coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


¡Sangre nueva para el Instituto Ecuatoriano de Cultura Hispánica!

El día martes 22 de enero de 2013, fuimos incorporados como miembros del Instituto Ecuatoriano de Cultura Hispánica – IECH, un grupo de jóvenes investigadores, comprometidos con el rescate del acervo hispánico como parte esencial de la identidad ecuatoriana. Ellos somos:

– Andrée Aguilar, jurisconsulto, escritor, analista internacional.
– Rafael Bahamonde, investigador, escritor, difusor cultural.
– Daniel Crespo, catedrático universitario, historiador, escritor, internacionalista, investigador.
– Eduardo Crespo, arquitecto, investigador, experto en rescate patrimonial.
– David Egas, jurisconsulto, investigador histórico, dirigente universitario. 
– Jaime Izurieta-Varea, urbanista, arquitecto, diseñador; experto en regeneración y planificación de áreas patrimoniales.
– Álvaro Mejía, docente universitario, jurista, historiador, escritor, experto en investigación documental. 
– Francisco Núñez del Arco, historiador, escritor, investigador, poeta, promotor cultural.
– Carlos Trueba, lingüista, investigador histórico, músico, difusor cultural.

Con este acto, el IECH, fundado el 27 de septiembre de 1947, al calor del resurgimiento del ideal de la Hispanidad, que recorría todo el orbe hispano y que se empezó a plasmar en España con la creación del Instituto de Cultura Hispánica (1945) y la Declaración de El Escorial (1946), renueva sus filas en una de sus horas más difíciles. Duros momentos vive el Ideal Hispano en nuestros días, no solo en el Ecuador, sino en todo el mundo. Ideales contrapuestos, intereses geopolíticos y económicos, relaciones asimétricas en un mundo globalizado, configuran un escenario que requiere de un esfuerzo singular, y excepcional, para el rescate de este ideal identitario, desde la península Ibérica hasta las Filipinas, siendo Hispanoamérica la llamada a ser el nuevo centro de gravedad de este espacio cultural, uno de los bastiones de la civilización Occidental, hoy confundida exclusivamente con lo anglosajón y moderno. 

El Instituto Ecuatoriano de Cultura Hispánica acoge a una nueva generación de miembros dispuestos a enfrentar distintos y mayores retos.

 

En la fotografía constan de izquierda a derecha, en la Casa de Benalcázar, sede del IECH: Fernando Rohn Bautista, miembro de la directiva; Sr. Lic. Dávila, Carlos Trueba Andrade, Rafael Bahamonde Cobo, Álvaro Mejía Salazar, Andrée Aguilar Romero, socios del IECH; Hernán Tamayo, Presidente; María Eugenia de Mora, Secretaria General; Francisco Núñez del Arco Proaño, David Egas Yerovi, Daniel Crespo Cuesta y Eduardo Crespo Guarderas, socios del IECH.
 
Visiten y difundan la página del IECH en facebook:
http://www.facebook.com/InstitutoEcuatorianoDeCulturaHispanica
 
Y no dejen de seguir su cuenta en twitter para estar al tanto de sus más recientes novedades: 
https://twitter.com/IECH_UIO
 
 


El vacío existencial de la modernidad
enero 14, 2013, 7:31 pm
Filed under: Francisco sin tierra, Sigue tu corazón, Viajes íntimos del ser | Etiquetas: ,

El hombre moderno se ha reducido a un mero engranaje en la maquinaria de la sociedad moderna. Esclavo asalariado, ama sus cadenas. Desligado de su parte trascendente el humano es menos que un animal y así anda por la vida sin una meta mayor que satisfacer los sentidos y adquirir materia.

Por mucho que busques refugios en tu vida, tu profesión, tu familia, tu sociedad, tu país o tu humanidad, sabes que estás en un callejón sin salida, en un laberinto que te llevará irremediablemente a la disolución final.

Sí, estoy escribiendo estas líneas para ti.

Comprométete férreamente con la Verdad, contigo mismo. Libérate; mira lo que eres, date cuenta de las cadenas que pesan sobre ti y las vendas que ciegan tus ojos, deja de ser un esclavo que cree ser libre; deja de “ser” como los demás, como ellos, los que mandan en el Mundo y tienen el espurio poder actual… eres como ellos han querido que seas… o acaso esto es vida, ¿una muerte en vida? ¡Nada más!

¿Nacer… crecer…educarse… ser útil… trabajar…comprar… reproducirse… consumir… y morir? ¿eres eso acaso? un robot… un autómata dispuesto… ¿hecho? para ese exclusivo fin…

Haz tu vida… tu voluntad; libérate, piensa, CREA, SE.

No hagas caso a lo que te dicen… que el medio no te determine, que la sociedad no te trabe, que tu Espíritu exista, como ha dicho un coloso nuestro “mejor que escribir la historia es hacerla”; entonces ¿qué esperas? HAZLA Y VENCE.

El camino

El individuo se conduce acorde con su interior encontrando o no en el exterior una interpretación o un complemento. Todo impulso parte de una tensión interna individual.

Es así que no es el éxito o el fracaso lo que guía, la medida pues sin importar el resultado es interior. Expresar la voluntad en el exterior, así como un músico en una partitura se plasma.

La voluntad necesita ser expresada. Por ejemplo un cuadro no cambia su composición si está colgado torcido pero en algunos hay una tensión que los obliga a enderezarlo como así a otros a torcerlo. Es una voluntad interna, sincera, indefectible que debe ser expandida, ejecutada, expresada a la vez que se la mantiene pura e independiente.

Para ayudarse en la expresión de la Voluntad, los individuos evolucionados en personas acordes, con una identificación, finalmente se agrupan.

Nosotros para quienes la obediencia a nuestro Ser es nuestro deber y nuestro camino nos agrupamos en torno a la Trascendencia.

La Causa

La vida no vale ser vivida si no es por una causa que la trascienda.

La conformación de una nueva Aristocracia donde el Vir – lo que es más que humano- sea la meta y el mundo el campo de expresión y batalla.

Vencer a la Modernidad solo es posible si se dispone de una cantidad de energía capaz de producir una fuerza opuesta y equivalente. En búsqueda de reunir esas fuerzas y de vivir acorde a nuestro espíritu nos juramentamos.

Acrecentemos nuestra energía, trabajemos en el perfeccionamiento de cada uno, esta es la clave de la Victoria.

Destruye dogmas, confunde y turba conciencias, despiértalas finalmente, a cada oportunidad y en todo ambiente y lugar.

No me busques, encuéntrate a ti mismo.

Por el castigo que te mereces

“Para captar la realidad actual, es necesario un esfuerzo sincero, persistente y obstinado; tenemos que comprender los acontecimientos que se producen en torno a nosotros: a nuestro pueblo o ciudad y también en la nación y en el mundo. No hay esfuerzo más difícil que éste. Porque en Europa y en América estamos, unos y otros, sumergidos en las mentiras de la radio (hoy habría que agregar a la televisión -sobre todo-), de los diarios y de los libros. Las sutiles técnicas de la propaganda han suprimido, de hecho, la libertad de pensar. Pero nosotros no hemos comprendido enteramente la humillación de esta nueva forma de esclavitud, no sabemos rebelarnos contra ella”.

Alexis Carrel, Premio Nobel de Medicina, Francia, 1912.



Un debate innecesario

LA NUBE EN LA QUE VIVEN LOS LIBERALES ECUATORIANOS: Ahora se ha vuelto a poner de moda en el Ecuador el debate en torno a los “inmortales principios” de 1789… que dicen que ha sido la única revolución que ha habido. ¡La libertad! ¡La igualdad! ¡La fraternidad! En un punto se tornan monosilábicos estos iluminados: “el progreso”… “la civilización”… “la democracia (liberal)”… Para ellos no hay más problema en el país que “derrocar al tirano” e implantar o restaurar la “democracia”… esa es su “misión”. Y a ella se aferran, sin admitir que pudieran ser otros los problemas del Ecuador o del continente… Idealistas y soñadores, ignoran que la finanza internacional, los dueños del oro o el Nuevo Orden Mundial -hacia donde nos estamos dirigiendo- tienen hoy, desgraciadamente, más importancia para nuestra América que la Revolución Francesa y la Declaración de los Derechos del Hombre. La controversia ideológica, el problema palpitante, está aún para ellos entre los girondinos, los dantonistas y los jacobinos… Mantienen todavía la superstición de la Marsellesa… Y esos principios caducos, en la realidad de un continente huracanado, solo pueden encontrar consagración en el FRACASO.