coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


“UN LIBRO INCÓMODO” O LOS MEDIOS Y MI PRIMER LIBRO (I)

Estimados lectores:

Para cerrar el año hago el siguiente recuento de las repercusiones en medios escritos de comunicación masivos y observatorios comunicacionales sobre la publicación de mi primer libro “El Ecuador y la Alemania Nazi. Los secretos de una relación ocultada”, así como de la polémica que se generó a raíz de su presentación (cancelada, todavía por realizarse) con el Ministerio de Cultura:

Hitler espectacular (diario “Hoy”, Quito): http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/hitler-espectacular-595384.html

Historiador denuncia censura previa (diario “El Comercio”, Quito): http://www.elcomercio.com/cultura/Historiador-denuncia-censuraPrevia-libro-presentacion-FranciscoNunez-MinisterioDeCultura-PacoVelasco_0_1034296580.html

Coqueteando con la esvástica: (revista “Plan V”, Quito): http://www.planv.com.ec/culturas/coqueteando-con-la-esvastica

Autor de libro denuncia intento de censura previa: (Fundamedios, Quito): http://www.fundamedios.org/monitoreo-de-libertades/alertas/autor-de-libro-denuncia-intento-de-censura-previa

Ecuador: Book about Ecuador’s relations with nazis pulled from international book fair (Article 19, Londres, Reino Unido): http://www.article19.org/resources.php/resource/37384/en/artist-alert:-november-2013

Un libro incómodo (revista “Vistazo”, Guayaquil, 5 de diciembre de 2013):

libro_incomodo

Como siempre, que cada uno de ustedes saque sus propias conclusiones.

Francisco Núñez del Arco Proaño



FIAT
diciembre 25, 2013, 1:29 pm
Filed under: Guerra

¡Señor Mío y Dios Mío! ¡Dios de mis Antepasados!
Cuando todos piden paz, danos guerra
hoy que todos anhelan amor, danos castigo.
Hay sabiduría en lo que se aprende con dolor.
¡Qué se haga justicia así perezca el mundo!



Carl Schmitt desfigurado
diciembre 16, 2013, 8:52 pm
Filed under: Metapolítica, Opinión, Política | Etiquetas: , , , ,

Lamentable el artículo de opinión “En plan Schmitt” de Diego Pérez Ordóñez del día de ayer, domingo 15 de diciembre de 2013, en su sección editorial. Yo no soy abogado, ni jurista, ni pretendo serlo (a diferencia del señor Pérez que es abogado y docente universitario, lo cual hace más lamentable su análisis), pero soy un incansable lector de la obra de Carl Schmitt y tengo la autoridad de conocedor de la misma para reprobar los errores y los horrores vertidos en dicho artículo. Puesto que lo más preocupante es que hagan análisis y críticas del pensamiento de Schmitt sin haber leído sus obras, como lo demuestra el señor Pérez con sus afirmaciones basadas en el desconocimiento o peor todavía, en la mala interpretación, de haber leído a Schmitt y no sobre él.

Comienza el señor Pérez su análisis sobre Carl Schmitt con un argumento ad-hominem, atacando al autor alemán y no a su trabajo cuando afirma “Aunque al final del día los servicios secretos y las altas cúpulas alemanas (¿cuáles son estas “altas cúpulas”?) lo consideraran algo menos que un trepador y una especie de intruso, Carl Schmitt terminó por imponerse como la mente jurídica del nacionalsocialismo.” Vamos mal desde el principio, el señor Pérez debería leer “Teología Política” y el debate-reflexión que generó ese texto de Schmitt a nivel intelectual no sólo alemán, sino europeo, para que se atreva a hablar de “trepador” y de “altas cúpulas”.

Dice que Schmitt era “un reaccionario a pie juntillas”, y como prueba de ellos sería su teoría decisionista, que más que teoría fue un análisis substancial (este sí un análisis) de la realidad histórica y de su tiempo en Europa: “soberano es el que decide” sentenció, y los hechos históricos reales, comprobados y comprobables le dan la razón, no la teoría “ilustrada” impracticable. Para los mal intencionados, aclarar que países como Estaos Unidos o los mismos europeos “ilustrados” son Estados con fuerte decisión política extra parlamentaria y extra “democrática”, siendo el primero gobernado por la oligarquía plutocrática que ha impuesto en el poder a casi todos los presidentes que ha tenido esa potencia y que no hesita en tomar decisiones dictatoriales fuera de la constitución y la ley estadounidenses, sólo a manera de ejemplos valga mencionar los siguientes: Abraham Lincoln fue dictador o dictatorial en buena parte de su período, desde las decisiones para la guerra con la Confederación en adelante; Roosevelt, Kennedy y Bush/Obama entre otros permanentemente han utilizado poderes dictatoriales supraconstitucionales y supralegales, en el caso de Roosevelt: las órdenes de encierro en campos de concentración de ciudadanos estadounidenses (ni hablar de los extranjeros en el resto de América) por su mero origen étnico (japoneses) durante la II Guerra Mundial; en el caso de Keneddy las órdenes para movilizar poder nuclear contra la Unión Soviética en Cuba en el caso de la crisis de los mísiles; y en el caso de Bush y Obama las órdenes para recolectar información privada de sus propios ciudadanos, y se podría seguir por supuesto.

“Schmitt también era aficionado de la doctrina de la confrontación constante”, prosigue: “se le atribuye la frase (en todo caso, la idea es exacta) de que el enemigo es quien está en contra de mi posición…” Aquí es cuando es claro que el señor Pérez nunca leyó o entendió a Schmitt, diciendo que para el autor alemán el enemigo político es cualquiera que esté en desacuerdo. Se olvida o desconoce de la distinción entre el hostis (enemigo político o público) y el inimicus (enemigo personal), vital para comprender la esencia del amigo-enemigo en el concepto de lo político (saber ubicar al hostis para asegurar la supervivencia propia).

Una de las obras fundamentales de Carl Schmitt es “El Concepto de lo Político”, en donde define claramente lo político y el hostis, y siempre que lo hace se refiere a Política de Estado y entre Estados, no a política interna del Estado, de hecho para Schmitt la Política como tal sólo se da entre Estados y es allí donde se hace válido el concepto de hostis (enemigo político). Desbaratando por completo la siguiente afirmación del articulista: “Creía, por tanto, en un régimen político sin ambages ni zonas grises: el sentido de la política debe ser la confrontación invariable, la pelea permanente, la aplicación de la dicotomía amigo-enemigo como uno de los valores supremos. Como consecuencia de lo anterior, el Estado debe ser un ente intenso, que conozca todo, que se meta en todo, que regule todo, que no deje nada fuera de su zona de influencia. Solo el Estado total, propietario de la verdad y de la polémica, podrá ser capaz de superar al viejo liberalismo y de instaurar un sistema que se base en la popularidad y en la vigilancia.”

Tan fuera de la posición schimittiana se halla esta aseveración no sólo por lo dicho, sino además porque se considera que con el hostis fuera de lo político hasta se puede ser amigo, a diferencia del inimicus que es un enemigo personal y no estatal.

Finalmente, su último párrafo es tendencioso, puesto que más allá de lo acertado o no de lo expresado en ese, no solo Schmitt sostenía lo que llama “democracia aclamativa” “basada en el carisma”; ya el sociólogo Max Weber, también alemán, mucho antes que Schmitt calificó a una de las formas de poder democrático como carismática.

El realismo en la obra de Schmitt y la contundencia de sus postulados han creado análisis, como el caso del señor Pérez, imprecisos e injustos. Razón por la cual cabe sentenciar, a manera de colofón, que para leer a Schmitt hay que despojarse de los prejuicios progresistas que afectan a muchos infectos de corrección política.

Esa es la derecha ecuatoriana y después ellos mismos se sorprenden que la izquierda esté donde está.

Es lamentable la “intelectualidad” ecuatoriana que se quedó con Rousseau o con Marx, con realidades de hace dos y más siglos en otro continente.

Les saluda atentamente un hombre más allá de la izquierda y de la derecha.

Francisco Núñez del Arco Proaño

 

PS. El señor Pérez no pone su correo electrónico en el artículo, tan sólo su cuenta de twitter, como yo no tengo twitter y como 140 caracteres no permiten decir todo lo que acá se ha dicho, agradecería a los comedidos que nunca faltan, le hagan llegar estas líneas.



EL SOCIALISMO MARXISTA ES SÚPER CAPITALISMO

EL SOCIALISMO MARXISTA ES SÚPER CAPITALISMO

¿Cómo es que el Nuevo Orden Mundial ha sido tan exitoso en la creación de un ejército de esclavos serviles –el gil promedio- que perversamente se piensan a sí mismos como “rebeldes”? ¿Y por qué esos esclavos atacan las mismas personas que los salvarían?

Las respuestas a estas preguntas no se dan hasta que uno se da cuenta de que el socialismo marxista-comunismo y el súpercapitalismo son los mismos.

El socialismo marxista demanda que todas las funciones económicas y sociales de la sociedad estén al servicio de y controladas por el Estado. Se dice que el “Estado” representa al pueblo.

El súpercapitalismo, por su parte, exige que todas las funciones sociales y económicas de la sociedad estén subordinadas y controladas por… la corporación.

Cuando nos damos cuenta de que el Estado no es más que una empresa haciéndose pasar por un gobierno seudo-democrático nos damos cuenta de que los “malvados capitalistas” son de hecho los socialistas que sus esclavos piensan que están protestando en contra… Así se genera una protesta borrega contra el sistema, agitando banderas y repitiendo eslóganes, sin más. La estructura del poder financiero oligárquico a nivel nacional e internacional queda intacta.

El socialismo-marxista es el veneno haciéndose pasar por la cura. El socialismo depende de un monopolio estatal sobre la gente para la financiación de la conta-élite rica que controla el Estado. La contra-élite rica finge que tiene los mejores intereses del pueblo en el corazón. A medida que las personas comienzan a darse cuenta de esto, los ricos socialistas tienen que ser cada vez más opresivos con el fin de mantener el poder.

Esto es lo que está sucediendo en nuestra sociedad hoy en día. Los gobiernos son controlados por las contra-élites al servicio de finanza-sionista del Nuevo Orden Mundial y mantienen una ilusión del enfrentamiento entre izquierda y derecha, entre socialismo-marxista y súper-capitalismo. De esa manera si la libertad y la prosperidad económica comienzan a evaporarse, pueden culpar a la “derecha” (su reflejo) por los desastres creados por sus políticas marxistas. Así la gente, confiando en sus falsas percepciones, nunca apoyarán o recurrirán a las mismas personas que los salvarían de la catástrofe de la política marxista-capitalista, reaccionando hacia la derecha y dando opciones políticas y por tanto poder a los mismos con diferente etiqueta. La “revolución” necesita una burguesía fuerte para triunfar, Marx explicaba que era necesario primero la industrialización y el fortalecimiento de la burguesía, aliada del socialismo-marxista, para que la “revolución social” del proletariado se diera, la fase previa del socialismo necesariamente es el capitalismo, para finalmente alcanzar la “equidad”, palabra irónica en este punto. No sorprende entonces que el manejo económico se entregue a la derecha y el cultural a la izquierda.

La forma de salir de este círculo vicioso y nefasto es mostrar a la gente que el socialismo marxista y el súpercapitalismo son una y la misma cosa. Los “rebeldes” “anti-sistemas” cuando apoyan al “pensamiento de izquierda”, están apoyando a la misma tiranía monopolística que piensan estar en contra. El socialismo no es el poder al pueblo, es el poder al Estado-liberal-burgués, y el Estado es una sociedad anónima, una corporación, una empresa de explotación y ganancias para quienes lo controlan, el cual permite que las personas sin libertad comercialicen su trabajo en el mercado internacional en beneficio sólo de los ricos de la contra-élite del poder global. Cara y cruz de la misma moneda.



EL SIMBOLISMO HERCÚLEO EN LA ICONOGRAFÍA DE BENALCÁZAR

EL SIMBOLISMO HERCÚLEO EN LA ICONOGRAFÍA DE BENALCÁZAR


Sebastián de Benalcázar es el asentador y digámoslo sin miedo alguno, el real y efectivo fundador de San Francisco de Quito el 6 de diciembre de 1534 en su actual ubicación, más allá del hecho jurídico llevado a cabo en medio del estado de necesidad frente al también conquistador Pedro de Alvarado, por el cripto-judío Diego de Almagro el 28 de agosto de ese mismo año en las cercanías de la laguna de Colta en la sierra central del actual Ecuador.

Cual alquimista o aprendiz de esta ciencia mágica, sin saberlo, Benalcázar formó la amalgama de la fusión con su hecho fundacional, que no la mezcla, de dos civilizaciones solares, jerárquicas, viriles y espirituales en un crisol que a pesar de los siglos aún no crea la piedra filosofal que liberará a la tierra de la mitad.

Si bien no existe un retrato de época del conquistador Sebastián de Belalcázar o Benalcázar -Hijo de la Fortaleza-, nacido Moyano, del pueblo llano andaluz, fruto de la Castilla perenne, quien supo en la guerra y conquista ennoblecerse por sus actos de heroísmo y arrojo, han sido varias sus representaciones ideales que a partir del siglo XVI se han realizado.

Sin duda alguna, existe un modelo inicial -el cual desconocemos- de donde se basan el resto de representaciones pictóricas del conquistador, dado sobre todo por un elemento recurrente en todas estas: su yelmo.

Yelmo de particularísima forma e importancia, apenas ahora tomado en cuenta por mí, a pesar de haberlo visto por años.

Esta imagen aparecida en el ”Diccionario Histórico o Biografía Universal Compendiada” de 1830, indubitablemente el modelo más reciente para las representaciones ecuatorianas de Benalcázar, muestra al hombre de la guerra con su casco de clara forma leónica. No puede sernos indiferente este detalle, sobre todo si analizamos los retratos de otros conquistadores donde no aparecen símbolos parecidos algunos, es decir, Benalcázar es el único de su tipo que posee esta representación ¿histórica?

Sebastián_de_Belalcázar

¿De dónde surge, pues, este simbólico león enyelmado?

belalcazarG

Míticamente no hay como perdernos. Uno de los más característicos héroes solares, como Heracles o Hércules, conquistó la divinidad a base de sus famosos trabajos, uno de aquellos, el primero de todos, fue el triunfo sobre el león de Nemea, al cual después de haberle dado muerte lo despojó de su piel para utilizarla como un poderoso trofeo sobre sí mismo. La gruesísima piel del león de Nemea fue utilizada además por Heracles en todas las aventuras que sucedieron a ésta hasta la victoria final, sirviéndole como la mejor y más eficaz de las armaduras, e hizo servir la cabeza del león de yelmo, como vemos en las siguientes imágenes.

Antonio_del_Pollaiolo_-_Ercole_e_l'Idra_e_Ercole_e_Anteo_-_Google_Art_Project

Busto_hercules_heracles_

Posteriormente en las representaciones del siglo XX que se hicieron de Don Sebastián, la cabeza del león se redujo considerablemente, pero se mantuvo, como consta en el retrato de Víctor Mideros que resguarda el Municipio de Quito.

hsebastian

Hércules, el héroe solar, pasa por esos doce trabajos para superarse y perfeccionarse. Esta visión del mito de Hércules es una interpretación desde el punto de vista de la gran obra interna a realizar por cada uno de nosotros. Benalcázar es pues, en sus representaciones artísticas tanto como en su vida, el símbolo de heroísmo, superación, perfeccionamiento, ennoblecimiento, engrandecimiento, lucha, conquista y victoria que todo quiteño que se precie de tal, debe perseguir hasta sus últimas consecuencias.

Honremos así la fundación hispánica de San Francisco de Quito

Concluyendo: ¡Menos chullas y más hombres de acción!

Francisco sin tierra



¿Tienes sentido?
diciembre 1, 2013, 5:53 pm
Filed under: Metapolítica

¿Tienes sentido? ¿Tiene sentido “estudiar” un tercio de la vida en un sistema educativo caro, malo y prejuiciado -desde el kínder a las universidades de posgrado (“en ella se puede hacer bochinche, no historia”)-? ¿Tiene sentido que esa educación me convierta en una pieza, en un engranaje funcional al sistema decadente, totalitario, opresor e injusto que impera en el país y en el mundo? ¿Tiene sentido dar lo mejor de uno, desde su juventud hasta sus capacidades para perpetuar esta civilización que permite ese sistema? ¿Tiene sentido que haga algo que no me gusta, rodeado de gente que no soporto, destruyendo mi cuerpo en un escritorio durante ocho horas todos los días -el hombre no está diseñado para estar en esa posición tanto tiempo-, para recibir las migajas de los tiranuelos con máscara o sin ella que gobiernan aquende y allende las fronteras? La verdad que no tiene sentido, ni es racional, ni lógico, ni justo y sólo los esclavos no podrían indignarse y rebelarse ante esta realidad absurda.

mediocre