coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


Presentación de QUITO FUE ESPAÑA: HISTORIA DEL REALISMO CRIOLLO

Bajo el Aspa de Borgoña y el cuadro del fundador castellano de San Francisco de Quito, la presentación de mi libro, QUITO FUE ESPAÑA: HISTORIA DEL REALISMO CRIOLLO, fue todo un éxito.

Estoy muy agradecido con la vida aquí y ahora, agradecido porque soy rico en lealtades y corazones, rico en familia y rico en amistades que son la familia elegida, rico en vínculos intangibles con seres invalorables: ustedes queridos amigos, compañeros de vida y camaradas. Mientras otros acumulan cosas, títulos, posiciones, seudo honores… mientras otros se consumen en sus vanidades, en sus traumas y complejos, teniéndose que acomodar, disimular, fingir, ser hipócritas y mojigatos, todo en pos de trepar y figurar, todo para alimentar sus egos; yo tengo el honor y el lujo de mientras ser yo mismo, a la vez estar unido en el corazón con hombres y mujeres que no piden nada a cambio y dan todo de sí por la misma elevación del espíritu que nos une en lo que somos, que nos fija y nos suelda en una vibración única. Estoy muy agradecido con la vida porque el amor que nos une es más fuerte y supera toda limitación humana, inclusive la muerte… Muy agradecido con ustedes y con la vida porque el amor que me y nos une a usted Señor Don Diego Patricio López Márquez, dio una muestra incontrastable de su profundidad, contenido y grandeza en la presentación de QUITO FUE ESPAÑA: HISTORIA DEL REALISMO CRIOLLO, un triunfo por todo lo alto como usted y Nos lo merecemos. Gracias, gracias totales. El amor es más fuerte.

Me inclino a considerar que no, que lo más importante no es la historia, no son las reliquias, no es el pasado, por muy hermoso e inspirador que haya sido. Lo fundamental son ustedes, somos nosotros, mis coterráneos quiteños y quitenses, hermanos y amigos de ésta tierra hispánica tan ancha como Castilla -esa Castilla que es la mitad del mundo-, los que están y estarán conmigo siempre en mi corazón, así como los que están aquí y ahora, frente y junto a mí. Puesto que lo similar, debe estar con lo similar. Eso es lo más importante y lo más justo. Lo que de aquí en más nuestra voluntad como acto decida y haga para nuestra mejoría, perfección y engrandecimiento personal y común.

Cerremos por un instante los ojos y volvamos la vista allí donde empezó todo, a las heladas montañas del astur Covadonga, tenemos una Reconquista por delante. Andan por ahí mil cachorros sueltos del león español, advertía Rubén Darío.

***

Presentación de mi libro QUITO FUE ESPAÑA: HISTORIA DEL REALISMO CRIOLLO, en honor del Señor Don Diego López Márquez, el pasado día jueves 9 de junio de 2016 en la Casa de Benalcázar en San Francisco de Quito:

IMG_1903

 

 

eu_quito_fue_españa

 

IMG_2129

 



QUITO FUE ESPAÑA – PRESENTACIÓN

Queridos amigos: Están cordialmente invitados a la presentación de mi libro

Quito fue España: Historia del realismo criollo.

En el siguiente enlace pueden unirse al evento en facebook y mantenerse al tanto de novedades: Quito fue España: Historia del realismo criollo – Presentación

francisco libro



QUITO FUE ESPAÑA: HISTORIA DEL REALISMO CRIOLLO

portada

Y si la Verdad existe no me cansaré de buscarla y no, no me cansaré de que me busque. Ya estuvo bien de «apología del nazismo», ahora se viene «apología del colonialismo» (Ontiveros ya se me adelantó a  la Apología de la Barbarie), incorreción política y corrección histórica revisada, corregida y aumentada. Si me odian y persiguen, que lo hagan de una buena vez y con todas sus fuerzas, aun cuando yo los ame a todos y a cada uno de ustedes. Y aunque ni todo lo escrito ni por escribir jamás se podría equiparar en ninguna forma a una sola de nuestras vidas sagradas, ésta no va por mí, ésta va por usted, señor Diego López Márquez, va por lo que somos, va por mi palabra dada a usted de concluir esta obra, va por su hermosa vida y gratísima memoria, impulso y exclusiva razón vital para concluir ésta y todas mis acciones de ahora en más. Si con el anterior se estremecieron dos Estados, que con QUITO FUE ESPAÑA: HISTORIA DEL REALISMO CRIOLLO se estremezca todo el continente hasta sus cimientos. Sólo me detendrá la muerte.

Se los dejo para siempre, para vos, para usted señor Diego, para ustedes, para los nuestros.

Pero el amor es más fuerte.

¡Santiago y cierra, España!

La presentación del libro se anunciará públicamente en las próximas semanas en esta bitácora.

Simplemente Francisco

San Francisco de Quito y 15 de marzo de 2016.

QUITO FUE ESPAÑA:

HISTORIA DEL REALISMO CRIOLLO

¿La Independencia liberó a los pueblos de sus opresores? ¿Cómo explicarse que la llamada Guerra de Independencia haya durado más de 15 años en la América del Sur? ¿Cómo explicarse que nuestra región, llamada en nuestros días América latina, sea la más involucionada del mundo tan sólo después de África? ¿Cuáles son las causas de todo esto?

Es en el período que ha sido denominado como Independencia, cuando se conforman los actuales Estados-nación de la América hispana o mejor dicho, de la España americana, por la acción de un puñado de hombres sedientos de más poder y riqueza de los que ya gozaban y bajo los intereses británicos de división y dominación de nuestro continente, es entonces cuando podemos encontrar estas respuestas. Allí podremos encontrar la raíz de las dolencias que nos aquejan hasta el día de hoy. La acumulación desequilibrada de la riqueza y de la tenencia de la tierra, el estancamiento en una fase agraria de nuestros países y sociedades, la nunca realizada revolución industrial y la ausencia de desarrollo cultural, político, económico y hasta científico-técnico encuentran su explicación en el período de la independencia y lo que ocurrió en las décadas inmediatamente siguientes producto exclusivo de esta etapa.

Que la Independencia o las independencias hayan liberado a los pueblos de sus opresores es una falacia absoluta que no se sostiene en investigaciones históricas sino en la mitología e ideología oficiales que sirvieron y sirven para justificar la existencia de las repúblicas americanas, medios de explotación del colonialismo financiero internacional.

¿Quiénes eran y son los opresores y cuáles los oprimidos?

Una evidencia de lo sucedido es que la Guerra de la Independencia en América del Sur, duró más de 15 años, casi el triple de tiempo que la Segunda Guerra Mundial, y eso considerando la convicción y tenacidad de los alemanes. ¿Cómo y por qué se extendió tanto un conflicto donde se ha supuesto que la mayoría de la población nativa: criollos, mestizos, indios, negros, mulatos y demás castas, se encontraba a rajatabla a favor de la separación, de la independencia?  

Las últimas guerrillas realistas durante la independencia en rendirse fueron: 1839, capitulación de las guerrillas realistas indias del Perú. 1845, rendición y exterminio de las guerrillas negras, pardas y mulatas dirigidas por un indio en Venezuela. 1861, derrota de los últimos reductos realistas de Sudamérica en la región india de Araucanía al sur de Chile -nunca incorporada al Estado Hispánico, curiosamente-. Es más que notable que los últimos reductos realistas en América del Sur hayan sido sostenidos y defendidos por personas de los grupos humanos que supuestamente habían sufrido el saqueo de cientos de años.

Nuestra historia oficial, difundida mediante la educación formal confunde y divide a propósito a los ecuatorianos, facilitando de esta forma su control y sometimiento mental. La futilidad de la historiografía oficial contiene contradicciones insalvables que afectan a las psiquis de quienes la conocen, contradicciones que sólo pueden considerarse salidas de mentalidades esquizofrénicas o mal intencionadas, o producto de ambas. ¿Cómo entender que los Incas pasan de ser genocidas y brutales invasores extranjeros que sometieron al épico y rebelde pueblo caranqui quitu-cara, verdadero núcleo de la nacionalidad moderna ecuatoriana -concepto europeo éste, por cierto- en episodios como Yahuarcocha cerca de 1520 y que esos mismos incas en 1534 sean heroicos resistentes a la invasión colonial española, entregando su vida por el núcleo de la nacionalidad moderna al cual anteriormente habían arrasado? ¿O cómo explicar que los libertadores son en 1822 padres de la patria, colosos y redentores nacionales a los cuales les debemos homenaje y tributo eterno, sin quienes seguiríamos en el oscurantismo y la explotación colonial y que los mismos libertadores para 1830 sean militaristas extranjeros, tiránicos usurpadores de la soberanía nacional, causantes de la postración de la república? ¿Cómo asumir los hechos de  que la «generosidad del apoyo británico a la Independencia» se transforme casi de inmediato en medio de dominación a través de la  Deuda Inglesa en la época republicana o cómo se puede considerar a la independencia como un hecho puramente local latinoamericano con la determinante actuación de las potencias internacionales sobre el continente en ese período?  No, estas contradicciones no son producto del azar o de la casualidad, son el resultado del interesado criterio de quienes escribieron la historia para beneficio propio y perjuicio de todos los demás.

Psicopatología sería más propiamente lo que aconteció  y acontece con aquellos individuos que sufren de auto-odio, de hecho el criollo, el mestizo, el indio hispanoamericano reniega de todas sus raíces, quisiera ser inglés o estadounidense o francés o italiano o lo que sea, menos ser ellos mismos, menos ser hispano-indios.

Siempre será más fácil asumir la posición alienante de víctima,  echándoles la culpa a monarcas muertos hace siglos de nuestros problemas y males, antes que asumir nuestra responsabilidad en nuestro momento actual como beneficiarios de nuestra propia herencia bio-psico-histórica, finalmente el destino de nuestros países es el que nosotros lo labremos con nuestras propias manos de ahora en adelante. Vivimos permanentemente engañando y engañándonos, sin querer asumir nuestra responsabilidad.

El criollo hispanoamericano trata de hacerse pasar por indio cuando no lo es como un medio cómodo de cortar la dependencia, tanto en lo que se refiere a Europa como a Estados Unidos. El indigenismo es una forma de facilismo ideológico.

La fijación con la figura del padre, desde la mitificada y mitificadora independencia que se constituyó en una revuelta en contra de la imagen paterna simbolizada y representada por la Monarquía, dejando vacío después ese espacio en el inconsciente colectivo, dejando un país huérfano; hasta nuestro momento actual donde los destinos del país están en manos de un hombre profundamente marcado por la relación de conflicto con su padre, también huérfano.

No deja de ser llamativo que si bien la sociedad ecuatoriana es profundamente matriarcal –con las debidas excepciones-; nótese por ejemplo las diferencias entre la celebración del Día de la Madre con el Día del Padre; por otro lado produce hombres dependientes de esa relación con el matriarcado –mamitis aguda, de quienes remplazan a su madre por su esposa, por ejemplo- y de profundo rechazo al padre, lo que da la pauta para su comportamiento social y público. Imponiéndose así, implícitamente, moral de mujer al hombre. Hasta para insultar se lo hace con una de las denominaciones vulgares del aparato reproductor masculino: ¡Esto o aquello «vale verga»! Nadie dice ¡Esto o aquello vale vagina! Yo por mi parte no insulto al pene, al pene hispánico dador de nuestra propia existencia,  quizás la mayor responsabilidad de esto es justamente la de los padres que no han hecho valer su presencia como corresponde. 

La Monarquía Universal Hispánica no era un sistema perfecto, evidentemente no lo era, como no lo es toda creación humana. Donde está el hombre está el error, sin embargo, la misma reconoció su falibilidad y se fundó sobre bases de realismo socio-político que le permitieron mantenerse coherentemente en el espacio y el tiempo, a diferencia de las repúblicas que le sucedieron endeblemente mantenidas en sucesión infinita de ilusorias constituciones de papel higiénico, guerras civiles, revoluciones de cuarto de hora, golpes de Estado y fraudes electorales. La Monarquía Hispánica, se consolidó en su época como la estructura política más importante que haya existido hasta ahora en los últimos cinco siglos a nivel mundial, sostén de multiplicidad  de etnias y matriz de diferentes pueblos, fue demolida desde adentro en un plan excelentemente orquestado por la plutocracia apátrida residente en ambos lados del océano Atlántico y los eternos enemigos extranjeros que ha tenido España. La mal llamada independencia no consistió meramente en la separación de Quito de la Península y del resto de América, sino que cortó de cuajo el enorme y complejo sistema social, político y económico de la Monarquía Hispánica, que a pesar de sus numerosos defectos y múlitples errores funcionaba convenientemente para su integrantes. Una unidad, un sistema y una estructura política de alcance mundial que como la Monarquía Hispánica había demostrado durante siglos, ser real, siendo capaz de integrar nacionalidades antagónicas, tensiones sociales e intereses económicos dispares; a menudo conflictivos. Donde los estamentos superiores de América formaban parte integral de la élite imperial de la Monarquía, donde las necesidades de los más humildes eran reconocidas, protegidas y aún facilitando su promoción e integración. Enlaces familiares, logros políticos y económicos, pero sobre todo una unidad de destino, fines comunes y compartidos, así como relaciones de todo tipo, desde lo cultural a lo científico, sustentaban el tejido de la Monarquía Hispánica, en la cual cada reino y provincia integrante ya fuera en Europa, África, América o Asia, aportaba su singularidad particular incrementando un rico acervo común de forma orgánica, complementándose los unos con los otros, logrando así consolidarse como el primer poder verdaderamente global de la Tierra en toda su historia. Basada en su unidad, la Monarquía Hispánica, de la cual Quito formaba parte integral y por la cual lucharon y murieron denodada y heroicamente sus hijos criollos regando con su noble sangre la tierra que hoy pisamos, y Quito en correspondencia con su identidad imperial, obtuvo y mantuvo su participación efectiva y suprema en la política y la economía mundial, siendo, como parte de la Monarquía, no solo respetada sino temida y aún reverenciada en todo el orbe. Se trata de un intrincado tejido que servía de ancla a la Monarquía, que iban creciendo conforme lo hacía su población y su economía, proveyendo un espacio integrador común, político y económico capaz de dar respuesta efectiva a cualquier disquisición partidista surgida en su interior, contendiendo a las presiones externas y permitiendo de esta forma que el complejo equilibrio de poderes funcionara razonablemente bien de forma sostenida durante tanto tiempo y espacio.

Canonizados si no sacralizados, los llamados libertadores, autores de este ignominia desastrosa denominada independencia, no son objeto de crítica o de estudio, sino de idolatría y culto por parte de la oligarquía académica –aunque, evidentemente, no toda la academia forme parte de esa-, sustentadora de la oligarquía socio-política-económica, que no permite sacrilegio alguno de sus figuras y acciones; esa misma oligarquía académica dueña o usufructuaria de escuelas, colegios, universidades e instituciones educativas y culturales públicas y privadas, la cual impone su visión unilateral, totalitaria y dogmática de los hechos históricos a diestra y siniestra, la cual borró a la Monarquía Universal Hispánica de sus registros después de la independencia, que sólo enseña de la Conquista y la Independencia pero se engulle tres siglos de historia conjunta entre América y Europa, que construye cárceles mentales donde se obliga a reverenciar a ídolos de barro para su propio mantenimiento y conveniencia, y que además pretende ejercer una inquisición del silencio y una policía del pensamiento para vigilar y aún castigar las herejías y traiciones que pudieran afectar a la estructura de engaño, expoliación, fraude y estafa establecida y mantenida desde hace dos siglos en nuestro país y en nuestro continente, por sobre quienes se atreven y nos atrevemos a pensar, a investigar y a buscar la verdad por nosotros mismos.

¿Cómo, entonces, se ha escrito sobre la independencia de Quito? Pues, a base de corrección política, liberalismo político, marxismo clásico y cultural, fetichismo constitucional kelseniano, relativismo conceptual y semántico, anacronismos ideológicos y chauvinistas típicos -ni hablar de los jurídico-políticos, V.g., la visión lineal de su interpretación-, como llamar colonias a los territorios de los Reinos de las Indias, o llamar ecuatorianos a personas que nacieron y murieron antes de que el Ecuador siquiera existiera, o llamar naciones a las culturas prehispánicas que nunca fueron tales. Repitiendo las fórmulas clásicas de los historiadores patrioteros, citando refritos como de costumbre (casi queriendo citar al Terruño). Publicando los mismos documentos de siempre. Desconociendo de historia social, de relaciones internacionales, de geopolítica, de historia de las ideas, así como de genealogía y nobiliaria. Y, por supuesto, repitiendo con el lirismo acostumbrado hasta el cansancio que Quito era más independentista que la independencia y más libertario que la libertad… Queriendo incinerar en la neo-inquisición democrática lo que no comulga con la pretendida lógica de las ideas bolivarianas-alfaristas-liberales-neoizquierdistas (así de largo, contradictorio y absurdo es este pensamiento, consecuente nada más con el proceso de decadencia moderno). Lo ha dicho Pablo Andrés Brborich refiriéndose a la severidad de la verdad: «Qué mayor seriedad que la verdad.»

Latinoamérica, que no la América Hispánica, es invulnerable al desaliento. No importa cuántas veces fracase nuestro sistema político republicano basado en irrealidades desde hace dos siglos, lo seguimos intentando. Aunque no se concrete y no se vea posibilidades de concretarse ineludiblemente, siempre deberá realizarse a futuro, aun cuando nos hayamos dado con la misma piedra en los dientes diez mil veces. Una bella ucronía, casi tan bella como la del socialismo científico soviético que nunca llega a concretarse, pero que como género literario es envidiable. Nosotros los latinoamericanos conocemos el mejor sistema de gobierno que jamás se haya querido experimentar, aunque siempre quede en experimento. El hecho de que hasta ahora no se haya llevado acabo, es la más patente prueba de que se lo llevará más adelante y así hasta la eternidad. Hoy no hay república, mañana sí. ¡Volvamos mañana, pues!

La epopeya realista criolla americana con sus tintes terribles, con sus ribetes desoladores, con sus luces enceguecedoras y sus sombras pasmosas; con los cientos de miles de muertos, de masacrados, de fusilados, de azotados y humillados públicamente, de condenados al ostracismo sin regreso, muriendo lejos de sus lares, separados para siempre de sus familias y los suyos, despojados de sus bienes, perseguidos hasta la infamia; muestran que esta tierra, que esta América, parió hombres y mujeres bien paridos a la altura de los principios universales imperecederos por los que dieron y antepusieron todo, hasta su último aliento, hasta su propia vida.

Ahora que sentimos que no podemos seguir más debido a que toda nuestra esperanza se ha ido. Ahora que nuestras vidas se han llenado de confusión, cuando la felicidad es sólo una ilusión, mientras el mundo a nuestro alrededor está desmoronado. Ahora que todo está patas arriba, ahora cuando los doctores destruyen la salud, los abogados destruyen la justicia, las universidades destruyen el conocimiento, los gobiernos destruyen la libertad, los medios destruye la información y las religiones destruyen la espiritualidad.  Ahora cuando ya no tenemos en qué asirnos, cuando todavía nos encontramos en pie en medio de las ruinas, esos muertos, nuestros muertos, esos coterráneos nuestros, nos extienden la mano desde la eternidad para reconfortarnos, para mandarnos, para decirnos que su hermosa tragedia nos brinda la esperanza de volver a encontrarnos, de volver a ser nosotros mismos.

Para como dijera ese gigante mexicano, Octavio Paz, ante otra España desangrada más de un siglo después:

«Su recuerdo no me abandona. Quien ha visto la Esperanza, no la olvida. La busca bajo todos los cielos y entre todos los hombres. Y sueña que un día va a encontrarla de nuevo, no sabe dónde, acaso entre los suyos. En cada hombre late la posibilidad de ser o más exactamente, de volver a ser otro hombre.»

El autor.



¡La muerte no se detendrá en nosotros!

Diego_Lopez_1

HOMENAJE PÓSTUMO AL SEÑOR DON

DIEGO PATRICIO LÓPEZ MÁRQUEZ,

MI HERMANO, EN EL PRIMER MES DE SU FALLECIMIENTO

 

«¡Qué desgracia vivir en esta época maligna, los jóvenes perecen y los viejos perduran!»

«La edad promedio de un hombre en la Edad de Bronce era dieciocho años; en la era romana, veintidós. El paraíso debe haber sido hermoso entonces.»

«…pero dixo Tulio que mejor lo podieran decir; ca (porque) muchas cosas ha home de facer por su amigo que non las farie por si mesmo: et por ende dixo que home ha de amara a su amigo tanto cuanto él debie amar a si mesmo. Et porque en este tiempo se fallan pocos los que así quieren amar, por ende son pocos los amigos que hayan en si complida amistad… Pero con todo eso bien debe home poner su persona o su haber a peligro de muerte o de perdimiento por amparanza de su amigo et de lo suyo cuando meester  le fuere.»

Alfonso X, el Sabio; Libro de las Partidas, Partida IV – La Amistad, Como el home debe amar a su amigo

¡La muerte no se detendrá en nosotros!

Sangre escriben mis letras y lágrimas llora mi corazón. La vida me dio un hermano y la muerte me lo quitó. La vida me dio un compañero y la muerte se lo llevó. La vida me dio un par y la muerte me lo arrebató. El espíritu superó a la carne y lo que debía estar unido se unió. No entiendo, empero, ¿por qué nos dejaste? ¿Por qué te fuiste tan pronto? ¿Por qué? No lo entiendo. No entiendo nada. Tu muerte cercana, tan cercana, tan extraña, tan propia a mí… tan surrealmente nuestra, tan irrealmente nuestra. ¿Y qué es el hombre? Sino follaje efímero del árbol de la vida… ¡No tienes idea cómo he quedado! Ni tus padres, ni tus hermanos, ni tus mujeres ten han sentido como yo. Todo es tan extraño, todo tan cercano. Mi interior trémolo como si te hubiera vivido, como si tú hubieras sido yo, como si yo hubiera sido tú, como si ambos fuésemos el mismo. Y he llorado, y lloro desconsolado, y he temblado y me he sentido un cobarde. Estoy solo.

Podrías haber hecho mucho, tenías mucho más por dar, pero como un espíritu generoso lo has dado todo de una sola vez, consumiendo tu vida en un instante. Las palabras son un engaño, sólo las acciones son verdad. Acciones románticas, ilusas y hasta ingenuas como las tuyas, pero acciones al fin de cuenta, acciones que, insisto, nos demuestran que somos unos cobardes, tan cobardes que tenemos que escribir en plural para no decir: ¡soy un cobarde! El absurdo de la irrealidad de lo acometido se expresa al escribir estas mismas líneas. No creí que pudiera pasarme, pero nada ya tiene más sentido para mí.

Desde la Antigüedad clásica hasta el Medioevo y nuestros tiempos, los sabios han entendido que al amigo hay que amarlo como a uno mismo, yo no lo entendí, lo viví contigo. Los nuestros no son solamente nuestros familiares, hay lazos más profundos que los de la sangre, existen vínculos más fuertes que la sangre, yo era tu guía, pero ahora tú eres es el mío. No me aferro a tu muerte, me sostengo en tu vida. Yo he buscado toda la vida a quien servir, ahora lo he encontrado. Tengo tanto que aprender de tu vida, ahora tú eres mi maestro. No importa lo que pase, es así.

Diego, te amo, te amo como a mí mismo, donde estés te sigo amando y el amor que tengo y tu amor hacia mí es lo único que me mantiene en pie, aunque me he caído, cuando creía que ya no podía hacerlo; me he destrozado, cuando pensé que ya estaba roto; aunque he colapsado, cuando pensé que no había más diques que contener; tu amor es lo único que me mantiene y donde estés, allí estoy contigo. Tú eres mi fortaleza y yo seguiré contigo por siempre. Amar es liberar, tu liberación que sea la nuestra. Como canta la canción: Nos ahogaremos juntos, en aguas que todos quieren probar, sin importarnos como es el final. No hay otras vías, tierra nada más. Caminaremos juntos, escaparemos de la realidad, si tropezamos no nos doler.á No existen cuerpos, almas nada más. Transformaremos mundos. Inventaremos mares que cruzar. Si nos perdemos nada pasará. Ahora lo entiendo, amar es liberar… Eres sangre tibia Y yo, me siento vivo…

Diego López, ¿quién hubiera pensado que estos versos se harían realidad en ti, en nosotros? ¿Quién lo hubiera pensado?  ¡Qué estos versos se hagan realidad en ti, se hagan realidad en nosotros!

CONJURA

Si pensáramos que todo se termina con nosotros.

Si creyéramos que todo culmina con la muerte.

No estaríamos aquí.

Cuando no existan más nuestros cuerpos,

y dentro de ellos no habite más el alma.

Sucederá lo eterno, habrá lo permanente.

Pasará de mano el testimonio.

Ya vendrán otros que hablarán de Dios y de la Patria,

Y otros que desde el sacrificio se lanzarán

A lo audaz, a lo heroico, a lo santo.

Y si hemos vivido como era debido,

Si hemos vivido verdaderamente expresando lo eterno,

Manifestándolo en cada acto,

La muerte no se detendrá en nosotros.

No terminaremos ni en el luto ni el llanto,

Esas son las apariencias que engañan,

Viviremos.

No hay duda. ¡Viviremos!

Amigo.

Demás está decirte que esto es tuyo,

Te lo dejo para siempre.

Para vos. Para los nuestros.

Nosotros sabemos bien de qué se trata,

No hay lugar para la mediocridad.

No hay rincón para la cobardía.

No lo olvides

Si te dicen que he tranzado, es mentira.

Si me dan por vencido, se equivocan.

Si te dicen que he muerto, desconfía.

Si en tu mente ya cansada y confundida,

No encuentras razón para seguir luchando,

¡No te rindas!

Lucha por mí que ya he partido…

k

—*—

Al pasar por la ciudad de Troya, Alejandro honró la sagrada tumba del héroe Aquiles, y Hefestión la del amigo de aquel, Patroclo. Tras la batalla de Issos, Alejandro y Hefestión fueron a inspeccionar el botín ganado, que incluía al harén real. Uno de los episodios mejor conocidos de la vida de Hefestión tuvo lugar cuando ambos conocieron a Estatira y Sisigambis, respectivamente la mujer embarazada de Darío III Codomano y la madre de éste. Mirando a ambos hombres, la reina madre mostró sus respetos postrándose ante Hefestión, quien era el más alto y bello, y, según la lógica persa, el más impresionante de los dos debía ser el rey. Comprendiendo por los gestos que el séquito le hacía que se había equivocado, comenzó otra prosternación ante Alejandro. Este, levantándola, la corrigió diciendo: «No te preocupes, madre, no has cometido ningún error. Hefestión es como yo mismo.»

Como Alejandro a Hefestión, a ti Diego, te lloraré y te rendiré homenaje el resto de mi vida hasta cuando volvamos a estar juntos. No, no le tengo miedo a la muerte, tengo miedo a vivir sin los míos, sin los nuestros. Esto es propiamente una tragedia.

Diego, eres ireemplazable, eres una pérdida inconmensurable para tu familia, para los suyos, para mí, para el país, para el mundo entero. Mas, su amor es más fuerte, el amor es más fuerte que la muerte, lo dice la Biblia misma, y así nos acompaña todavía de forma extraña. Pero esto es una tragedia, es propiamente una tragedia a lo griega. Este mundo no tiene sentido.

La vida es injusta, perfectamente injusta. Dios es vida y muerte, es día y es noche, es orden y caos, es justicia e injusticia. Si la injusticia no existiera, los hombres ni siquiera sabríamos lo que es la justicia. Trance injusto en extremo es la pérdida de tu vida en la flor de la juventud, Diego, compañero, amigo, hermano y por sobre todo par. Encontrarte fue una bendición, un bálsamo en medio del desierto, del desierto que se extiende hasta el final. Tu muerte es una prueba y un durísimo castigo. No comprendo, no entendemos tu desaparición física tan abrupta e inesperada, nos sobrepasa y la herida dejada por tu partida no sanará en ésta vida, debemos aprender a vivir con ésta, si es que es posible aprender tal cosa, mas con el vate como que podríamos proclamar, sin querer ser temerarios, aun temiendo serlo: «Y los hados de América se cumplieron». Se están cumpliendo en nosotros.

Para los romanos, los vínculos adoptivos eran mayores y más fuertes que los de la sangre… Mi hermano, Santiago, que también es el tuyo, a lo lejos donde se encuentra ha dicho de ti: «Su canción no es la una vida humana. ¡Diego! Tu canto es el coro reverencial del cosmos que viva a lo Sublime. Eres el soplar del viento, eres el trinar de las aves matutinas, eres la orquesta nocturna de los místicos saltamontes ¡Eres! ¡Tú eres! ¡Uno de muchos que estamos y vendremos a este mundo bajo la égida de la Libertad!»

La libertad es para los libres. Y el día de la liberación final es la muerte, la trascendencia de esta naturaleza condicionada, de esta naturaleza mortal.

Recuerda que morirás, recuerden que moriremos, entonces seremos libres. De alguna manera hemos dejado de vivir ya, de alguna manera somos parcialmente libres, sólo tiene que morir la parte que falta. Entonces seremos libres plenamente. Vivir también es morir, pero la reflexión del hombre virtuoso es sobre la vida, no sobre la muerte, sobre la vida que es el camino hacia la muerte, puesto que no es posible tener absoluta y exactísima certeza de lo que venga después de esta vida, por esto me aferro a tu vida, Diego, a tu vida y no a tu muerte.

El dolor por la partida de un par yace en la irremplazabilidad de éste, puesto que lógica, necesaria y naturalmente, no hay otro como él.

Memento mori, memento mori, «recuerda que eres mortal», le susurraba el esclavo al oído del general romano vencedor, le susurraba esas palabras para recordarle su condición humana, su estado mortal, su naturaleza libre. Memento mori, recuerda que moriré, recuerden que moriremos, entonces seremos libres. Entonces nos reuniremos nuevamente. Sólo te pedimos que nos esperes, para cuando llegado el momento nos guíes por la senda preparada por ti, hombre libre, esa senda del sacrificio que es el amor, para que como hemos repetido estos días, hoy especialmente al mes de tu desaparición física, en un domingo solar, luminoso, triunfal, te repitamos: Diego te amo, Diego te amamos. Como tuve el privilegio de decírtelo tantas veces en vida.

Sólo tres existencias me honran y me enorgullecen como ecuatoriano, una de esas es la tuya, ninguna es la mía. Fuiste en esta condición humana, débil en algunas cosas, fuerte en las más, pero como comentábamos con los nuestros, no conocimos miserias humanas en ti, ser excepcional que en las contingencias, en las circunstancias, en el devenir humano no poseíste miserias, caballero quiteño a carta cabal, noble del espíritu, señor de la tierra, modelo de criollo, te miramos con todas las nuestras, con todas esas miserias que nos confirman la existencia en este plano, te miramos con admiración, admiramos tu nobleza, tu voluntad, tu amor infinito. Fuiste el primero de los nuestros en irte. Guíanos desde donde estés, guíanos desde ahora en adelante, danos el sentido que parece perdido, bríndanos la certeza del amor más grande. El amor es liberación, la liberación es sacrificio, el sacrificio es para los fuertes. No, no es para todos, el amor es para los fuertes.

Quiero entonces, agradecer a todos quienes en estos momentos duros, durísimos, nos están acompañando, con voluntad firme, valentía plena y amor enorme para enfrentar esto, pero sobre todo quiero agradecerte a ti, agradecerte por haber existido, Diego. ¡Gracias, señor!

Y gracias a todos ustedes, compañeros, amigos, hermanos, pares, familia, no por mí, gracias porque con su ayuda, con su presencia, con su apoyo, estamos realizando lo que parecían palabras sonoras, nada más, y que ahora, en este preciso momento deben tener más sentido que nunca: Somos Nos. No, no estoy solo, no estamos solos, estamos contigo, y tú, Diego, tú Diego estás con nosotros, estás presente, y no de forma figurada, y no sólo en la memoria, y tampoco en este mundo, pero estás presente, presente entre nosotros y más allá todavía.

Paz total, tranquilidad absoluta, descanso final, sólo los tendremos en la tumba, mientras tanto no nos queda más que luchar, no nos queda más que seguir luchando. Vita est militia hominis super terram, dice el libro de Job.

—*—

Lejos, lejos, en el centro del Universo, las raíces del amor, brotaron un día. Y lejos, lejos, en un punto muy avanzado del tiempo ésta Tierra se formó, y de manera misteriosa el hombre habitó ésta Tierra, y de manera misteriosa el hombre fue mortal, y el hombre amó y sufrió porque amó. Es tan maravillosa la gracia del hombre, que puede convertir al llanto en risa, que puede convertir al sufrimiento en regocijo, que puede convertir la alegría en calma. Vivimos la ausencia de la virtud, de la luz del Principio, pero la ignorancia nos hace creer que esa luz está perdida. La ignorancia es mentira. El único poder humano es el amor, amor para enfrentar las vicisitudes de la vida, amor para enfrentar al mismo sufrimiento. Ahora, muchas de las cosas que digo, pueden parecer no tener sentido, ni para mí mismo, estamos golpeados, estamos heridos, y como heridos, estamos confundidos… pero no perdamos el centro, no perdamos el camino, no perdamos la esencia. El sufrimiento se alimenta de sufrimiento, nosotros somos liberación, como diría nuestro hermano caído: Nosotros somos más.

Un instante de eternidad, eso ha sido tu amistad para mí. Un instante de eternidad donde nos volveremos a encontrar. Un instante de eternidad ha sido conocerte. Agradezco al Cielo por tu existencia.

Y lo dijo el poeta, otro creador: La verdadera casa del señor del amor Divino no es una ciudad, ni un país, ni ningún otro sitio sobre la tierra, sino los corazones de aquellos que están sedientos del vino del amor. Más allá de las ideas de actuar bien y actuar mal, se extiende un campo. Allí nos encontraremos. Más allá de las ideas de actuar correcta o incorrectamente, existe un campo. Y es allí donde me reuniré contigo. Mucho más allá de las ideas de lo que está mal y de lo que está bien, hay un lugar. Te conoceré allí. No pruebes una mirada sobre mi dorado rostro, porque tengo piernas de hierro. ¿Por qué debo buscarlo? Soy el mismo, soy como él. Su esencia habla a través de mí. ¡Me he estado buscando! Más allá del bien y del mal se extiende un jardín, allí nos encontraremos.

Todo lo que vivimos , experimentamos y nos enseñamos mutuamente es inenarrable, todo el amor que nos brindamos, sólo viviéndolo se lo podría entender de alguna forma. Amar es buscar y ser buscado al mismo tiempo, y solamente el amor puede llevarnos a estar juntos todos nuevamente, para que la herida sane, mientras tanto debemos, así de deber, debemos seguir viviendo y luchando y amando, a nosotros mismos primero y a los demás en su justo grado por extensión y añadidura. Diego, estás en mi corazón  y lo estarás siempre, aun cuando sea incapaz de comprender aquello, aun cuando te añore el resto de mi vida. Tu vida no ha sido en vano.

Diego, señor, como nos tratamos entre nosotros en nuestra sublime intimidad, le seguiré amando hasta el final de los tiempos y más allá todavía, hasta donde nada más quede, NADA, sólo amor. Dios es amor y allí estaré esperándole cuando llegue el momento y regrese a mí y yo regrese a usted sin forma, aprendido de amor y eternidades como usted, y podamos decir alma con alma, espíritu con espíritu, YO SOY… YA… NOSOTROS SOMOS, SOMOS NOS… Yo sigo aprendiendo, sigo aprendiendo, ¡cómo me hace falta usted! ¡Cómo le necesito!… ¡Cómo duele aprender!

DIEGO, SEÑOR, USTED NO ES PASADO, USTED ES ETERNO PRESENTE, SIEMPRE LO SERÁ.

¡DIEGO PATRICIO LÓPEZ MÁRQUEZ! ¡PRESENTE!

diego_lopez

Tu amigo, tu hermano, tu compañero eterno,

Francisco Núñez del Arco Proaño, simplemente Francisco.

San Francisco de Quito, 22 de Diciembre de 2015

¡Los lobos están de fiesta, están gritando tu nombre otra vez!



DONDE NACE EL EBRO

Paisajes de España

DONDE NACE EL EBRO*

Proaño_Reinosa_España

Este río famoso y legendario, arrullo del Pilar, númen que inspiró al pueblo muchas copias bizarras, testigo inmortal de la testarudez aragonesa y espejo en que se miran tierras pródigas y sonrientes, tiene nacimiento humilde y poético en unas peñas cuya pelada superficie besa reverente y sumiso con sus primeras espumas. Él, tan grande y orgulloso después, como quien sabe que el nombre de sus aguas suena en cantares y romances, tiene en su origen unos lentos murmullos de fuente escondida y recoge en su débil corriente la melancolía de unas tonadas primitivas y agrestes.

Antes que se despeñe camino de la planicie aragonesa, forma un breve  remanso como quien se detiene un poco en el camino para decir adiós a los peñascos que le sirvieron de cuna. En su momentánea quietud le sorprendió un artista y copió en el lienzo la transparencia de sus aguas cuando navegaba sobre ellas, no cisnes blancos y gentiles, sino patos panzudos y silvestres. Algún tiempo después, acabada su vida de dolor y tragedia, ya nublado su entendimiento por las sombras de la locura, aquel pobre poeta de los pinceles se iba del mundo dejando unido su nombre de pintor al río famoso.

Luego de emprender el Ebro su tumultuosa carrera, abriéndose camino en las angosturas de la montaña santanderina, pasa bajo el dosel que forman espesas arboledas seculares misteriosas y obscuras como las de un bosque druídico. Al deslizarse por la campiña campurriana, hieren sus aguas los penachos de alisos y zarzamoras y alguna que otra vez recogen su fuerza las piedras de un molino patriarcal, donde una moza toda salud entona mientras bate la espadela, una dulce canción de la Montaña:

                Arriba la flor, abajo el romero

               ¡ay, mi dulce amor!

                si te vas, yo me muero…

Y antes de salir de su tierra nativa para fertilizar extraños campos y recoger en su corriente las arrogancias y bizarrías de la jota, deja que en él retrate su torva catadura alguna casa señorial que evoca el tiempo antiguo y recuerda en sus desvencijados sillares alguna olvidada virtud o una tragedia que las abuelas recitan, en son de romance, junto al llar, en la humosa cocina de la aldea.

Los que hacen jornada en Reinosa para seguir camino hacia Campoó de Arriba, al modo de Marcelo, el héroe perediano, sorprenden al río montañés cuando su curso es sosegado y apacible. A poco impuesto que el espolique esté en las bellezas de la tierra, a poco “letrado” que sea quien señale aquellos caminos que conducen a la morada de los osos, no dejará de llamar la atención al viajero sobre las particularidades del paisaje, ni sobre el castillo Argüeso –“obra de moros”, como todas las edificaciones de fábrica vestusta –ni mucho menos sobre el nacimiento del Ebro, al pasar por Fontibre. Y por menguada que sea la afición del viajero a las hermosuras naturales, por dormida que lleve en su espíritu la sensación del paisaje, tampoco dejará de sentir las emociones que despierta la contemplación de una tierra que es con sus valles hondos y sus montes bravíos el trono de la Naturaleza. Bajo una bóveda de ramaje donde la luz se detiene en un beso que nunca acaba, junto a un regato de aguas cantarinas y frescas y frente a la majestad de las montañas que se levantan como un enorme anfiteatro, se cree en el alma del paisaje y se la adora y acaricia con el fervor que tuvo en su existencia el triste Amiel.

torre-de-los-rc3ados-y-casa-solariega-proac3b1o

No lejos de Reinosa, donde nace el Ebro, alza su mole venerable la torre de Proaño, resquebrajada y ruinosa, casi vencida por los siglos. Es una torre cuadrada, que perfila sus muros sobre una tierra que rasgan frecuentemente los aluviones, entre zarzas, helechos y hierbajos, robles de duro y fibroso tronco, álamos picudos como lanzas y portillos desvencijados. De ella puede decirse, como de tantas otras torres, ayer robustas y hoy caídas, que se muestran al mundo con esquiveces de pobre y orgullo de señor. Pero no tiene, como alguna hermanas suyas, leyenda de caballero despótico, ni conseja de doncella celada por un dragón. Mucho menos, es albergue  misterioso de brujas. Su historia es limpia y clara, sin que hayan osado turbarla las ruindades del tiempo ni las sombras en que suele envolver el vulgo a las cosas viejas. En la torre vivió un hidalgo que ennobleció el horcón y la azada, porque sus manos, que labraron la tierra, esgrimieron también la pluma y escribieron muchas páginas que son como un tesoro para poetas y eruditos.

Desde sus altos ventanales se abarca en toda su imponente majestad el paisaje. Valles hondos, praderías sonrientes, ondulantes maizales, rumorosas robledas, montañas que levantan sus jorobas hasta envolver sus picos en las nubes… Y luego otros valles, otras honduras y otras cumbres, más altas todavía, donde solo llegan, en su vuelo, la fantasía y las águilas. Allí, las fuentes del Ebro, el río famoso y bizarro, brotando de unas peñas peladas; defendiéndose un poco más allá para formar un remanso; deslizándose luego entre mimbreras y alisos, sobre  un lecho de bruñidos lastrales; pasando bajo la armadura de un puente, junto a cuyos pilotes de madera lavan unas pobres mujeres; perdiéndose al fin entre peñascos y taludes, como un corcel indómito, rizando al aire la espuma de sus crines. Siempre el paisaje lozano y opulento, de nieblas y de luz, de claridades de huerto y penumbras de enramada, eterno poema sin estrofas cuyo ritmo es, sin embargo, inmortal.

Torre de Proaño (9)[5]

Y a la sombra de estos montes, bajo la caricia de las robledas y el arrullo de las aguas del río famosos, el más español y legendario, Reinosa se despierta y juvenil bajo el sol estival o silenciosa y adormecida bajo la tragedia de sus nieves en el invierno.

José MONTERO

__________
*Aparecido en la revista “La Esfera”, Madrid, 12 de febrero de 1916, Ano III, N° 111, Prensa Gráfica Española

donde_nace_el_ebro



INVIERTE EN LA VERDAD

Actualización al viernes 5 de junio de 2015: Desde Chile llegan las primeras respuestas americanas pidiendo ser incluidos en el proyecto.

Actualización al miércoles 27 de mayo de 2015: Inicia la colaboración ecuatoriana al proyecto.

Actualización al lunes 18 de mayo de 2015: Apenas pocas horas después de lanzada la propuesta, ya he recibido las primeras respuestas positivas y entusiastas desde Europa. Y tú quiteño, ecuatoriano, americano, ¿qué esperas para unirte?

INVIERTE EN LA VERDAD

Hola amigos, me presento y les presento mi propuesta, aunque ustedes ya me conocen y conocen mi trabajo:

Me llamo Francisco Núñez del Arco Proaño o simplemente Francisco, soy quiteño, aunque me considero universal y patriota… hago el camino y vivo la vida. Tengo 29 años y me encuentro en una búsqueda permanente de mí mismo, de la verdad en torno a mí. Estudié Relaciones Internacionales, pero soy escritor, investigador e historiador por vocación, aunque también me dedico a la poesía y a escribir sobre varios otros tópicos, así como a las inversiones. Mi ámbito de desarrollo profesional y personal ha sido la cultura. Entre otras cosas, fui presidente del Instituto Ecuatoriano de Cultura Hispánica, así como soy Miembro Principal del Comité de Historia Política de la Comisión de Historia del Instituto Panamericano de Geografía e Historia, además fui miembro del Consejo Ciudadano de Relaciones Exteriores de la República del Ecuador, máxima autoridad en relaciones exteriores del Estado según la ley. He publicado cientos de artículos, así como he participado en programas de difusión y reflexión cultural-histórica en televisión, radiodifusoras, medios impresos y digitales; editando dos libros a la fecha, y estoy preparando un tercero de iniciativa propia, asimismo está por aparecer otro libro de co-autoría mía para una entidad pública ecuatoriana. Mi obra más conocida, difundida y con amplia repercusión nacional e internacional es “El Ecuador y la Alemania Nazi”, el producto de un compromiso personal por dilucidar la verdad de los sucesos de la Segunda Guerra Mundial en relación a mi país y al contexto global de ese entonces. Actualmente estoy en la fase final de la preparación de mi próximo libro: “Quito fue España: Historia del realismo criollo”.

Tengo la gracia enorme de contar con ustedes amigos y seguidores que leen estas líneas. Y por ésta misma gracia he decidido dar a conocer ésta propuesta por medio de mi blog, la forma más rápida y fácil de difundir mis novedades, acciones y trabajos; la forma más rápida y sencilla de llegar a ustedes, los indicados para éste llamado.

Sé que cada uno de ustedes son personas comprometidas con lo que hacen, hecho que me alienta sobremanera. Como les consta, he actuado en el ámbito cultural, desde donde he obrado en pos de mi cosmovisión de forma sostenida desde hace varios años. Debido a mis investigaciones y a otras acciones emprendidas he sufrido algunos embates que me han enseñado y fortalecido. Enseñado a ser prudente y a fortalecernos trabajando en conjunto con lo que está disponible a la mano sin exponernos innecesariamente. Mi campo de trabajo y de lucha política-cultural ha sido el intelectual, sin embargo no es ni debe ser el único para quienes como nosotros tenemos un compromiso total. Así, lo económico no puede estar deslindando de esto y emprendedores como ustedes son justamente la gente que estamos buscando. Ahora mismo estamos desarrollando un proyecto de un Think tank en el Ecuador y en colaboración con amigos de todo el mundo, en ámbitos de las humanidades de forma particular, es decir, para actuar inteligentemente desde lo privado sobre lo público, entendiendo el contexto del ahora y del lugar así como del momento histórico y de las herramientas que el mismo sistema-mundo nos proporciona para alcanzar decisiones vinculadas a nuestras posiciones, ambiciones y objetivos.

Los ciclos de la historia ecuatoriana son definidos en el tiempo y claros en las acciones hacia el poder. Cada medio siglo procesal -poco más o poco menos de medio siglo cronológico- sucede un cambio de la élite socio-política-económica ecuatoriana a partir del irrumpimiento de un nuevo actor en el escenario de poder decisorio máximo -el soberano es el que decide. Actor que es instrumento del nuevo grupo de poder -aunque éste también haya instrumentalizado al grupo para su acceso personal al poder- y que finalmente es desechado. Pasó con Alfaro, pasó con Velasco Ibarra y actualmente está pasando con Correa. El actor que irrumpió en el modelo político vigente en su momento pasará, así como pasarán los principales actores secundarios del teatro político transitorio, pero lo que se viene es un reposicionamiento y toma del poder por quienes han preparado el escenario para el cambio o por quienes sean capaces de coparlo desde afuera, aprovechando la oportunidad histórica. Esto, amigos, recién está comenzando, quienes estén en capacidades de hacerse con el poder después de la desaparición del actor principal del cambio del paradigma de poder vigente en su instante en el Estado, serán quienes gobiernen el país en las próximas décadas, quizá hasta su desmantelamiento, colapso o disolución final en el gobierno mundial que se avecina.

Actualmente nos encontramos en la fase de ordenamiento e inventario de lo que tenemos y con quien podemos trabajar a fin de iniciar la implementación del proyecto. El tanque de pensamiento estará vinculado a otras instituciones a las cuales pertenecemos todos quienes estamos iniciando ésta labor. No me gusta ni se trata nada más de pedir simples auspicios ni mucho menos, mis emprendimientos los he realizado con mi propio trabajo y esfuerzo. Me gusta ser sincero y directo para evitar confusiones y pérdida de tiempo y cuando veo la oportunidad de serlo con las personas indicadas lo soy. Por lo mismo lo que les propongo es que trabajen con nosotros en esta gran obra que está por comenzar desde su misma fundación. Necesitamos inversores, promotores y colaboradores como tú.

Hay que tener claro el concepto INVERTIR Y APORTAR.

Al invertir esperan una retribución con un rédito.

Exactamente de esto se trata, de generar réditos.

Y también hay que tener claro el concepto de réditos.

No queremos solamente aportes, queremos réditos.

INVIRTIENDO EN LA VERDAD OBTENDRÁS MÁS RÉDITOS QUE DE NINGUNA OTRA FORMA.

Réditos no significa una mera ganancia económica, los réditos serán culturales y socio-políticos primero y económicos después. Como sabemos las ganancias y el consumo en nuestro país todavía se las toma solamente en lo más crasamente económico, o sea la gente sólo piensa en dinero, pero hay necesidades pos-económicas que se cubren después y que son réditos también. Y cuando hablamos de política no significa que se vaya a ejercer cargos directamente en el poder público o a hacer partidos o movimientos, sino que seremos capaces de decidir sobre quienes tienen que hacerlo. A esto se le llama metapolítica.

La propuesta está planteada. Depende de ustedes, depende de ti responder, depende de ti actuar. El momento es ahora. La verdad te espera.

Como primer paso de compromiso, tu colaboración es importante para terminar la edición de QUITO FUE ESPAÑA: HISTORIA DEL REALISMO CRIOLLO, el libro que desgarrará las sombras de lo que se ha llamado nuestra “independencia” que en realidad no fue otra cosa que nuestra involución hacia el atraso y el subdesarrollo, hacia la postración del “tercer mundo”.

Contábamos con un presupuesto inicial cubierto que se ha ampliado en cerca de 5.000 (cinco mil) dólares, debido a algunos costos adicionales de investigación.

Dona ahora tu aporte económico en la cuenta de ahorros N° 450773183 del Banco Internacional en el Ecuador.

Remíteme un correo electrónico a mi dirección francisconezp@hotmail.com cuando lo hayas hecho indicándome los detalles de la transacción. Tu nombre constará en el agradecimiento para quienes con su valentía harán nacer una vez más la verdad de nuestra historia.

Si te encuentras en el exterior y deseas colaborar económicamente, como ya lo han hecho varios amigos y colaboradores desde tres continentes, contáctate conmigo por correo electrónico para coordinar los detalles del caso.

El futuro es ahora.

Te queremos para el desafío que se avecina: francisconezp@hotmail.com

futuro_hoy



El Irán que yo viví (I)

Queridos lectores:

Iré publicando una serie de posts acerca de mis vivencias en suelo iranio. Hoy doy comienzo a la serie con una apreciación general de Irán y de Teherán (Tehran), su capital. Después aparecerán, a los largo de las semanas siguientes, los artículos sobre el resto de lugares y experiencias que fui conociendo y experimentado en el país de los arios. Las anotaciones son lo más general posible a fin de no alargarme innecesariamente en un espacio como un blog que más bien se presta para información breve y fácil de asimilar. El último artículo lo dedicaré a consideraciones político-religiosas metafísicas. Irán acostumbrándose.

Francisco

PS. Asia -al menos el Asia central- huele definitivamente diferente a Europa y a América -el olor entre estos dos últimos continentes es similar-.

El Irán que yo viví (I)

La República Islámica de Irán es una nación, hoy por hoy, en la mira mundial. Los rumores de guerra la acosan y de producirse tal estaríamos enfrentándonos a un escenario imprevisible de una posible tercera guerra mundial. Irán ha tomado una especial relevancia en los últimos años por su actividad nuclear y debido a sus esfuerzos diplomáticos por ampliar su área de influencia ya no solo en su región sino en el planeta, manteniendo un claro discurso anti-sistema occidental, acentuando en particular sus críticas a Estados Unidos e Israel, atrayendo así a un gran número de disconformes y disidentes de los cinco continentes que ven a la República Islámica como un referente de lucha alternativa a la imposición del sistema-mundo moderno. De la misma forma el Irán de nuestros días tiene muchos y poderosos enemigos, que ven a este país como un bastión del extremismo y de la intolerancia.

Gracias a las florecientes relaciones que mantiene la República del Ecuador con la República Islámica de Irán propiciadas por sus gobiernos, entre diciembre de 2010 y febrero de 2011 formé parte de una delegación cultural ecuatoriana cuya misión era establecer lazos de unión, amistad e intercambio a todos los niveles entre los pueblos de ambos países.

La milenaria Persia, fue una monarquía ininterrumpida, con sus altos y sus bajos, por más de 2500 años hasta la revolución islámica de 1979. Podría adentrarme en una serie de consideraciones históricas, sociológicas, religiosas y políticas (división que no existe en Irán como ya se verá más adelante) sobre el proceso revolucionario iraní, pero no lo haré, el presente artículo pretender ser un relato y no una interpretación de mi experiencia en la tierra de los arios (Irán etimológicamente significa la tierra de los arios). Sin embargo, los comentarios más evidentes respecto a mis apreciaciones y a las analogías y diferencias entre Ecuador e Irán se darán por sí solos.

Utilizando las bufas categorías sociopolíticas internacionales modernas podríamos decir que por el nivel de desarrollo que se puede observar en las calles de las ciudades y pueblos iraníes, esa nación se encuentra en una categoría casi nunca enunciada: el segundo mundo, un nivel intermedio entre el primer y el tercer mundo; aunque en muchas cosas se afirma dentro del llamado primer mundo: Ejemplos: Tecnología nuclear y genética, sistema educativo superior capaz de desarrollar esas tecnologías (además de su infraestructura de primer orden), sistema universal de salud gratuita, etc. Una potencia regional sin duda alguna, y la decimosexta potencia económica en el mundo.

Irán deslumbra a sus visitantes, a quienes acoge con una inusitada hospitalidad convirtiéndoles en verdaderos huéspedes, echando al piso los prejuicios occidentales que pesan sobre dicho país y sobre el Islam en general.  Al menos sobre el Islam chía.

Antes de viajar habíamos conversado en variadas ocasiones con iraníes residentes en Ecuador, todos ellos gente en toda la extensión de la palabra, entre quienes se contaba el Sheij Alí Mirjalili, quien nos aseguraba que los iraníes eran personas extremadamente abiertas y amables con los extranjeros; pensábamos entonces que seguramente ese era el discurso oficial que debían mantener los iraníes en el extranjero para contrarrestar la mala fama que tiene su país por estos pagos, así que sinceramente dudábamos de esa anunciada hospitalidad, sin embargo, los hechos comprobaron ser del todo cierta.

Teherán: Metrópoli hospitalaria.

Vista nocturna de Teherán. Al centro: La Torre Milad de 435 metros de altura. La cabeza de la torre tiene doce plantas y en ella hay un restaurante que gira, un espacio abierto y otro cerrado para ver la panorámica de la ciudad, una exposición sobre la guerra irano-.iraquí, un departamento de telefonía, otro de televisión, una cafetería, una pinacoteca y tiendas.

A nuestro arribo al moderno aeropuerto Imam Jomeini, en las afueras de Teherán, lo primero que nos llamó la atención era ver como las altas y no muy serviciales azafatas holandesas de KLM, así como el resto de mujeres extranjeras y locales, dentro del avión iban colocándose sus hijabs o sea sus velos según dicta la ley islámica alrededor de la cabeza a fin de ocultar el cabello, contrastando estos con los apretados pantalones y botas que vestían estas últimas, era pleno invierno boreal así que la ropa de todos se fue complementando con los abrigos de rigor. También fue notorio como los hombres, iraníes en su mayoría, mantenían una afeitado al ras, seguramente debían ser iraníes que viven fuera de su país y por tal no adoptan las costumbres ni acatan las ordenanzas de la ley islámica.

Desde nuestro paso por el control migratorio, pudimos darnos cuenta que los extranjeros en general tenemos lo que se podría llamar un trato preferencial. No estuvimos nunca seguros si esto se debía a una política de Estado, o a una necesidad de quedar bien con sus invitados. Lo que si no se puede dudar es que sería muy difícil lograr que todo un país, sus millones de habitantes, se pusieran de acuerdo para mostrar algo que no son. Además de la naturalidad de sus acciones, el hecho de que prácticamente todos los iraníes de todas las creencias, ideologías y posiciones político-religiosas (islámicos y anti-islámicos, a favor y en contra del régimen actual de su país) que fuimos conociendo durante nuestro viaje,  demuestra que cualquier tipo de fingimiento era nulo. Los iraníes demostraron ser en todo buenas gentes, como diríamos en Ecuador. Claro, con sus contadas excepciones, malas gentes hay en todas partes.

En el trayecto a la ciudad, pudimos observar el sistema de carreteras y autopistas que conectan al aeropuerto con las distintas poblaciones cercanas. Comparables a las brasileñas en Sudamérica. Algo que yo no había visto ni siquiera en los Estados Unidos, y que siempre comento como notable a mis amigos que me preguntan acerca de mi viaje a Irán, es el hecho de que todas las carreteras, autopistas y caminos secundarios que conocí tenían iluminación en un ciento por ciento. Y hay que decirlo, recorrí Irán de extremo a extremo y nunca dejé de ver faros iluminando las vías de ese país.

Nos hospedamos en un céntrico hotel de la capital persa a pocas cuadras de la Plaza Imam Jomeini (numerosos lugares a lo largo y ancho del país llevan el nombre del líder que llevó al triunfo a la revolución islámica) y de la Cancillería iraní. Nuestro host se apellidaba Musaví, tal como el líder de la oposición, mera casualidad. Notable es la influencia francesa y germana en la arquitectura de los céntricos edificios gubernamentales, donde alguna vez las autoridades del Sha (emperador) regían los destinos de su patria. Fusionada con las líneas europeas los motivos persas impregnan las calles, los parques, las plazas y por supuesto las construcciones.

Evidentemente el trato hotelero era de lo más cordial para con los delegados-turistas, compartíamos el edificio especialmente con europeos y uno que otro asiático, muchos alemanes, el resto de los países nórdicos y algún francés. Los hoteles cinco estrellas abundan en Teherán.

Además de las actividades oficiales de las que debíamos participar, junto a Carlos Trueba A., gran amigo, parte de la delegación e inseparable compañero de viaje y de aventuras;  nos dedicamos a recorrer la ciudad, y más tarde el país, por nosotros mismos defendiéndonos con nuestro inglés que casi pocos iraníes dominan y con algunas palabras de farsi, las suficientes y necesarias para sobrevivir a las calles de una ciudad con más de diez millones de habitantes.

Una iglesia cristiana en Teherán.

Teherán es una metrópoli en todo el sentido del término, alberga a millones de habitantes propios y extraños, con una considerable tasa de inmigración son también millones los extranjeros que la habitan, en particular de la región, pero también europeos, del extremo oriente, del África sahariana y subsahariana y uno que otro americano.  No es extraño ver iglesias cristianas, sinagogas judías y templos zoroastrianos en ella. Existe una limitada libertad religiosa, siempre y cuando se trate de religiones monoteístas, ni se persigue a judíos, ni se ataca a cristianos, ni se discrimina a zoroastrianos adoradores del fuego sagrado, estos últimos verdaderos hijos del país que mantienen la fidelidad a su religión primigenia que fuera el sostén de los aqueménides y sasánidas por un milenio hasta la llegada del Islam por medio de la invasión árabe.  Teherán posee una infraestructura de primera para soportar a sus millones de habitantes: autopistas, trenes al nivel del suelo, elevados y subterráneos, sistema público de transporte donde se mezclan desde los colectivos hasta los trolebuses, además de las obviedades como agua potable y luz eléctrica para toda la población. Conocimos por fuera algunos barrios pobres que consisten en monoblocks de edificios, al más puro estilo berlinés o londinense, ni villas miseria, ni invasiones, ni suburbios andinos, ni favelas brasileñas; si bien existe pobreza la miseria es nula (no se ve mendigos en la calle), y la riqueza desborda en el norte de la ciudad, donde los rascacielos, los Porsche, BMW, Mercedes Benz, las tiendas de lujo, los cafés, presuntuosos y caros restaurantes y la forma liberal de ser de sus habitantes refleja un estilo de vida nada austero según dictamina la ley islámica, tal vez esto explique porque Teherán es bastión de la oposición al régimen junto a Chiraz en el sur, la ciudad más liberal de Irán.

Condominio teheraní.

Al salir a la calle, con un mapa bilingüe en las manos y ante nuestro desconocimiento completo de la ciudad y de la movilización en esta, emprendimos el camino más lógico: caminar y nuestros primeros días fueron de intensa caminata (al punto que la primera noche tuve una especie de trance con mis pies que ya no me respondían más, presas del cansancio y del frío). En medio de esto no dejaba de sorprendernos la amabilidad de los iraníes para con los extranjeros, un ejemplo lo demuestra: logramos llegar hasta la llamada Torre de la Libertad “Azadi”, nombre que le diera la revolución islámica, y que en su origen tenía el nombre de Monumento Shahyad en honor al Sha, fue construida en 1971 para conmemorar los 2500 años de Monarquía, ícono de la capital iraní; una vez recorrido el sitio, nos dispusimos ir hacia el Palacio del Golestán o de las Flores, residencia de los emperadores persas durante seis siglos, y allí surgió el problema: ¡No sabíamos cómo! Tomamos el mapa y empezamos a rebuscar el lugar y lo encontramos en el plano, mientras nuestra búsqueda sucedía ya habíamos llamado la atención de varios iraníes que se acercaron a querer ayudarnos, uno de ellos, al parecer un hombre de negocios, hablaba inglés y nos hizo las preguntas de rigor sobre nuestros origen, el motivo del viaje, si nos había gustado hasta entonces su país, etc., y aquí es cuando viene la sorpresa en serio, haciendo a un lado a sus actividades se ofreció a llevarnos él mismo al Palacio que buscábamos: cosa que en Ecuador hubiera significado que el tipo tenía doble intención o era delincuente y pretendía hacernos algún daño; pues en Irán él lo hizo nada más por ser un buen embajador de su país con los extranjeros perdidos. Finalmente llegamos en una sola pieza y con todas nuestras pertenencias al Golestán, agradecidos y remarco, sumamente sorprendidos por esas extrañas actitudes del todo desconocidas en nuestro medio.

Francisco Núñez dek Arco Proaño en la Torre Azadi.

Porque, en contra de lo que suele pensarse, los iraníes son un pueblo considerablemente tolerante. Extrovertidos y alegres, intentan establecer diálogo con el visitante a pesar de la dificultad que plantean las barreras idiomáticas. Hospitalarios hasta límites insospechados, parecen desconocer en general actitudes prohibidas por su religión, como el robo o el engaño, tan habituales en otros lugares –en particular en los países “latinos” de la América-. Aparte de las bondades sin límite que reserva esta tierra para con el viajero, especialmente con aquel interesado en los matices históricos y artísticos de los lugares que visita, sus habitantes merecen por sí mismos que nos liberemos de los prejuicios infundados que mantenemos los occidentales con Irán y le demos una oportunidad. Nosotros así lo hicimos, y puedo asegurar que en ningún aspecto me sentí defraudado.

El peso de la historia.

Estatua “Madre María” (Virgen María) en el Parque del Diálogo en Teherán.

Llama poderosamente la atención como el acento áspero de lo que podría llamar idiomas mayores de la familia indoeuropea como el Sánscrito, el Griego y el Latín son muy parecidos, similares en extremo al Castellano y al Alemán; a su vez es curioso como otro idioma mayor de la misma familia, el Farsi (o Persa), el idioma nacional de Irán ( ya muy contaminado por el árabe y que es hablado además en algunas partes de Afganistán, Armenia, Azerbaiyán, Irak, Pakistán, Turkmenistán y Turquía) tiene un acento frufrú parecido al Francés y en algo al Portugués.

Teherán se encuentra en medio de lo que bautizamos con visión geohistórica como la ruta de los emperadores, en las faldas de los montes Elburz o Elbruz por un lado y al margen del gran desierto de la meseta irania por el otro. Núcleo del Irán contemporáneo desde hace al menos seis siglos en la región persa del país. Y por lo mismo es una ciudad cargada, repleta de historia. Por allí pasaron y se asentaron los más grandes pueblos del mundo antiguo.

En nuestro trayecto conocimos varios sitios históricos, entre estos se desctacan los siguientes:

El Trono del Sha en el Palacio del Golestán.

El Palacio del Golestán (Palacio de las Flores o de las Rosas), fue la residencia oficial de los monarcas persas durante los últimos seis siglos, hasta 1979. De hecho no es solo ese palacio, sino que en el mismo complejo, el núcleo de la ciudadela imperial que se conforma a manera de una gigantesca plaza donde se desplazan los jardines y las fuentes palaciegas, también están ubicados el Palacio del Sol y el Palacio de Verano entre otros, cuyos nombres en farsi no recuerdo ahora. El Palacio del Sol fue el emplazamiento primero, el palacio original del complejo, con seis siglos de historia era la estructura más alta de Teherán en su tiempo. A partir de este el resto de Palacios y edificaciones fueron construyéndose. Hoy todos son museos abiertos al público. En uno de los palacios que no recuerdo el nombre, asistimos en sus sótanos a una exposición fotográfica de los inicios de esta en Irán durante el siglo XIX, y quedamos perplejos al ver en una de las fotos al harem del Emperador: todas mujeres horribles, la una más fea que la otra, parecía un concurso para elegir a la mujer más fea de Irán… y no lo acabábamos de comprender ¡cómo habiendo mujeres bellas, voluptuosas, coquetas e incluso lascivas en Irán, el Sha prefería a las más feas (obesas con bigote por poner un ejemplo)! Según pude averiguar después, estos tal vez se debía a la devoción y prácticas sufís del monarca, donde una extraña combinación de prácticas sexuales, placer y necesidad de prueba llevaba a los príncipes a probar literalmente de todo en sus experiencias vitales. Tantrismo islámico en pocas palabras.

Francisco Núñez del Arco Proaño y Carlos Trueba A., delegados culturales ecuatorianos enviados a Irán, en las afueras del Palacio del Golestan.

En el Salón de los Espejos del Palacio del Sol.

La Puerta de Teherán, que marcaba  hasta el siglo XX el límite de la ciudadela imperial, ahora se encuentra en pleno centro y señala el inicio del paseo de la Cancillería. Fue diseñada por arquitectos alemanes en época del Sha Reza Pahlavi (pretendido títere británico que finalmente terminó aliándose con las Potencias del Eje durante la II Guerra Mundial), padre del último monarca persa. Como en muchos otros hitos imperiales, la iconografía e imaginería imperial fue reemplazada con motivos islámicos (una pésima práctica de iconoclastia recurrente en el Islam) después de 1979. En esta puerta tuvimos un curioso encuentro, propio de los tiempos globalizados en los que vivimos: de pronto escuchamos un castellano con acento del Plata y a la vez nuestro castellano con acento andino  llamó   la atención de una chica paraguaya de origen y claros rasgos asiático que estaba de vacaciones junto a sus compañeros de su universidad en Corea, todos coreanos. Era la primera persona de habla castellana nativa además de nosotros que habíamos conocido hasta entonces en Irán. Conversamos un poco, compartimos impresiones, y seguimos cada cual por nuestras rutas.

Vista parcial de la Puerta de Teherán.

La Puerta de Teherán, como anoté supra, hoy marca el inicio del complejo palaciego que conforma la actual Cancillería iraní (Ministerio de Relaciones Exteriores), son cerca de seis palacios en realidad, que en su tiempo fue, al menos uno de sus Palacios, el Ministerio de Guerra y el lugar donde se realizaban las paradas militares en los días prescritos para tales eventos. Hay mucho eclecticismo en los palacios, y van desde lo europeizante, pasando por los islámico hasta lo neoclásico persa. Uno de los Palacios, el más antiguo de todos ellos es de inspiración centroeuropea, data del siglo XVIII, y fue así mismo diseñado por arquitectos europeos. El paseo de la Cancillería en esa época del año, con nieve y frío más recuerda a una capital europea como Viena o incluso Praga, más que a una metrópoli musulmana. E imaginémonos en ese paseo un desfile en época del Sha, con sus generales de aspecto romano vestidos a la usanza militar germana, es una escena casi surrealista. Hoy en cambio predominan las túnicas, los turbantes y las barbas entre los líderes iraníes.

Vista de la Cancillería iraní, al fondo la Puerta de Teherán.

El Museo Nacional de Irán. En 1937 se fundó en Teherán el primer museo de Irán. Le llamaron “Museo del Irán Antiguo” (Iran-e-Bastan) nombre que fue cambiado en 1988 por el de “Museo Nacional”. En la construcción del edificio se intentó al máximo que tuviese un diseño, tanto interior como exterior, acorde al uso que iba a tener. Es por ello que la fachada tiene la misma arquitectura que la del palacio de Firuzabad, en Fars, los ladrillos que la componen son del mismo color rojo oscuro que caracterizan los monumentos sasánidas. El arco de la entrada nos recuerda el arco de Ctesifonte, en las cercanías de Bagdad. Es por todo esto que el museo podría ser considerado también otro monumento. El museo arqueológico de Teherán, oficialmente llamado Museo Nacional de Irán, es uno de los 6 museos más reputados del mundo y es a la vez un centro importante de estudios donde se realizan importantes investigaciones en el campo de la arqueología iraní.

En general, podemos dividir el museo en tres apartados, división que está hecha teniendo en cuenta los períodos en que se divide la historia de Irán: período prehistórico, período histórico, período islámico. El período histórico se divide a su vez en tres: aqueménides, arsácidas y sasánidas. Los objetos que se exponen de estos períodos son de un incalculable valor y tienen fama mundial. Los objetos que se exponen de la prehistoria son los datados entre el VI milenio a. C. hasta la época llamada histórica. Los objetos que exponen de este período han sido hallados en los yacimientos de Tappeh Marlik, en Sialk (Kashán), Zaqeh (Qazvin) y en la antigua ciudad de Rei, al sur de Teherán, entre otros. Uno de los valiosos objetos que alberga el museo son copas de oro halladas en los diferentes yacimientos de Tappeh Marlik, Tappeh Hasanlu y Kalar Dasht y que pertenecen al período histórico. También se exponen otras piezas de oro, algunas de ellas con 3000 años de antigüedad. También alberga el museo piezas halladas en Persépolis y Susa, como por ejemplo inscripciones, columnas, ladrillos esmaltados, estatuas, figuras y otras piezas. Los objetos que se exponen del período islámico datan desde los tiempos más primitivos del Islam hasta finales del período qajar (1925). Para cuando visitamos el museo, se encontraba expuesta una muestra temporal sobre el cilindro de Ciro el Grande, una inscripción cuneiforme en un cilindro aqueménide donde Ciro dictó lo que algunos han llamado la “primera declaración de los derechos humanos”.

El Museo Nacional de Irán.

Un must: La ex embajada de Estados Unidos, actual cuartel de los Basijiss. No pudimos resistirnos y tuvimos que visitar la que fuera embajada de los Estados Unidos en Irán, ícono de la revolución islámica iraní, debido a su ocupación y posterior destrucción a manos de los militantes islámicos que apoyaban al Ayatola Jomeini, donde estuvieron prisioneros varios rehenes estadounidenses durante el gobierno de Jimmy Carter, quienes fueron finalmente liberados por acción de su gobierno y disposición de Irán; ubicada en un barrio del centro norte de la capital, rodeada de otras sedes diplomáticas, edificios privados, parques e iglesias cristianas, lo más llamativo del edificio eran los hechos que habían sucedido allí, de los cuales quedaban como recuerdo los murales pintados sobre sus muros exteriores en alusiones a Estados Unidos como el “gran Satán”, y el destruido escudo del país del norte, que fuera cincelado por orden oficial hace muchos años ya. “Irónicamente” o aleccionadoramente como preferirían decir los miembros del gobierno iraní, ahora allí se sitúa un cuartel de los Basij, una fuerza paramilitar formada por voluntarios, dependiente de la Guardia Revolucionaria, una especie de rama juvenil de esta.

El escudo de los Estados Unidos cincelado.

Mensajes antiusurarios en farsi e inglés.

Los parques y plazas abundan en al ciudad, junto a un intrigante número de bancos, que según la ley islámica no cobran ningún tipo de interés por estar condenada la usura, repito NINGÚN TIPO DE INTERÉS, ni el más mínimo. Hay bancos para todos los tipos de necesidades financieras, de crédito, de comercio, del campesino, del artesano, del religioso, del estudiante, etc., ¿Cómo se esto de los bancos? Pues porque los bancos eran los únicos edificios con rótulos traducidos al inglés. Las plazas y parques recuerdan todos los hitos de la revolución islámica, reemplazando los hitos del mal visto pasado imperial, uno en particular se destaca por ser el parque de la paz, antiguamente el parque del Sha, donde un monumento recuerda a todos los muertos en la guerra contra Irak. Y donde se apela constantemente a evitar una futura guerra. A pesar de eso, la sociedad iraní, es una sociedad militarizada y jerarquizada, donde el servicio militar es obligatorio… en las calles se ven cientos de jóvenes entre los 18 y 20 años realizando su servicio como guardas de parques, plazas, palacios, mezquitas y edificios de gobierno. Todos ellos con su uniforme y barba militar reglamentaria.

El parque de la paz.

Multiculturalidad y globalización, esas pequeñeces.

Así lucen la mayoría de jóvenes iraníes de nuestros días. (Cuesta tomar estas fotografías)

Los hombres y las mujeres en general se visten a la moda en Teherán. Las vitrinas de las tiendas presentan ropas occidentalizadas para mujeres y hombres. Esa fue otra sorpresa del viaje, la globalización ha llegado a cada rincón del planeta, incluyendo a las supuestas sociedades más cerradas como la iraní. En el decadente occidente está muy de moda hablar de multi o interculturalidad, sobre todo refiriéndose a subculturas o “culturas urbanas”, además de las culturas propias de las etnias y nacionalidades distintas. Pues bien, para desconcierto nuestro, fuimos testigos de esta interculturalidad en Teherán. Al movilizarnos en su metro -limpio, ordenado y no copado en extremo, a diferencia de los metros o trenes subterráneos de Paris o New York-,  no parábamos de ver a “hopperos”, “punks”, “hipsters”, “preppies”, “emos” y “metaleros” entre otros, en medio de un mar de personas vestidas en una alta proporción a la manera occidental, alternándose cada tanto, muy poco con algún Sheij vestido con túnica, o a alguna mujer verdaderamente devota vestida con Chador (la prenda femenina que cubre todo el cuerpo, la ley islámica solo exige la Hijab, el velo alrededor de la cabeza).

El metro de Teherán. Como se puede ver, nada abarrotado.

Mujeres jóvenes iraníes en la calle.

Entre los hombres, predominan los jeans, los trajes (sin el lujo occidental de la corbata claro está) y unos aparatosos zapatos de punta, al puro estilo Alí Baba, acorde a la moda medio oriental; entre las mujeres no era raro observar pantalones apretados, botas, escotes, maquillaje, joyas y coquetería, sobre todo cuando se dirigían a los extranjeros (nosotros)… todos estos detalles adornados con un sutil velo alrededor de la cabeza, que en muchos caso ni siquiera cubrían el cabello, debido a que las mujeres llevan peinados muy altos que hacen visible su cara y todas sus cualidades femeninas. Como en el subte de Buenos Aires, las personas van perdidas en sí mismas, con sus audífonos la mirada fija en la nada, o en sus lecturas, nadie se mira a los ojos, nadie conversa. Tampoco nadie abusa, ni estorba, ni empuja como en el “metro” quiteño. Cosas de la modernidad.

Vista parcial del Club Armenio. (La noche que estuvimos allí había unos diplomáticos rusos particularmente ruidosos)

Comprobamos finalmente que la multiculturalidad era un hecho con la vida nocturna teheraní. Oficialmente la ley islámica prohíbe el expendio y la bebida de alcohol públicamente, sin embargo, la ley se aplica de puertas para afuera y no por hipocresía; en los barrios acomodados de la clase media-alta y alta de Teherán son consuetudinarias las farras privadas ¡Y qué farras! Algunas terminan literalmente en orgías, que no son clandestinas, dado que la ley islámica no se aplica dentro de los hogares, el derecho privado y el derecho público tienen una separación estricta.  Son famosas las orgías (sí, orgías) que organizan los devotos del Imam Reza en la ciudad de Mashhad, fronteriza con Afganistán, donde después de una larga peregrinación turcos y turcas, iraníes y afganos y afganas participan, para después visitar el santuario más importante del país en memoria de uno de los compañero del Profeta Muhammad.

En la música iraní moderna abunda lo electrónico y lo pop. El éxito del momento entonces era Mostafa Fotahhi. Vale anotar que el pop iraní es demasiado escandaloso para mi gusto.

Fiesta privada iraní.

Fiesta privada iraní.

El opio y el tabaco no están prohibidos, pero tampoco están promovidos y existen bares, muy bien escondidos, donde es posible consumirlos en pipas. La venta de cigarrillos es libre en las tiendas y kioscos. A los no musulmanes se les permite por ley tener sus propios espacios sociales y culturales de diversión nocturna, paradigmático es el caso del Club Armenio, en pleno barrio diplomático de Teherán, a pocas cuadras de varias embajadas, entre ellas la del Reino Unido y de Rusia, lugar de encuentro de diplomáticos y cristianos en donde pudimos estar con Carlos Trueba, aquí es posible tomar bebidas alcohólicas libremente, además de probar la gastronomía armenia e internacional que ofrece el club, al ser un territorio jurídicamente no musulmán las mujeres no usa ningún tipo de vestimenta islámica, ni siquiera el velo alrededor de la cabeza, mostrando así su cabello (¡Pecado!).

El Gran Bazar: una aventura casi mortal.

El Gran Bazar de Teherán, el más grande del mundo.

Durante nuestros últimos días en Teherán, visitamos el gran bazar, un centro comercial de la antigüedad que existe casi desde un tiempo inmemorial, allí se encuentra literalmente de todo. Con una arquitectura que recuerda a  la película de Disney “Aladino”, nos sentimos por primera vez en el medio oriente. Además de poder apreciar las artesanías y mercaderías propias y típicas del país así como también degustar los platos típicos como el kebab o la cabeza de oveja hervida, pudimos, para nuestro horror, comprobar la famosa indolencia e irrespeto que mantienen los conductores de toda el Asia central respecto del resto de otros conductores y de los peatones en particular, a pesar de ser Irán un país con una civilización-cultura milenaria, si en algo pecan de salvajes es en la forma que conducen sus automóviles y en su quemeimportismo en cuanto a las leyes que regulan el tránsito. Mientras caminábamos junto a Carlos Trueba, por medio del gigantesco bazar que abarca varias cuadras, casi fuimos atropellados por las espaldas por un auto de la policía (!), y no solo eso, la camioneta policial estaba además siendo conducida por un paso peatonal, y ni siquiera fue capaz de anunciar su marcha con una sirena o su bocina… de allí que la experiencia en el bazar resultó casi mortal. Aparte de esa ocasión fuimos casi atropellados varias veces más adelante en otras ciudades iraníes, pero no les dimos el gusto a los pésimos conductores persas –verdaderos terroristas contra la civilización peatonal-, porque los titulares de los periódicos hubieran sido demasiado chistosos y ridículos: “Ecuatorianos mueren mártires de carros musulmanes en medio oriente por impericia de conductor” – ¿Quién sabe que esto hubiera sido el casus belli para el inicio de una guerra de proporciones globales? ¿Se imaginan al Ecuador invadiendo Irán? Yo no.

 

Qom.

Mujeres camioneras, militares, policías y pésimas conductoras.

 

(Continuará…)

Por Francisco Núñez del Arco Proaño

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ¡CUERVOS!