coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


El Imperium a la luz de la Tradición
octubre 29, 2012, 12:30 pm
Filed under: historia, Metapolítica, Tradición | Etiquetas: , , , , , ,

La opción Metapolítica del futuro:

El Mundo Tradicional siempre se caracterizó por tener las miras puestas hacia lo Alto. El hecho Espiritual impregnaba su discurrir (1). En lo Alto oteaba orden: elOrden del Cosmos, los siete Cielos enunciados y descritos por cierta metafísica,… Y si en lo Alto oteaba un orden que se había impuesto a la nada (2) o al caos previos, quiso -dicho Mundo de la Tradición- instaurarlo aquí abajo como si se tratase de un reflejo del imperante allá arriba. Pretendió hacer de la Tierra un espejo de lo que veía en el Cielo, pues siempre concibió que el microcosmos debía de asemejarse al macrocosmos o, lo que es lo mismo, lo de abajo a lo de arriba (3). Y para que ese Orden cósmico imperase en la Tierra debería de existir –aquí abajo- una fuerza centrípeta que evitase la disgregación de los diferentes elementos que debían acabar tomando parte de él –de ese nuevo orden- y que debían acabar haciéndolo realidad. Y esa fuerza centrípeta aglutinadora no podía revestir otra naturaleza que la espiritual.

La Idea (en el sentido Trascendente) sería el eje alrededor del cual giraría todo un entramado armónico. Una Idea que a lo largo de la historia de la humanidad ha ido revistiéndose de diferentes maneras. Una Idea que -rastreando la historia- toma, por ejemplo, cuerpo en lo que simbolizaba la antigua Roma. Y Roma representará a dicha Idea de forma muy fidedigna. La Idea encarnada por Roma aglutinará a su alrededor multitud de pueblos diversos (4) que, conservando sus especificidades, participarán de un proyecto común e irán dando cuerpo a este concepto de ordenen el microcosmos representado por la Tierra. Estos pueblos dejarán de remar aisladamente y hacia rumbos opuestos para, por contra, dirigir sus andaduras hacia la misma dirección: la dirección que oteará el engrandecimiento de Roma y, en consecuencia, de la Idea por ella representada. De esta manera Roma se convertirá en una especie de microcosmos sagrado en el que las diferentes fuerzas que lo componen actuarán de manera armoniosa al socaire del prestigio representado por su carácter sacro (por el carácter sacro de Roma). Así, el grito del “Roma Vincis” coreado en las batallas será proferido por los legionarios con el pensamiento puesto en la victoria de las fuerzas de lo Alto; de aquellas fuerzas que han hecho posible que a su alrededor se hayan unido y ordenado todos los pueblos que forman el mundo romano, como atraídos por ellas cual si de un imán se tratase.

Roma aparece, se constituye y se desarrolla en el seno de lo que multitud de textos Tradicionales definieron como Edad de Hierro, Edad del Lobo o Kali-yuga. Edad caracterizada por el mayor grado de caída espiritual posible al que pueda arribar el hombre: por el mayor nivel de oscurecimiento de la Realidad Trascendente. Roma representa un intento heroico y solar por restablecer la Edad Áurea en una época nada propicia para ello. Roma nada contracorriente de los tiempos de dominio de lo bajo que son propios de la Edad de Hierro. Es por ello que, tras el transcurrir de su andadura histórica, cada vez le resultará más difícil que la generalidad de sus ciudadanos sean capaces de percibir su esencia y la razón metafísica de su existencia (las de Roma). Por ello -para facilitar estas percepciones sacras- tendrá que encarnarlas en la figura del Emperador; el carácter sagrado del cual -como sublimación de la naturaleza sacra de Roma- ayudará al hombre romano a no olvidar cuál es la esencia de la romanidad: la del Hecho Trascendente. Una esencia que conlleva a la sacralización -a través de ritos y ceremonias- de cualquier aspecto de la vida cotidiana, de cualquier quehacer y, a nivel estatal, de las instituciones romanas y hasta de todo el ejercicio de su política.

Con la aparición de la figura del Emperador Roma traspasa el umbral que separa su etapa republicana de la imperial. Este cambio fue, como ya se ha señalado, necesario, pero ya antes de dicho cambio (en el período de la República) Roma representaba la idea de Imperium, por cuanto la principal connotación que, desde el punto de vista Tradicional, reviste este término es de carácter Trascendente y la definición que del mismo podría realizarse sería la de una “unidad de gentes alrededor de un ideal sacro”. Por todo lo cual, tanto la República como el Imperio romanos quedan incluidos dentro de la noción que la Tradición le ha dado al vocablo “Imperium“.

Así las cosas la figura del Emperador no podía no estar impregnada de un carácter sagrado que la colocase al nivel de lo divino. Por esto, el César o Emperador estuvo siempre considerado como un dios que, debido a su papel en la cúspide piramidal del Imperio, ejercía la función de ´puente´ o nexo de unión entre los dioses y los hombres. Este papel de ´puente´ entre lo divino y lo humano se hace más nítido si se detiene uno a observar cuál era uno de los atributos o títulos que atesoraba: el de Pontifex; cuya etimología se concreta en ´el hacedor de puentes´. De esta manera el común de los romanos acortaba distancias con un mundo del Espíritu al que ahora veía más cercano en la persona del Emperador y al que, hasta el momento de la irrupción de la misma -de la figura del Emperador-, empezaba a ver cada vez más alejado de sí: empezaba a verlo más difuso debido al proceso de caída al que lo había ido arrastrando el deletéreo kali-yuga por el que transitaba.

Los atributos divinos del Emperador respondían, por otro lado, al logro interno que la persona que encarnaba dicha función había experimentado. Respondían a la realidad de que dicha persona había transmutado su íntima naturaleza gracias a un metódico y arduo trabajo interior que se conoce con el nombre de Iniciación. Este proceso puede llevar (si así lo permiten las actitudes y aptitudes del sujeto que se adentra en su recorrido) desde el camino del desapego o descondicionamiento con respecto a todo aquello que mediatiza y esclaviza al hombre, hasta el Conocimiento de la Realidad que se halla más allá del mundo manifestado (o Cosmos) y la Identificación del Iniciado con dicha Realidad. Son bastantes los casos, que se conocen, de emperadores de la Roma antigua que fueron Iniciados en algunos de los diferentes Misterios que en ella prevalecían: de Eleusis, mitraicos,… Así podríamos citar a un Octavio Augusto, a un Tiberio, a un Marco Aurelio o a un Juliano.

La transustanciación interna que habían experimentado se reflejaba no sólo en las cualidades del alma potenciadas o conseguidas sino también en el mismo aspecto externo: el rostro era fiel expresión de esa templanza, de ese autodominio y de ese equilibrio que habían obtenido y/o desarrollado. Así, el rostro exhumaba gravitas y toda la compostura del emperador desprendía una majestuosidad que lo revestían de un hálito carismático capaz de aglutinar entorno suyo a todo el entramado social que conformaba el orbe romano. Asimismo, el aura espiritual que lo impregnaba hacía posible que el común de los ciudadanos del Imperio se sintiese cerca de lo divino. Esa mayoría de gentes, que no tenía las cualidades innatas necesarias para emprender las vías iniciáticas que podían hacer posible la Visión de lo metafísico, se tenía que conformar con la contemplación de la manifestación de lo Trascendente más próxima y visible que tenían “a su alcance”, que no era otra que aquélla representada por la figura del Emperador. El servicio, la lealtad y la fides de esas gentes hacia el Emperador las acercaba al mundo del Espíritu en un modo que la Tradición ha definido como de ´por participación´.

Hecho este recorrido por la antigua Roma -como buen modelo para adentrarse en el conocimiento del significado de la noción de Imperium-, no deberíamos obviar alguna otra de las cristalizaciones que dicha noción ha visto en etapas posteriores a la romana. Y nos referimos, con especial atención, a la que se concretó, en el Medievo, con la formación de un Sacro Imperio Romano Germánico que nació con la vocación de reeditar al fenecido, siglos antes, Imperio Romano y convertirse en su legítimo continuador.

El título de ´Sacro´ ya nos dice mucho acerca de su fundamento principal. También, en la misma línea, es clarificador el hecho de que el emperador se erigiera en cabeza de la Iglesia; unificando además, de esta manera, en su cargo las atribuciones o funciones política y espiritual.

De esta guisa el carisma que le confiere su autoridad espiritual (amén de la política) concita que a su alrededor se vayan uniendo reinos y principados que irán conformando esta idea de un Orden, dentro de la Cristiandad, que será el equivalente del Orden y la armonía que rigen en el mundo celestial y que aquí, en la Tierra, será representado por el Imperium.

La legitimidad que su carácter sagrado le confiere, al Sacro Imperio Romano Germánico, es rápidamente reconocida por órdenes religioso-militares que, como es el caso de la del Temple, son dirigidas por una jerarquía (visible u oculta) que conoce de la Iniciación como camino a seguir para experimentar el ´Segundo Nacimiento´, o palingénesis, que no es otro que el nacimiento al mundo del Espíritu. Jerarquía, por tanto, que tiene la aptitud necesaria para poder reconocer dónde se halla representada la verdadera legitimidad en la esfera espiritual: para reconocer que ella se halla representada en la figura del emperador; esto sin soslayar que la jerarquía templaria defiende la necesidad de la unión del principio espiritual y la vía de la acción –la vía guerrera- (complementariedad connatural a toda orden religioso-militar) y no puede por menos que reconocer esta unión en la figura de un emperador que aúna su función espiritual con la político-militar (5).

Para comprender aún mejor el sentido Superior o sagrado que revistió el Sacro Imperio Romano Germánico se puede reflexionar acerca de la repercusión que tuvo el ciclo del Santo Grial en los momentos de mayor auge y consolidación de dicho Imperio. Una repercusión que no debe sorprender a nadie si nos atenemos a los importantes trazos iniciáticos que recorren la saga griálica y a cómo se aúnan en ella lo guerrero y lo sacro en las figuras de unos caballeros que consagran sus vidas a la búsqueda de una autorrealización espiritual simbolizada en el afán mantenido por hallar el Grial.

Aclarados, hasta aquí, en qué principios y sobre qué base se sustenta la noción Tradicional del Imperium no estaría de más aclarar qué es lo que se hallaría en sus antípodas, como antítesis total del mismo y como exabrupto y excreción antitradicional propios de la etapa más sombría y crepuscular que pueda acontecer en el seno de la Edad de Hierro; etapa por la que estamos, actualmente, transitando y a la que cabe denominar como ´mundo moderno´, en su máxima expresión. Un mundo moderno caracterizado por el impulso hacia lo bajo –hacia lo que degrada al hombre- y por el domino de la materia, en general, y de la economía (como paradigma de la anterior), en particular.

Pues bien, en tal contexto los Estados (6) ya han defenestrado cualquier aspiración a constituir unidades políticas que los sobrepasen y que tengan la mira enfocada en un objetivo Elevado, pues, por contra, ya no aspiran a restaurar el Imperium. Sus finalidades, ahora, no son otras que las que entienden de mercado (de economía).

En este afán concentran sus energías y a través de la fuerza militar o de la colonización financiera (a través de préstamos imposibles de devolver por los intereses abusivos que llevan implícitos) someten (7) a gobiernos y/o países a los dictados que marcan sus intereses económicos; intereses económicos que, por otro lado, son siempre los de una minoría que convierte a los gobiernos de los estados colonizadores en auténticas plutocracias.

Por estas “artes” estos estados ejercen un imperialismo que no es más que la antítesis de lo que siempre representó la idea de Imperium y lo más opuesto a éste que pueda imaginarse.

Eduard Alcántara

               ………………………………………………………………………

(1)         Un ´discurrir´ que, en el contexto expresado, no hay que confundir con el concepto de ´devenir´, de ´fluir´, de lo ´pasajero´, de lo ´caduco´, de lo ´perecedero´,…

(2)         Aquí la expresión ´la nada´ debe ser asimilada a la del ´caos´ previo a la configuración del mundo manifestado (del Cosmos) y no debe de confundirse con el concepto de No-Ser que determinada metafísica -o que un Réné Guénon- refería al Principio Supremo que se halla en el origen y más allá de la manifestación.

(3)         Como curiosidad podríamos detenernos en el conocido como “Parque del Laberinto de Horta”, en la ciudad de Barcelona, y observar de qué manera su autor quiso reflejar estas dos ideas de ´caos´ y de ´orden´ cósmicos… Lo hizo construyendo el parque en medio de una zona boscosa que representaría el caos previo en el que, a modo de símil, los árboles crecen de manera silvestre y sin ningún tipo de alineamiento. Por contra, el parque implica poner orden dentro de este desorden: construir a partir de una materia prima caótica y darle forma, medida y proporción. Edificar el Cielo en la Tierra.

   (4) Estos pueblos diversos que se agruparán alrededor de la empresa  romana no serán pueblos de culturas, costumbres o   religiosidades antagónicas, ya que, en caso contrario hubiera  sido muy difícil imaginarse la integración de los mismos en la

 Romanidad. Sus usos, costumbres y leyes consuetudinarias en ningún caso chocaron con el Derecho Romano. Sus divinidades fueron, en unos casos, incluidas en el Panteón romano y, en otros, asimiladas a sus equivalentes romanas. Sus ceremonias y ritos sagrados fueron perviviendo en el seno del orbe romano o fueron, también, asimilados a sus semejantes romanos. La extracción, casi exclusivamente, indoeuropea de dichos pueblos explica las semejanzas y concordancias existentes entre los mismos (no debe olvidarse que remontándose a épocas remotas,  que rozan con el mito, todos estos pueblos constituían uno solo; de origen hiperbóreo, según muchas tradiciones  sapienciales).

   (5) Hay que tener presente que el mismo vocablo ´emperador´ deriva del latín Imperator, cuya etimología es la de ´jefe del

ejército´.

   (6) A caballo entre finales de la Edad Media y principios de la Edad Moderna se van debilitando los ideales Superiores

 supranacionales y van siendo suplantados por otros impregnados por un egoísmo que redundará en favor de la aparición de los Estados nacionales.

Bueno es también recordar que el Emperador Carlos (I de España y V de Alemania) fue, allá por la primera mitad del  siglo XVI, el último que intentó recuperar las esencias y el espíritu, ya mortecinos, del Sacro Imperio Romano Germánico. Al igual que no está de más reconocer en el imperio que España construye -arrancando de fines del siglo XV- a lo largo del s. XVI, el último con pretensiones espirituales (al margen de que, en ocasiones, pudiesen coexistir con otras de carácter económico) de entre los que Occidente ha conocido. Y esto se afirma en base a los principales impulsos que se hallan en la base de su política exterior, como los son, en primer lugar, su empeño en evitar la división de una Cristiandad que se veía seriamente amenazada por el crecimiento del protestantismo o, en segundo lugar, sus esfuerzos por contener los embates del Islam protagonizados por turcos y berberiscos o, en tercer lugar, su decisión de evangelizar a la población nativa de los territorios americanos incorporados a la Corona (aparte de la de otros territorios; como las Filipinas,…). Estos parámetros de la política exterior de España seguirán, claramente, en vigencia también durante el siglo XVII.

A medio camino entre el imperio español y otros de corte eminentemente antitradicional (por lo mercantilista de los mismos), como el caso del imperio británico (que alcanzó su máxima expresión en el s. XIX) o del conocido como imperialismo ´yanqui´ (tan vigente en nuestros días), podríamos situar al de la Francia napoleónica. Y no sólo lo situamos a medio camino por una evidente razón cronológica, sino que también lo hacemos porque a pesar de haber perdido cualquier orientación de carácter espiritual (el laicismo consecuente con la Ilustración y la Revolución Francesa fue una de las banderas que enarboló), a pesar de ello, decíamos, más que motivaciones de naturaleza económica (como es el caso de los citados imperialismos británico y estadounidense), fueron metas políticas las que  ejercieron el papel de motor de su impulso conquistador. Metas políticas que no fueron otras que las de exportar, a los países  que fue ocupando, las ideas (eso sí, deletéreas y antitradicionales) triunfantes en la Revolución Francesa.

Percíbanse los métodos agresivos y coercitivos de que se vale el imperialismo antitradicional (como caracterización que es de un nacionalismo expansivo) y compárense con la libre decisión (Sacro Imperio Romano Germánico) de participar en el proyecto común  del Imperium que, a menudo, adoptaron reinos y principados. Compárense dichos métodos con la rápida decisiónde integrarse en la Romanidad a la que optaron (tras su  derrota militar) aquellos pueblos que se enfrentaron a las legiones romanas.

RELACIONADO: Imperio e imperialismo en Jorge Luna Yepes y Julius Evola.



El Imperium a la luz de la tradición
octubre 29, 2012, 12:21 pm
Filed under: Metapolítica, Tradición

La opción Metapolítica del futuro.

Julius Evola. Septentrionis Lux

El Mundo Tradicional siempre se caracterizó por tener las miras puestas hacia lo Alto. El hecho Espiritual impregnaba su discurrir (1). En lo Alto oteaba orden: el Orden del Cosmos, los siete Cielos enunciados y descritos por cierta metafísica,… Y si en lo Alto oteaba un orden que se había impuesto a la nada (2) o al caos previos, quiso -dicho Mundo de la Tradición- instaurarlo aquí abajo como si se tratase de un reflejo del imperante allá arriba. Pretendió hacer de la Tierra un espejo de lo que veía en el Cielo, pues siempre concibió que el microcosmos debía de asemejarse al macrocosmos o, lo que es lo mismo, lo de abajo a lo de arriba (3). Y para que ese Orden cósmico imperase en la Tierra debería de existir –aquí abajo- una fuerza centrípeta que evitase la disgregación de los diferentes elementos que debían acabar tomando parte…

Ver la entrada original 2.682 palabras más



LOS INDÍGENAS REALISTAS – HISTORIA SECRETA DE AMÉRICA -22-

LOS INDÍGENAS REALISTAS

La gran masa del Ejército Realista del Virreinato del Perú durante toda la guerra (de independencia), la  constituyó sin duda el grupo americano integrado por los mestizos con mayoría de sangre indígena, que en el Perú eran, y son, conocidos con el nombre de “cholos”.

Estos eran reclutados en sus lugares de origen, ya fuera la costa o la sierra, las más de las veces por la fuerza y destinados a los Cuerpos de Línea o Milicias, previa instrucción del uso de las armas y las voces de mando. Era un constante problema para los mandos el idioma de esta tropa, puesto que en la inmensa mayoría sólo hablaban su lengua nativa –el quechua o el aymará- por lo cual, los Oficiales debían conocerla para poder dirigirlos.

Eran en general soldados sumisos y dóciles, que no cuestionaban sus deberes ni se sublevaban por a falta de paga, incansables andarines, sobrios, valientes y disciplinados. Prestaban mejores servicios si eran mandados por sus paisanos y con todo, defendían el honor de su hogar.

El General Pezuela los describe en su diario militar como de instrucción más que regular, pues hacían bien el ejercicio del fusil y las maniobras de Batallón. En el combate, luchaban hasta el fin, haciéndose matar en sus puestos.

Su principal inconveniente era su peculiar modo de vida y pautas de comportamiento, ajenos a las Ordenanzas españolas, como sus frecuentes deserciones, las más de las veces sólo por querer volver a sus casas para ocuparse de sus labores en tiempo de las cosechas.

Su actitud hacia el servicio del Rey con las armas, que, si bien no les agradaba, no rehuían, tan sólo cambió con la prédica y la propaganda revolucionaria, aunque ésta no siempre dio el resultado que los independentistas deseaban.[1]

Entre los Caciques Realistas más destacados encontramos al Brigadier de los Reales Ejércitos Mateo García Pumacahua, Cacique de Chincheros, quien en 1780 fue con sus tropas uno de lo que contribuyó a la derrota del Cacique de Tinta, José Gabriel Condorcanqui, más conocido como “Túpac Amaru”.

Pumacahua actuó en el lado realista desde 1811 en que entró con sus tropas cuzqueñas como refuerzo de Goyeneche, a poco de la batalla de Huaqui y se halla retratado en el ya mencionado cuadro, como uno de los miembros de que escoltaba al General.

En 1813, sus tropas fueron convertidas por Pezuela en el Regimiento de Milicias Disciplinadas de Infantería de “Nobles Patricios del Cuzco” de los cuales no hemos podido, hasta ahora, obtener el detalle de su uniforme, pero estimamos que debían llevar el señalado a las Milicias Disciplinadas, pero con algún agregado lujoso, debido al origen y dignidad de sus Oficiales, nobles cuzqueños de las trece Casas de sangre Inca (Panacas), entre cuyas prerrogativas estaba la de pasear una vez al año, generalmente en la Procesión del “Corpus Christi”, el Estandarte Real de la Ciudad de Cuzco, del que eran custodios.

En dichas oportunidades, los Caciques colocaban sobre sus trajes ceremoniales y uniformes, los emblemas de oro correspondientes a su dignidad consistentes en cadenas de oro en bandolera, un sol de oro colgando del pecho y hombreras, rodilleras y hebillas de oro representando rostros de Puma, emblema del Imperio Incaico. Su soberanía correspondía al Rey de España, y había reconocido ya en el siglo XVI a los a los nobles Incas como “Títulos de Castilla”.

Como parte de su propia peripecia personal, en 1814 Mateo Pumacahua se sublevó a favor de la independencia pretendiendo alzar a todo el Cuzco, siendo derrotado por sus propios compatriotas que permanecieron fieles hasta el final de la guerra.

Una de las consecuencias de aquellos hechos fue la suspensión de la ceremonia en 1815. Sin embargo, una prueba de esa fidelidad es que a mediados de 1824 solicitaron los Caciques de todas las casa nobles cuzqueñas al Virrey de la Serna en el Cuzco, presentando una serie de considerandos de profesión de fe realista, volver a pasear el Real Estandarte. No fue una solicitud interesada, ya que estaba cercano el fin de la guerra y su resultado era previsible, como para intentar captar simpatías del Virrey en esos momentos.[2]

Por otro lado, además de los Nobles indígenas y de los mestizos cuzqueños o altoperuanos, se hallaban los indígenas puros, casi sin integrar en la sociedad americana, y que sirvieron en el Ejército Real. Contrariamente a lo que comúnmente se cree, estos indígenas también fueron en su mayoría fieles a la Corona de España durante la guerra de independencia de América.

Varias son las unidades formadas con sus parcialidades, no sólo en el Alto Perú, sino también en el Perú y aún en Chile. La mayoría de ellas rindieron importantes servicios a la Corona hasta el último tiempo de la guerra.

De todos ellos, los que sin duda destacaron por su valor y ferocidad fueron los Araucanos del Sur de Chile.

En la expedición a Chile en 1813, estos indios araucanos y su Cacique Villacurá se manifestaron fieles y adictos al Rey, celebraron a su modo la llegada de las tropas, y juraron con las expresiones más vivas de júbilo y respeto no ceder a las pretensiones de Chile y:

“formar para la defensa del Rey, una muralla de guerreros en cuyos fuertes pechos se embotarían las armas de los revolucionario y aún quisieron partir muchos a Chillán para mezclar su sangre con la de los soldados del suspirado Fernando. La ilustre asamblea de Araucanos tuvo término después de haber recibido los caciques medallas de oro con el busto del soberano y otros de plata, con un bastón de cada uno.”[3]

El 24 de septiembre de 1817 se anotaba en el Libro Manual de la Tesorería del Ejército Real de Talcahuano que, “cuatro Caciques, nueve Mocetones y tres Lenguaraces, han venido a notificar su fidelidad al Soberano y a ver el modo de contribuir con las armas del Rey”.

El 7 de octubre hacen lo propio los dos Caciques de Tucapel, ofreciendo sus lanzas –guerreros- para pelear contra los independientes.[4]

Estos araucanos eran excelentes jinetes y diestros lanceros usando sus largas lanzas de caña de Coligüe, que podían alcanzar hasta tres metros de largo. No usaban uniformes sino ropas naturales, consistentes en ponchos tejidos en sus telares y colores blancos, negros, azules o rojos, con diseños que les eran particulares, llevaban “chiripás” y botas de potro con espuelas que podían ser de madera o de plata labrada según la dignidad del propietario.

De las provisiones del vestuario entregado a los jefes de esos fieles araucanos hemos podido reconstruir el uniforme que llevaban los Caciques, los Capitanejos y sus Tenientes. Los primeros llevaban casacas de paño azul de primera calidad, con las vueltas, vivos y divisas de casimir grana y el forro de bayeta blanca. Llevaban galón de plata adornándolas y dos varas de “coronelas” (los tres galones que denotaban el empleo o el grado de Coronel) también de plata. Las casacas llevaban un total de una y media docenas de botón de hilo de plata, lo que indica que tenían solapas, aunque iban abrochadas con broches. Los chalecos eran igualmente granas de casimir con botones chicos de plata en cantidad de una docena. El calzón podía ser grana o azul y se les entregaron botas altas a los caciques. Sus sombreros eran clásicos con cabos de plata y escarapelas de paño encarnado y cintas.

Cacique araucano realista, vistiendo la vieja casaca de Coronel que había recibido años atrás su padre

Una antigua práctica del “Sistema Borbónico de Defensa” consistía en integrar a las comunidades indígenas retiradas de las zonas más habitadas, en las tareas de la defensa y control de las fronteras. Ello se lograba nombrando jefes militaresa los que eran de las tribus y clanes, reforzando su autoridad por diversos métodos y así se podía contar con su movilización llegado el caso.

Para ello se les entregaban, además de otros presentes, uniformes militares con divisas de empleo, medallones con el retrato del Rey, golas e incluso banderas.

La contrapartida eran sus servicios militares cuando se necesitaba disponer de fuerzas mayores o ejercer un mejor control de una determinada región.

Así, cuando el Brigadier D. Antonio Pareja llevó a cabo la marcha al sur de Chile, recibió la vieja lealtad al Rey de las Españas de los indios araucanos.

Los Capitanejos llevaban un uniforme similar pero sin las “coronelas” de plata y solo galón en las vueltas y cuello, calzón azul, sombreros con escarapela y cintas pero sin galón y, probablemente, las botas de potro típicas de los araucanos.

En tanto, los Tenientes llevaban chaquetas de paño de la estrella de color azul con divisa encarnada y botones de plata.

En 1819 se hallan provisiones que señalan que los Capitanejos llevaban casacas encarnadas con divisa azul y guarnecidas de cordones blancos.

(Tomado de “Los Realistas” (1810-1826) Virreinatos del Perú y del Río de la Plata y Capitanía General de Chile, de Julio Mario Luqui Lagleyze y Antonio Manzano Lahoz, pp. 86, 87, 88)


[1]  Tómese como ejemplo la referida sublevación de 1814 (Pumacahua) reprimida por las propias fuerzas cuzqueñas del Ejército Real.

[2] AHC (Archivo Histórico del Cuzco). Gobierno Virreinal 1822/24 Leg. 2 (N° 156) “Expediente sobre que se continúe en esta capital el Paseo del Pendón Real…”.

[3]  “El pensador del Perú” -1813, en Colección de Historiadores y Documentos para la Independencia de Chile. Tomo IV, pág. 101-102.

[4] AGNP (Archivo General de la Nación Perú), Fondo C-15. “Libro Manual de la Tesorería del Ejército Real”, del 22 de agosto de 1817 al 18 de febrero de 1818.



La Burguesía

La Burguesía

 

Casi tres siglos que hemos sufrido de maloliente y putrefacta burguesía, materialismo humanista y “educación” de una turba idiotizada y envilecida al servicio de la hez occidental.

 

 

 

El presente tema merece una explicación previa:

1.  No hemos querido tratar de “El Capitalismo”, que viene a ser versión moderna de lo mismo, sino que burguesía deviene en una palabra y en un concepto con más historia y tradición y por lo menos en este tema, se nos ha de permitir ser “conservadores”. El espíritu capitalista y el burgués son lo mismo.

2.  No pretende ser un trabajo científico, severo y riguroso, sino más bien un ensayo, razón por la cual no se encontrarán citas textuales ni pies de página eruditos; y,

3.  La clase media de profesionales del Derecho que hemos ejercido y ejercemos libremente la profesión, somos también parte de la burguesía por acción o por omisión de la actual situación creada por ele sistema insuficiente, fracasado y caduco de la “democracia”, que nuestros antepasados propiciaron como Estado Moderno de Derecho Liberal y Burgués. Esta afirmación no exime de la principal responsabilidad de quienes siendo politiqueros o burócratas son y han sido instrumentos eficientes, entre otros sicofantes, de la burguesía.

Ya en materia, la Burguesía es un grupo social constituido por personas de clase media acomodada u opulenta y con cierto conformismo social.

La burguesía aparece en Florencia en el siglo XIII. En la Edad Media la burguesía estaba formada por comerciantes (muchas veces verdadera oligarquía del dinero  y del comercio), propietarios, patronos de talleres o artesanos, profesionales liberales y, en general, personas no los sometidas a los señores feudales. Hay que aclarar que  entonces y el artesano o el campesino trabajaban solamente por su sustento; nunca por lucro o afán de enriquecimiento. La burguesía como clase social va creciendo en las ciudades (Burgos: burgueses) y hay que distinguirlas de otras clases sociales de ese tiempo como la Nobleza, el Clero y el Pueblo; fue adquiriendo poder económico, elevación cultural y luego poder político; en el Renacimiento surge el burgués capitalista, y después de la Revolución Francesa la burguesía se constituyó en un factor importante de la sociedad actual, elemento fundamental en el Estado Moderno Liberal y Burgués; con la doctrina religiosa de Calvino y su influencia económica,  la burguesía capitalista considera que el dinero es una especie paraíso y se consolida través de la burguesía mercantil y burócrata para dominar al Estado entonces ya burgués. La burguesía ayudó al rey contra la nobleza y predominó también en el campo cultural. A veces su intervención fue sangrienta como en la Revolución Francesa (típico traspaso del poder político a la burguesía), en Portugal, en Cataluña  o las reacciones violentas contra la misma burguesía como en las revoluciones proletarias del siglo XX.

Los siglos XIX y XX son de apogeo  de la burguesía Capitalista y Liberal. Aunque abanderada del Liberalismo fue y es esencialmente conservadora de sus privilegios, opuesta al cambio; y, si cambia es para revolcar luego o su cambio es insustancial, en todo caso es para crear un ente para su conveniencia y con sus características principales: el Estado Liberal Burgués  de Derecho. (Le)Son esenciales a las garantías fundamentales o a la libertad burguesa: libertad personal, de contratación, de industrias y comercio, propiedad privada, de trabajo, de empresa, de cultos, opinión y prensa, asociación y reunión; privacidad, inviolabilidad del domicilio, etc. Menos la libertad para morirse de hambre y necesidad que la dejan para el pueblo. La libertad burguesa tan apreciada y protegida legalmente es la esclavitud y  desprotección de las mayorías.

Luego la burguesía fue más fuerte que la nobleza; esta fue absorbida por aquella.

No es ajena al espíritu humano una cualidad que le distingue de la mediocridad y de la pobreza de espíritu, esta es la nobleza espiritual o intelectual. A grandes rasgos podemos afirmar que hay tres clases de nobleza: del intelecto o espíritu, de la sangre y del dinero. La “nobleza” del dinero es el cimiento y fundamento de la burguesía. Esta se establece principalmente sobre los recursos económicos; el dinero es su tarjeta de presentación e ingreso a un club, clase y casi logia; quien tiene bienes materiales suficientes para demandar su protección y garantía ya ingresa al club.

En el Derecho Romano la propiedad de la cosa, el objeto, el bien le daba a su dueño tres derechos: jus utendi, jus fruendi y jus abutendi, derecho de utilizar, derecho de usufructuar y derecho de abusar. Pero, la misma burguesía se ha encargado de restringir el derecho de abusar porque pone en peligro la estabilidad de la clase social, del gremio, de la tribu, porque el hambriento puede poner en peligro su existencia, como ya ocurrió con el comunismo y la sovietización rusa; si la burguesía no da, no otorga, no cede nada, no puede tampoco temerariamente desafiar a la pobreza y al hambre. La Burguesía ha sido bien protegida por el sistema creado fomentado y mantenido celosamente por ella. Alguno se atreve a hacer ostentación de lujos y actitudes de desafiantes; se atreve a  conducir automóviles de lujo, dando a su paso chirlazos en la cara y codazos en el estómago a quienes lo tienen vacío y deprimido. Pero, en general, la burguesía es más o menos consciente de sus propios límites, pero tan audaz como para poner límites al Estado Liberal y protegerse de él por medio le las garantías y las libertades individuales.

Las creaciones iníciales capitalistas o burguesas son las empresas propias del feudalismo, guerras, piratería, minas y fundiciones textiles, vidrio y porcelana,  molinos de granos, plantaciones, etc. Luego surgen los bancos, bolsas de valores, especulación, publicidad, burocracia, comercio capitalista. Han existido pueblos definidamente comerciantes, como los etruscos, fenicios, holandeses, suizos, judíos, florentinos genoveses.

También aparecen virtudes o virtualidades propias de la burguesía (principios o consejos para los ricos naturalmente, no para los pobres) como el trabajo diligente, administra bien las empresas,  bienes, ahorro, “el tiempo  es oro”, el “perder el sueño y no el tiempo”, “honestidad” burguesa o formalismo comercial, pasión por la riqueza, costumbres cómodas, y confort, desvalorización de la persona y endiosamiento de  la ganancia y el lucro, exclusiva y total, valoración cuantitativa.

Las grandes religiones (modernas) han sido determinantes en la conformación de la burguesía; han influido mucho sobre la génesis del espíritu burgués frenándolo o estimulando su desarrollo posterior.

El catolicismo, en el caso de España frenó el establecimiento capitalista porque su obsesiva gestión fue dedicarse a la lucha entre el cristianismo y el islamismo durante siete siglos hasta lograr en 1492 la expulsión árabe de la ciudad de Córdova, último bastión mahometano. Luego del Cid viene Don Quijote el menos capitalista dé los héroes ibéricos.

El ideal de la pobreza como virtud o mérito es de concepción católica y puritana, lo que no ocurre con el judaísmo, que inculcaba el enriquecimiento o por lo menos, no lo condenaba como en la  moral paulina, agustina o franciscana. Dos mil años antes del cristianismo el judío estaba preparado para el capitalismo,  lo cual fue favorecido especialmente por  la doble moral  judaica, porque unas eran las  leyes para su pueblo y otras para los extranjeros, desde Abraham hasta hoy.  Así en la Tora permite te el cobro de intereses cuando se da dinero en préstamos aun extranjero, pero prohíbe cobrarlo a un judío; inclusive consta además de la tradición, la obligación de cobrar con usura; la ley judía era definitivamente xenófoba; la moral en los negocios con los extranjeros era más laxa y permisiva, especialmente la educación talmúdica formo un tipo de negociante poco escrupuloso que fue el asquenazi, especialmente el polaco, que cuando tuvo que huir por la persecución que en su contra hicieron los cosacos en  el siglo XVIII, se regó por todo el mundo, propugnando él libre comercio, avanzada del capitalismo burgués, enseñanzas que se encuentran tanto en el Talmud como el Chulchán o Kulkán  Aruk. Como el cobro de intereses o usura era un pecado para la Iglesia Católica lo prohibía, con lo cual el hebreo lo practicaba aprovechándolo bien; por dos mil años estuvo  apartado el judío de las actividades bélicas y tuvo las oportunidades de hacerse respecto de ellas como Shylock, no solo mercader de Venecia, sino del mundo. Más tarde principios morales se han generalizado dé tal manera que católicos, protestantes o judíos tienen las mismas prácticas aunque no las mismas habilidades.

En resumen, nadie puede discutir que Dios o Jehová o Yavéh no quiera el libre comercio o industria y la libertad en el ejercicio  de las profesiones!!!!   En consecuencia, la religión ha influido mucho en la evolución del capitalismo burgués. Cabe aclarar que la moral calvinista o puritana nunca propició el enriquecimiento inescrupuloso.

También ha contribuido al establecimiento de la burguesía el incremento de su vocación rentista al adquirir títulos de la deuda pública o ingresar en la burocracia, lo que redujo el afán empresario y creador. El mismo estado moderno se convirtió en un empresario capitalista; y, como no, si el estado moderno de derecho es liberal y burgués. Las mismas corporaciones públicas fomentaron el estudio del comercio y la “ciencia económica”, que a pesar de lo que tiene de matemáticas, no es una ciencia exacta, paradójicamente.

La burguesía europea que emigra  se  establece en los Estados Unidos de Norteamérica; 20 millones emigran en el siglo XIX portando el capitalismo burgués desde Europa por medio de los núcleos más numerosos provenientes de Inglaterra y Alemania, es decir, la inmigración anglosajona; luego irán italianos, franceses, judíos, y eslavos. Los inmigrantes son los más arriesgados emprendedores, aventureros, fuertes físicamente, calculadores fríos y poco sentimentales, es decir, los pueblos que habían sido nómadas: lombardos, hugonotes, judíos o germanos. Los españoles  tienen exacerbadas algunas de estas cualidades, con más caballerosidad que cálculo, con más quijotismo que frialdad; por eso van tras mundos totalmente nuevos: a descubrir y enriquecerse; no ha enriquecerse y establecerse en un mundo ya descubierto como hizo la emigración hacia América del Norte, donde todo fue y es aceleración o ritmo rápido, velocidad, agitación y desarrollo, civilización y progreso, donde más que el pasado o  el presente importa el futuro; la concepción aristotélica vital tiene aquí su más acentuada expresión; especulación, riesgo, vitalismo, técnica.

La técnica es la habilidad para utilizar los recursos de  una ciencia o arte para conseguir algo. La inventiva técnica incorpora a la producción nuevos instrumentos superados enseguida por otros más nuevos, de tal manera que la producción se prolonga indefinidamente y entonces ya estamos en pleno capitalismo burgués y su espíritu empresario,  especulativo y racionalista; he aquí  el  homo economicus.

Antes se aplicaba la experiencia en las artes, ahora se aplica las leyes científicas, es decir racionales. El hombre moderno es acelerado; los inventos técnicos le han formado tal cual es: máquina, motor, ferrocarril, telégrafo; hoy radio, telefonía, electricidad, electrónica, aeronáutica, cohetería, satélites, cibernética, genética, parecen no tener límites. La técnica transforma al hombre; el dinero obtenido por al técnica empresarial brilla con ostentosidad insultante; “tanto tienes, tanto vales”; comienza “la caza del dólar”; nosotros ya lo cazamos y no sabemos bien que hacer con él, no sabemos todavía eficientemente sus consecuencias. Hoy el dólar desarrolla civilizaciones pero no se aplica para perfeccionar o pulir culturas trascendentes; el homo sapiens fue sustituido hace mucho tiempo por el homo economicus. Ni siquiera le importa un bledo el hombre; ni al señor Bush ni a la USA le importan siquiera sus propios hijos y nietos…; contaminan el planeta ni siquiera en forma criminal sino suicida: se ha perdido hasta el instinto primario de conservación…

La ocupación o profesión de artesano o campesino se limitaba a asegurar su sustento. La profesión de comerciante o de prestamista de dinero impone el lucro y el enriquecimiento sin límites.

Aunque parece difícil de creer, el resentimiento de la clase media hacia los nobles o señores, fortaleció su espíritu burgués; Nietzsche hace la diferenciación entre la moral de señor, del caballero, del hombre espiritualmente noble en contraposición con la moral gregaria de las masas, de las turbas; igualmente nos enseña que la creación judaica del cristianismo a la que designa como la “rebelión de los esclavos”, nos ofrece la promesa de que aquí en la tierra se debe ser humilde, enseñar la otra mejilla, ser pobre de espíritu, soportar no tener nada porque después de la muerte se tendrá todo…En el Paraíso, en el cual precisamente la religión talmúdica no cree.

Todo lo expuesto nos lleva a afirmar que el capitalismo nace porque ya existió un espíritu burgués definido. Antes de esto el hombre aspiró hacia lo grande, un fin espiritual grande, un gran ideal; luego degeneró en el ideal de la gran ganancia material. ¿Cómo ha sido posible llegar a este estado antinatural de cosas en que el hombre inteligente viva solo para negocios y empresas mercantiles? Ha perdido totalmente la visón de una meta final trascendente.

El yanqui del siglo XIX es igual al del siglo XX y XXI; se caracteriza por: ahorro del esfuerzo o del trabajo inútil, racionalismo económico y afán desmedido de lucro (enriquecerse aunque sea deshonrosamente…)

La constitución y afianzamiento del espíritu burgués se logro también por la importancia que tuvieron las reservas monetarias, o sea, una economía basada en el dinero: amor al oro, a la plata. El oro es un dios omnipotente, estimula la minería y las fundiciones; antes lo veneraban pocos, hoy todos sin excepción, cuesta decirlo; el oro y la plata afianzan la burguesía; el oro y la plata de México, Perú y Bolivia; Guanajuato y Potosí…

En una mirada panorámica encontramos la iglesia Católica que en todo el mundo se distinguió por su principal pecado: la avidez por la riqueza, con las debidas excepciones. No es nuevo pues que el clero ejerza el comercio, la empresa y los negocios; si es por el bien propio o el ajeno ya es una cuestión subjetiva. No fue ajena a la habilidad bancaria italiana la intervención de la poderosa Curia Romana; solo hay que recordar en nuestros tiempos al Cardenal Marcinkus, recién fallecido a los 80 años de edad, a quien hay que asociarlo con los bancos Vaticano y Ambrosiano y sus quiebras fraudulentas, Lucio Gelli y la Logia Masónica P-2, al mafioso Sindona, el “hueco” como de USD 2500 millones, muertes sospechosas, etc. El ideal de la pobreza se quedó en el camino…

La autoridad de la Iglesia burguesa y ahorrativa frenó por ejemplo, los instintos eróticos que alejaban al hombre de las virtudes burguesas como bien reconocía Tomas de Aquino, quien además exaltaba el principio de la moral judía que permitía la relación sexual encaminada solamente a la reproducción.

En el campo político las funciones del Estado son desnaturalizadas en el Estado “Democrático Burgués”; de preferencia apoya el régimen presidencialista, que ha propiciado la aparición y formación de líderes que gobiernan arbitrariamente fuera de la constitución y las leyes y tan seguros y respaldados se sienten por el poder del partido político al cual pertenecen, tratando inclusive el Ejecutivo de transformarse en legislador; la función ejecutiva del Presidente de la República se ha visto disminuida en los últimos tiempos, de tal manera que consideramos que la mayoría de los politólogos latinoamericanos tienen el convencimiento de que actualmente el sistema presidencialista se encuentra en crisis; en efecto, una de las características es que, como se ha visto antes, a los partidos políticos anidados en los congresos o en los parlamentos trata de suplantar la Función Ejecutiva por medio de decretos, acuerdos y reglamentos con los que hasta se reforman leyes; pero, además una sola persona, el jefe del Ejecutivo, tiene que tomar la iniciativa o decidir sobre una gran variedad de materias, asunto más grave si consideramos que todas las materias tienen especializaciones, de tal forma de quienes deciden con frecuencia son los tecnócratas, especialmente economistas sin contar con las presiones decisorias de los organismos internacionales. Cuando fracasa un presidencialismo, el pueblo no dispone de los medios legítimos para cambiar de titular, como sería el derecho de revocar el mandato de cualquier elegido; por ello hemos presenciado en pocos años la deposición de varios presidentes por la justa violencia del pueblo heroico de Quito, especialmente; pero el soberano tiene muchas cabezas y no puede imponer las reformas necesarias para la Patria y todo ha seguido igual a despecho de su grito: “Que se vayan todos!!!”; entonces la función legislativa politiquera burguesa, ha tratado de justificar el cambio y el nuevo nombramiento, con irrisorias justificaciones seudo legales; y, en general, los presidentes interfieren en la separación de funciones, mal llamada “división de poderes” concebida hace tres siglos por el señor Charles de Secondat, barón de la Bréde y marqués de Montesquieu; así le conviene a la burguesía.

La Ley a la Función Legislativa conceden inmunidades y fueros que favorecen la impunidad respecto a las acciones penales; pero señala solamente a los delitos económicos contra el Estado ocasionados por la corrupción; además los congresos han exagerado su accionar fiscalizador, que le produce réditos a la partidocracia, a costa de la ineptitud y lenidad en la promulgación de leyes necesarias para la buena marcha del Estado; finalmente, se han erigido en árbitros de la politiquería en la forma más descarada, justificando los relevos y cambios de presidentes de la República con total falta de imaginación, muchas veces con infantilidad y siempre con avilantez, no digamos con severa y recta aplicación de la Constitución de la República: sin competencia en psiquiatría se ha diagnosticado a un payaso como “loco”, a un pícaro como ausente del poder cuando estaba sentado a pocos metros de distancia y a un incapaz de abandono del cargo cuando estaba almorzando en un cuartel y durmiendo en una embajada en Quito, eso si sin apoyo ni militar ni del “imperio”; no puede verse con indiferencia si se solicita a la legislatura el levantamiento de la inmunidad – mas bien inviolabilidad- parlamentaria para enjuiciar a un diputado acusado de enriquecimiento ilícito y niegan la posibilidad de que se encierre a este “honorable” en el panóptico, con los votos mayoritarios de los “honorables” afiliados a los partidos “tradicionales”; lo menos que se puede pensar es que siguen vigentes las leyes soberanas de la Camorra, la Hermandad Mafiosa de la Partidocracia; así le conviene a la burguesía.

La Función Judicial, si no es corrupta, es neutralizada y siempre politizada. La politización de los más altos tribunales de la República se encuadra dentro de lo más absurdo dentro de un Estado  moderno de derecho, absurdo apadrinado desde hace más de dos siglos por la Democracia Liberal y Burguesa.

Por lo expuesto antes, ninguna institución del Estado debe ser inamovible, peor sus miembros, ni siquiera por el tiempo para el cual fueron elegidos. No es ni política ni socialmente necesario que una institución se constituya en irremplazable a pretexto de estabilidad, porque puede ser nocivo este inmovilismo; el Derecho Público es sobremanera activo, debe ser orgánico y vital y debe tener tal ductibilidad que inmediatamente se adapte a las nuevas circunstancias.

El paradigma productor es el Capitalismo Moderno, máquina de hacer dinero y acumular riquezas, donde a nivel mundial los pobres son más pobres y los ricos más ricos; además, a él se debe la democracia formal, instituida para proteger y defender sus interés. El capitalismo a devenido en la dominación de los grandes capitales (muchas veces ficticio  o “plásticos”; algunos dicen que es veinte veces mayor que el dinero real)  y de las transacciones (15.000) de diverso origen- ya no solamente constituidas por la banca y financieras del sionismo internacional- en especial del mundo anglosajón, europeo, del Sudeste asiático y Japón; es decir, los miembros del Acuerdo de Bilderberg y la Trilateral.

Las transformaciones políticas y sociales no se han dado, no solo porque la “pequeña burguesía tiene sus anhelos satisfechos” (Rodrigo Borja) si no porque el mundo ha caído en las manos de los más poderosos económicamente, dueños del mundo, cuya sede es el Unilateral “Imperio” USA y Nueva York como capital económica del mundo, cuyos dirigentes, cabecillas, organizadores y mantenedores del sistema se hallan (lector, no vaya a creerlo) OCULTOS en su mayoría, es decir, usted no conoce ni conocerá nunca sus nombres y apellidos!!! Sin embargo se aceptan total y públicamente los postulados del Consenso de Washington, es decir: austeridad fiscal, privatizaciones y libre comercio.

Son instrumentos de “Altísima Burguesía”; Tribunales y Organismos internacionales ONU, OTAN, OEA, FMI, DM, BID, TLC, FORO MUNDIAL ECONÓMICO, etc., etc.); libre comercio, libre competencia, internalización del Derecho, los bancos informáticos o de datos (sin el consentimiento expreso de los titulares), aldea global, aculturación, antinacionalismo, antisocialismo, impedimento a la formación de uniones político-económicas, construcción de muros físicos, etc.

Además nuestro Estado Moderno Burgués Liberal es aristocrático, porque no protege a todos y todas a regañadientes a veces nos sentimos obligados a aceptar que somos mestizos, pero a ocultas, solapadamente, buscamos en la genealogía a nuestros ancestros y nos sentimos felices si aparece un blanquito, bermejo y de ojos claros; y, tenemos en casa, en sitio prudente copia del escudo o blasón completos, con cuarteles, parafernalia, leones rampantes, bezantes, flores de lis, etc., aunque seamos Pérez o Guachamín.

El espíritu de nuestro tiempo se encarna perfectamente en la burguesía o clase capitalista. Podemos decir que hoy la codicia por el dinero es una cualidad inherente al hombre.

Los burgueses monárquicos hasta se enriquecieron y ennoblecieron por concesiones reales o por haber ingresado en la casta de los nobles por enlace matrimoniales (Nota editorial: esta “nobleza” debe ser no solo superada, sino que exterminada por vil y traidora) lo que les otorgaba destacados parentescos políticos, cuya causa inmediata y eficiente era el dinero burgués y del noble venido a menos por despilfarro y dilapidación de su fortuna. En estos casos los burgueses destinaron los capitales circulantes y de sus negocios e industrias a la adquisición de castillos, tierras y lujos, disminuyendo como consecuencia la producción, lo que la debilitó políticamente.

A finales de la Edad Media, la burguesía ya puso normas rígidas para que los artesanos del pueblo y los pequeños agricultores no accedan a los cargos públicos y dirigentes de las ciudades como eran las representaciones o concejalías municipales; pero esta pugna que se prolongo hasta el siglo XV se resolvió de diferente forma según diversas situaciones; así, la burguesía se fortaleció en las ciudades italianas, en Cataluña se llegó a un equilibrio y en la Hansa Alemana prevalecieron las corporaciones de los comerciantes y artesanos.

Para el siglo XVII, especialmente en Inglaterra y Holanda, resurgen los negocios, debido a las doctrinas protestantes y anglosajonas, donde Calvino llegó a considerar el dinero (y las posesiones materiales) como un paraíso terrenal, anticipación del celestial; como consecuencia los mercaderes pusieron de lado cualquier escrúpulo que pudieron haber tenido. Esta burguesía se dedicó mucho a la Agricultura en sentido capitalista, esto es, fomentando la eficiencia de la tierra y sus cultivos y cuidando acrecentar los beneficios mediante un eficiente mercadeo.

El burgués capitalista fue un bourgois d’affaires, mimado por los reyes (Nota editorial: cavándose así estos su propia tumba), porque le respaldaba frente a la nobleza y solventaba económicamente los gastos de la corte y del mantenimiento de las guerras.

Llegando el siglo XVIII la burguesía tuvo fuerza y prestancia que le fueron y todavía le son característica como clase social, política y económica constituida especialmente por profesionales liberales, comerciantes, terratenientes, ricos y patricios de las sociedades; como la inteligencia y habilidad estuvo en esta burguesía, un tanto masificada si se quiere, dejó de enfrentarse abiertamente a la nobleza como lo hizo inicialmente y con habilidad y constancia fue acercándose  al rey y obtuvo decisiva influencia sobre él además de su protección, como queda indicado. Este siglo presencia su triunfo definitivo aplicando una ideología y tácticas para obtener poder y mantenerlo y se vale con eficiencia de los grupos que la integran como son los partidos, la burocracia, el clero o la clase militar, características que aparecen redactadas en las constituciones políticas y las leyes. Toda la superestructura y ordenamiento jurídico esta cortado a la medida de los intereses de la burguesía. Esta nunca tuvo la simpatía de las élites culturales como la artística que nunca la inspiró nada si no fuera para criticarla y ridiculizarla, sin servirse siquiera de la creación burguesa indiscutible que tuvo en la tecnología. Cuando aparece el proletariado, o sea el pueblo ya antes de que se lo califique con ese nombre, las artes se inclinaron más hacia esta mayoría     que se dio cuenta de la opresión y explotación en la que le habían sumido.

Retrocediendo en el tiempo cabe referirnos a los florentinos quienes más que mercaderes de objetos lo fueron de dinero, es decir, banqueros. Los creadores de la banca y las finanzas fueron los florentinos, genoveses y judíos.

Los fracasos financieros y bancarios del siglo XVIII crearon desconfianza, entre los ciudadanos franceses o pequeños burgueses; sin embargo fue la misma Revolución Francesa la que creó un ambiente propicio para el desarrollo del Gran Capital.

La fracmasonería fue un factor determinante en la génesis, desarrollo y realización de la Revolución Francesa. Esta fue una revolución burguesa. La fracmasonería (Londres 1717) fue una de las eficientes creadoras de la burguesía o capitalismo moderno y hoy unos de sus siniestros brazos.

En las aulas universitarias nos enseñaron la “división de poderes” pero como las ciencias evolucionan, igualmente el Derecho ente ellas, este concepto se ha remplazado con la “distinción de funciones” No son tres poderes los están o tiene el Estado si no el concepto de poder es unitario e indivisible; el Estado no es un queso dividido en tres pedazos; por eso lo mas apropiado es sustituir el concepto de “poder” por “función”; entonces ya no fue solamente tres funciones si no que se han distinguido otras como la Función Electoral, la Controladora, la Contencioso Tributaria u otras según la necesidad política de las circunstancias o condiciones supervenientes internas o externas. El poder es uno solo y no puede dividirse: lo que existe es “distinción entre sus funciones” o sus competencias.

La distancia entre socialismo y democracia  es menor que entre liberalismo y democracia. El liberalismo es propiedad privada y libertades y garantías constitucionales; es decir; elementos constituidos liberales y no estrictamente democráticos.

El concepto de estado de Derecho tiene que incluir una limitación al mismo por medio del imperio de la Ley bajo la cual debe estar toda la actividad del Estado.

Debemos referirnos a la Ley, pero como concepto político y no jurídico; la ley y el imperio de ella como concepto jurídico es distinto de su concepto político.

En sentido político la Ley es voluntad y mandato y un acto de soberanía; en una democracia es la voluntad del pueblo.

La burguesía liberal, en el siglo XIX, no podía darse por satisfecha solamente con entablar normas contra el Absolutismo, si no que debía establecer instituciones definidas y concretas que la protejan; por lo tanto, no lucha solo por el Estado de Derecho, si no por la “Representación Popular”, esto es, por una ampliación de las facultades del Parlamento; la ultima consecuencia era la democracia como forma política. En este siglo el liberalismo pretendía asegurar a la burguesía el poder para incluir en la formación de la voluntad política estatal y la protección a la Libertad Individual que todavía era cuestionable frente al Absolutismo, libertad personal entonces indefinida y que sentía su precariedad porque se trataba de una insurgencia. Todo esto estaba asegurado si se conquistaba una influencia determinante en la legislación.

El Estado de Derecho Burgués se asienta en la libertad y la igualdad de los ciudadanos. La igualdad ante la ley es inmanente ante el concepto de ley de Estado de Derecho; solo por ley como norma general puede haber igualdad.

Dentro de la Teoría Constitucional, el famoso postulado fundamental pacta sunt servanda no es una norma; el pacto, contrato, convenio o acuerdo vale y obliga porque es ley en el Derecho Positivo y no porque es obligatoria la norma latina. Para efectos de la temática que tratamos, una Constitución política no es norma si no que es una decisión precisamente política concreta que parte de una unidad política. Es obvio que los tratados validos tienen que representarse; por lo tanto, este principio de pacta sunt servanda no tiene valor teórico ni práctico en la ciencia jurídica toda vez que en el ámbito constitucional no hay quien decida que pacto es válido (quis indicabit). Esta “norma” del pacta sunt servanda es definida (y defendida) por quienes quieren legitimar la situación política y económica actual, especialmente en el campo tributario, donde más hace falta una justificación ética, igual que la teoría del contrato social pues la del Estado Liberal y Burgués le interesa que creamos en estas teorías y seudo postulados. Contradicciones tan palmarias como una teodicea que se fundamenta en teología, ontología, o ciencias ocultas!!

El principio pacta sunt servanda, la intangibilidad de los tratados, la llorona y reclamada seguridad jurídica no tienen ningún valor frente al bien común, frente al Hombre para el cual está hecha la norma, la ley, el contrato, la seguridad jurídica. Este, objetivo principal de todo acto estatal y todo objetivo final del mismo se deja postergado cuando se oponen a los miserables y pequeños intereses individuales. Hemos dejado en el camino la finalidad principal del Estado de conseguir el BIEN COMÚN enunciado por Tomás de Aquino. (Es el caso de la ley que obliga a las petroleras a dividir por partes iguales con el Estado las ganancias jugosas de un barril de petróleo de USD 75, en barril del 2006) (Nota editorial: compartimos con el Dr. Villacreces, que la principal función material del Estado verdadero es la de obtener el Bien Común; pero cabe aclarar que la principal función y objetivo del Estado verdadero –sobre cualquier función material- es la de orientar a sus súbditos hacia lo alto y los trascendente) .

En cuanto a los DERECHOS FUNDAMENTALES que la burguesía liberal exige que sean protegidos por la ley, es necesario precisarlos de la siguiente manera:

1.   Libertades del individuo aislado: libertad individual (contra las detenciones arbitrarias), propiedad privada, de conciencia inviolabilidad de domicilio y de correspondencia;

2.   En relación con otros: de opinión, culto, discurso y discusión, prensa, reunión y asociación (sindicalización), comercio, industria, competencia, contratación;

3.   Como ciudadano: igualdad ante la ley, derecho de petición, sufragio igualitario, acceso igual a cargos públicos y derecho de resistencia (que se encuentra tratado aparte) y,

4.   Prestaciones del Estado: salud, educación, trabajo, vivienda asistencia social y bienestar general

***.

Vale la pena hacer un recuento histórico de los poderes capitalistas señaladamente desde el siglo XIX hasta nuestros días. El Banco de Inglaterra fue el principal vehículo e instrumento económico político  de los recursos del Imperio Británico hasta el momento en que este Imperio comienza su declive y debilitamiento. Llega al apogeo el imperialismo(*) inglés por varios factores como la importancia que se le otorga a la navegación marítima, los “patentes” de corsarios, bucaneros y filibusteros, su mercado infame con la esclavitud negrera en el África, su tolerancia y elasticidad moral en los asuntos mercantiles; y, en el establecimiento de los organismos y sociedades que empiezan a cobrar importancia porque se dan cuenta que unidos los grandes intereses pueden conseguir grandes ventajas; por lo tanto, en esta época del mercantilismo inglés hay que relievar la existencia de la Sociedad Fabiana (Fabiana Society ) gran impulsora de la libertad y ampliación del comercio transmaritimo y de las instituciones “democráticas”.

Cuando el poder económico se traslada hacia el nuevo mundo americano y pasa a los Estados Unidos de “América” (Norteamérica) a ser los titulares de la hegemonía económica mundial se crea la Reserva Federal o Banco Central estadounidense.

Son tres grandes grupos económicos que influirán decisivamente en el mundo moderno y fundan el llamado “Eastern Establishment” (Establecimiento Occidental), obra de sus fundadores: Jhon Pierpont Morgan radicado en Nueva York, Jhon Davison Rockefeller en Ohio y Warburg Lehman Kuhn y Loeb. Durante el último tercio del siglo XIX estos tres grupos copan los bancos, aseguradoras, ferrocarriles, petróleo, industria pescada, compañías de servicios públicos y obtienen la realización y gran concentración de capitales. Muchas personas pertenecientes a estos sectores empresariales e inversionistas ya habían obtenido grandes ganancias en la Guerra de Secesión de 1861 a 1865, como proveedora de abastecimientos de toda índole.

Ya en el siglo XIX el grupo Rockefeller se especializó tempranamente en el campo del petróleo y su fundador siempre pedía que “Jehová bendiga a la Standard Oil” y era su divisa empresarial y familiar “Por el bien de la humanidad”. Como consecuencia de su gran habilidad para los negocios y las ganancias, por sobre toda otra consideración, le llevó al inefable Rockefeller a poseer del 4% al 95% de la totalidad del petróleo negociado y producido en la USA en el tiempo de solo seis años. Luego incursionó en los bancos y para 1930 ya tenia el mayor banco de la USA, el Chase National Bank, que con la fusión de otros bancos formó en 1955 el Chase Manhattan Bank.

Para evitar los “trust” o monopolios se dictan leyes que son una farsa porque no se aplican ni se cumplen. Para el año 1930 los grupos Morgan y Rockefeller tienen el 50% de los activos de 40.000 empresas; solamente la “American Telephone and Telegraph”(ATT) tienen mayores activos que veintiún estados de la USA, lo que le da poder y preemencia económica y. por lo tanto, política al grupo Morgan.

Entre las sociedades que influyen decisivamente sobre los campos económicos y políticos se encuentran el “Council of Foreign Relations” o Consejo de Relaciones Exteriores y la Reserva Federal (Board Federal System, 1913), fundada por la Alta Finanza Privada por medio de la concesión que el gobierno de la USA le dio a un grupo de bancos privados que obtuvieron la facultad de emitir la moneda. Como consecuencia, se producen reuniones periódicas de los gerentes generales o de los gobernadores de los bancos centrales de todo el mundo al servicio del Gran Capital, el mismo que establece normas y sistemas que son adoptadas por sus entidades creados con determinados y definidos objetivos, como son el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial (BM), establecidos por la banca privada y con fondos de los estados miembros, pero que controlan el dinero y el crédito a nivel mundial y son eficaces cobradores de la banca privada usurera, pues son los organismos que aprovechan le necesidad de efectivo de los países, para dictarles sus imposiciones a cambio de prestamos onerosos que, como es evidente, no solo gravitan en lo económico si no en lo sociopolítico. Entonces tenemos que son impuestas estas directrices económico políticas que deben seguir los pueblos, directrices que no toman en cuenta para nada a los mismos pueblos, si no que son medidas dictadas contra ellos, toda vez que se recortan los programas sociales impostergables como salud, educación, vivienda y seguridad, fondos estatales que sirven mas bien para pagar la Deuda Externa o Deuda Eterna, como bien la denominan, llegando al extremo de que los presupuestos generales de los estados de los pobres tienen asignado cerca o mas del 50% de sus recursos al pago de dicha deuda; es decir, que estos organismos como ya dijimos, son eficientes cobradores de la usura. Tanto el FMI como el BM fueron creados en julio de 1944 cuando se avizoraba la finalización de la Segunda Guerra Mundial. En efecto, se reúnen representantes gubernamentales de grandes economías en la Conferencia de Bretton Woods, foro promovido por el ya mencionado Council of Foreign Relations.

Estos y otros organismos son encubiertos y sus funestos fines tienen procedimientos que se enmarcan dentro de la propia lógica del capitalismo burgués: procedimientos inmorales y amorales, corrupción, sobornos, artimañas, cancamusas, deslealtades…son sus “virtudes”.

***

Un elemento burgués que aparece en el campo económico político es: la Filantropía, que consiste en hacer obras “humanitarias” pero cuyas segundas intenciones o fines proditorios son aparecen como moralmente buenos y justificar sus usuras, exacciones y desvalijamientos. Estas fundaciones filantrópicas son de las últimas invenciones de la plutocracia burguesa y tecnócrata.

Como ya afirmamos, la legislación antitrust o antimonopólica y el libre mercado han sido un perpetuo engaño; el pez grande se come al chico y esta es la ley constante del darwinismo social, o como diríamos nosotros, es la ley del embudo que funciona en un solo sentido, es decir, al revés… Esto se viene comprobando en las reuniones de los foros y organismos de la Fundación Rockefeller entre cuyo centenar de personas de prestancia se distinguen: Walt Rostrow, Zhigniew Brzezinsky y Henry Kissinger. Estas “filantrópicas” organizaciones han instrumentado las políticas eficientes para la existencia y supervivencia del supercapitalismo burgués y han aplicado sus programas de inocente apariencia como en el caso del control de la natalidad que desde 1934 se aplican a las poblaciones del Tercer Mundo con el sofisma o pretexto de que la pobreza o miseria de su población se debe a la falta de control de la natalidad, es decir, a la superpoblación, soslayando, escamoteando y ocultando las verdaderas causas de sus carencias vitales, las que se deben precisamente a los abusos capitalistas. Prosperan así las campañas abortistas; se disfraza así la “Misión Civilizadora”.

Como ya mencionamos, entre estos organismos se destacan el Council Foreing Relations y más modernamente la Comisión Trilateral y el acuerdo de Bilderberg (Bilderberg Group) respecto de los cuales cabe hacer algunas precisiones. El Chase Manhattan Bank logró en julio de 1973 reunir la “COMISIÓN TRILATERAL”, un organismo privado cuyo máximo ideólogo es Zhigniew Brzezinsky hijo de un judío polaco inmigrante, quien la define como un “conjunto de potencias financieras e intelectuales”, el mayor que en el mundo haya conocido; la primera reunión plenaria tuvo lugar en mayo de 1975 en Kyoto, Japón; estuvo representada por el 65% de las empresas mas grandes del mundo y su confesado objetivo era “la distribución global de Poder” y la remodelación de la economía, para evitar también los “chantajes” del Tercer Mundo. El nombre de Trilateral se explica por las tres regiones más desarrolladas del mundo que son América del Norte, Europa y Japón, dueños del 80%de los recursos del globo y que solamente representan el 10% de la población mundial. Bajo el lema “El comercio es la paz” y el concepto de la interdependencia se esconden los afanes de un Gobierno Mundial en el cual los estados nacionales deben renunciar a su soberanía, someterse a los cónclaves plutocráticas y tecnocráticos burgueses y sustituir la autodeterminación nacional por la soberanía de una élite de técnicos y financistas mundiales. Por ello Brzezinsky afirma que  “El estado – nación ha dejado de jugar su papel “; y, Edmond de Rothschild: “La estructura que debe desparecer es la nación”. Por eso afirmamos nosotros que la única defensa contra estos poderes ocultos que quieren someter a todo el planeta a un gobierno mundial, es el NACIONALISMO.

Estos principios antes enunciados han inspirado otros foros multinacionales como el FMI, GATT, Maastricht, Foro Económico Mundial, etc. Cuya aspiración es que se regule el comercio mundial con la sola intervención de unas trescientas empresas multinacionales, llegando a la concentración del mercado mundial pero a la globalización en cuanto a sus efectos, bajo la égida del supercapital. Todo esto es un proceso totalitario descarado, pero pobre aquel que trate de desenmascarar este totalitarismo porque inmediatamente es condenado como reaccionario y fascista. Muchas son las falacias y embustes de que se vale el capitalismo burgués para su afianzamiento. Otro de ello es el principio ambivalente usado como es el de respetar la “autodeterminación de los pueblos”, fomentando los afanes independistas que dividen la unidad y cuyo fomento obedece al viejo consejo “Divide y vencerás “o “Divide y reinaras”.

La Comisión Trilateral encarga la elaboración de informes para proceder con conocimiento de causa; de su importancia podemos darnos cuenta conociendo el informe No. 8 de 211 Pág. Y que lleva como título “La crisis de la Democracia”, trabajo efectuado por los trilateristas sociólogos Michael Crozier, Samuel Huntington y Joji Watanuki de la Universidad Sophia de Tokyo. En este informe se analiza la debilitación de los medios de control social, la deslegitimación de la autoridad y la sobrecarga de exigencias a los gobiernos, entre otros temas,; en todo caso se revela el esquema de la seudo democracia oligárquica implantada por la revoluciones burguesas y sus debilidades, para remediarlas de acuerdo con sus intereses mundialistas…

Otras sociedades apoyan igualmente al capitalismo o burguesía. Muchas de ellas clandestinas como la aburguesada fracmasonería o poco transparente como la Agencia Central de Inteligencia (CIA) o la sociedad secreta “Gladio” integrada por los altos mandos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Como a mediados del siglo XX Bernard Baruch, fue el concejero y asesor de muchos presidentes de la USA, Zhigniew Brzezinsky desempeño las mismas funciones pero además fue designado por Jimmy Carter, presidente del Consejo Nacional de Seguridad, colabora en publicaciones oficiales mundialistas y propició una política exterior de comprensión y tolerancia con los regímenes comunistas en lo relativo a derechos humanos, política que se sigue practicando respecto a la China continental donde los flagrantes violaciones, la matanza de Tiananmen, etc. poco significan ante el enorme mercado de más de 1300 millones de chinos, posibles consumidores de las inmensas productoras de bienes y servicios como la Coca Cola, McDonald, KFC, etc., cuyos intereses burgueses no están suspendidos a los “hipócritas cacareos humanistas de la retorica oficial”. Este señor propugna la supresión de las soberanías nacionales para remplazarlas por instituciones supranacionales quienes establecerán un nuevo orden de “paz y progreso” instrumentados por una élite científica y financiera mundial, donde se reemplazará los valores, ideologías y religiones con la nueva Era de la Información o del Conocimiento o Era Tecnotrónica. Con estas técnicas se consigue el control social, técnicas que actualmente han tenido un gran desarrollo para luchar contra el fantasma o cuco del terrorismo.

Otro importante instrumento para el Sistema es el poder de la socialdemocracia alemana y su brazo político económico como es la Fundación Ebert; los procedimientos modernos policiales del Nuevo Orden Mundial fueron perfeccionados y aplicados con el pretexto  de la “temible” banda criminal Baader Meinhoff, integrada por apenas diez personas.

Ahora para la técnica y la ciencia nada es imposible: la compañía estadounidense Nielsen Media Research y el Centro de Investigación David Sarnoff (controlado por la CFR y la Pilgrims Society) construyeron un dispositivo por el cual se permite observar a los elementos subversivos desde el aparato televisor colocado en la casa de ellos; otro avance en la tecnología “democrática” fue la transmisión en vivo y en directo de la Guerra del Golfo y la Segunda invasión a Iraq el 20 de marzo del 2003.

Siempre el sistema crea un monstruo para que con el pretexto de combatirlo se puedan cometer todos los atropellos; así por 1980 se cometieron varios actos de terrorismo por parte de un supuesto grupo autodenominado “La Llamada de Jesucristo”, cuyo patrocinio le atribuían calumniosamente al coronel libio Omar Gadafí y a quien lograron doblegar con ataques personales a él y a su familia, algunos de cuyos miembros murieron asesinados por la tecnología militar gringa, aún encontrándose en tiendas beduinas desperdigadas por el desierto;  Gadafi no pudo ser asesinado pero tuvo que rendirse ante la fuerza y tuvo que ser muy cauteloso. Hoy ya no es considerado como terrorista.

Otra gran figura de la Trilateral es Abraham ben Elazar más conocido como Henry Kissinger, judío bávaro vinculado a la familia Rockefeller, especialista en política internacional y asuntos soviéticos miembro de la Fundación Rockefeller Brithers y el CRE, que fue del Consejo Nacional de Seguridad y de director del Departamento de Estado; con el seudónimo de Bor integró la célula de espionaje a favor de la URSS junto a H. Sonnenfeld, Gunter Guilaume espía de Alemania del Este y secretario de Willy Brandt y Egon Bahr espía soviético y creador de la Ostpolitik Soviética; su brillante carrera solamente tuvo un aparente mal momento cuando la Suprema Corte Rabínica de la USA le excomulgó en 1976 para disimular el apoyo a Israel durante la Guerra de Yon Kippur; esta guerra llamada “preventiva” disfrazó con este nombre, como suelen hacerlo siempre, una guerra de conquista del estado más imperialista y racista, así como tratan de maquillar también los “asesinatos selectivos” contra el pueblo palestino, como también el inefable W. Churchill llamó “bombardeos estratégicos” aquellos de Inglaterra contra los civiles alemanes en 1940, bombardeos que no atacaban objetivos militares y que dieron lugar, como reacción a estos crímenes de guerra, que Alemania ataque a Londres: nótese el léxico empleado con hipocresía y mala fe. La Comisión Trilateral esta vinculada con muchas instituciones y proyectos tales como el Instituto Aspen de estudios humanísticos y el Club de Roma.

El Instituto Aspen fundando en 1949 se dedica al estudio sociológico para el control de los pueblos del mundo y limar asperezas entre la izquierda y derecha.

Otro grupo es la “Red Voltaire” enorme asociación de periodistas “progresistas” que apuestan por la libertad de expresión.

“Carlyle Group” es una entidad inversora para empresas de riesgo que pasa por ser la que tiene más en alza en valor de sus acciones en todo el orbe.

Sus inversiones en su gran mayoría apuntan a la industria pesada de armamentos y derivados. Lo más sorprendente de esta sociedad es que tiene estrechas  vinculaciones con la familia Bush. También se embarca en la línea de establecer el Nuevo Orden Mundial y el unilaterismo y la consolidación de una élite económica, financiera y política que domine el mundo desde  Washigtong y Nueva York. Uno de sus integrantes, el conocido inversionista George Soros, de ascendencia húngara confirma que solamente los estadounidenses votarán  bajo el gobierno  capitalista mundial moderno.

También existe el “Proyecto Nuevo siglo Americano” (PNAC); este grupo de presión se encuentra integrado  por muchos de los miembros y funcionarios del gobierno de G.W. Bush. Estos “arquitectos del poder” a fines del año 2000 redactaron un informe en el cual delineaban un contexto geoestratégico para el siglo XXI ahí señalaban que era necesario un “efecto catalizador y catastrófico” como fue el Pearl Harbor” que sustente así y afirme la hegemonía económica y militar de los Estados Unidos de Norteamérica en este siglo. Entre los autores de este informe están varios de los más grandes integrantes de la administración de Bush y de quienes informan algunos autores – como Gore Vidal y Thierry Meyssau – que ya conocían con anticipación los atentados del S-11 en Nueva York y Washington y aún que podían estar implicados como autores de ellos. Es que William Safir está vinculado a este proyecto y además tiene información privilegiada que se usa con fines de propaganda política, pues son tan hábiles en este tipo de manipulaciones que a raíz de la destrucción de las Torres Gemelas de Nueva York la popularidad de Bush subió hasta el 90%. El 11-S has sido bien utilizado como propaganda política, asegura el bien informado Michael Chossudowsky en su obra “Bush y la CIA harán de la USA el IV Reich”. Hasta ha llegado a la desvergüenza este gobierno Bush de jactarse no haber permitido que concluyan los terroristas sus proyectos maquiavélicos. Se cree que se trata de crear un ambiente de miedo e intimación que movilice un apoyo de la opinión pública como para crear una situación equiparable a una emergencia nacional en la USA, que les permita extender y penetrar más con su poder.

El Club de París fundado en 1968 también se dedica a estudios demográficos especialmente enmarcados dentro de la inspiración Fabiano- Malthusiana, que llevan a la conclusión que debe existir un drástico control de la natalidad para poder una “nueva humanidad” y por lo cual nació el Forum Humanum en la jesuita Universidad Gregoriana de Roma y con los auspicios económicos de la multinacional FIAT. Otro tema de este club es llegar a establecer un gobierno supranacional, siendo su principal obstáculo la existencia de las naciones; por eso, Aurelio Peccei  afirmó que uno de los mayores obstáculos para el progreso de la humanidad es el concepto de la soberanía de cada nación y Alexander King ratificó que la sociedad requiere solo un gran capitán que le guie a un destino común. Dentro de este club existe un grupo denominado Le Siècle (El Siglo) que proyecta la futura sociedad oligárquica; para ello su director de la Revista Histórica, René Remond aplica su ideología llamada “Cristianismo de Izquierdas”.

Además de la Comisión Trilateral existete el Grupo Bilderberg fundado en mayo de 1954 en la ciudad holandesa  de Ooterbeek, en el Hotel Bilderberg siendo su primer presidente el príncipe Bernardo de Holanda, vinculado a la alta finanza. Esta agrupación dice que trata de fortalecer el grupo Atlántico aún después de la desaparición del Imperio soviético, porque se creo supuestamente como un frente de defensa contra el avance que se suponía “arrollador” por parte del comunismo; entre sus planes se encuentra fomentar el desarrollo de los países occidentales, para lo cual le sirve el periódico estadounidense The Spotlingth que se dedica a debilitar las soberanías nacionales para transferirlas a instituciones oligárquicas supranacionales; en su iniciación fue un grupo muy restringido cuya creación obedeció a la concepción del judío austriaco Joseph Retinger, constructor del movimiento europeísta; antes, en 1946 se había creado la Liga Europea de colaboración económica que no tenía nada de Europa porque sus miembros eran todos estadounidenses. En 1948 Retinger reúne el Congreso de Europa con varias organizaciones que luego establecen el Consejo de Europa así como el Movimiento Europeo entre cuyos objetivos está la creación de un gobierno europeo supranacional y la repartición de todo el mercado europeo entre quince multinacionales. Así como la Comisión Trilateral lo patrocinó David Rockefeller, el Grupo de Bilderberg tuvo el apoyo de Víctor Rothschild, el multimillonario.

 El núcleo del grupo Central Steering Committee integrado por 39 miembros permanentes; el otro núcleo más reducido es el llamado Bilderberg Advisory Committee. Entre las finalidades de esta entidad está “sacar a los americanos del nacionalismo” así como también que desaparezcan los nacionalismos europeos; para ello la ONU solo es un organismo títere como se ha visto recientemente en la invasión a Iraq. En muchos aspectos la ONU esta al servicio de los intereses capitalistas y solo capitalistas, sin importarle ninguna normativa ética; por ejemplo, se inventó el termino “Salud Reproductiva” que implica señaladamente el control natal en los países pobres para que no se desequilibre el poder demográfico que podría tener una gran población al borde de la muerte por inanición porque las minorías desarrolladas pretenden mantener y luchar para ellos los recursos del mundo.

En nuestro país existe la Ley de Educación Sexual y Reproductiva que tiene el Plan Nacional de Educación y el Amor (PLANESA), programa que no lleva el Ministerio de Salud si no el Ministerio de Educación y Cultura con el Programa Nacional de Educación de la Sexualidad y el Amor (PRONESA), que se impone en todos los colegios nacionales, a sus rectores, maestros y estudiantes y cuyos puntos y consecuencias principales son el aborto, la promiscuidad, divulgación de una docena de métodos anticonceptivos, el derecho de la mujer a usar preservativos y cualquier otro medio anticonceptivo preventivo y aún de emergencia como es la suspensión del embarazo o aborto, libre elección y ejercicio de la inclinación sexual u homosexualidad, etc.; todo esto se manifiesta y difunde por medio de actos culturales como el teatro, ensayo, folletos, música, o mímica. Tal es la avilantez en esta materia que públicamente declaró el delegado de Filipinas en la ONU en 1999 que la Salud Reproductiva sirve para engañar a los católicos y poder aceptar el aborto.

No podemos adoptar una posición fundamentalista en materia de control natal y aborto, pero otro asunto muy distinto es favorecer los planes de dominación y control mundiales.

***

El CRE practica uno de sus métodos que es el llamado “Juego de Guerra” que consisten en simular una situación crítica extrema de política internacional con la finalidad de tener previstas todas las contingencias posibles y poder resolverlas para que no constituyan un obstáculo al desenlace deseado. Todos estos “Juegos de Guerra” se efectúan con el patrocinio de instituciones académicas como el Instituto Averell Harriman, el Consejo de Yale sobre Estudios Internacionales o la Academia para el Desarrollo de la Educación, vinculadas todas a la The Order.

Igualmente al servicio del Establishment están el Real Instituto de Asuntos Internacionales y el Consejo de Relaciones Exteriores. El primero existe desde 1920 a raíz de la Primera Guerra Mundial y es obra de Edward Mendel House  conocido como “Coronel House”, eminencia gris del presidente Woodrow Wilson, al que se unió la sección norteamericana de Round Table. El otro ente cooperador es el Consejo de Relaciones Exteriores (Council on Foreing Relations- CFR). Estas dos entidades determinan el curso de la vida pública de la USA, no solo en política exterior  si no en todos los ámbitos.

Además hay una larga lista de empresas multinacionales y fundaciones “filantrópicas” que corren con los gastos de estas empresas políticas económicas, todo esto era con el afán de unir al capitalismo y el marxismo en una mañosa confabulación Fabiana, hasta la desaparición de este luego de lo cual los demás fines para conseguir el predominio mundial no han sido dejados de lado fomentando, naturalmente, “la cultura izquierdista”. Este club tuvo hace algún tiempo un evidente núcleo de espías a favor de la URSS entre los cuales se distingue el conocido traidor Alger Hiss , condenado por la justicia de la USA pero protegido por Eleonor Roosevelt, cónyuge de Franklin Delano Roosevelt, presidente de la USA, protección que fue descaradamente pública; Hiss fue asesor especial del presidente como funcionario del Departamento de Estado en la celebración del –tratado de Yalta favorable a la tiranía bolchevique estalinista al entregarle maniatada la Católica Europa del Este. Uno de los ideólogos del New Deal, Franfurter, detuvo a Hiss dentro de su equipo. También las famosas universidades de Oxford, Yale y Cambridge, centros fabianos, cooperan en la revista Foreing Affairs, donde sus catedráticos tienen estrechos vínculos con la CFR.

Así como la ONU se preparó en los círculos de la CFR y su sede fue construida en terrenos obsequiados por los Rockefeller, también ocurrió lo mismo con la Guerra del Golfo en 1990; entre sus políticas estuvo el criminal embargo de los recursos petroleros a Iraq que aún después de la segunda invasión de la USA siguen sirviendo para pagar los gastos de guerra contra el mismo Iraq, es decir, se llega al extremo paradojal y desvergonzado de cobrar a los iraquíes el valor de la última bala que se dispara contra ellos; los iraquíes pagan todos los costos de sus asesinos…

Con estos oscuros manejos de la plutocracia se explican grandes incongruencias como aquella de que otra obra de la CFR era la Internacional Socialista, con la velada intención de dizque oponer al marxismo un frente no marxista…Adscritas a la IS son las comisiones Palme y Brandt en honor Olof Palme que fuera asesinado y de Herbert Karl Frahm más conocido como Willy Brandt, quien como Primer Ministro de la República Federal de Alemania traicionó el ideal germano de la unificación alemana al reconocer oficialmente ala República Democrática de Alemania. Nuestro Partido Izquierda Democrática tiene la ideología de la Socialdemocracia vinculada a la Internacional Socialista, manejada por los dueños del mundo. Cuando el primer Ministro de España, Luis Felipe Gonzales, muy amigo del borjismo,  fue introducido por David Rockefeller en el centro capitalista Century Association, obtuvo el gobierno español la aprobación supercapitalista, pero a condición de convertirse España en “Nación Semiperiférica” , es decir, que solamente podía desarrollar industrias medianas, subsidiarías y auxiliares de las grandes industrias multinacionales, suprimiendo su capacidad en la industria pesada, reservada para los grandes, como en efecto ha sucedido. Para no salir de España, Santiago Carrillo, alto exponente del marxismo español e inspirador del Eurocomunismo fue recibido con todos los honores en la Universidad de Yale, de la sociedad–logia The Order, y renunció al leninismo, haciendo declaraciones en las Radios Europa Libre y Libertad, dos emisoras de la CIA; además se entrevisto secretamente con el Instituto de Negocios Internacionales en la sede de la CFR en Nueva York.

Dentro de la banca capitalista tiene especial importancia el Banco Goldman Sachs y precisamente el gobierno de Bush le nombra (2006-06) Secretario del Tesoro de la USA al presidente de este banco, Henry Paulson).

Tratando de curiosas sociedades ocultistas y misteriosas se impone develar ciertas consideraciones respecto a una secta poco conocida y se trata de la logia B´naï B´rith perteneciente a la francmasonería, fundada en 1940 junto a la Casa Blanca y que solamente admite en su seno a gente de origen hebreo; tiene cerca de un millón de socios en cincuenta países.  Como la propia francmasonería aparece como una organización filosófica, dedicada a la filantropía, a difundir el humanismo, pero en el fondo sus manejos son políticos, económicos y sociales; sería larga la lista de  agrupaciones dependientes y afines con esta logia, pero las más importantes y que merece especial mención es la Liga Antidinfamatoria Judía o “Jewish Anti –Difamation League” cuyo objetivo aparente es luchar contra el antisemitismo. Pero esto es un engaño, porque lo que tratan es de contrarrestar  los ataques contra el sionismo internacional. Como todos sabemos, el antisemitismo no es anti-sionismo solamente, porque son pueblos semitas, además de los judíos, muchos pueblos como los árabes o persas, que son lo más conocidos, de tal manera que muchos sionistas son antisemitas.

Como información, de las dos grandes ramas hebreas, los Sefarditas (españoles) y los Ashkenazi (europeos del este), los primeros, que se proclaman auténticos judíos, son segregados por los otros y calificados como “negros”, pues los segundos son verdaderos fundadores de Sionismo Moderno que llega al extremo del racismo y que creen que su idioma europeo, el yiddish, debe ser obligado para su etnia. El Sionismo Internacional hay que diferenciarlo de la religión hebrea, pus tiene un dios que no es Jehová o Yaveh sino el Estado de Israel a quien aman sobre todas las cosas.

***

El Gran Capital se vale de todos los medios posibles para manejar el mundo, inclusive de las sociedades herméticas o esotéricas cuya enunciación sería larga. En efecto, al valerse de forma inescrupulosa de todos los medios posibles, aprovecha de la superstición y de la ignorancia de la muchedumbre.

Es interesante que en estas grandes asociaciones  supercapitalistas se encuentren miembros indistintamente integrantes de estas tres grandes y poderosas entidades nombradas: Consejo de Relaciones Exteriores, Comisión Trilateral y Grupo Bilderberg.

Quienes constituyen el Nuevo Orden Mundial (o Total Esclavitud) tratan de destruir todo lo que es nacionalismo en todos los estados y a sus constituciones soberanas que se oponen a la globalización, mundialización e internacionalización del Derecho.

Quienes estructuran las invitaciones para las reuniones secretas para avanzar en el Acuerdo de Bilderberg, no lo hacen con mucha anticipación; por lo tanto, solamente pocos días antes se conoce el lugar y el día en que van a tener lugar dichas reuniones. No se conoce que inviten a latinoamericanos, asiáticos, africanos o árabes; salvo el caso del señor  Kofi Annan, secretario de la ONU, casado con Nane Lagergren de la familia Vallenberg de los “bilderbergs”.

Otro instrumento del capitalismo burgués es la sociedad ultra derechista “John Birch” que coadyuva el establecimiento de un nuevo orden mundial hegemónico.

Los dueños del mundo supercapitalista han logrado penetrar con sus negocios en lugares antes inimaginables, logrando enormes utilidades y beneficios. Han logrado establecer el Capitalismo Global que hoy impera y han conseguido reunir a las élites capitalistas de la banca, finanzas, comercio e industria.

Su secretismo ha servido para acercar el dinero a la política sin que éste intervenga en sus negocios, pactos y acuerdos. Es fácil colegir que tanto hermetismo en las reuniones no ha de ser para programar el bienestar y felicidad de millones de seres humanos que viven con lo estrictamente necesario y aún con menos, por lo cual afrontan su extinción, ejecución de una verdadera política malthusiana.

Las conclusiones de estos cónclaves a puerta cerrada son nefastas para la tierra y sus habitantes. Ahí los efectos perniciosos de la Globalización y el Neoliberalismo; como prueba de ello, basta observar como se encuentra el mundo actualmente y cuan lejana se encuentra, la mayoría de los pueblos, de la justicia social, de la salud, la educación, la vivienda digna y el empleo seguro.

En esta Época o Edad de la Información, ésta es poder y llegará a todas las personas conscientes, quienes pedirán cuentas tarde o temprano a estos grupos privilegiados, a esta Altísima Burguesía Moderna y no sería raro que se repita otra Revolución Francesa, no para lograr privilegios para una clase social, sino para cortar cabezas y establecer la Justicia Social. (Nota editorial: la verdad que sería maravilloso esto, peor creemos que lamentablemente los humanos les gusta cargar su yugo con masoquista placer)

Los “bilderbergs” ya habrán decidido lo que ocurrirá en Palestina, Irán, Venezuela o Perú, pero no siempre pueden tener éxito y salir con la suya; ahí esta el caso de Iraq donde estos poderes ocultos fracasan todos los días.

El objetivo de la imposición de la democracia de libre mercado, donde pueden hacer su agosto las transnacionales y los grandes capitales, se destaca entre sus finalidades; para entonces ya conseguirán su Nuevo Orden Mundial, como consta en el anverso de los billetes de un dólar al pie de cuya pirámide consta su enunciación y cuyo lema parece que inventaron los “Illuminati”.

En la USA se encarnan los “bilderbergs” y han logrado imponer sus tendencias contra el parecer de la mayor parte de las tendencias occidentales donde algún resto queda de soberanía. En asuntos como la guerra de Iraq, los acuerdos de Kyoto, la creación de la Corte Penal Internacional, el “eje del mal” y la política imperialista y colonialista de Israel, se hace patente.

Una parte de la Internacionalización del derecho se ha logrado acordar en el Estatuto de Roma de 1998-07-17, instituir la Corte Penal Internacional; después de varios intentos fallidos el 2002-07-01 con 76 ratificaciones y 139 firmas entró en  vigor el Estatuto de Roma, el mismo que al 2002-04-11 logró el mayor número de ratificaciones. Este logro del imperialismo burgués o capitalista internacional, consiste en formar un tribunal internacional permanente con sede en la ciudad holandesa de la Haya, con jurisdicción para juzgar a las personas que han cometido crímenes: de guerra, de genocidio, de lesa humanidad como la esclavitud, exterminios y asesinatos, apartheid, desapariciones forzadas, secuestros, torturas, narcotráfico, trata de blancas y menores, entre otros.

El origen de esta tendencia ha sido castigar a los vencidos, por parte de la fuerza imperialista; sus antecedentes se encuentran, cuando a la vencida Alemania de la primera Guerra Mundial se trató de enjuiciar por “agresor” al Kaiser II sin lograrlo, o en los juicios de Nuremberg y de Tokio al fin de la Segunda Guerra Mundial. Hoy sirven como instrumento de los intereses imperialistas, porque han logrado que la competencia exclusiva y excluyente de los estados en razón de la materia y en razón de sus territorios, quede en nada y haya sido abrogada por este estatuto, respecto al cual no puede tener vigencia si no respecto a los débiles, como siempre, porque los fuerte se sustraen a sus efectos y competencias, como en el caso de la USA que se opone a que la jurisdicción de la Corte Penal Internacional se aplique a sus ciudadanos; en otras palabras los norteamericanos quieren seguir siendo inmunes e impunes ante las leyes internacionales, llegando a castigar a los países que, como Ecuador, quieren que la jurisdicción sea aplicable a todos, sanción que se manifiesta de diversas formas, especialmente económicas.

Que el ataque a Irán que enriquece uranio no esta en los planes de la USA, por lo menos en este momento nos dice Colin Powel, pero lo mismo dijo antes de la invasión a Iraq. En boca del mentiroso, lo cierto se hace dudoso.

No hay que olvidar tampoco que los “bilderbergs” crearon y siguen financiando – junto con las petroleras – al grupo ecológico “Greenpeace” para evitar y controlar la aplicación de la energía nuclear, fuente más barata y más eficiente de energía, con lo cual podría desaparecer el uso del petróleo que ahora en gran parte controlan y les producen inmensas ganancias; pero también asoman como protectores de las focas, las ballenas y el medio ambiente… Haciéndose pantalla.

El empleo de la energía nuclear, además de su aplicación pacífica, tiene el riesgo de que con ella se fabriquen armas nucleares que pondrían en peligro ciertos objetivos que le son propios al grupo Bilderberg. Por ello no se oponen a que Brasil enriquezca uranio /2006-05-06) porque no puede bombardear a Israel, pero Irán sí. Por eso y solo por eso dirigen contra Irán sus baterías.

La ONU, la “Comunidad Internacional”, la “Aldea Global” o cualquiera otra ficción jurídico político NO TIENE SOBERANÍA.

Por ello es criminal y traición a la Patria el hecho de que se conste el Art. 163 de la Constitución Política de la República del Ecuador que dice: “las normas contenidas en los tratados y convenios internacionales… prevalecerán sobre leyes y normas de menor jerarquía”. En Nuestro Derecho Positivo es clamoroso que la constitución y las demás leyes ecuatorianas se supediten a los tratados internacionales.

Son instrumentos de “Altísima Burguesía”: Tribunales y organismos internacionales (ONU, OTAN, OEA, FMI, DM, BID, TLC etc., etc.), libre comercio, libre competencia, internacionalización del Derecho, los bancos informativos o de datos (sin el consentimiento expreso de los titulares), aldea global, aculturación, antinacionalismo, antisocialismo, imperio a la formación de uniones políticas- económicas, construcción de muros físicos, etc. Ninguna sociedad internacional, incluyendo cualquier otro estado, puede ni debe prevalecer sobre al nación ecuatoriana constituida en Estado Soberano!!! Estas sociedades “cuasi ficticias” no son organizaciones sólidas ni soberanas porque obedecen a intereses del imperio o las multinacionales poderosas, tanto es así que hay situaciones en las cuales se ven abocadas en las cuales nada pueden hacer internacionalmente, salvo que un imperio abusivo y atrabiliario trate de justificar sus arbitrariedades tras de estos organismo. ¿Si 170 estados miembros abandonan la ONU, ésta será más o menos sólida que hoy? El derecho de Veto que tienen cinco estados privilegiados nos revelan los intereses ocultos y arbitrarios de tal engendro. La oposición al engaño y a las trapisondas de los imperios o poderes mundiales es el Nacionalismo. Entre los métodos para obtener el predominio mundial  no son ajenas a las técnicas de control social que se valen de la ignorancia para imponerles conocimientos falsos seudo democráticos por medio de los mass media, que por las actuales circunstancias tiene una increíble difusión por la tecnología relativamente barata al alcance de todos y no solamente por el acceso a la tecnologías sofisticadas de difusión sino tecnologías que van siendo de fácil adquisición, por lo menos dentro del consumo mercantilista, como es el uso de la telefonía celular y del internet que ahora sirven inclusive para conspirar, como vehículo de la delincuencia y de la corrupción y para regar toda clase de mentiras y falacias: así, en nuestra población de 13 millones existentes más del 8 millones de clientes de telefonía móvil , es decir, casi un 65%…

***

El teólogo protestante marxista Reinhold Niebuhr se refería a “la estupidez” del ciudadano medio y nosotros sostenemos, dolorosamente, la deficiencia mental de nuestros pueblos. El citado teólogo creía además que el proletariado había que darle simplificando sus emociones para conducirla por medio de una “élite de observadores fríos”. Esta es la manipulación del pensamiento y del sentimiento de las masas poco instruidas y poco informadas con la verdad.

En general los métodos dominantes se basan en la estupidez humana que no tiene límites; recordemos las sabias palabras de Aristóteles enseñando a su discípulo Alejandro Magno: la inteligencia tiene sus límites pero no la estupidez. Ya sabemos pues el elemento constitutivo del democrático “Pueblo Soberano” y los “Libertadores Demócratas” que lo esclavizan durante casi tres siglos de “Democracia”. De aquí que descaradamente y a pretexto del bien común, se proclame que es necesario engañar a la gente para que puedan actuar políticamente sus líderes, porque las masas deben pensar con tanta “libertad” como la rotación de los planetas y las migraciones de los pájaros y de las mariposas.

El trilateralista muy conocido, Samuel P. Huntington decía que a base de la propaganda norteamericana debía justificarse su política exterior para dar la impresión de que se luchaba contra la URSS, mientras lo que se desarrollaba era la “Doctrina Truman” (cuyo verdadero nombre era Salomón Schip) y de David Rockefeller, es decir, que debía gobernar una élite de técnicos y de financieros internacionales.

El paradigmáticos gobierno de la USA de Bush, reelegido como premio por la atroz invasión a Iraq y en el cual el brazo ejecutor y ejecutivo no es el señor Bush sino su Vicepresidente Dick Cheney, eminencia negra, más que gris en tan criminal gobierno imperialista; con el pretexto del S-11 y de perseguir a los “terroristas” creó un nuevo instrumento de espionaje, la Dirección Nacional de Inteligencia, a cargo de John Negroponte, sujeto de oscuros antecedentes, mentiras, conspiraciones, apoyo a mercenarios y violaciones de derechos humanos y que manejara quince agencias de Seguridad Nacional y la CIA, que esta presidida hoy  (2006-05) por el General Michael  Heyden técnico dedicado al espionaje telefónico.

Todo lo ocurrido durante las últimas décadas ha sido provocado y controlado, de tal manera que cuando algo falla, la explicación más recurrida es la “crisis de la democracia”. En definitiva según el “imperio”, los filántropos y los técnicos deben manejar el mundo en aras del bien común que los conduzca a la felicidad universal.

***

El espíritu de nuestro tiempo se encarna perfectamente en la burguesía o clase capitalista. Podemos decir que hoy la codicia por el dinero es una cualidad inherente del hombre.

Todo lo expuesto se justifica o tiene su explicación cuando se nos revela como última y principal finalidad la “aldea global” y el Gobierno Mundial, objetivos de los dueños ocultos del planeta, uno de cuyos portavoces, James P. Warburg dice: “Guste o no tendremos un gobierno mundial. La única cuestión es si será por concesión o por imposición”.

***

La CARE (Cooperative for American Relief Everywhere) es una federación de sociedades “benéficas” norteamericanas que proporcionan ayuda financiera y técnica así como también alimentos y otros suministros para superar la insurgencia o la oposición de los trabajadores generales comunes, es decir, que no se encuentran sindicalizados en las diferentes regiones del mundo. Esta es una forma solapada de manipulación a la fuerza laboral menos organizada o más desorganizada y por los tanto más dúctil y maleable a los intereses de la burguesía internacional.

Dentro de las habilidades del “imperio” para establecer y mantener su predomino estuvo, por ejemplo, “La Alianza para el Progreso” de John F. Kennedy que supuestamente ayudaba al desarrollo agropecuario de Latinoamérica y esta ayuda fue cada vez en aumento, pero no era para aliviar el hambre de los pueblos si no para aumentar la producción exportable de las compañías norteamericanas o de los burgueses agricultores latifundistas (logrando duplicar y triplicar dicha producción) y fomentar la venta de insumos agrícolas por la USA, como abonos y fungicidas, muchos de estos prohibidos en el imperio por su alto grado de toxicidad, los mismos que hasta hoy se venden en le Tercer Mundo; además de conseguir mercados en los países pobres supuestamente beneficiarios, para venderles los excedentes norteamericanos de cereales, a favor de cuyos productos se creo igualmente el programa “Alimentos para la Paz” (Food for Peace, PL480) que el Ministerio de Agricultura de los Estados Unidos de Norteamérica describió como un eficaz instrumento para el “desarrollo de los Mercados”. John Block, secretario de Agricultura de Carter, declaró descaradamente que: “los alimentos son un arma para vincular a algunos países que, de esta forma, no se atreven a crearnos problemas”.

La Alianza para el Progreso sirvió también para cometer miles de crímenes como en el caso de Centroamérica; en Nicaragua la estructura “filantrópica” fue utilizada efectivamente para la formación, estructuración y provisión de los “contra” y de los escuadrones de la muerte a quienes se daba “ayuda humanitaria” del mundo libre….Todo con el pretexto de combatir – desde El Salvador y desde Honduras- al gobierno “comunista” de Daniel Ortega, reelegido hace poco por el pueblo nicaragüense…

George Kennan, jefe de planificación del Departamento de Estado en 1948 en documento dirigido a los embajadores decía: La respuesta final puede ser desagradable, pero…. no debemos dudar ante la represión ejercida por los gobiernos locales…..Es mejor tener un régimen fuerte en el poder que un gobierno liberal si éste se muestra indulgente y relajado ante la penetración de los comunistas.

Esta clase de mediadas se tomaban con el pretexto contra el comunismo, concepto desarrollado por las rentables instituciones yanquis “Asociación de Planificación Nacional” (National Planning Association) y la “Fundación Woodrow Wilson” bajo la dirección de William Yandell Elliot en 1955. El comandante nicaragüense Daniel Ortega era el blanco preferido de sus ataques, porque siendo un peligroso demócrata que se preocupaba del pueblo, era necesario hacerlo aparecer como comunista.

Aquí no se discutía un asunto de competencia; estas dos sociedades llegaron a la conclusión de que el comunismo era un peligro porque tenía “deseos y posibilidades de complementar las economías industriales de occidente” y era necesaria una política para que no se hicieran efectivos esos deseos.

Razón tenia Simón Bolívar  para afirmar que: “los Estados Unidos parecen destinadas a acosar y atormentar al continente en nombre de la libertad”.

La USA se ha apropiado del adjetivo “americano” desde 1823 en que el expansionista Thomas Jefferson lo aplicó a todo lo de ello, en perjuicio de todo el resto de americanos de Nuestra América, México incluido.

Como consecuencia se proclamó la Doctrina Monroe de: “América para los americanos”; por ello dijo claramente el secretario de Woodrow Wilson, Robert Lansing: “En su defensa de la doctrina Monroe los Estados Unidos considera sus propios intereses. La integridad de las otras naciones es un incidente, no un fin. Aunque esto pueda parecer basado en el simple egoísmo, el autor de la doctrina no tenia ningún otro móvil más elevado o generoso en su declaración”.

La cita anterior esta de acuerdo con lo expresado por el presidente William Horward Taft: “todo el hemisferio será nuestro, puesto que, en virtud de la superioridad de nuestra raza, ya lo es moralmente”!!!

La Alianza para el Progreso fortaleció las fuerzas de seguridad internas de los países satélites del imperio.

En el Salvador formo fuerzas militares y paramilitares como la rural URDEN y los servicios secretos ANSESAL, responsables de numerosos crímenes.

Todo esto además del objetivo expresado que no hay que perder de vista, es decir, aumentar la producción en estos países satélites de imperialismo a expensas del consumo interno de los pueblos hambreados para beneficio de los exportadores yanquis y de los productores nacionales terratenientes.

Solo recordemos las diez invasiones o intervenciones sufridas por Haití, por parte del Imperio de la USA, que la ocupo casi medio siglo, sin que en este tiempo haya mejorado algo su situación miserable, por lo cual sigue a la cola de los países de Nuestra América, sin que asomen las acciones filantrópicas y humanistas de los campeones de la justicia y la libertad.

Eso hacen los organismos y las políticas imperiales mientras mueren diariamente 40 mil niños por hambre.

La Agencia para el Desarrollo Internacional de los Estados Unidos (USAID) propugna la mayor independencia mercantil del “imperio”, expandiendo las empresas privadas y minimizando los objetivos sociales, aumentando de esta manera la desigualdad y la miseria y reduciendo los niveles de salud y educación. Uno de sus primeros objetivos conseguidos en Haití fue la privatización de las fábricas de cemento y harina en beneficio de los terratenientes nacionales y de los inversionistas extranjeros, con la disminución de asignaciones para sanidad y educación y las subvenciones para combustibles, agua, alimentos y electricidad. Igual política se mantiene en todo el hemisferio.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) y todos los organismos creados por ella, son instrumentos de los más poderosos, donde su órgano ejecutivo que es el Consejo de Seguridad está en poder de los llamados “Cinco Grandes”, quienes tiene derecho al veto: USA, Rusia; Gran Bretaña, Francia y China. Inicialmente, desde 1948 de su fundación hasta la década de los sesenta, fue un instrumento a las ordenes de la USA, pero con el ingreso de numerosos países subdesarrollados perdieron su hegemonía dentro del organismo, pero se reservaron el derecho del veto en el Consejo de Seguridad; como consecuencia, no pueden obtener cualquier resolución que les interesa, pero si pueden vetar cualquiera que no le convenga. Por los regular han apoyado su veto Gran Bretaña e Israel.

Uno de los organismos de la ONU, la UNICEF, revela que la USA tiene el peor índice de los países industrializados en cuanto a la mortalidad de niños menores de 5 años con un record sobre hambre, pobreza infantil y otros indicadores sociales básicos; en cuanto a mortalidad infantil está ubicada a la altura de Cuba, país tercermundista y bloqueado por el “imperio” desde hace cuatro décadas.

Iguales funciones tiene el tratado del Atlántico Norte (OTAN), cuya importancia ha venido ha venido en desmedro desde que desapareció el organismo similar adscrito al comunismo internacional como era el Pacto de Varsovia.

El socialismo moderno debe ser autentico y efectivo en solucionar la cuestión social, porque la “democracia” solo es un control desde el poder para proteger la minoría opulenta contra la mayoría popular.

Por eso Chomsky, la mente actual más lúcida de los EE. UU. Afirma que si que remos que el estado se preocupe verdaderamente por el pueblo no será con este sistema capitalista actual.

Casi tres siglos que hemos sufrido de maloliente y putrefacta burguesía, materialismo humanista y “educación” de una turba idiotizada y envilecida al servicio de la hez occidental.

Nota final: Algunas notas y reproducciones han sido tomadas de varias publicaciones y en especial de “El Nuevo Orden Mundial” de Martin Lozano.

Por el Dr. Catón Villacreces Jácome(1)

(Aparecido en varios números del “Foro Quiteño”, entre Abril del 2006 y  Febrero del 2007. No necesariamente comparto la totalidad de lo expresado en el texto, FMNP)

______

(1) Catón Villacreces Jácome: Jurisconsulto, formador y militante de acción y pensamiento nacional-revolucionario, quiteño, que por más de cinco décadas ha combatido por los ideales de la verdadera libertad y dignidad nacional, en su juventud formó parte de ARNE –Acción Revolucionaria Nacionalista Ecuatoriana-, posteriormente se destacó como fundador y director de la Corporación Cultural Cóndor (CCC) que se planteó como una alternativa cultural y política dentro de una concepción integral y orgánica de un ideal: el perfeccionamiento de la Nación Ecuatoriana, frente a la fracasada civilización burguesa; buscando y formando la expresión de una comunidad con ideas y acciones nuevas, sin compromisos que no sean con la patria; sin sectarismos de izquierda o de derecha.  Entre su prolija creación literaria, cuenta con varios artículos publicados en revistas y diarios locales e internacionales, libros (“La Burguesía – Edad Media, hoy y el no-futuro”, Ed. Libresa, Quito, 2010)  editados y por editar además de un sinfín de cartas editoriales que han sido expuestas en los diarios nacionales a lo largo de los años. Actualmente es considerado un referente para el pensamiento alternativo, nacionalista y de tercera posición en América y el Mundo.



VISIÓN DE NORTEAMÉRICA

Palabras tan o más actuales de cuando fueron escritas:

 

VISIÓN DE NORTEAMÉRICA[1]

Gonzalo Zaldumbide (1903)

Gonzalo Zaldumbide

Paréceme que ningún pueblo tiene la fuerza plasmante con que éste, a pesar de la inmigración cosmopolita que le inunda, moldea conforme a un solo tipo de caracteres de sus ciudadanos. No es muy necesario para conocerlo en sus rasgos predominantes y esenciales, haber vivido en las ciudades que ostenta como cumplida muestra y modelo de su civilización: El alma nacional viaja concentrada, o disgregada en partículas homogéneas, en aquellos esforzados yanquis que salen de su país a correr la tierra en busca de pan o de oro. En cualquiera de ellos se advierte la misma impetuosa avidez de acción, el mismo impulso sostenido para convertir en auxiliares todos los resortes que tocan con la varilla de su ciencia.

Su vida, acelerada por un vehementísimo de obrar, de dar salida a las corrientes eléctricas que se acumulan, como una batería poderosa, en su temperamento, les lleva a menudo a empresas temerarias: Pero es hermoso ver lo épico de su lucha, con todo lo rebelde  a su designio, su maravillosa aptitud de improvisación, su casi milagrosa manera de realizar los más atrevidos proyectos, su infatigable perseverancia, y, sobre todo, esa su indomable energía “con que parece obtener –hipnotizador audaz- el adormecimiento y la sugestión de los hados.”

El pasmoso  desarrollo de su grandeza se ha impuesto ya a la admiración y el respeto del mundo entero, aun de la vieja Europa que, temerosa y prevenida, ve surgir allende los mares y levantarse a reinar esa cosa como nueva Cartago, por cuyo predominio los modernos mercenarios librarán la guerra púnica del porvenir.

La irresistible fascinación de su fuerza hechiza ya aun a los espíritus más prendados de la levedad y delicadeza de tosa vida superior, aquella sobre la cual derraman su gracia íntima los sentimientos que solo se transparentan en una atmosfera puramente espiritual; y nadie puede ya resistir ni negar su asombro ante el coloso.

Sobre el estruendo oceánico con que agita toda esa hirviente marejada humana, ¿qué anhelo flota, qué voces claman por la serena belleza de un ideal?, ¿a qué meta suprema tiende todo ese infinito e infatigable esfuerzo? No puede ser que tenga su fin en sí mismo: ¿qué hay más allá de este horizonte cargado del humo de sus fábricas?, ¿cuál es la cumbre a que vuelan las aspiraciones de este pueblo de gigantes?

El templo de maravillas materiales que ha levantado, obsedido por el ahínco de trabajar y trabajar, sin tregua ni reposo, ¿está aún vacío?… ¿aquel dios habrá de consagrarlo al fin?, ¿qué culto digno de tanta magnificencia exaltará, con la religiosidad de los ideal, los espíritus que se acojan en su santuario?, ¿qué incienso arderá en los corazones de sus fieles?… Por hoy el dios es un becerro de oro, su culto el time is Money, y no sube a los cielos otro incienso que el humo de las fábricas.

Vosotros, como yo, como cualquiera que haya contemplado por un momento el vastísimo espectáculo que presenta el conjunto de la civilización norteamericana, habréis sentido la fatigosa sensación de algo desmesurado e informe que sobrepasa nuestra capacidad de juzgar, que se impone bruscamente al asombro de la mente, pero sin mover un solo sentimiento simpático, de entusiasmo espontáneo, de complacencia serena e íntima: Rodó fórmula netamente este particular estado de ánimo cuando declara que “los admira, pero no los ama”.

Porque en los espíritus no educados en la fuerza, el primer sentimiento que nace, ante el espectáculo de una civilización exclusivamente industrial, es el originado por la extraña sensación de la inanidad de la fuerza espiritual del hombre como tal, ante esos monstruos de hierro, de potencia inverosímil. Cuando de esta sensación abrumadora no se reacciona confortado por el orgullo de la inteligencia, cual acontece desgraciadamente en este pueblo en que ella tiene su imperio circunscrito al mundo de la finanza, este contraste violenta los ánimos en modo tal, que no parece sino que se sintiese pesar el despotismo de no sé qué fuerza bruta que fatiga primero, y luego quebranta y aplasta bajo el peso imponderable.

Allí, la Oración a Palas Atenea, que brotó de labios de Renán ante la Acrópolis, sería inconcebible, inaplicable, ni aun al pie de su promisora Estatua de la Libertad.

Cuando uno de los Rothschild de la rama inglesa heredó de su padre trescientas mil libras esterlinas exclamó: ¡por fin tengo con qué empezar a trabajar!; y se trasladó a los Estados Unidos. Y Emerson cuenta también otra anécdota, de otro de los Rothschild, símbolos vivos de lo que iba siendo la predestinación de este gran pueblo nuevo: “Espero, le había dicho un hombre a este otro Rothschild, que vuestros hijos no serán tan aficionados al dinero, y aun estoy seguro de que no querríais que lo fuesen”. “Pues sí que lo querría, replicole: Yo deseo que consagren su corazón, su cuerpo y su alma a los negocios, que ese es el camino para ser feliz. El hacer fortuna requiere el empleo de una gran osadía y de una gran prudencia; y el conservarla después de adquirida requiere diez veces más ingenio”.

Y como es evidente que esta concepción del destino humano no es universal en ese pueblo, parece aventurado creer y esperar que el carácter exclusivamente utilitario que hoy le informa, sea tan solo provisional, adquirido por necesidad, bajo las premiosas exigencias de una época de mera transición que ha reclamado el empleo de todas las fuerzas para este trabajo, preliminar a una cultura superior, que luego aparecerá como la resultante natural de todas estas fuerzas y el coronamiento anhelado de su obra. Pero esta cultura superior ni siquiera se esboza aún en los lineamientos o trazos un tanto cuanto precisos con que se bosqueja ya el cuadro de su porvenir.

Y es natural que así sea mientras los norteamericanos no se liberten de este “círculo vicioso” que Pascal señalaba en la anhelante persecución del bienestar, “cuando él no tiene su fin fuera de sí mismo.” Mientras no se alcen, desligados cuerpo y espíritu de todas esas ávidas ambiciones que hoy los atan, con lazos al parecer irrompibles, a la materialidad de sus intereses, no alcanzarán nunca al desarrollo armonioso de las facultades superiores. No parecen todavía dispuestos a ellos; antes bien, absorbidos cada vez más por la preocupación exclusiva de su bienestar personal y colectivo, no alzarán la mirada del punto en que fijaron el norte de su rumbo y no verán, por tanto, más allá. Y como la embriaguez de orgullo de su fuerza le lleva a negar lo que no comprenden, niegan todo lo que a su vez supone la negación de sus apetitos de conquistadores.

Ávidos e insaciables de acción, toman el reposo de los estudios abstractos como una muestra de inercia de la voluntad, y llevados por la vehemencia de su temperamento, juzgan al hombre quieto y desprendido, como un perezoso que disfraza su inutilidad con la máscara del desinterés.

La vida de tales hombres caracteriza, pues, el conjunto social con aquel desbordamiento de fuerzas hiperdinámicas, que arrolla los espíritus en el trastorno producido por el choque continuo de intereses, por la porfía  de la voluntad con que cada cual, sin tregua ni concierto, se esfuerza para lograr el triunfo de su ambición.

En una sociedad como esa, los pensadores que aman la ciencia por la ciencia, y que la buscan, no para abajarla y convertirla en utilidad y provecho de las turbas, sino para elevarse con ella a la serenidad de un supremo desprendimiento, difícilmente logran aislarme en refugios que no sean invadidos por la tenacidad irreverente con que los asedian, en la realidad de la vida, los intereses materiales.

El verdadero progreso de las ciencias no consiste, desde luego en la mayor universalidad de su aplicaciones a la industria, sino tan sólo en los nuevos descubrimientos o deducciones de su leyes y causas primeras, de sus principios más altos, esto es, de los que, por serlo, no caen en el dominio vulgarizador de la utilidad mercantil. Y como tal progreso no se adquiere, ni es posible en modo alguno, sino a virtud de una dedicación intensa y sostenida al estudio especulativo de lo que ellas tienen de más abstracto y profundo, y como éste a su vez supone, en quien lo realiza, ánimo quiero, libertad interior de espíritu, voluntad no perturbada por la impaciencia de los deseos y el apremio de las necesidades que arrastran todas las potencias y sentidos satisfacerlos, parece lógico no esperar que los norteamericanos que tienen por único empleo y fin ideal de la vida el absorbente trabajo utilitario, lleguen a prevalecer  pro el desarrollo de su facultades superiores en el campo de la filosofía, de las letras, las ciencias y artes, en fin, de la alta cultura.

Los puntos de vistas universales, las generalizaciones sintéticas, las grandes inferencias, se les escapan; y a tal punto desconfían de la seguridad de un vuelo libre y alto en los horizontes de la abstracción, que “a fuerza de ser prudente, se arrastran por el suelo”, como observó Taine de los ingleses…

 Los americanos no tienen una idea levantada, soberbia del hombre, no siente el orgullo de la inteligencia metafísica, y muchos de ellos, por el contrario, envidarían para sus facultades la precisión mecánica y la utilidad de una máquina.

Su estrechísima concepción del destino humano no satisface ninguna de las aspiraciones por las cuales la humanidad se engrandece y la historia es digna de ser escrita; reduce todos los horizontes del sentido poético; y en el campo de las ciencias, sólo persigue lo útil a su bienestar, con ese ardor febril de todo el que siente la brevedad de la vida cuando la destina a abarcar el mayor cúmulo de riquezas materiales, bajo el aguijón del temor que su goce no sea bastante a compensar las fatigas de la adquisición…

Arquímedes sobrevive en su tiempo, no en sus máquinas, sino en sus principios: ¡si por lo menos comprendiesen el ejemplo dejado por el sabio! Él inventó admirables máquinas para le defensa de Siracusa; pero su amor a la ciencia era de tan exaltado desprendimiento que, considerando como una especie de profanación el hacerla servir a las exigencias materiales de la vida, no sólo desdeñó aquel triunfo de su ingenio, sino que se negó a perpetuarlo. En sus escritos a la posteridad, reputaba “vil, baja y mercenaria” toda ciencia de inventar cosas útiles a la multitud y de satisfacer con serviles complacencias sus diarios menesteres, y abominaba de todo arte que aspirase a la popularidad halagándola con beneficios de comodidad y bienestar.

Y él, que no concedía a la vida del sabio otro  ideal que el desinterés más absoluto aplicado a la investigación de la verdad más inaccesible, a la utilidad vulgarizadora, abandonó sus máquinas a la soldadesca y se aisló, en su torre, del tumulto de la lucha, para contemplar estrellas perdidas en el “silencio  formidable y sereno” de los cielos, mientras caían las murallas de la ciudad al embate de los romanos victorioso. Y extasiado en las maravillas de su problema, ajeno a la vida, no sintió la llegada de la muerte. Y cayó a tierra sin esquivar la estúpida cuchillada del soldado que lo mató. Murió, así, vueltas las pupilas hacia los horizontes invisibles…

En cuanto al arte, lo cultivarán, los yanquis, no como una religión que los exalte a divinos transportes, sino como un pasatiempo que los repose de sus fatigas, sin inquietarles el espíritu ni perturbarles la digestión…

Ellos ya se alzan al dominio del mundo entero. En esta su más grande ambición no entusiasmarían por secundar en la historia el orgullo de las vieja águilas romanas que batieron la pompa de vuelo por todos los ámbitos del mundo antiguo, ebrias de orgullo y gloria, olímpicamente soberanas, sino, más bien por cruzar los mares en nuevas naves cartaginesas, cargadas de oro y de botín, el impulsadas por un viento de sórdida codicia.

“La elocuencia de mi embajador Cineas, decía Pirro, me ha conquistado más pueblos que los subyugados por mi espada”. ¡Podrá el conquistador americano decir otro tanto de sus embajadores; el ferrocarril y las maquinas? Únicos embajadores suyos. Representaban fielmente su civilización que, según la frase de Víctor Hugo, “ha dado un alma a la maquina, pero ha quitado la suya al hombre”.

Y ellos ya vienen, y vienen a conquistarnos: ¿qué resistencia podremos oponerles?…

¡Que no vengan a destacarnos, a empujarnos a la negación de viejo solar castellano, en que nuestras almas se han abierto al calor que ha ardido siempre, al través de innúmeras generaciones! El hogar de nuestra raza, vivifica aún los idealismos, los ensueños, las quimeras del sublime Don Quijote, cuyo escuálido Rocinante desafía al carro que viene cargado de mercancías, como a un nuevo molino de viento…

(De Ariel, Edición oficial, 1903, pp. 73 y sig.)

(Nota: No necesariamente comparto la totalidad de lo expresado en el artículo. F.M.N.P)

[1] Tomado de El Arielismo en el Ecuador, Biblioteca Básica del Pensamiento Ecuatoriano, Ediciones del Banco Central del Ecuador, pp. 67 y siguientes.



12 de octubre, Día de la Hispanidad

12 de octubre, Día de la Hispanidad

vía: http://ecuadorhispano.blogspot.com/

Nuevamente llega el 12 de Octubre, día que en las últimas décadas ha dejado de ser un motivo de orgullo, de real integración y conciencia de nuestra cultura común entre los pueblos hispanos. En HispanoamEérica, la ideologización, la reinterpretación interesada de la historia con fines políticos y una reafirmación identitaria las más de las veces pobremente argumentada, han separado aun más a los pueblos que conformamos este particular espacio civilizatorio dentro del marco de la civilización occidental. Somos quizá el área geográfica más rica, diversa y tristemente dividida de Occidente.
No deja de ser paradójico que quienes más llenan su discurso de palabras como “la Patria Grande”, sean quienes menos aprecien una realidad indiscutible: la identidad común que nace de 300 años de historia compartida, y 500 desde que empezó la andadura de nuestro Nuevo Mundo, nuevo porque sobre la base de las diversas civilizaciones indoamericanas se prodigó el fundente civilizatorio occidental, mediterráneo y español, sin el cual jamás habríamos llegado a ser lo que hoy somos: hispanoamericanos, más allá de que a algunos guste o disguste, que unos lancen loas y otros lo aborrezcan.
La historia nos enseña que un proceso así, donde dos civilizaciones se encuentran, jamás ha sido equitativo ni simétrico: hubo mucho que lamentar, sí; pero poco reparamos en aquello que nos debería enorgullecer: una lengua común; una cultura común con preciosas variantes regionales y de país a país; una historia con hitos gloriosos poco conocidos (la derrota de la mayor armada jamás reunida hasta ese momento, británica, durante el asedio de Cartagena de Indias, en 1741); y un largo etcétera. La verdadera integración no empieza por acuerdos comerciales, cumbres presidenciales o rechazo consensuado a las políticas de uno u otro país: empieza cuando se desechan los chauvinismos parroquianos, los nacionalismos armados desde el Estado y la urgencia política de justificar la codicia de las élites de nuestros países en el siglo XIX a través de la historia oficial. Empieza cuando dejamos de ver cada uno un árbol y vemos el bosque en el cual Hispanoamérica cobra sentido.
Leamos un fragmento de las palabras de quien por muchos es considerado el ecuatoriano más ilustre, el General Eloy Alfaro, pronunciadas durante su breve pero iluminado discurso del 10 de agosto de 1906, día de la inauguración del monumento a la independencia, que hoy adorna el centro de la Playa Mayor de Quito, la Plaza Grande:
[…] La festividad que aquí nos ha reunido, es, no solo un testimonio de gratitud y admiración a los Mártires del 10 de agosto, sino una verdadera renovación del día más glorioso de nuestra historia; de ese día en que, proclamada la libertad de un mundo se complemento [sic] la obra gigantesca de Colón abriéndole nuevos y vastísimos horizontes a la humanidad.
Terminada la magna lucha prevalecieron los sentimientos de fraternidad entre peninsulares y latinoamericanos: y el Ecuador fue la primera de las naciones emancipadas que, movida de filial afecto busco [sic] la reconciliación con la madre patria. Ni de esta, ni de nuestros padres la culpa del formidable duelo que dio por resultado la independencia: España siguió la senda del extraño derecho de gentes de aquella época; y la América, sin tiempo, llegado el momento de su emancipación, resolvió conquistarla con la espada. Cada cual luchó por sus ideales; y el triunfo y la gloria de los americanos, probaron al mundo que eran también dignos hijos de la heroica madre de los Cides y de los Velardes. España nos dio cuanto podía darnos, su civilización; y, apagada ya la tea de la discordia, hoy día, sus glorias son nuestras glorias, y las más brillantes páginas de nuestra historia, pertenecen a la historia española.

Eloy Alfaro

Años después, el ilustre quiteño Don Luciano Andrade Marín, en su obra La lagartija que abrió la calle Mejía, escribiría estas palabras acerca del antedicho discurso pronunciado por Alfaro:
El general Eloy Alfaro, empero que casi nunca pronunciaba discursos, en esta vez, de su corto discurso dijo estas preciosas palabras que nunca antes habían oído nuestroschauvinistas del patrioterismo.
Como parte del acto de inauguración del monumento a la independencia, del cual se ha rescatado el discurso de Alfaro, otro quiteño de cepa, Don Manuel María Sánchez, leyó su poema Ofrenda a España, en el cual dice:
La América, tu América sentía,
de tu arrojo heredera,
Aquellas rebeldías singulares
que hicieron inmortal
la audacia ibera.
Y ya núbil y fuerte
Y libre ya.
Podía en su suelo formar nuevos hogares,
Disponer; a capricho,
De su suerte.
Algo esencial hemos perdido en el camino, del pensamiento de estos ecuatorianos que nos precedieron, que más allá de la separación política, tenían claro el ideal de la identidad común. Lástima que su potencial siga siendo eso, el potencial de una región que aun no despierta del separatismo.
Espero que esto llame a la reflexión y a la memoria.
¡Feliz día de la Hispanidad!
Notas:
Las palabras de D. Eloy Alfaro, D. Luciano Andrade Marín y D. Manuel María Sánchez, las he tomado de:
–          Ortiz Crespo, Alfonso y otros (2006), Nuestro día Sol: una mirada al Monumento de la Independencia en sus cien años, Quito, FONSAL / Alcaldía Metropolitana de Quito.
Este texto y en particular, las palabras de Alfaro, me fueron revelados años atrás por mi esposa, María Gabriela Arteaga Vizcarra, durante la redacción de su tesis de Maestría. Mi gratitud a ella por este venturoso hallazgo.
Eduardo Daniel Crespo Cuesta
Quito, 11 de octubre de 2012


INDO-HISPANIA

INDO-HISPANIA

 

Por Wilfredo Loor M.[1]

 

Todas las naciones indo-hispanas están unidas por los vínculos del idioma,  raza, cultura, religión profesada por la mayoría del pueblo; idéntico afán de la conquista que impulsó al español a llevar la paz de Cristo, como él la entendía, a todas partes, desbrozando primero de abrojos el terreno con la punta de la espada para que detrás siguiese el misionero sembrando en las almas la buena doctrina; igual y brava resistencia de los pueblos indígenas, con caudillos como Quoactemoc en México, Rimuñahui en Quito, Caupolicán en Chile, que defienden palmo a palmo su independencia, combate tras combate, sin esperanza de una victoria definitiva, pero luchando siempre hasta el último instante y sin doblegar su espíritu ni ante el tormento: historia común de tres siglos de coloniaje en que se expande el alma por las regiones del arte con mirajes de eternidad: y en fin amor por la libertad que estalla al comenzar el siglo XIX, libertad que en su cuna fue española y fue cristiana, pero que en lo político la falsificó el filosofismo y en lo económico la aprovecharon los grandes explotadores internacionales.

 

NOS ENVENENARON

 

De México a la Tierra del Fuego, y aún en la Antártida donde clavan su pabellón Argentina y Chile, e incluyendo a Brasil que habla un dialecto español, hay mayor unidad que en cualquiera de las grandes naciones modernas. Inglaterra, Francia, Alemania e Italia, formada por pueblos de diverso origen, costumbres y lenguaje dialectal, en los que se ha buscado el vínculo común para unirlos en la última etapa histórica. Hay mayor unidad en las veinte naciones de América Latina, que en el mismo pueblo  de Estados Unidos. ¿Por qué entonces, estos han encontrando el vínculo político, económico y social que los une y nosotros hemos sembrado de odio todos los campos de nuestra carne y de nuestro espíritu, para saber menos de San Martín o de O’Higgins, de Hidalgo, de Morelos o de Martí, que de Washington o Frankiln? ¿No será que nuestros adversarios para destruirnos, nos envenenaron con falsos conceptos de libertad, democracia, independencia, palabras flexibles que se prestan a todas las interpretaciones, que cada cual las entendió como pudo y nos lanzó a la lucha fraticida, sobre ríos de sangre y montaña de incomprensiones hasta colocarnos en una dolorosa esclavitud económica y social, de rodillas ante los grandes pueblos o ante los grandes consorcios o trusts internacionales?

 

El ideal de los próceres de una América unida en que soñaron Bolívar en la Conferencia de Panamá, San Martín y O’Higgins en el abrazo de Maipú; ese ideal que hizo de Rocafuerte nacido en Guayaquil ciudadano de México, se ha esfumado en los rencores y venganzas entre hermanos, en más de una centuria en que hemos vivido peleando sin visión del porvenir, con la sangre en las rodillas, el estómago vacío  de pan y la cabeza vacía de los grandes ideales políticos, ciegos ante nuestra propia grandeza, denigrando lo que es nuestro y admirando lo ajeno, en un insensato afán de imitar a otros pueblos.

 

QUE COMIENCE LA RESISTENCIA

 

El filosofismo que nació en Francia, la masonería que se la utilizó en Inglaterra para el dominio de los mares, dominio que hoy ha pasado a otro pueblo, el protestantismo que vino a Europa con Lutero en Alemania han destruido ya bastante nuestra personalidad hasta convertirnos por el alma en algo que nuestros padres no reconocerían como pertenecientes a la hispanidad. Es tiempo de que comience ya la resistencia. De que volvamos a encontrar los que hemos perdido: nuestro espíritu, nuestra alma, nuestro propio yo, el caballero andante que vive en el Quijote y el hombre práctico que habla en Sancho. Hasta para ser anticatólico hay que serlo a los hispano, como ese terrible demonio de los Andes, tan magistralmente descrito por Palma, alegre, hidalgo y valiente hasta el momento de entregar su cabeza al verdugo.

Si no comienza la resistencia, la destrucción seguirá adelante, continuaremos atomizándonos más y más, y un día en un lenguaje que no es el de Cervantes y el de la Santa Doctora de Ávila se dirá: por aquí paso un pueblo enfermo de libertad, democracia y anarquía.

La primera en reaccionar debe ser cierta prensa, abierta a los intereses de los extranjeros y cerrada a los intereses de los nacionales; que bate palmas ante la explotación del hombre por el dinero y se asusta ante los brotes nacionalistas que conducen a los pueblos al reclamo de sus legítimos derechos. Esa prensa llama democracia a la explotación de las naciones y de las masas populares por trusts de adinerados y bautiza con el nombre de enfermedad de totalitarismo o de internacional negra a los brotes de rebeldía para ser política y económicamente libres, al deseo de que las naciones indo-hispanas no pierdan su soberanía, no se humillen ante un poquito de dinero dado a interés usurario que los cerrará el camino hacia un futuro pletórico de esperanzas.

DEBE BUSCARSE

 

Hispano América debe buscarse de nuevo a sí mismo y debe unirse, porque solo en la unión ocupará en el mundo el puesto que le corresponde. (…)

 

Aparecido en “COMBATE”, diario-órgano de Acción Revolucionaria Nacionalista Ecuatoriana – ARNE, Quito, Viernes 20 de Febrero de 1953.

(Nota: No necesariamente comparto la totalidad de lo expresado en el artículo. F.M.N.P) 


[1] Historiador –miembro de la Academia Nacional de Historia-, escritor, biógrafo y jurisconsulto ecuatoriano -Ministro de las Cortes de Justicia de Guayaquil y Quito, y Presidente de la Honorable Corte Superior de Guayaquil; asistió como Senador al Congreso de la República que se reunió de 1948 a 1950- nacido en Calceta (Provincia de Manabí).