coterraneus – el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño


TODO COMENZÓ EN EL CAOS
junio 5, 2015, 10:42 am
Filed under: Poesía | Etiquetas: , ,

TODO COMENZÓ EN EL CAOS

o_los Mitos de chtulthu

Dama que danza a pie descalzo

hacedora de la Alquimia extrema

enséñanos a unir los opuestos

para mantener el equilibrio  en este mundo que cambia.

Más allá del bien y del mal existe un jardín,

allí nos encontraremos.

Por el castigo que te mereces



Si Puedes…
enero 14, 2015, 10:20 pm
Filed under: Poesía, Poesía militante | Etiquetas: , , , ,

Montaña (2)

SI PUEDES…

Si puedes ver destruida la obra de tu vida,

Y sin decir una sola palabra ponerte a reconstruir;

O perder de un golpe la ventaja de cien victorias,

Sin un gesto y sin un suspiro;

Si puedes ser amante sin estar loco de amor,

Si puedes ser fuerte sin dejar de ser tierno,

Y, sintiéndote odiado, sin odiar a tu vez,

Luchar, no obstante, y defenderte;

Si puedes soportar escuchar tus palabras,

Tergiversadas por malvados para excitar a estúpidos,

Y oír mentir sobre ti a sus locas bocas,

Sin mentir tú mismo en los más mínimo;

Si puedes ser digno, y a la vez popular,

Si puedes ser del pueblo y aconsejar a reyes,

Y si puedes amar a todos tus amigos como un hermano,

Sin que ninguno de ellos lo sea todo para ti;

Si sabes meditar, observar y conocer,

Sin convertirte nunca en escéptico o destructor,

Soñar, pero sin permitir a tu sueño ser tu dueño,

Pensar, sin ser sólo un pensador;

Si puedes ser duro sin jamás enfurecerte,

Si puedes ser bravo y nunca imprudente,

Si sabes ser bueno, si sabes ser juicioso,

Sin ser moral ni pedante;

Si puedes encontrar el Triunfo  tras la Derrota,

Y recibir a esos dos mentirosos con el mismo gesto,

Si puedes conservar el coraje y la cabeza,

Cuando la pierden los demás…

Entonces los Reyes, los Dioses, la Suerte y la Victoria,

Serán para siempre tus sumisos esclavos,

Y, lo que vale más que los Reyes y la Gloria,

Tú serás un hombre, hijo mío…

Del poema “If”, de Rudyard Kipling.



La negativa unión de las arenas para la estéril vida en el desierto…

ImageEl poeta guayaquileño Pablo Hannibal Vela*, escribía en la primera mitad del siglo XX los siguientes versos dedicados a la democracia:

¿Dónde estás Democracia?
Indignos, traficantes y falsarios,
en pública subasta, te han vendido.
Tus fueros en desgracia
no son más que ideales temerarios,
que sufren el secuestro del olvido.

¿Dónde estás Democracia? ¿Dónde brillas?
Tus leyes se las guarda en los armarios,
para servir de carne a las polillas.
Tu Demos ya no existe. El Pueblo ha muerto.

Los hombres, en conjunto, son, apenas,
la negativa unión de las arenas
para la estéril vida en el desierto…

___
*Declarado el 9 de octubre de 1951 por el Congreso de la República como «Ilustre Cantor de la Patria».



El negro no se equivocaba: No me den Cholo que Mande

No me den Cholo que Mande

 

No me den cholo que mande,

no me den blanco sin plata,

no me den negro elegante,

ni mujer hermosa, beata.

Esa fingida humildad

con que el serrano obedece

al punto desaparece

si le dan autoridad:

Exige puntualidad,

apura al chico y al grande;

no hay mirada que lo ablande

ni sudor que lo doblegue…

Aunque la hambruna me llegue

no me den cholo que mande.

El rico venido a menos

-llamado aquí “blanco pobre”-

es un tipo sin un cobre

que finge bolsillos llenos.

Odia los bienes ajenos

porque el ayuno lo mata.

Al fin estira la pata

recordando sus blasones…

Si me han de mandar patrones,

no me den blanco sin plata.

El negro, futre palé,

a su raza desestima,

se hecha lo que gana encima

y se luce en el “Café”.

Francamente, yo no sé,

a que viene tal desplante:

Si no usa desodorante

ni le dura limpio cuello,

así, con falso resuello,

no me den negro elegante.

No me den hombre que llore,

ni me den mujer que jure,

no me den chino que cure,

ni médico que enamore.

Soltera que descolore,

ni casada siempre en bata;

cura que dé serenata,

ni estudiante con “bluyín”.

Ni fea con camarín,

ni mujer hermosa, beata.

Pero por lo que Dios más quiera,

no me den cholo que MANDE!

Nicomedes Santa Cruz

 RELACIONADO: QUITO LA FALSA



QUITO LA FALSA

QUITO LA FALSA

(Ojo señores, que el resto del Ecuador no se salva)

Quien diga que ya ha visto,
Todo en hipocresía,
Está mintiendo si es que
Aún no conoce Quito.

Te darán palmaditas en la espalda,
Para, acto seguido, ponerte como mil trapos,
En tu funeral llorarán como plañideras,
Y al momento lo celebrarán como cosacos.

Se muere el “quiteño” por hacer regalitos,
Todo es señoritinga manera,
Y luego, tanto en el carro, el autobús como en la calle,
Como ganado se comporta y apesta.

Quien dijo “Quito la horrible” se equivocó,
Es Quito la falsa,
La que siempre se cambió de bando,
La que como puta es callada.

Te dirán que si eres blanco,
Todo muy bien te irá,
Gran mentira, pues si blanco eres,
Más te robarán y engañarán.

En fin, por mi parte, Quito,
Ya bastante te he soportado,
Sólo me da muchas fuerzas saber,
Que en el futuro serás pasado.

Por el castigo que te mereces 

(parafraseando al vate -v-andaluz confinado en el austro)



INCITACIÓN AL BUEN ÁNIMO
octubre 3, 2011, 1:30 am
Filed under: Poesía, Poesía militante | Etiquetas: , , , ,

Incitación al buen ánimo

 

Cobardes pensamientos,

Dudas medrosas;

Vacilar femenino,

Quejas de angustia,

No te hacen menos daño,

Ay, ni te liberan.

Estar firme contra

Todas las fuerzas

Y no doblegarse jamás,

Hacerse fuerte:

Los brazos de los dioses

A ti se dirigen.

Johann Wolfgang von Goethe



La Guerra de las Coplas en la Independencia de Quito

La Guerra de las Coplas en la Independencia de Quito

 

“Ete maximus Orbis

Auctorem frugum tempestatumque potentem accipiat”

“En el Agosto un Ynvierno,

ya brumaba el Orizonte:

ya todo el zafir Quiteño”

Quito, aislada en las alturas de los Andes en un rincón noroccidental de la América del Sur a principios del siglo XIX, en pleno desarrollo del proceso independentista o separatista, el Tibet de América como la llamó Bartolomé Mitre, la ciudad de los conventos como la denominó Bolívar, ensimismada: “Quito y el mundo” pudo decir algún amigo porteño; por eso tal vez tuvo vocación de ciudad literaria donde la copla política de algún modo como parte de la sal quiteña, fueron demostrando el modo natural de ser de los quiteños. Y durante la independencia de Quito la guerra de las coplas no se hizo esperar:

El decepcionado prócer Juan de Larrea y Villavicencio (Ministro de Hacienda de la Junta Suprema de Quito de 1809) pudo escribir  este poema:

 

Ya no quiero insurrección,

pues he visto lo que pasa:

Yo juzgué que era melón

lo que ha sido calabaza.

 

Juzgué que con reflexión

amor  a la patria había;

pero solo hay picardía;

ya no quiero insurrección.

 

Cada uno para su casa

todas las líneas tiraba:

No me engaño: me engañaba

pues he visto lo que pasa.

 

El rey de plata había sido,

la patria todo de cobre;

su gobierno loco y pobre,

y de ladrones tejido.[1]   

                                                                                                                                                                                                                                                                                   Por su parte, los “godos”, los realistas criollos decían sobre la Junta de Quito del 10 de Agosto de 1809:

¿Qué es la “Junta”?

Un nombre vano

que ha inventado la pasión

por ocultar la traición

y perseguir al cristiano

¿Qué es el “pueblo soberano”?

Es un sueño, una quimera

es una porción ratera

de gente sin Dios, ni Rey.

¡Viva, pues, viva la ley!

¡Y toda canalla muera!

 

Y cuando llegaron las tropas colombianas “libertadoras”, comparando con los uniformes de los realistas, enseguidita no faltó quien dijera:

Los diablos en el infierno

se están finando de risa,

de ver a los colombianos

con casaca y sin camisa.

 

El pueblo indignado con el reclutamiento forzoso para la guerra de “independencia”, repetía:

Si me matan en la guerra,

la ventaja ha de quedarme

de que nadie tendrá el gusto

de volver a reclutarme.

 

Y ásperas diatribas a los arribistas de siempre, que se acomodan y pasan de apoyar al vencedor, luego de haber sido vencidos:

Paisano, ¿no es un primor

que quien fino sirvió al Rey,

hoy nos quiera dar la ley.

Metido a gobernador?

 

Para cuando terminó la guerra, y finalmente fuimos “liberados”, alguien pudo resumirlo todo, presente y futuro en una sola copla:

 Cincuenta revoluciones

en 50 años tenemos.

Como no han sido bien hechas,

hasta acertar las haremos.[2]

                                                                                                                                                                                                                                                                                       Y así nos fue.

Por Francisco Núñez Proaño


[1] En Büschges, Christian, Familia, Honor y Poder, la Nobleza en la ciudad de Quito en la época colonial tardía, FONSAL, Biblioteca Básica de Quito, Quito, 2007

[2] Todas las coplas son anónimas y fueron extraídas de “El quiteño libre” suplemento especial del diario El Comercio, Quito,  25 de mayo de 2002.