo el anonimato de ninguna forma. No vivimos en un régimen de delación.

2)      El Ministerio de Cultura no tiene por qué pedir el libro para revisarlo de ninguna forma, eso es censura previa, lo mejor habría sido no haberles remitido la versión en PDF. Además el pedido no ha sido formalizado por escrito, así que mucho menos.

3)      Tampoco pueden impedir la presentación en la feria del libro, sería un antecedente nefasto para el Ministerio de Cultura y para el Gobierno del Ecuador en su conjunto, atentando contra la Constitución de la República del Ecuador y la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El Ministerio no puede erigirse como ente revisor o autorizador de publicaciones. Hasta donde entiendo instituciones como el Índex o la Inquisición dejaron de existir hace mucho en el territorio nacional.

Una vez asesorado al respecto, le solicité a mi editor la mañana del sábado que no les remitiera el libro al Ministerio de Cultura, lamentablemente fue ya muy tarde, puesto que él ya les había mandado este la noche anterior.

Dada mi creciente preocupación me comuniqué vía telefónico directamente con Daniela Fuentes el sábado a las 10:38am, quien apenas cruzamos nombres me dijo de la forma más natural para ella, que sabía quién era yo, puesto que habían realizado una “investigación” (sic) sobre mí, indicándome que tenía hasta mi tarjeta de presentación y que se permitieron hasta averiguar sobre mí y mi labor como historiador con terceros del ámbito académico y cultural del país al más alto nivel, reiterándome lo que le había expresado a mi editor, es decir que existía una “denuncia” contra mi libro de un “grupo” anónimo.

Me alarma de forma especial que se hayan permitido investigarme y que me lo expresara la funcionaria de esa forma prácticamente intimidatoria. El Ministerio de Cultura y sus funcionarios no son entidad judicial para realizar averiguaciones de este tipo de ninguna manera hasta donde yo sé.

Además, le pedí que me informara inmediatamente quienes conformaban este “grupo” y quien específicamente había realizado la denuncia para poder defenderme con todo el peso de la ley, a lo cual ella me dijo que no recordaba los nombres ese momento pero que el lunes, es decir hoy, me podría dar la información al respecto. También me señaló que este grupo tiene preparado un boicot para la presentación de mi libro al día y la hora señalada para su presentación en la Feria del Libro, lo cual también lo he asumido como una intimidación y hasta amenaza, puesto que la señora funcionaria no supo manifestarme que ellos impedirían dicho acto vandálico propio de grupos criminales. Yo le dije entonces que no tendría más opción que solicitar el debido resguardo policial, cosa extrema cuasi ridícula para un acto estrictamente cultural como la presentación de un libro, pero que la presentación se realizará de cualquier manera.

Ante mi firme actitud, finalmente me pidió que “no hagamos esto más grande de lo que es”. La verdad no comprendo si este tipo de acciones intimidantes y para nada apegadas a la ley puedan volverse más grandes y graves de lo que ya son.

Esta tarde intenté comunicarme por dos ocasiones con la funcionaria del Ministerio de Cultura sin que me contestara su teléfono celular, entonces le envié un mensaje de texto informándole de mis llamadas y pidiéndole que me devolviera las mismas, a fin de tratar sobre lo evidente. A los minutos de esto recibí un mensaje de texto donde la Subsecretaria de Emprendimientos Culturales me comunicó que se encontraba en un acto y que se comunicaría conmigo “en cuanto pueda”. Hasta el momento ella, ni ningún otro empleado del Ministerio de Cultura se ha comunicado conmigo para informarme sobre la supuesta denuncia y sus actores.

Ante todo esto declaro que:

1)      Responsabilizo de mi seguridad e integridad personal, así como la de toda mi familia, y de cualquier acción en detrimento o atentado contra estas se pudiera producir a partir de hoy, al Gobierno del Ecuador.

2)      La presentación y circulación de mi libro deberá ser garantizada plenamente por los organismos correspondientes apegados a la ley, a la Constitución de la República y a la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

3)      Estemos alerta y preparados para actuar por las vías legales y racionales ante las posibles violaciones que se pretenden realizar contra la libertad de expresión y contra mí integridad personal por el mero hecho de escribir un libro de historia.

¿Acaso se teme tanto a la historia documentada de nuestro país?

“Quien controla el pasado controla el futuro. Quien controla el presente controla el pasado”. (George Orwell).

 

Francisco Núñez del Arco Proaño

Quito, 18 de noviembre de 2013. 21:00pm



Dos opiniones.

Hace un tiempo tenía la mala costumbre de querer expresar mi opinión libremente como lo consagra la Constitución y los Derechos Humano y demás instrumentos internacionales a través de los medios de expresión masivos como los diarios… claro está dada la “completa” abertura que tenía en ellos… tan solo me publicaron un par de cartas y nada más… en este post publico dos cartas dirigidas a EL COMERCIO que nunca fueron publicadas y que antes de que caigan en el olvido prefiero colgarlas y difundirlas ahora libremente en mi blog (claro está para quien quiera leerlas, nadie está obligado):

Arte urbano en Quito. Lugar: Plaza Churchill

Enviada el 11 de febrero de 2010:

Churchill, Dresde y Quito.

Señor director:

Este Sábado 13 de Febrero se conmemoran los 65 años de uno de los crímenes más brutales de la historia de la humanidad: el bombardeo de la ciudad Alemana de Dresde, ciudad abierta, denominada entonces por la Cruz Roja Internacional como “ciudad hospital” sin ningún tipo de protección u objetivo militar, y en la que murieron en unos pocos minutos mas de 150 mil personas (cifras oficiales) de 30 países diferentes, mismas que  se habían refugiado en esta ciudad abierta.

El reconocido historiador alemán (Doctor Honoris Causa de la Universidad de Ámsterdam) Jörg Friedrich en su obra “El Incendio” (Editorial Taurus, México, 2005, pp. 343 y siguientes) nos dice sobre este bombardeo: “Esta fue por otra parte la versión moderada de los ataques bacteriológicos y con gas que Churchill pretendía ejecutar en 60 ciudades alemanas… La ciudad sobre la que se desató el Thunderclap estaba bien retirada y era tan insignificante para esta guerra que había sido ignorada durante cuatro años y medio… El plan de exterminio forjado… se convirtió en un arma efectiva… A diferencia de lo sucedido en Hamburgo o en Kassel, a partir de entonces las operaciones con número de muertos de cinco cifras se provocaban intencionadamente… El ataque número uno caza a las personas en los refugios. El ataque número dos les quita protección y los abandona. La capacidad de protección de los sótanos se agota a las dos horas. Bajo un barrio ardiendo, los sótanos no pueden preservar la vida durante más tiempo, y aquel que se vuelve a refugiar bajo tierra después de segundo ataque seguramente no saldrá nunca. Los que intentan protegerse al aire libre, también fracasan, como ocurrió con los que buscaron el amparo del Gran Jardín de Dresde. Esta es la lógica del procedimiento del exterminio masivo.”

Sigue leyendo